webislam

Miercoles 19 Febrero 2020 | Al-Arbia 24 Jumada al-Zani 1441
711 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Comprender las finanzas islámicas

Innovación local e integración global

08/01/2013 - Autor: Asia Policy, Traducción: Alif Nun - Fuente: Alif Nûn
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Crecida de las finanzas islámicas

Introducción

Las finanzas islámicas han experimentado un gran crecimiento durante la última década, con presencia en más de 75 países islámicos y no islámicos, estimándose que el total de sus activos financieros supera el billón de dólares en la actualidad. Las finanzas y la banca islámica se han ido integrando en la economía global, lo cual ha permitido que aumente su demanda a nivel mundial. El rápido crecimiento de este sector está marcado por el aumento de la oferta de productos y servicios financieros islámicos, y el desarrollo de marcos reguladores y de vínculos internacionales más estrechos.

Al mismo tiempo, el crecimiento de las finanzas islámicas y su integración en la economía global han generado preocupación entre musulmanes y no musulmanes, provocando apasionados debates sobre la aplicación de la sharia (ley islámica) en el contexto financiero y haciendo que algunos se pregunten si, en último término, las finanzas islámicas no estarán sirviendo para sufragar el terrorismo islamista en todo el mundo.

Mediante el diálogo con una serie de expertos internacionales, el presente trabajo tiene como objetivo comprender mejor el gran aumento de las finanzas islámicas en general, el importante papel del sudeste asiático como epicentro de la innovación y el desarrollo de las finanzas islámicas, y los desafíos y oportunidades a los que se enfrentan las finanzas islámicas para llegar a convertirse en una verdadera industria financiera global económicamente viable.

¿Qué son las finanzas islámicas?

Las finanzas islámicas representan uno de los sectores con mayor crecimiento dentro del sistema financiero internacional, pero para muchos no está muy claro en qué consisten. ¿Podrían explicarnos  exactamente qué son las finanzas islámicas?

Ibrahim Warde: 2 Las finanzas islámicas surgieron cuando los juristas musulmanes reinterpretaron una rica tradición legal precapitalista con el fin de adaptarse a las exigencias de la época moderna. Los bancos islámicos evitan los intereses (riba) y se centran en cambio en la asociación financiera (mudaraba) y en el reparto de pérdidas y ganancias (musharaka ). 3   Este enfoque es antiguo, pues tiene su origen en la forma tradicional usada por los musulmanes para financiar el comercio de caravanas, pero también es moderno, pues se asemeja a la empresa capitalista. Al centrarse en los empresarios faltos de liquidez pero emprendedores, la asociación financiera posee más potencial económico que los préstamos convencionales basados en la garantía subsidiaria, 4 que favorecen a los negocios ya consolidados. Otro rasgo distintivo de la banca islámica es que se plantea objetivos sociales y de desarrollo.

Shamshad Akhtar: 5 Es importante reconocer que las finanzas islámicas se limitan en gran medida a proyectos sociales y de desarrollo y que las instituciones no están autorizadas a llevar a cabo inversiones prohibidas o socialmente indeseables. Subrayar el aspecto ético y una rigurosa autorregulación sobre la base de la sharia asegura el juego limpio y la justicia, y ofrece al consumidor un modelo de protección superior. Además, las finanzas islámicas promueven una mayor disciplina financiera e imponen unas rigurosas normas éticas a todos los interesados, ofreciendo un modelo de gobierno fuerte y único.

¿Podrían explicar en pocas palabras cuál es la diferencia entre las finanzas convencionales y las islámicas?

Shamshad Akhtar: En el sistema islámico, los contratos y las normas que los rigen se basan principalmente en la ideología y la fe, que a su vez están influenciadas por el énfasis que hace el Islam en el establecimiento de un sistema socioeconómico ético y justo. Es esta característica la que distingue las finanzas islámicas de las convencionales.

