webislam

Miercoles 19 Febrero 2020 | Al-Arbia 24 Jumada al-Zani 1441
732 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El auge del Islam en El Salvador

El análisis histórico de comunidad salvadoreña de origen árabe palestino y el desarrollo del Islam en El Salvador

27/02/2013 - Autor: Dr. Armando Bukele Kattan - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Iglesia catolica El Carmen contempla el minarete de la mezquita Palestina Tierra Santa
Iglesia catolica El Carmen contempla el minarete de la mezquita Palestina Tierra Santa

A pesar de todas las discriminaciones históricas, obstáculos, edictos vergonzosos e incluso persecuciones en nuestro país; el árabe surgió. Sin embargo es menester puntualizar que el análisis histórico nos demuestra fehacientemente que no sólo los palestinos fueron discriminados, sino todas las razas no europeas puras, ya que una tan sola gota de sangre no europea los descalificaba.

Este no es un concepto histórico definitivamente superado ya que, existe un resabio histórico en las clases dominantes, motivado fundamentalmente por la temida competencia; pero eso no nos aflige. Estamos acostumbrados a trabajar con eficiencia y perseverancia y podemos trabajar sin los Gobiernos,  con los Gobiernos e incluso contra los Gobiernos, o mejor dicho, el Gobierno contra nosotros. Y ahora, gracias a Dios, somos más fuertes.

No necesitamos prebendas ni privilegios; tan sólo demandamos justicia y en eso somos incisivos. Además, si los pioneros, los primeros inmigrantes árabes, con pocos recursos, con pasaporte extranjero; con dificultades y obstáculos de todo tipo, incluyendo el idioma, pudieron superarse ¿Porqué no nosotros? Fuera de ello existe un proceso de apertura con el Mundo Árabe, de parte del nuevo Gobierno incluyendo la disminución (todavía no eliminación total) de los obstáculos y dificultades históricas con los miembros de la Comunidad Salvadoreña de Origen Palestino y para la obtención de visas de turismo o visas de trabajo para nuevos inmigrantes.

Goethe decía que cada momento es único. Nosotros podemos afirmar así, que éste es el momento, para dar un salto de calidad en el contexto del bienestar y reconocimiento colectivo a nuestra Comunidad.

El proceso de superación del inmigrante árabe en El Salvador ha sido lento y difícil, pero siempre en crecimiento constante, el cual se ha acelerado en los años recientes. De casi no presencia pública, ya que hasta el Club Árabe, se le ocultaba bajo el nombre de Club Social El Prado. “Las raíces en ese momento deberían todavía de encontrarse ocultas, aunque permaneciendo intactas. Ha habido una serie de organizaciones árabes que están actuando pública y exitosamente en la Vida Nacional, algunas de ellas de formación reciente.

Podemos decir con claridad y énfasis, que la Comunidad Salvadoreña de origen Árabe-Palestino, después de ser la más temerosa de América Latina, se está convirtiendo en la más pujante de la región.

He aquí los centros activos:

1. Club Árabe-Salvadoreño, cuyo nombre inicial fue Club Social el Prado, integrando a los miembros de nuestra colectividad, aunque con participación multiétnica: líder en eventos sociales, familiares y deportivos.

2. Sociedad Benéfica Femenina Árabe, atendiendo a familias de escasos recursos, con énfasis en la niñez salvadoreña. Merece una especial mención la construcción de Villa Palestina, para 163 familias que disponen de todos los servicios indispensables: Escuela, Clínica, Iglesia y Centro de Capacitación. Una obra trascendental, todavía más aplaudible, si se considera el mantenimiento constante y permanente de que dispone la Villa.

3. Centro Islámico Árabe-Salvadoreño, coordinador de actividades culturales; defensor de la Historia árabe, dándole la justa valoración; dignificación de nuestra cultura; defensa de nuestras tradiciones y de nuestra colectividad, a través de sus suplementos, revistas, entrevistas y programas  de TV e Internet.

4. Asociación Salvadoreña Palestina, (ASP), encargada de la defensa de la Comunidad Salvadoreña de origen palestino, y en la defensa de la causa palestina. Dicha asociación mantiene las 2 plazas en terrenos municipales, conseguidas hasta hace pocos años, durante la Administración del FMLN de la Alcaldía Municipal de San Salvador, después de más de  100 años de presencia continua de palestinos en El Salvador: Plaza: Palestina. Tierra Santa y Plaza Yasser Arafat. Premio Nóbel de la Paz 1994. Y publica periódicamente la revista Al-Usúl (Raíces).

5. Asociación de Beneficencia Islámica: Media Luna Verde, ayudando a las comunidades más pobres del país, con énfasis en las comunidades indígenas.

