webislam

Lunes 25 Mayo 2020 | Al-Iznain 02 Shawwal 1441
2046 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El encanallamiento

El encanallamiento no es otra cosa que la aceptación como estado habitual y constituido de una irregularidad

09/02/2013 - Autor: Arturo Viloria - Fuente: malditosbastardos.net
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El saqueo mayor de la historia

Ayer leyendo a Ortega, en “Una interpretación de la Historia Universal en torno aToynbee” , me topé con algunas grandes reflexiones suyas sobre el problema de la legitimidad de los gobiernos y estados, y refiriéndose al caso de España, Ortega define muy bien algo que podemos perfectamente aplicar al momento actual:

El encanallamiento no es otra cosa que la aceptación como estado habitual y constituido de una irregularidad. De algo que mientras se acepta sigue pareciendo indebido. …. Mientras esto persista en nuestro país es vano esperar nada de los hombres d nuestra raza. No puede tener vigor elástico para la difícil faena de  sostenerse con decoro en la historia una sociedad cuyo Estado, cuyo imperio o mando es constitutivamente fraudulento”.

El encanallamiento no se refiere a los gobernantes, sino a los ciudadanos que han aceptado e internalizado este estado de cosas como el normal aun sintiendo en su interior que es “en su esencia criminoso y anormal”. Esto me ha dado que pensar relacionandolo con la reacción que se ha producido a raíz del destape de las corrupciones del PP.  Es obvio que la clase política esta ya en su conjunto desprestigiada y deslegitimada, y es señalada desde muchas tribunas como la causante de todas las desgracias y problemas del país.

Y esto que hoy se destapa en los medios de comunicación, que los políticos reciban dinero a cambio de servir a los que se lo dan no es algo que pueda sorprendernos ni mucho ni poco a los humanistas. En un sistema donde el principal valor es el dinero y el poder, ¿cuáles serán los intereses de los que llegan a la cúpula, que les motivará a la lucha darwinista por el ascenso social?

Una visión ingenua de la realidad puede creer que este es un asunto que se resolvería eliminando a los políticos corruptos. Es un mecanismo muy sencillo, y muy ensayado, buscar culpables, aunque en este caso los señalados como culpables no son precisamente inocentes. Quizá muchos de los que votaron al PP hoy se rasgan las vestiduras y se sienten traicionados. Pero el mecanismo de la culpa no permite profundizar mucho en la comprensión del fenómeno. No permite reflexionar sobre el encanallamiento que describe Ortega. Porque mientras que el sistema “funcionaba”, y se repartían beneficios, las voces críticas eran silenciadas y políticos reconocidamente corruptos ganaban elecciones con mayorías absolutas.

No hace falta decir que los humanistas estamos contra la corrupción, como estamos contra la discriminación, la explotación, la mentira. Eso es antihumanismo. Pero no seamos ingenuos. ¿Por qué hace pocos meses el juez Garzón fue linchado mediáticamente por denunciar lo que hoy todos los medios airean? ¿Es que los medios, que hacen trenza con los poderes económicos han cambiado de opinión y se han puesto del lado del pueblo? ¿Es que van a promover mecanismos para que la soberanía vuelva al seno del pueblo?  No lo creemos. Más bien creemos que esto es una vuelta de tuerca más en el proceso que lleva de una democracia formal a una dictadura real y sin tapujos, una dictadura que ya ejerce el Paraestado, y que sigue avanzando en la liquidación de los servicios públicos, de la educación y de la sanidad en aras de continuar con el proceso de concentración de poder económico. En ese sentido comprobamos que se eliminan puestos de diputados autonómicos con la aceptación de la población, puesto que a ojos de la gente que es ya un político ya sino un parásito que se enriquece a costa de lo público. Los poderes fácticos pueden ya prescindir de ellos y pasar a gobernar directamente sin apenas intermediarios.

Puede que estemos asistiendo a una pelea por el poder entre la derecha conservadora y la derecha ultraliberal, partidaria de acelerar mas el proceso de liquidación del Estado y que considera a Rajoy excesivamente “blando”.

Mientras los medios nos presentan el espectáculo de la denigración de los políticos del PP, la banca recibe miles de millones de euros, los desahucios y el paro crecen, y la sanidad y la educación públicas se ven atacadas y reemplazadas por una sanidad y una  educación privadas para el que pueda pagarlas.

En estos tiempos de desorientación y falta de referencias, los humanistas proponemos dos valores o aspiraciones por las que orientar la acción personal: la coherencia que consiste en unir lo que se piensa, se siente y se hace, logrando con ello un sentimiento de confianza en uno mismo; y la solidaridad, que se expresa en el principio “trata a los demás como quieres que te traten”, que nos hace confiables ante otros. ¿A que solidaridad y a que cohesión se puede aspirar cuando impera el individualismo más cínico y todo se subordina al interés del dinero?

Suscribimos las palabras de Silo en Punta de Vacas  a este respecto:

"En el orden interno de las naciones se debería trabajar por hacer funcionar la ley y la justicia por imperfectas que sean, antes que endurecer leyes y disposiciones represivas que caerán en las mismas manos de los que entorpecen la ley y la justicia. En el orden doméstico la gente debería cumplir lo que predica saliendo de su retórica hipócrita que envenena a las nuevas generaciones. En el orden personal cada uno debería esforzarse por lograr que coincidiera lo que se piensa con lo que se siente y lo que se hace, modelando una vida coherente y escapando a la contradicción que genera violencia".

Quizás en este momento se hacen evidentes cuestiones que antes, hace pocos años, pocos compartían. Es señal del fin de un ciclo. Si nos ahoga el sistema es como si fuera un traje que nos ha quedado chico, porque hemos crecido y ya no nos vale.

¡Busquemos uno nuevo!


Anuncios
Relacionados

Consecuencia del mundo de las ideas

Artículos - 18/03/2001

Bush ¿Es un dictador?

Artículos - 29/03/2006

Por un rezo compartido

Artículos - 16/10/2007



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/83635-el_encanallamiento.html