Otro rasgo distintivo de las finanzas islámicas es su énfasis en el intercambio de bienes y servicios y su defensa de las ganancias y las pérdidas compartidas en negocios basados en una gran variedad de acuerdos de asociación. Todo esto supone un fuerte contraste con la financiación basada en los préstamos concedidos por los bancos convencionales. De acuerdo a estas características, las finanzas islámicas ofrecen opciones de financiación razonables, respaldadas por activos y basadas en la equidad. Al mismo tiempo, las finanzas islámicas también ofrecen a todos los segmentos de población un prometedor potencial como vías alternativas de ahorro e inversión.

Zeti Akhtar Aziz: 6 La naturaleza intrínseca de las finanzas islámicas busca gestionar correctamente los riesgos derivados de la inversión y ofrece confianza al mencionar de manera explícita y clara el papel y la responsabilidad de las partes implicadas en un contrato. La estrategia de las finanzas islámicas para minimizar y gestionar el riesgo supone integrar dicho riesgo en operaciones reales. Por lo tanto, estas operaciones necesitan generar la suficiente riqueza para compensar tales riesgos. En contraste, los instrumentos convencionales suelen establecer una separación entre el riesgo y los activos subyacentes. Como resultado, la gestión del riesgo y la creación de riqueza pueden moverse a veces en direcciones diferentes y opuestas. Los instrumentos financieros convencionales también permiten la mercantilización del riesgo, lo cual conduce a su proliferación desproporcionada mediante diversas formas de apalancamiento financiero. 7 Todo esto puede traer como resultado un mayor riesgo para el sistema financiero en sí mismo, aumentando la inestabilidad potencial y la concentración desigual de riqueza.

¿Debería un modelo financiero –ya sea el convencional o el islámico– excluir al otro?

Robert W. Hefner: 8 Una de las cuestiones que más preocupa a las élites gobernantes en varios países musulmanes es que el sector financiero “islámico” pueda desacreditar a las instituciones que operan de acuerdo a principios económicos convencionales basados en el préstamo con interés. No obstante, la mayoría de los dirigentes opinan que las operaciones de la banca convencional se justifican por motivos de “interés público”, un principio de acción conocido como maslaha que ha sido ampliamente aceptado en la jurisprudencia islámica.

Shamshad Akhtar: Mientras que el actual impulso de la industria en algunas zonas del mundo islámico podría deberse en parte a la disponibilidad de los excedentes generados por los ingresos del petróleo , la banca islámica está surgiendo como una opción alternativa de financiación que coexiste junto al sector financiero más convencional. Partiendo de productos islámicos tradicionales, la banca islámica ahora también está ofreciendo a los consumidores financiación para la reforma o la compra de viviendas, entre otros proyectos.

¿Qué importancia tienen las finanzas islámicas en la política estatal de los países de mayoría musulmana?

Hefner: La aceptación de la banca convencional por razones de “bienestar social” sigue siendo hoy por hoy el principio político rector en la gran mayoría de los países musulmanes. Las dos grandes excepciones a esta regla general son, en primer lugar, países como Pakistán , Irán y Sudán , que han usado el poder del Estado para eliminar por completo los sistemas de financiación convencionales, y en segundo lugar, países como Libia , Marruecos y Siria , que han proscrito las finanzas islámicas. Con la notable excepción  de estos ejemplos, la mayor parte de los gobiernos de países con mayoría musulmana se han decantado durante las últimas dos décadas hacia un pragmático pluralismo financiero caracterizado por la coexistencia de instituciones basadas tanto en las finanzas islámicas como en otras más convencionales.

