webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
837 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El Jardín del hombre ciego

La editorial Mondadori ha presentado estos días el último libro del laureado escritor Nadeem Aslam

19/09/2013 - Autor: Iman Baraka - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El escritor anglo-pakistaní Nadeem Aslam

"Una noche, Jeo puso un gesto de preocupación cuando su padre le contaba un cuento. Rohan dejó de hablar, se acercó hasta él y lo cogió en brazos, sintiendo los temblores del pequeño cuerpo. Cuando llegaba el anochecer, el niño intentaba convencerse a sí mismo de que el mundo seguiría existiendo cuando cayera dormido, que lograría salir a la luz al otro lado. Pero esa noche era distinta. Al cabo de unos minutos le confesó a su padre que la angustia se debía a la aparición del malo del cuento. Rohan soltó una pequeña risa:
-Pero ¿alguna vez has oído un cuento en el que el malo acabe ganando? – preguntó el padre.
El niño meditó la respuesta.
-No –dijo al final-, pero antes de perder hacen daño a los buenos. Eso es lo que me da miedo".

El Jardín del hombre ciego.
Nadeem Aslam.

 

La editorial Mondadori ha presentado estos días el último libro del laureado escritor Nadeem Aslam "El Jardín del hombre ciego”.

Como hemos leído en el encabezamiento de este artículo, Nadeem Aslam nos muestra ya, desde la primera página la lucha que, en forma de geopolítica, religión y tradición, libran el bien y el mal en el Pakistan del s.XXI.

Nacido en Gujranwala (Pakistán), el autor abandonó el país a los 14 años con su familia para evitar la persecución de su padre, reconocido comunista opuesto al régimen de Mohammed Zia.

Nadeem Aslam es un náufrago que, tras haber aprendido a nadar en las turbulentas aguas de la identidad anglo-pakistaní, nos acerca al complejo y poliédrico Pakistan. Un país que en realidad nunca ha abandonado y que visita en su trayectoria literaria con el lamento del poeta y la esperanza del enamorado.

Escribe sus obras a mano, y posteriormente las mecanografía en el ordenador, asegurándose así de que cada palabra surge de la experiencia de su propio cuerpo, casi de su propia sangre, evitando intermediarios tecnológicos que alteren su realidad.

Reconoce en su obra la influencia del idioma urdu, del Qur’ân y la poesía árabe. En su opinión, el Qur’ân le ha proporcionado una participación activa en la narración, un querer transmitir al lector la conmoción y la emoción que siente al contar cada historia. Sus críticos, no obstante, comienzan a observar una progresiva integración en el continente europeo y un debilitamiento de su genuina visión anglo-pakistaní del mundo.

En el libro “El Jardín del hombre ciego” Nadeem ensalza al individuo que se enfrenta al extremismo e intolerancia de la tribu, la tradición, el patriotismo y la religión entendida como exclusión, como venganza. A lo largo de la historia vamos comprendiendo que la única sanación ante la enfermedad y la muerte que provocan la guerra y el fundamentalismo es la compasión y la esperanza. El idealismo como sanación se enfrenta así a toda la barbarie que ha agitado Pakistan y Afganistán en los últimos años.

El autor, desde su no lugar, no tiempo, hace que emerja como protagonista la energía escondida que agita al mundo islámico actual y que tiene su origen en los desequilibrios que han provocado la descolonización y el proceso de independencia de los países árabes.

El extremismo de los personajes y sus contradicciones reflejan la complejidad de una convivencia imposible entre belleza y horror, sinceridad y traición, odio y amor incondicional. En realidad, los personajes se asemejan a fichas de ajedrez que obedecen en sus movimientos a las decisiones geopolíticas y acontecimientos, como el 11S, que han tenido lugar a miles de kilómetros de las pequeñas aldeas donde habitan.

La novela es una denuncia del mal, al que identifica con Hydra, el monstruo de las siete cabezas. No hay un mal, ni un tipo de maldad, sino que son diversos en orígenes e iguales en sus consecuencias: el daño a los buenos, como denuncia el niño en su primera página.

En su obra y en sus entrevistas Nadeem critica como pakistaní la indiferencia ante las víctimas “colaterales” de la guerra contra el terrorismo. Afirma así que según los últimos datos, solamente uno de cada cincuenta “ataques quirúrgicos” llevados a cabo por drones en áreas tribales de Pakistán matan a un militante jihaidista; así que para matar a un militante jihaidista cuarenta y nueve pakistaníes inocentes son asesinados.  Sin que este argumento sirva para justficar la muerte de ningún jihaidista, sino para denunciar que con estos asesinatos el daño a los buenos nunca cesa. Como ejemplo de "efecto colateral", cita el caso de Baitullah Mehsood, un líder talibán que fue asesinado en 2009 mediante un ataque con drones. Era el decimoséptimo ataque sufrido durante su vida, y en los dieciséis anteriores habían sido asesinadas más de 500 personas inocentes.

Nadeem Aslam denuncia la corrupción del lenguaje que ha provocado la guerra contra el terror en todos los bandos. En ese sentido afirma que los talibanes y Al Qaeda hablan continuamente de algo llamado “jihad”, una palabra que ellos han reducido a “guerra”, cuando es una palabra que tiene muchos significados, tantos como una rosa pétalos, sugiere. Sonreír por ejemplo a una persona cuando no te sientes animado a ello, es jihad, nos recuerda. Ser amable cuando tu vida está llena de problemas, es jihad, subraya. Pero ellos quieren solo un significado, denuncia.

Su hartazgo por las ideologías, no oculta sin embargo el agradecimiento a su padre, quien con su ideología de izquierdas le inculcó el desprecio al dinero y le mostró la necesidad de comprometerse con los problemas del mundo. Ironiza sobre la polaridad del mundo actual: para EE.UU., Pakistán es el país más peligroso del mundo; y para Pakistán, EE.UU. es el país más peligroso del mundo, y critica la falta de apertura para comprender la realidad no ya desde nuestro yo, sino desde ese otro que es también parte uno mismo.

La conclusión de su libro, tal y como él afirma sobre la vida, es que la compasión es mayor que la justicia.

 

"Dios ha dividido la misericordia en cien partes, ha colocado una de estas partes en la creación para que se tengan clemencia unos a otros, y ha reservado las noventa y nueve partes restantes para el juicio, como una gracia hacia sus siervos”.

(Al-Bujari, Muslim, Al-Tirmidhi y otros)

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/91036-el_jardin_del_hombre_ciego.html