webislam

Miercoles 20 Junio 2018 | Al-Arbia 06 Shawwal 1439
1060 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

No, Cayo, te equivocas: Irán y su presidente merecen respeto y solidaridad

Es una lástima que Cayo Lara no valorara como debiera el reconocimiento oficial a Ahmadineyad y tampoco llegara a comprender las razones de fondo de esos aplausos

15/03/2013 - Autor: Andrés Martínez Lorca - Fuente: Webislam
  • 6me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Irán merecía el respeto y la solidaridad con que fue acogido en Caracas su legítimo representante, el presidente Ahmadineyad.

A veces, por una cuestión de principios, uno se ve obligado a discrepar de los amigos de siempre y de los compañeros de lucha. Esto me sucede ahora con Cayo Lara, actual coordinador general de Izquierda Unida (IU), única formación política estatal opuesta al neoliberalismo imperante y que no está siendo arrastrada por la corrupción. Hay que reconocer como mérito del político comunista manchego que con él al frente IU ha comenzado a recuperar su unidad interna, votos en las urnas y prestigio en la calle tras el batacazo electoral sufrido bajo la dirección de Gaspar Llamazares, quien, animado por las palmaditas en la espalda de Rodríguez Zapatero, parecía en ocasiones un portavoz del PSOE.  

Lara fue entrevistado en el programa nocturno de la cadena de televisión La Sexta TV emitido el pasado sábado, día 9 de marzo. En ese espacio, al ser preguntado por su actitud ante la presencia en el funeral en honor de Hugo Chávez del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, contestó que no le aplaudió por la falta de democracia en Irán. Parece que así quedó tranquilo el periodista y se mantuvo en pie entre la audiencia la demonización de Irán, omnipresente en los medios occidentales.

Tuve la oportunidad de ver por Telesur la emotiva y larga ceremonia oficial de despedida celebrada en la Academia Militar y de observar al fondo del salón la figura de Cayo Lara. Y pude comprobar por mí mismo que cuando se nombró al presidente Ahmadineyad para hacer la guardia de honor, un cerrado aplauso del público asistente, entre ellos la cúpula militar venezolana, acogió su presencia junto al féretro. Parece que Cayo Lara, según sus declaraciones, se abstuvo de aplaudir para criticar así a Irán. No puedo por menos de comentar esa actitud y de formular algunas preguntas al respecto.

Primero, unas breves acotaciones. Hay que señalar, ante todo, este hecho relevante: el presidente iraní fue colocado por el protocolo oficial en un lugar de honor, en la primera fila, junto al entonces vicepresidente Nicolás Maduro y al lado del presidente de Cuba, Raúl Castro. Sin duda alguna, el gobierno bolivariano tenía así en cuenta la estrecha amistad entre Chávez y Ahmadineyad, la valiosísima ayuda técnica que Irán prestó a Venezuela en muy difíciles momentos (durante el paro petrolero indefinido organizado por la oposición en 2002), la colaboración entre ambos países en el seno de la OPEP  y, sobre todo, la coincidente lucha antiimperialista. El fuerte y sostenido aplauso al presidente iraní por parte de los dirigentes civiles y militares del país hermano tenía, pues, sólidas razones. Es una lástima que Cayo Lara no valorara como debiera el reconocimiento oficial a Ahmadineyad y tampoco llegara a comprender las razones de fondo de esos aplausos.

Utilizando como argumento un tópico que esgrime siempre el imperio y los medios occidentales para criticar a los gobiernos revolucionarios y de izquierda, Lara justificó su lamentable decisión echando en cara la falta de democracia en Irán. Imaginemos por un momento a un ciudadano iraní reflexionando, por ejemplo, sobre la democracia española. ¿Cómo le explicaríamos que el actual jefe de Estado español, el rey Juan Carlos de Borbón, fue nombrado por el dictador Francisco Franco después de jurar lealtad a su persona y fidelidad a los Principios Fundamentales del Movimiento, un partido único de corte fascista? ¿Cómo le contaríamos las excelencias de nuestra democracia al informarle más tarde de que el aparato estatal franquista (ejército, poder judicial, policía, etc.) siguió intacto en la restauración borbónica mientras miles de republicanos yacían enterrados en las cunetas por el mero “delito” de haber apoyado el régimen constitucional instaurado en 1931 por voluntad popular? ¿Y cómo le haríamos comprender  a nuestro sorprendido interlocutor que Arnaldo Otegi, principal impulsor de un acuerdo de paz en Euskadi que ha puesto fin a la lucha armada, se encuentre ahora en prisión como si fuera un criminal?  

Si de la democracia liberal, más escasa que el azufre rojo, como decían los antiguos árabes, pasamos a la política real de los estados y a su merecido aplauso o condena, podríamos entonces formularle algunas preguntas al dirigente de IU. ¿Aplaudiría en un acto público al presidente de la republica francesa que acaba de ordenar la agresión a Mali? ¿Merecería también su reprobación silenciosa el primer ministro británico por haber invadido su país Afganistán e Iraq y haber bombardeado salvajemente Libia? ¿A qué país ha agredido Irán?   

En política, como en la vida, hay que elegir. No se puede criticar el imperialismo y al mismo tiempo censurar a los países antiimperialistas. No se puede condenar al ostracismo a un gran país islámico como Irán por el hecho de que estemos en desacuerdo con algunos puntos concretos de su vida política (lo cual es legítimo en este caso y en todos los casos), mientras pasamos por alto las graves deficiencias de nuestro sistema democrático y los vicios de raíz de la llamada democracia liberal. Ahmadineyad ha sido elegido dos veces por su pueblo y no sabemos que haya pisoteado su programa electoral como han hecho de manera desvergonzada Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

Por encima de los prejuicios comunes y de los tópicos admitidos sin crítica por la gente, un dirigente político de izquierda no sólo tiene que estar más informado sino que debe poseer una visión estratégica acorde con su proyecto, necesita mirar más allá del campanario de su pueblo (como decía Gramsci) e incluso de las fronteras de su país. Chávez eligió bien a sus amigos y aliados en la larga lucha contra la hegemonía de los Estados Unidos y por un mundo multipolar. Entre ellos se encontraba por méritos propios en primera fila, como en su funeral, este humilde iraní al que calumnian todos los días los políticos occidentales mientras traman nuevas guerras de agresión.

Irán  merecía el respeto y la solidaridad  con que fue acogido en Caracas su legítimo representante, el presidente Ahmadineyad. No apreciar esto constituye, en mi opinión, un error, un caso claro de miopía política.


Anuncios
Relacionados

Ahmadineyad, un presidente ya satanizado

Artículos - 27/06/2005

Ahmadineyad, la esperanza de Irán

Artículos - 30/08/2005

Ahmadineyad felicita la Navidad a los cristianos

Artículos - 25/12/2006


2 Comentarios

José Angel Hernández dijo el 16/03/2013 a las 00:39h:

En el caso que se refiere a la participación de Cayo Lara en el programa de La Sexta, lo que este dijo no fue que no aplaudió a Ahmadineyad por la falta de democrácia en Irán, sino que no lo hizo por la situación de los derechos de las mujeres en este país.

José Angel Hernández dijo el 16/03/2013 a las 00:43h:

Por otro lado, por supuesto que se puede no aplaudir al presidente de Irán en un acto oficial, como se puede no aplaudir al Presidente de cualquier país del mundo. Es positivo faltarles al respeto de esa manera, a Ahmadineyad y a cualquier otro Presidente. Los endiosamientos no son nunca buenos.


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/84370-no_cayo_te_equivocas_iran_y_su_presidente_merecen_respeto_y_solidaridad.html