webislam

Domingo 23 Febrero 2020 | Al-Ajad 28 Jumada al-Zani 1441
635 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

España y la Mutilación Genital Femenina

La MGF es una realidad en España pese a los protocolos disuasivos de ciertas entidades y es una práctica ancestral que el Corán no recoge ni reconoce

27/03/2013 - Autor: Seydou Mamadou Dia - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Pervivencia de la MGF en África (Wikipedia)
Pervivencia de la MGF en África (Wikipedia)

Resumen

El objetivo de este artículo es sensibilizar a los inmigrantes y, a la vez, disuadir a los que practican la Mutilación genital femenina para que esta práctica asesina sea residual se practique donde se practique.

La MGF es una realidad en España pese a los protocolos disuasivos de ciertas entidades para su erradicación. Como se sabe el inmigrante al llegar a la península trae consigo su cultura, sus prácticas y costumbres, pero hay prácticas chocantes como la que nos atañe en este artículo, no sólo por vulnerar los derechos de la mujer, sino también porque la destruye.

Introducción

La Mutilación Genital Femenina es una práctica ancestral, que hoy en día sigue siendo un tema de actualidad incluso en los rincones donde antes no se hacía.

Este fenómeno, tachado de barbarie, ha sido tematizado por todo el mundo gracias a las migraciones, que han registrado un auge exponencial en este siglo veintiuno sobre todo hacia España con el boom migratorio antes de la crisis, y con la llagada masiva y continúa de los cayucos.

A este efecto, la MGF ha sido considerada por la ONU y los órganos internacionales como una vulneración de los derechos de la mujer, particularmente el mero hecho de atentar a su vida privada, su integridad física y moral. La ONU da especial trato para la erradicación total de esta práctica.

El propósito de este artículo es dar a conocer las consecuencias horribles, dañinas, inhumanas hasta sanguinarias que puede conllevar la MGF para que, entre todos, luchemos por su definitivo abandono.

En este presente trabajo, primero intentaremos definir y sacar los tipos de Mutilación Genital Femenina. Acto seguido, veremos por qué se debe abandonar. Luego, expondremos la MGF y los Derechos Humanos antes de resaltar su relación con las migraciones. Y ultimaremos con MGF y cultura.

La Mutilación Genital Femenina

Definición y Tipos

La mutilación genital femenina, parafraseando la definición del Editorial Amnistía Internacional (EDAI), es el término utilizado para referirse a la extirpación total o parcial de los órganos genitales femeninos. Cabe señalar que hay tres (3) tipos:

Tipo 1: la clitoridectomía es la extirpación total o parcial del clítoris.

Tipo 2: coincide con la excisión; la extirpación de la totalidad o parte de los labios menores y del clítoris.

Tipo 3: que sería el más extremo practicado en las sociedades patriarcales llamado infibulación o circuncisión faraónica; se trata de la ablación de los labios mayores para crear superficie en carne viva, que después se cosen o se mantienen unidas con el fin de que, al cicatrizar tapen la vagina. Y se deja una pequeña abertura para el paso de la orina y del flujo menstrual.

¿Por qué se debe de abandonar la MGF?

Estos procedimientos crueles y salvajes a la vista de hasta las que lo practicaban al darse cuenta, se siguen practicando en 28 países de África (occidental, oriental y central) y oriente medio en los que hay más de 135 millones de mujeres sometidas a estos tipos de ablación; una niña cada 11 segundos, 3 millones de niñas sometidas a esta escandalosa práctica, 6000 mujeres mutiladas diariamente. Las cifras hablan por sí mismas (Feminicidio.net-Madrid-22/11/2011).

Según los datos de “el Mapa de MGF en España 2009” (Adriana Kaplan y Antonio López), en Sudán el 90% de esta práctica es la infibulación, en Somalia el 98%, en Yibuti el 93% y el tipo 1 y 2 el 95% en Egipto, el 94% en Sierra Leona, el 92% en Mali, en Gambia 78%, en Etiopía 74%, 28% en Senegal…

Los instrumentos rudimentarios, poco sofisticados (tijeras, cuchillos de cocina, navajas oxidadas, trozos de vidrio, hojas de afeitar) que utilizan las “intocables” parteras, curanderas o ancianas encargadas de esta repugnante práctica, favorecen las posibilidades de infección, sangrías, daños psicológicos, fístulas obstétricas que provocan incontinencia urinaria… o incluso la muerte, como el caso de la hermosa hermana de Waris Dirie (portavoz de la ONU para la MGF), a la cual hizo alusión en “amanecer en el desierto” 2002..

