webislam

Lunes 14 Octubre 2019 | Al-Iznain 14 Safar 1441
780 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

¿Qué pasa con el parné?

Una defensa del idioma gitano

08/07/2013 - Autor: Cartas de la Zarzamora - Fuente: La Zarzamora
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Gitanas

Hay cosas en las que no reparamos y que por eso no las denunciamos o no damos la murga con ellas como debiéramos.

Un poco a tono con las circunstancias críticas (de crisis) en las que vivimos,  he elegido ese título para estos párrafos pero no es de dinero de lo que trata sino de idiomas y protección oficial de los idiomas. Como tantas veces, ha sido uno de los pequeñuelos de la familia el detonante para hoy decidirme a hablar de algo en lo que he pensado muchas veces.

Me parece muy bien que se protejan los idiomas de un país. Todos ellos. Son una riqueza humana, cultural, intelectual… Es el derecho de todos. En fin, no voy a hacer yo ahora la glosa de lo que se glosa solo. Lo que me ha comentado ese pequeñuelo de la familia, enseñándome al mismo tiempo la lección correspondiente de su libro de texto, trata de los idiomas protegidos oficialmente en España conforme a las normas y convenios concertados con la Unión Europea*. Venía además con su mapita en colores. Y yo, que veo el mapa y la lista de idiomas y que no me noto cómoda. Aquí falta alguno, me digo, quizás falten varios pero se me viene a la cabeza uno muy conspicuo. Un idioma que con muchísimos trabajos, muchísimo sufrimiento, muchísima persecución, casi exterminio de sus hablantes en alguna oportunidad, o, mejor dicho, inoportunidad, ha llegado a nuestros días. Y que parece que no existe. Uno de tantos fenómenos que ilustran claramente aquello de que “quien tiene padrino se bautiza”. ¡Gitanitos de mi alma! ¿Os faltan padrinos, hijitos míos?

Parece que sí, que les faltan. Ellos que han sido perseguidos porque sí, durante siglos en todas partes y por todos o casi todos, incluidos los nazis, que de hecho viven por toda Europa, que de hecho han defendido como leonas su cultura y la cultura de los países de los que son ciudadanos (¡Ah, pero ¿son ciudadanos?), ellos, precisamente ellos, son los que en España, concretamente, no tienen derecho a un idioma protegido. No me extraña que, por castigo divino, ahora nos veamos sin eso, sí precisamente sin eso que todos los españoles, por lo menos los de cierta época, por influjo de la música popular y del hampa, sabemos decir en su idioma: nos vemos sin parné, sin churumbeles, pero con mucho chalado y bastante canguelo, sobre todo por la falta de aquello primero, es decir, el parné.

Desde luego, no es este el momento, ni lo ha sido nunca, sean cuales hayan sido las circunstancias, para proteger el caló, para reconocer a una parte de nuestra gente como lo que es: nuestra gente. No hay dinero, no calés míos, no hay parné, ni para payos ni para calés ni para la madre que nos parió a todos. Es decir, que tan malo es este momento como cualquier otro para reconocer y proteger a quien no tiene padrino, de los que cada vez parece que seremos más. De manera que renuncio a pretender siquiera que este lamento que lanzo sea algo más que una protesta por cuestión del principio de defensa y protección de los españoles.

Y, además, casada con Europa, España puso sus límites a lo protegible por derecho. Si alguien ama el caló, que lo quiera, lo camele, no por interés sino por amor. Para camelar por interés ya están los que tienen padrinos.

Oficialmente, pues, no hay protección que valga para esa lengua que, aun sin padrino ninguno, nos ha llegado a empapar. Ahora es el momento de coger el toro por los cuernos y, sin oficialidad ninguna, defenderla, defender el derecho a enseñarla, a aprenderla, a hablarla y a escribirla porque sí, porque es nuestra. Porque todos sabemos lo que es el parné, los churumbeles, los chavales y lo que es un camelo. Confuso esto del camelo, cuyo verbo camelar también en castellano es querer y que sin embargo tiene un sustantivo, camelo, que significa engaño. Salgamos, del engaño, pues, del camelo de los duros a peseta, y volvamos, o mejor dicho vayamos, volviendo a sin volver, al mundo de los duros a precio de duros y empecemos por respetar el caló, por respetar lo calé y en un estironcito más a ver si también lo protegemos, sin oficialidad ninguna, con el corazón, el alma y la voluntad. Es nuestro derecho. Es el derecho de todos los españoles y nuestra suerte. Y que Undivé nos ayude (por cierto, el word me subraya como error el “Undivé”. ¡Ay, ay, ay, ay! Pues ¡a ver! Undivé al cuadrado.

_____
* No se encuentra protegida por España en la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales porque no la nombran las comunidades autónomas para su protección, ya que España consideró en la firma del tratado como lenguas minoritarias las que las autonomías señalasen en sus Estatutos de Autonomía. En ninguna de las comunidades autónomas se menciona esta lengua no territorial.1 Tampoco ha sido considerada para su protección ni por Francia ni por Portugal, que no han ratificado la protección de ninguna lengua que no sea la oficial de cada Estado. En todo caso, como el resto del romaní, es una lengua minorizada por los idiomas dominantes

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/89450-que_pasa_con_el_parne.html