webislam

Lunes 21 Octubre 2019 | Al-Iznain 21 Safar 1441
738 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Todavía en transición

Las fuerzas políticas de los países árabes deben configurar los gobiernos de unidad nacional para completar las transiciones post-revolucionarias si se quiere acabar con el estado actual de caos

23/03/2013 - Autor: Galal Nassar - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Primavera árabe u otoño árabe?

La ola de revueltas que barrieron muchos países árabes hace dos años fue una respuesta al fracaso del proyecto nacional árabe que surgió en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. Los movimientos de protesta, que comenzaron en Túnez y Egipto, eran completamente pacíficos. Las imágenes de los revolucionarios, su persistencia, su espíritu integrador, y su disciplina en el mantenimiento de la paz durante sus marchas y mítines ganaron la admiración de todo el mundo a su alrededor.

Los movimientos revolucionarios inspiraron una esperanza generalizada de que se daría comienzo a una nueva etapa que nos llevaría de una era de horizontes cerrados a una época llena de posibilidades, ya que se basan en el reconocimiento del derecho fundamental de los pueblos a forjar su futuro juntos. Lamentablemente, la temporada de alegría no duró mucho. Fue sofocada deliberadamente cuando aún estaba en su cuna, con el resultado de que lo que vemos hoy en día en todos los países de la primavera árabe es que la seguridad está en plena descomposición, sumado a la anarquía y la falta de control del gobierno, mientras que las condiciones en el mundo árabe siguen siendo turbulentas y auguran un mayor colapso.

No es necesario tapar los hechos. Los informes de las agencias de noticias árabes e internacionales y redes de televisión por satélite lo cuentan. En los últimos asesinatos políticos -el último de ellos el asesinato del político opositor Belaid Shokri en Túnez- ofrecen una imagen bastante clara de la tendencia general. Después de los trágicos incidentes de este tipo, es natural que un país se precipite hacia una mayor inestabilidad.

En Egipto, la situación no es mejor. A raíz de la decisión hace dos semanas que confirmó las condenas a muerte dictadas en el caso de Port Said que sucedió en el estadio de fútbol, las principales ciudades de Egipto, incluyendo su capital, estallaron en protestas y disturbios de una magnitud sin precedentes en la historia moderna de este país. Hoy en día, esta violencia continúa. El movimiento 06 de abril se proclamó una campaña de desobediencia civil, mientras que campañas similares ya están en marcha en Port Said, Daqahliya y Gharbiya y tit-for-tat destrozando y quemando las oficinas de la oposición.

Mientras tanto, el número de víctimas y heridos aumenta cada día, como resultado del conflicto entre los Hermanos Musulmanes y sus aliados y el Frente de Salvación Nacional (FSN) y otros grupos partidarios de la oposición. Debe de haber sido como una especie de shock a la presidencia cuando los sangrientos enfrentamientos estallaron en Sohag, cuando los estudiantes universitarios y las fuerzas de la oposición protestaron contra el presidente Mohamed Morsi. Sohag, después de todo, dio a Morsi el 80 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales.

Ese mismo sábado por la tarde vi otro estallido de violencia, cuando los matones al servicio de la Oficina de Orientación de la Hermandad atacaron a periodistas y activistas en el área de Muqattam de El Cairo. Muchos periodistas fueron golpeados salvajemente y a una mujer se la golpeó brutalmente en la cara por un miembro de la Hermandad. Las imágenes televisadas de este brutal agresor golpeando a una mujer indefensa continuó agitando la indignación nacional.

Más tarde, a medida que más personas se reunieron frente a la sede de la Hermandad, las milicias del grupo - con el apoyo de la policía - arremetió con mayor violencia contra los manifestantes, lo que provocó que las fuerzas de la oposición pidieran una manifestación masiva frente a la sede de la Hermandad para condenar las prácticas del grupo y protestar en contra de la existencia de la organización.

Todo esto nos lleva de nuevo al punto de partida. Aunque el presidente Morsi ha invitado a todas las fuerzas políticas del país a participar en un diálogo nacional, las fuerzas de la oposición se han negado, insistiendo en que la Constitución actual debe ser abolida primero. Esta constitución, apresuradamente elaborada a través de una Asamblea Constituyente y luego trasladada a un plebiscito, fue adaptada para servir a los intereses de la Hermandad, y no puede decirse que reflejen un consenso nacional.

Las fuerzas de la oposición han pedido un gobierno de salvación nacional para dirigir el país durante el período de transición. Durante este período, una comisión independiente, verdaderamente representativa de un amplio consenso nacional, sería el encargado de supervisar la formulación de una nueva constitución, después de que las nuevas elecciones parlamentarias se celebren.