La edad en que se practica varía según el grupo étnico de pertenencia de la mujer o de la niña, yendo desde poco después del nacimiento como el caso de la gambiana en Teruel, con un año y medio, hasta el primer embarazo.

Sin embargo, según la OMS, se practica la MGF entre los cuatro y ocho años, lo cual significa que está menos asociada a la iniciación a la edad adulta, sobre todo en las zonas urbanas.

Y quien dice iniciación dice tradición, cultura; en efecto, es una práctica ancestral que el Corán no recoge ni reconoce, ya que se hacía antes de la llegada de las religiones reveladas, así que se debe atribuir más a la cultura que a la religión.

Y tiene, entre otras, la supuesta finalidad de mantener a la mujer pura y virgen hasta el matrimonio. Es lo que cuenta M.T., una compañera de estudios, perteneciente a la etnia de los “Socé”, del sur de Senegal. Se supone que el dolor provocado por la mutilación infunde miedo a mantener relaciones sexuales y así la mujer contendrá la libido hasta casarse (recibiendo una mayor dote como recompensa), y se mantendrá sumisa y aceptada por su grupo étnico; o sea, la mujer estará controlada permanentemente por su sociedad, su marido.

Este argumento nos parece más plausible que todos los demás (purificación, higiene, fecundidad, capacidad de superación al dolor, fácil parto, muerte del marido al rozar su miembro viril al clítoris o del bebé al tocar el clítoris al nacer) que sería a mi parecer como una especie de tapadera para aludir a las niñas y mujeres que lo aceptan y consideran como algo normal para la integración y consolidación de su pertenencia al grupo promovido por los padres y los miembros de la familia.

Lo cual viene así a ser un tema tabú que, según los hombres, nada tiene que ver con ellos, pero sólo se casan con mujeres mutiladas.

Además, la activista contra la MGF Olayinka Koso Thomas, médica y premio príncipe de Asturias de cooperación en 1998, recobra con su humor: “Los africanos creen que las mujeres solo valen para las tres b: babies, bed and breakfast (niños, cama y hacer el desayuno)”.

MGF y los Derechos Humanos

A este efecto, la Conferencia mundial de la ONU sobre derechos humanos en Viena (1993) constituyó un hito, pues fue un llamamiento histórico para que la eliminación de todas las formas de violencia contra la mujer se considerara una obligación de derechos humanos. y subraya en especial la importancia de la labor destinada a eliminar la violencia contra la mujer en la vida pública y privada (MGF). Y a erradicar cualquier conflicto que pueda surgir entre los derechos de la mujer y las consecuencias perjudiciales de ciertas prácticas tradicionales o consuetudinarias.

Con esta aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer, en cuyo artículo 4 impide a los estados miembro “invocar ninguna costumbre, tradición o consideración religiosa para eludir su obligación” de procurar eliminar la violencia contra la mujer.

Está claro que esta práctica cultural que es la Mutilación Genital Femenina va en contra de los Derechos Humanos por el mero hecho de atentar contra la vida privada de la mujer y la integridad de su cuerpo, sumado a los daños físicos y psicológicos múltiples arriba enunciados, que pueden ocasionar incluso la muerte y en una edad en que son más vulnerables, sin poder decidir ni defenderse.

Se mutilan por fuerza por sus mismos familiares o con su consentimiento a costa de mantener cierto control sobre la mujer, privándolas así del disfrute de su natural nivel de salud y del pleno goce de sus derechos sexuales y reproductivos.

Según el panorama, esta práctica indignante vulnera el derecho a la integridad física, moral y psíquica de la mujer. Por consiguiente, sólo los Derechos humanos deben prevalecer para promocionar la erradicación de esta realidad cultural cruel, inhumana y bárbara.

En esto, nos remitimos también a las palabras de la doctora Koso Thomas con su organización, Comité Interafricano de Prácticas Tradicionales que Afectan a Mujeres: “Hay tradiciones buenas, como dar el pecho a un bebé durante año y medio, y tradiciones malas, como la mutilación. Esas hay que cambiarlas”.