Frank E. Vogel: 9 Los asuntos públicos siempre han jugado un papel fundamental en el sistema jurídico islámico. Los problemas de la gente, las costumbres, el apoyo mutuo y la buena disposición a aceptar las soluciones ofrecidas siempre han tenido un papel didáctico en el desarrollo del fiqh (jurisprudencia islámica). Ha sido el pueblo en última instancia el que ha determinado quiénes son los eruditos que han tenido mayor influencia y prestigio. Aquí surge la duda de si las élites políticas y económicas –inversores, juristas, economistas y entidades reguladoras; cada grupo con su propio enfoque– confiarán en el pueblo musulmán para que éste decida el futuro de las finanzas islámicas, y si le darán poder a través de una educación y una democracia cada vez mayores. Pero las élites se preocupan: ¿Será la “voluntad popular”, tanto a nivel económico como religioso, lo bastante respetuosa con la legitimidad islámica y evitará los abusos, de acuerdo a los criterios de dichas élites?

¿Cuál es la situación actual de las finanzas islámicas dentro del sistema económico global?

Zeti Akhtar: Con un aumento medio anual estimado entre un 15 y un 20%, las finanzas islámicas son en la actualidad uno de los segmentos de mayor crecimiento en el sistema financiero internacional. En 2002, las finanzas islámicas se consideraban como una actividad recién nacida que intentaba demostrar su viabilidad y competitividad. Sin embargo, durante estos pocos años han registrado un crecimiento espectacular y hoy en día tienen presencia en más de 75 países, tanto en comunidades islámicas como no islámicas. Un número creciente de centros financieros internacionales como Londres, Singapur o Hong Kong están empezando a ofrecer productos y servicios financieros islámicos. El número de instituciones bancarias islámicas, incluyendo los bancos convencionales que están ofreciendo servicios bancarios islámicos, se ha multiplicado por 300 en todo el mundo. Se estima que el valor total de los activos financieros islámicos gestionados por dichas instituciones asciende hoy en día 2008 al billón de dólares, alrededor de cinco veces más que en 2002.

 

Desarrollo histórico de las finanzas islámicas: los modelos árabe y malayo

¿Cuál es el origen histórico de las finanzas islámicas modernas?

Warde: Las finanzas islámicas modernas –en gran medida una creación del mundo árabe– surgieron a comienzos de la década de 1970, cuando coincidieron dos importantes acontecimientos en el mundo islámico: el auge del panislamismo bajo los auspicios de Arabia Saudí y la escalada de precios del petróleo en 1973-74. Con la creación en 1970 de la Organización de la Conferencia Islámica, 10   la idea de actualizar los principios financieros islámicos tradicionales pronto se convirtió en una prioridad. En todo el mundo islámico surgieron grupos de investigación centrados en las finanzas y la economía islámicas. Cuando los precios del petróleo se multiplicaron por cuatro, muchos países islámicos se convirtieron en potencias financieras y generaron un estado de ánimo que favoreció la experimentación y la autoafirmación.

El organismo intergubernamental conocido como Banco Islámico de Desarrollo, el cual se ha convertido en la piedra angular de las finanzas islámicas, fue creado en 1974, durante la cumbre de la Conferencia Islámica celebrada en Lahore. En 1975 nació el Banco Islámico de Dubai, el primer banco islámico no gubernamental de la era moderna. Durante los años siguientes surgieron instituciones financieras islámicas en Egipto , Sudán, Kuwait, Bahrein y Jordania . Un importante salto cualitativo se produjo en 1979, cuando Pakistán se convirtió en el primer país que emprendió una islamización completa de su sector bancario. Sudán e Irán hicieron lo propio en 1982 y 1983, respectivamente.

¿Cómo fue esta primera experiencia con las finanzas islámicas? ¿Cuáles fueron los factores claves que marcaron su desarrollo?

Warde: La experiencia de los primeros bancos islámicos resultó ser bastante decepcionante, debido en parte a factores macroeconómicos como la caída de los precios del petróleo después de 1981. Sin embargo, también hubo fallos estructurales que plantearon dudas acerca del propio modelo financiero. La preocupación por los activos reales o físicos orientó las inversiones hacia el mercado de materias primas y el de bienes inmuebles, opciones ambas que se prestaban bastante a la especulación y que contribuyeron poco a la productividad económica.

