webislam

Miercoles 3 Junio 2020 | Al-Arbia 11 Shawwal 1441
1767 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

La bondad de Allah hacia sus siervos en las adversidades

El creyente cuando es alcanzado por algún infortunio acude a su Señor y es de los triunfadores, se arma de paciencia y es recompensado por ello

06/05/2013 - Autor: Sheij Nasser Al Mgbel - Fuente: Cciar
  • 3me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La paciencia en la adversidad y buscar refugio en Allah ennoblecen al creyente
La paciencia en la adversidad y buscar refugio en Allah ennoblecen al creyente

Todas las alabanzas son para Allah, el Compasivo y Misericordioso, el Generoso y Benévolo. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, el Soberano Grandioso, a Él les pertenecen todos los bellos nombres y sublimes atributos; es el dueño de la exuberante benevolencia y la inmensa sabiduría, el Omnisciente y Sabio. Atestiguo que Muhammad (saw) es su siervo y Mensajero, el honesto y digno de confianza, de quien Allah dice en el Sagrado Corán: Ciertamente eres de naturaleza y moral grandiosas (Sura del Cálamo, aleya 4). ¡Oh, Allah!  Bendice a Muhammad (sws) a sus familiares y compañeros, quienes fueran guiados a la Verdad y al camino recto.

¡Hermanos! Temed a Allah, el Altísimo, porque ciertamente la esencia del temor es agradecerle a Él por sus mercedes, mostrar paciencia y aceptación ante las penas que trae Su designio. Esto es, agradecerle por los momentos de regocijo y suplicarlo en las adversidades. Dice el Profeta  (sws): “¡Qué admirable es el caso del creyente! si le sucede algo agradable, da gracias por ello  y es bueno para él, y si le acontece una desgracia, la soporta pacientemente y también eso es  bueno para él. Y ello no ocurre con otro que no sea creyente”.

Sabed que en el decreto de Allah para que haya desgracias y situaciones de adversidad hay un propósito evidente y una misericordia infinita. El creyente cuando es alcanzado por algún infortunio acude a su Señor y es de los triunfadores, se arma de paciencia y es recompensado por ello con la mejor de las retribuciones, anhela el pronto alivio de Allah y es congraciado, siendo de este modo la mejor de las adoraciones esperar el pronto consuelo y recompensa. 

Cuando Allah pone a prueba a sus siervos, es Sutil y Bondadoso con ellos y los ayuda. Y  cuando los asuntos tornan dificultosos en unos aspectos, se facilitan en otros, y de ahí se  puede percibir la compasión y gracia de Allah. ¿¡Acaso no veis cuando Allah decreta con su plena sabiduría que caigan abundantes lluvias hasta quedarse inundadas las casas, arruinados los cultivos y desamparada la gente?! Y si Allah, el Altísimo, quisiera, no cesaría la lluvia hasta destruir todo lo que hay en la tierra.

También uno de los actos de Bondad y Misericordia de Allah es lo que pone a disposición de sus siervos de entre las numerosas acciones que los auxilian en el logro del sustento, reanimando así los asuntos tanto de los ricos como de los pobres. Ciertamente, el favor y el bien con que Allah nos agracia es inmenso. Por eso, debemos agradecérselo reconociendo sus mercedes, recordarlas en secreto y abiertamente, hacer uso de las mismas para obedecerlo y actuar como a Él le place. Asimismo, hemos de tener paciencia y asentir lo que Nuestro Señor ha dispuesto y determinado para nosotros, tener presente la idea del consuelo y ambicionar el favor de Allah. Pues, evidentemente, no nos encontramos suplicando a ninguna criatura,  persona avara o indigente sino a un Señor Rico y Generoso, que no desatiende la insistencia de los suplicantes, ni cuestiona la abundancia de las súplicas. Allah ha extendido su Favor y  Benevolencia sobre toda la creación, nos ha ordenado dirigirle a Él los ruegos y nos ha  prometido atenderlos con infinitas gracias y dones: Allah es Sutil y Benévolo con sus  siervos; sustenta a quien quiere, y es Fuerte, Poderoso (Sura de La Consulta, aleya 19).

¡Siervos de Allah! Sabed que la felicidad en esta vida y en la Otra depende fundamentalmente de la rectitud de los corazones, su regocijo y la disipación de sus preocupaciones. Manteneos, entonces, firmes en la obediencia a Allah y a su Mensajero para alcanzar lo deseado. Invocad frecuentemente a Allah, porque con Su recuerdo se sosiegan los corazones. ¿Acaso no sabéis que dirigirse a Allah -movidos por el deseo, el temor y el arrepentimiento- y en todas las circunstancias adversas es uno de los mayores motivos para que se distiendan los pechos, se apacigüen las almas y se logren los propósitos? En cambio, apartarse de Allah y darse a las pasiones es un fuego que arde en los corazones; una pérdida y lamentación.

Es de señalar, asimismo, que el ir en búsqueda del conocimiento beneficioso con la sincera intención es la mayor de las obediencias. Con ello, se desvanece la ignorancia y los asuntos penosos. El afán y esfuerzo múltiple del siervo en beneficiar a sus semejantes, tanto con sus dichos, hechos y bienes como con su poder lleva a que Allah haga prosperar sus asuntos  mundanales y religiosos. Por lo tanto, quien se ocupe de las necesidades de su hermano, Allah se encargará de las suyas, quien le alivie a un musulmán un pesar, Allah lo liberará de uno de  los pesares del Día del Juicio y quien cubra los defectos o faltas de un hermano, Allah cubrirá los suyos en esta vida y en la Otra. Allah ayuda a su siervo mientras éste ayude a su hermano. 

El que sea humilde ante Allah, será elevado en su condición. Quien se ensoberbezca ante Allah o ante las criaturas, Él lo humillará. Quien perdone será perdonado por Allah. Quien ande detrás de las debilidades de la gente, Allah lo desenmascarará y sacará a la luz sus faltas. Quien se abstenga de los defectos del prójimo, Allah mantendrá intachable su honor. Quien se acerque a Allah, Allah hará lo mismo con él. Quien se aparte de Allah, Allah se apartará de él. La recompensa depende de la naturaleza de la acción y Allah no es injusto con sus siervos.

Me refugio en Allah; en el nombre de Allah, el Clemente y Misericordioso:  Por cierto que triunfarán los creyentes, que observen sus oraciones con sumisión, se aparten de las banalidades, paguen el Zakat, se preserven de cometer adulterio o fornicación, y sólo cohabiten con sus conyuges, pues ello no es censurable. Y sabed que quienes cohabiten con quienes no sean sus conyuges serán trasgresores. También triunfarán quienes devuelvan los depósitos que se les confían y respeten los acuerdos que celebran, y cumplan con las oraciones prescritas. Todos éstos serán quienes heredarán el Paraíso, en el que morarán eternamente (Sura de Los creyentes,  aleyas 1-11).

Quiera Allah bendecirnos con el Generoso Corán y la guía de su Profeta Muhammad (sws) agraciarnos con la sabiduría de sus aleyas y concedernos la fortaleza para poner en práctica todo lo que acabamos de escuchar. Pedid perdón a Allah por vuestras faltas y volveos a Él  arrepentidos; Él es Indulgente y Remisorio.

Viernes 15 de Yumadal-Ajira de 1434H. acorde al viernes 26 de abril de 2013
Traducción de la Jutbah pronunciada por el Sheij Nasser Al Mgbel en el Centro Cultural Islámico "Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd", en Buenos Aires

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/87021-la_bondad_de_allah_hacia_sus_siervos_en_las_adversidades.html