En esta misma línea, confía Koso en su lucha “lenta y dura”, mediante la que lograr que “en 2025” la ablación sea algo residual. “Si se acabó con el vendaje de pies de las niñas en China, ¿por qué no acabar con la mutilación genital en África?” (en su entrevista con Charo Nogueira 6 de abril de 2012-02:25 CET8).

MGF y Migraciones

Las migraciones de las personas por distintos motivos a través del mundo entero han exportado la práctica de la mutilación, ya que al viajar la cultura también viaja, por eso se ha xtendido esta práctica en países de Europa, Australia y Norteamérica, cuando nunca se había dado antes.

Y según Feminicidio.Net hay 500.000 niñas en Europa que se encuentran en riesgo de mutilación y, aunque las legislaciones de los diferentes países luchan contra esta práctica, siguen los casos ya que muchos de ellos aprovechan las vacaciones escolares para viajar a sus países de origen donde se las practican.

Según la OMS, hay 5 millones de niñas que sufren cada año la extirpación de sus genitales externos, la ablación; en España no hay datos oficiales, pero expertos de la Universidad Autónoma de Barcelona calculan que hay unas 10.000 niñas en riesgo de sufrir la mutilación. Se trata de hijas de inmigrantes, en su mayoría subsaharianos, que importaron esta práctica ancestral.

Considerada como una violación de los derechos humanos, la legislación española la persigue y condena con penas de cárcel y pérdida de la tutela de la menor hasta fuera de su territorio para los inmigrantes residentes.

Cabe señalar también que Francia, quizá por su condición de ex–colonizadora de la mayoría de los países de origen, es el país que más penas ha dictado y más casos investiga, llegando a prestar ayudas a las victimas de esta violación de los derechos humanos, cubriendo los costes de la desinfibulación (reconstrucción de clítoris, labios y vagina).

Sin duda estas medidas estatales son las más adecuadas para erradicar este mal indignante sobre la mujer, ejemplo que todos los países deberían adoptar y endurecer para que la MGF sea residual en poco tiempo.

Se saluda también el protocolo pionero en España de los Mossos d´Esquadra, que les permite llevar un seguimiento personalizado de los casos para impedir que las familias se lleven a sus hijas a su país de origen para practicarles la ablación.

La labor de la fundación Wassu de la Universidad Autónoma de Barcelona, para la prevención de la mutilación genital femenina, iniciativa pionera que promocionará la colaboración con la administración de Gambia  (78% de las mujeres afectadas por la MGF), es muy loable y una iniciativa que hay que apoyar para que surjan más apoyos al ataque de esta tradición arraigada y que vulnera los derechos humanos.

También se debería reforzar la sensibilización de las comunidades inmigrantes a través de charlas y folletos informativos sobre esta violación de los derechos humanos. Tal tarea se gestionaría a través de las ONGs, las asociaciones de inmigrantes, las escuelas que frecuentan sus hijas, los centros de salud, el ayuntamiento a la hora de empadronarse, en los lugares de trabajo de los padres de estas niñas e, incluso, en los mostradores de facturación de los aeropuertos para disuadir a los familiares y padres de las niñas sujetas a la mutilación, y que se lleven esta información preventiva a sus países de origen para acabar con esta barbarie de tradición.

MGF y cultura

Esta lucha contra la Mutilación Genital Femenina podría acarrear choques culturales o enfrentamientos entre hombres y mujeres a la hora de convencerles a abandonar esta práctica.

Antes de adentrarnos en el tema, cabe señalar que la mutilación genital femenina se practica en muchas culturas como, por ejemplo, el caso de la etnia “Embera Chamí” en Colombia que consta de 25.000 personas, pero no tenemos las cifras exactas de cuantas mujeres se han sometido a esta práctica tradicional milenaria.

Así pues, esta práctica desde luego es cultural, pero si los Derechos Humanos incluyen derechos culturales este rito se podría alegar como parte de la práctica cultural; de modo que es un derecho cultural incaptable, que merece por  respuesta un no tajante y retundo, ya que desde 1990, con la Recomendación General nº 14  de la ONU, se solicita a los estados miembro que adopten medidas apropiadas y eficaces para la erradicación de la MGF, centradas en las de índole sanitaria y educativa.

Los Derechos Humanos, al sostener los derechos de las mujeres y las niñas a la integridad física y psíquica, a no ser discriminadas y a los más altos niveles de salud, son universales. No se pueden invocar pretextos culturales para justificar la violación de estos derechos.