Nuestra Comunidad es fuerte y respetable; para ser fuerte no sólo se necesita tener fuerza; sino también, tener conciencia de tenerla y sobre todo, el valor para ejercerla.

La presencia de salvadoreños de origen palestino en El Salvador es cualitativamente y cuantitativamente importante. Si consideramos por lo menos uno de los 4 primeros apellidos de una persona, como de origen árabe palestino, el número de salvadoreños bordea los 60,000 personas, el 1% de la población; siendo así El Salvador, junto con Honduras y Chile, los países latinoamericanos de mayor presencia palestina en América Latina.

Si no hubiera sido prohibido el ingreso legal de árabes a nuestro País, en la década de los 30; permitiéndose a los que allí vivían, continuar haciéndolo aunque con restricciones, nuestra Comunidad sería muchísimo más grande. Fuera de esta “reducción” forzada, evitó nuevas generaciones de inmigrantes, y evitó la presencia de nuevo ingreso de familias árabe-musulmanes. La emigración árabe en los alrededores de la 1ª Guerra Mundial era mayormente cristiana. Las emigraciones posteriores, fomentadas por el inicio de las complejidades previas al establecimiento del Estado de Israel y las guerras sucesivas, especialmente de 1948 y 1967,  eran de mayoría musulmana.

El Salvador, un lugar preferido por las emigraciones palestinas anteriores, se volvió casi vedado para las nuevas, con la restricción de entradas, negación de visas y expulsiones, que todavía  continúa; al menos continuaba con los Gobiernos anteriores. De esa forma, la mayoría de las familias salvadoreñas de origen palestino, provienen de inmigraciones en fechas alrededor de la primera Guerra Mundial y eran así mayoritariamente cristianas, contándose en ese momento, un escaso número de familias de origen palestino-musulmán, únicamente 22, y aún así, no todas conservaron su origen islámico. Es muy raro que un musulmán abjure de su fe, pero para que después de 4, 5 ó 6 generaciones permanezcan en ella, se necesita de enseñanza y seguimiento. En El Salvador, el inmigrante árabe musulmán era doblemente perseguido: por musulmán y por árabe; y el ecumenismo y tolerancia que se observa ahora en el Mundo Occidental en el aspecto religioso, no era práctica común en ese entonces. Carente de escuelas islámicas, de lugar de adoración (Mezquitas), el inmigrante palestino-musulmán tuvo que enviar a sus hijos a una escuela católica. Y si se casó con una mujer católica, sus hijos talvez y con seguridad sus nietos, se apartarían del Islam. Al menos en un gran porcentaje.

Es menester puntualizar lo siguiente:

No todos los árabes son musulmanes, ni todos los musulmanes son árabes.

Sin embargo, hay un crecimiento del Islam en El Salvador en los años recientes, integrado básicamente por salvadoreños conversos, que encuentran en el Islam, el camino para llegar a Dios. En número de 18,000 representan el 0.3% de la población salvadoreña. El número no es muy grande, pero crece día a día.

Los musulmanes creemos que el Islam (que significa sumisión a Allah) es la religión original desde la creación de Adán, el primer profeta. Desde el principio de los tiempos, todos los que se someten a Allah se denominan musulmanes. De esa forma, musulmán o musulmana es todo hombre o mujer que ama a Dios y se somete íntegramente a su voluntad. Ahora bien, si practica el rito, entonces se volvería también, de religión musulmana. El Islam, sin embargo, recibió su nombre directamente de Dios en el Sagrado Corán: “Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el Islam sea vuestra forma de adoración”. A través de los siglos, Allah designó miles de profetas que advertían y guiaban a la Humanidad. Los más destacados entre ellos fueron Ibrahim (Abraham), Mussa (Moisés), Dawud (David) e Isa Al Masih (Jesús el Mesías), llamado también Isa Ben Mariam (Jesús, el hijo de María).

Profeta, en el concepto occidental, es un término menor y se le llama así también a cualquier adivino o incluso a dirigentes religiosos soberbios. El término profeta en el Islam  es el máximo apelativo que puede recibir un ser humano. Significa que es un enviado de Dios; que Dios habla con él y que si trae una Doctrina, sus palabras, predicándolas, no son de él, sino que Dios habla a través de él.

Jesús en el Corán es considerado un profeta de Dios en su sentido islámico, pero también, el verbo encarnado de Dios; palabra de Dios y espíritu de Él. En el Corán se reconoce su nacimiento virginal; que nació, vivió y se elevó a los cielos siempre Inmaculado; que hacía milagros; que resucitaba a los muertos; que fue insuflado con la gracia de Dios por el Espíritu Santo y que regresará físicamente a la Tierra, a traer la Paz de Dios a la Humanidad descarriada; pero de ello, a considerarlo Dios, o su hijo unigénito o engendrado por Dios, es totalmente rechazado en el Islam. Nadie niega que Jesús es grande, pero Allah (Dios) es lo más grande. Dios es el Creador de Todo, incluyendo de Jesús.