Además, las fuerzas de la oposición han proclamado su intención de boicotear las elecciones de la Asamblea del Pueblo, que se anunciaron a principios de este mes, salvo que se cumplan una serie de condiciones importantes, que incluyen la necesidad de abordar cuestiones controvertidas en la ley de elecciones parlamentarias, garantías efectivas para la integridad y la transparencia de las elecciones, y la necesidad de neutralizar la influencia de la Hermandad sobre las instituciones.

En este contexto, se ha anunciado el secretaria de EEUU, John Kerry, falló durante su reciente visita a El Cairo para persuadir a los partidos de la oposición a dejar de lado sus condiciones y participar en la próxima ronda de elecciones parlamentarias, una posición que algunos han acusado de revelar el sesgo pro-musulmán de Washington, y es un intento de abrir la ventana para la salvación política del grupo islámico.

Tanto el actual líder popular Hamdeen Sabahi y Mohamed Al-Baradei se negó a reunirse con Kerry porque creían que su visita a Egipto fue un intento de frenar la revolución en curso antes de haber alcanzado sus objetivos de transformación democrática plena.

Los Hermanos Musulmanes afirman que llegaron al poder mediante las urnas y que esto les da legitimidad incontestable. El recurso a las urnas es el camino democrático, dicen. Si bien esto es innegable, la urna es sólo un componente del proceso de democratización, y no es suficiente en sí mismo para el desarrollo de un orden democrático de pleno derecho y política cívica.

La importancia y, de hecho, la urgencia de esta observación muestra cómo Egipto debe forjar un nuevo contrato social. Una constitución en la que se materialice el contrato no es un documento que se puede dejar al capricho de una mayoría en un momento dado en el tiempo. Se trata de una planta para el futuro de una sociedad y como tal, su formulación debe incluir todos los componentes de esa sociedad en un proceso consensual. Esto se aplica en particular a las minorías religiosas y étnicas, cuyos derechos a la plena ciudadanía en igualdad no estara garantizada a menos que se les de voz efectiva en un proceso consensual para producir una constitución que pueda abrazar y hacerse eco de las aspiraciones de todos los miembros de la sociedad.

La cuestión de la constitución nos lleva a una de las principales razones de los conflictos que ahora están que arden en Egipto, Túnez, Libia y otros países de la Primavera Árabe. Sus períodos de transición después de la caída de sus regímenes dictatoriales eran demasiado cortos. Quizás la única excepción a esta regla es Yemen, que gracias a la Saudi Arabian Gulf Cooperation Council ha tenido éxito - al menos hasta ahora - en salir del túnel de la anarquía.

La razón de esta iniciativa tuvo éxito precisamente porque se puso en marcha un proceso de diálogo nacional que llevó a bordo de todos los partidos políticos y las facciones y en el que la lógica del consenso (todo el mundo está igualmente considerado como un ganador) prevaleció sobre la lógica de la regla mayoritaria: el ganador se lo lleva todo.

Después de décadas de decadencia política en las elites gobernantes que precedieron a la primavera árabe, sólo los movimientos del Islam político, que se habían aprovechado de numerosas oportunidades para reorganizar sus filas, tenía la capacidad de llenar el vacío. Después de haber sido momentáneamente tomado por sorpresa por los movimientos de protesta encabezada por una generación más joven dotada de los medios tecnológicos y sociales know-how, pero con poca experiencia en la práctica política y la organización, la Hermandad Musulmana bien organizada y sus aliados rápidamente se recuperaron y maniobraron para secuestrar el movimiento revolucionario y dirigirlo hacia el cumplimiento de su sed de dominación y poder.

Aparte de algunos guiños y gestos simbólicos hacia el "diálogo", por lo general son demasiado pocos y demasiado tardíos. En la política de consenso y de inclusión no estaban juego tales grupos. El resultado ha sido el de conducir al país a un grado sin precedentes de polarización y tensión.

La única forma de salir del estancamiento actual es rehabilitar la transición política y la transformación democrática para satisfacer la necesidad de una etapa de transición con el tiempo suficiente y lo suficientemente abierta como para que la sociedad civil se reconstruya, dando a todos la fuerza política democrática obviada bajo los regímenes dictatoriales.

A menos que el espíritu y la práctica del consenso y la inclusión prevalezca sobre el espíritu y la práctica de la mayoría religiosa y la exclusión, nuestros países sólo se deslizarán más en el caos, extinguiendo los vestigios de la esperanza encendida por la Primavera Árabe.

Traducido para Webislam
Texto original

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/84579-todavia_en_transicion.html