Así que no puede haber conflicto de derechos humanos culturales reconocidos (las culturas que no vulneran los derechos ni del hombre ni de la mujer) y los no reconocidos como el caso de la ablación, ya que conlleva consecuencias dañinas sobre la salud de las victimas incluso mortales, y por si hubiera conflicto, intentar hacer que comprendan los riesgos y la indignidad de esta práctica que agrede a la mujer.

Y a los guardianes de esta práctica cultural, más les vale seccionar o hacer un cortecito de esta parte de la cultura magnífica y enriquecedora que tienen y de la que pueden compartir muchas cosas con las demás culturas, en el marco de la globalización con la multiculturalidad, la diversidad cultural y la interculturalidad.

Conclusión

De manera general, nada más ver las características y tipos de Mutilación Genital Femenina, nos damos cuenta cuan indignante es para la mujer y nos deja perplejos a todos vengamos de donde vengamos.

Los datos preocupantes y a la vez alarmantes aportados en este artículo y lo estipulado en por los órganos internacionales constituye razón suficiente para que los actores de este desastre humano abandonen sus utensilios, a favor del disfrute de la mujer y en contra de la sumisión.

Así pues, esta práctica ancestral nunca formaría parte de los derechos culturales reconocidos por su carácter dañino a la salud reproductiva, entre otros.

España, foco de inmigración, nos deja ver los casos y los esfuerzos que se realizan en su legislación, penando así esta práctica horrible.

Por cierto, esfuerzos que nunca bastarán hasta que firmemos el certificado de defunción de la MGF.

Bibliografía
Vídeos
1.- “Contra la circuncisión femenina”, de Celia W. Dugger y Nicholas Loomis, octubre de 2011. http://mujerdelmediterraneo.blogspot.com/2011/11/avanzando-para-erradicar-la-mutilacion.html?spref=fb
2.- Proyecto Embera Wera (Colombia): http://www.youtube.com/watch?v=FFK-fXHF08A
3.- Fragmento final de “Flor del Desierto”: http://www.youtube.com/watch?v=RYMRY_4WLcQ
4.- Vídeo de CEDECOM sobre MGF: http://www.youtube.com/watch?v=gJGjduX6ZhU
5.- Noticia TD día internacional contra MGF 2010: http://www.youtube.com/watch?v=h8AzDABBziI
Película
1.- “Mooladé”, de Ousmane Sembene, 2004: http://es.wikipedia.org/wiki/Moolaad%C3%A9
2.- “Flor del desierto”, de Sherry Hormann, 2009: http://es.wikipedia.org/wiki/Flor_del_desierto
Libros
1.- “Mutilación genital femenina y los Derechos Humanos: infibulación, excisión y otras prácticas tradicionales”. VV.AA., La Catarata (Asociación Los Libros de la Catarata), 1998, ISBN 9788483190296.
2.- “Flor del desierto”, de Waris Dirie y Cathleen Miller. Ediciones En Bolsillo, 2010, ISBN 9788415140252.
3.- “Mutilación Genital Femenina. Más que un problema de salud”. Medicus Mundi Andalucía, Granda 2008: http://www.luchamgf.org/libro.pdf
4.- “Mapa de la mutilación genital femenina: España 2009”. VV.AA., Universitat Autónoma de Barcelona, 2010, ISBN 9788449026263
Web
___________________________________
Biografía:

Seydou Mamadou Dia licenciado en literatura hispánica en la UCAD-Senegal y titulado de Master en tradución en el IULMyT de la Universidad Complutense de Madrid 2003-2005. A la vez obtuvo un título  de curso para la enseñanza de español como lengua extranjera en la facultad de filología –UCM. Es profesor interino en la Universidad de Thies Secciones de lenguas extranjeras aplicadas y deTurismo. Vive y trabaja en Madrid como profesor de francés-traductor e intérprete  tanto en la administración pública como privada.
Presidente miembro fundador de la ONG África Futuro Azul


Autor  del artículo: "España y la Mutilación Genital Femenina", "El uso de los corpus lingüísticos: solución de los problemas didácticos del español en las secciones de LEA de las universidades de Senegal" publicado en Webislam.
Y en proyecto los artículos: "Qué lingüística para la sección LEA  de español en las universidades de Senegal" y "Problemas de la traducción en la sección de LEA español en las universidades de Senegal: solución y aproximación metodológica"

 


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/84576-espana_y_la_mutilacion_genital_femenina.html