webislam

Martes 7 Abril 2020 | Az-Zulaza 13 Shaban 1441
2412 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Las heridas abiertas de la guerra de Bangladesh

Bangladesh se desangra estos días entre el más absoluto silencio mediático

13/03/2013 - Autor: Laura Villadiego - Fuente: Miradas de internacional
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Protestante del movimiento Shahbag en Bangladesh./ Rajiv Ashrafi

Bangladesh se desangra estos días entre el más absoluto silencio mediático. Desde el jueves pasado, unas violentas protestas se han llevado la vida de al menos 60 personas y cada día se suman nuevas víctimas. Las heridas de la guerra de la que surgió Bangladesh como país siguen abiertas y los juicios que ahora investigan las atrocidades cometidas durante el conflicto han sido como poner un dedo en la llaga.

Bangladesh tuvo un nacimiento sangriento y traumático. Desde la independencia de India en 1947 y hasta 1971, Bangladesh formó parte de Pakistán, un extraño país (un absurdo cartográfico, lo llamaría Manu Leguineche) dividido en dos regiones separadas por 1.600 kilómetros de distancia. Ambos territorios, controlados desde Islamabad, la actual capital de Pakistán, compartían poco más que la religión, el islam. Una de sus principales diferencias era el idioma, que Islamabad intentó homogeneizar, marginalizando el bengalí e imponiendo el urdu. Las tensiones fueron creciendo poco a poco hasta que el conflicto estalló en 1971. La llamada “Guerra de Independencia de Bangladesh” fue brutal y costó la vida de hasta 3 millones de personas, según las estimaciones más elevadas. Sin embargo, no fue sólo un conflicto independentista. Una parte de la sociedad de Bangladesh se alineó con el ejército de Pakistán, lo que provocó además una guerra civil interna.

La guerra terminó con un acuerdo que, como ha ocurrido a menudo en conflictos similares, buscaba más pasar página que juzgar a los responsables de las atrocidades. Sin embargo, durante muchos años, la necesidad de justicia no se ha apagado en el país y ha seguido dividiendo a la sociedad décadas después.

Un tribunal sesgado

En las elecciones de 2009, la ahora primera ministra del país, Sheikh Hasina, prometió que las atrocidades cometidas durante 1971 serían finalmente juzgadas si ella ganaba. En 2010 creó así el Internacional Crimes Tribunal, una corte que, pese a su nombre, no está sustentada ni en el apoyo internacional ni en el derecho internacional. El objetivo de este tribunal era juzgar a aquellos llamados “traidores” que durante la Guerra de Independencia se alinearon con Pakistán. Éstos se agrupan principalmente en el partido de la oposición Jamaat-e-Islami y han sido principalmente ellos, junto a uno de los líderes del también opositor Bangladesh Nationalist Party, los principales acusados. El tribunal nació viciado desde el principio por una promesa electoral y por el rédito político que podía dar a la propia primera ministra.

Como ha pasado en otros juicios similares celebrados tanto tiempo después, reconstruir los hechos no es una tarea sencilla. Sin embargo, el tribunal de Bangladesh lo está haciendo de una manera sorprendentemente rápida, en buena parte por las irregularidades del proceso, y dos años después de su apertura ya ha enunciado tres condenas.

La primera condenó in absentia al clérigo Abul Kalam Azad a muerte por crímenes contra la humanidad, genocidio y violación. La segunda condena sólo supuso la cadena perpetua para Abdul Qader Mollah, lo que desató la ira de muchos bengalíes, pro-gubernamentales, que se la lanzaron a las calles para pedir una pena más dura, es decir, la condena a muerte, contra el islamista. Fue conocido como el movimiento Shahbagh, por el nombre de la plaza en la que se reunían.

El tercer veredicto sentenció el pasado jueves a pena de muerte al vicepresidente de Jamaat y uno de los imanes más populares del país, Delwar Hossain Sayedee, lo que ha llevado al partido a llamar a sus simpatizantes a las calles. El terreno estaba abonado para el enfrentamiento entre los islamistas y la policía, que protagonizaron el jueves el día más sangriento en el país desde la guerra. En medio, están las manifestaciones del propio  movimiento Shahbagh, ahora dolido además por el asesinato en febrero de uno de sus principales blogueros Thaba Baba.

Una oportunidad perdida

El tribunal debía ser una oportunidad para que Bangladesh pudiera curar sus heridas. Sin embargo, las irregularidades han hecho que se convierta en todo lo contrario. Jamaat dice, no sin cierta razón, que son el objetivo de una campaña política y que no están respetando sus derechos. Tal y como describe Human Rights Watch, la defensa ha denunciado intimidaciones a sus testigos, incluyendo la desaparición de uno de ellos, o el cambio del reglamento que ahora permite que una persona pueda ser juzgada dos veces por el mismo crimen.

Las calles son ahora un campo de batalla entre los partidistas de Jamaat y la policía y cada uno se acusa mutuamente de echar fuego a la violencia. La tensión no descenderá en los próximos días, ya que Jamaat está organizando nuevas protestas y el gobierno va a seguir reprimiéndolas. Pero detrás de los enfrentamientos siguen los dos grupos que ya lucharon entre sí en 1971. Unos quieren las peores penas para los acusados, y los otros que los juicios sean anulados. Difícil ecuación. El tribunal tiene además pendientes aún siete veredictos más, entre ellos, el del líder de Jammat, Matiur Rahman Nizami. Lo que debía haber sido una reconciliación se ha convertido en una nueva guerra en Bangladesh.

Sobre la autora: Laura Villadiego

Laura Villadiego es licenciada en Periodismo y en Ciencias Políticas. Está afincada en Tailandia, desde donde cubre la región del Sudeste Asiático colaborando para diversos medios. Tiene además un blog personal, El Mundo Desencajado.


Anuncios
Relacionados

Nuevo viejo Orden

Artículos - 15/02/1995

Bosnia: Genocidio fin de siglo

Artículos - 15/02/1995

Argelia: masacres e inacción

Artículos - 29/06/1997



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/84380-las_heridas_abiertas_de_la_guerra_de_bangladesh.html