Dios es infinito, por consiguiente nadie puede comprender a Dios; pero podemos amarlo, adorarlo, comprender sus designios, entender su creación etc. El musulmán o musulmana, cuando ora y adora a Dios, no pretende ver a Dios; simplemente  siente su presencia. Eso es bello y sobretodo, real.

La unicidad de Dios es el principio básico del Islam. Ello se encuentra en el Sagrado Corán: “Qul Huwa Allahu Ajad, Allahu Samad; Lam Ialid Wa Lam Iulad, Ua Lam, Lakum Laju, Kufuan Ajad”. (Sura 112) “Dí Allah es uno y único; Allah, eterno y absoluto; no ha engendrado ni ha sido engendrado; no hay ningún socio con Él. Le basta con ser sólo”.

Allah es la palabra preferida por los musulmanes para designar a Dios, por que no se presta a confusiones ya que esta palabra no tiene plural, ni masculino ni femenino, ni mayúsculas o minúsculas como es el caso de la palabra de origen latino: Dios, diosa, dioses o diosas. La absoluta unicidad  de Allah (Al-Ijlás) es algo primordial para los musulmanes. El mayor pecado es asociarle un compañero. Ese pecado se denomina Shirk (asociación). El Islam se fundamenta en el compromiso de creer en un solo Dios.
Algunos cristianos reclaman a los musulmanes por el uso de la palabra Allah: dicen que es otro dios o que es la luna, incluso. Están en un grave error, pues los mismos cristianos árabes usan la palabra Allah para mencionar a Dios. El Propio Jesús la usaba. La misma Biblia nos relata que estando Jesús en la Cruz dijo: iL-Laji (de Allah) que significa, Dios mío.

Todos los hombres y mujeres deberían temer el día del juicio, cuando las obras de cada persona serán pesadas en balanza. Hay ángeles que registran cada acción, buena o mala. Bien lo dice la Biblia, que la fe sin buenas obras es letra muerta. (No sirve de nada).

La Santísima Virgen María es venerada en el Islam y se considera que es la mujer más pura que ha habido y habrá. Nació, vivió y murió Inmaculada y de esa forma, la Inmaculada Concepción de María es un concepto coránico dictado desde el siglo VII. La Iglesia Católica, la única religión diferente al Islam, que reconoce la Inmaculada Concepción de María, lo declaró hasta en el siglo XIX.

Las similitudes entre el Islam y el Cristianismo son muchas, aunque las diferencias, si bien pocas, son fundamentales.

Por otro lado, analizando la historia podemos afirmar, contrario a los que las campañas desinformativas pretenden informar, que en el Islam no hubo persecución religiosa. Es más, en el Corán (Sura II-el Báqara, versículo 256) prohibe obligar a alguien a cambiar de religión. Periódicamente algunos cristianos, acusan al Islam, de los pecados que ellos cometieron: las Cruzadas, la Conquista de América, África y Oceanía; la persecución religiosa de judíos y musulmanes en España y Portugal; la “Santa” Inquisición; las persecuciones de judíos en toda Europa; desde el siglo xI, el holocausto de Hitler contra los judíos; el genocidio de bosnios musulmanes en 1995 en la ciudad de Sebrenica, realizado por cristianos ortodoxos servios, etc., etc.

Fuera de ello, es importante aclarar que la proclama Pública de la Comunidad Salvadoreña musulmana, define nuestro accionar pacífico.

En efecto, el numeral 1 de dicha proclama manifiesta:

1. Afirmamos que el Islam es una religión de paz. Su nombre proviene de la paz interior que se logra con la sumisión a la voluntad de Dios. Su saludo permanente “SALAM ALEIKUM”, que significa la paz sea con ustedes, es un mensaje de concordia, de amor y ayuda al prójimo. Las sociedades islámicas han sido históricamente amplias y tolerantes e incluso cuando ha  habido violencia, ellas han sido normalmente las agredidas y  no, las agresoras; incluso hasta por los mismos extremistas que la dicen representar, que son una minoría, pero la propaganda negativa los potencializa.

Como seres humanos, y como musulmanes estamos en contra de la guerra y a favor de la paz, pidiéndole a Dios, más allá de nuestras cinco oraciones diarias obligatorias, que la paz y la concordia se establezcan en nuestro Mundo, cada vez más caótico.

“As-Salam Aleikum, wa rajmatullah wa barakatuju”. Que la paz de Dios, su misericordia y sus bendiciones, se derramen sobre todos nosotros. Amén.



Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/84034-el_auge_del_islam_en_el_salvador.html