Así pues, las finanzas islámicas a menudo fueron consideradas una moda pasajera asociada a la escalada de precios del petróleo. La realidad, no obstante, es que estaban a las puertas de un gran auge, aunque después de ajustarse de manera fundamental a las nuevas circunstancias. Las decepción inicial dio paso a un nuevo iytihad (reinterpretación de la ley islámica) caracterizado por un mayor realismo. La desregulación y los cambios tecnológicos modificaron las finanzas internacionales, mientras que distintos factores políticos, económicos y demográficos transformaron el mundo islámico; por ejemplo, la caída de la Unión Soviética, la llegada de la globalización , los cambios en el mercado del petróleo, el ascenso de los “tigres” asiáticos, la creciente presencia de musulmanes en Occidente y el nacimiento de una clase media musulmana.

Entretanto, enfoques más pragmáticos fueron ganando terreno. La nueva economía mundial –caracterizada por la innovación financiera, la desaparición de las fronteras entre la banca comercial y otros sectores de las finanzas 11   y el descenso de los ingresos derivados de los intereses– permitió el florecimiento de las finanzas islámicas.

Muchos especialistas señalan que el sudeste asiático, especialmente Malasia, se ha convertido en el principal centro de las finanzas islámicas. Por favor, explíquenos la diferencia entre el modelo árabe y el malayo, los cuales nacieron en circunstancias históricas muy diferentes.

Warde: En general, el iytihad de los árabes se centró en la gestión de los activos, mientras que el modelo malayo lo hizo en generar fuentes de financiación para la economía. Las diferencias en la tradición religiosa y en el contexto político-económico dieron lugar a interpretaciones y prácticas divergentes. Otra diferencia fundamental entre los dos sistemas es que el modelo árabe evolucionó de manera poco sistemática, mientras que el malayo ha sido claramente dirigido mediante una estructura piramidal. Mientras que el modelo árabe guiado por la sharia estaba fragmentado y descentralizado, el modelo malayo buscó la solidez a través de la actividad de su Banco Central.

Teniendo en cuenta estos enfoques diferentes, ¿qué factores han guiado la creciente confluencia e integración entre las finanzas islámicas del sudeste asiático y las de Oriente Medio?

Warde: La creciente integración entre las finanzas árabes y malayas puede considerarse una consecuencia directa e indirecta de los atentados del 11-S . Hasta entonces, los principales actores habían seguido estrategias independientes. La congelación de los bienes de algunos destacados ciudadanos saudíes y la campaña contra las instituciones financieras y las organizaciones benéficas islámicas después de los atentados fueron acontecimientos decisivos que llevaron a muchos inversores musulmanes a retirar gran parte de sus activos de Estados Unidos. Los mercados nacionales no podían absorber todas estas retiradas de activos (estimadas en unos 200.000 millones de dólares) y la búsqueda de una nueva estrategia de diversificación los llevó de manera más o menos natural a Malasia, un país musulmán que había alcanzado un impresionante nivel de desarrollo económico.

Los recelos iniciales provocados por las interpretaciones divergentes de la sharia dieron paso a la búsqueda de un terreno común. Cabe señalar que la integración entre el modelo árabe y el malayo forma parte de un fenómeno más amplio de regionalización de las finanzas islámicas.

Las tendencia de las finanzas islámicas a expandirse a nivel global sugiere que se está produciendo una vinculación cada vez mayor entre el mundo islámico, Asia y Occidente. Señor Zeti, usted ha relacionado esta tendencia con el nacimiento de una nueva “Ruta de la Seda” . ¿Sería tan amable de aclararnos este punto?

Zeti Akhtar: Las finanzas islámicas se encuentran en el umbral de una nueva era en la que posiblemente jugarán un papel cada vez más importante en el fortalecimiento de los vínculos económicos entre las naciones. Las finanzas islámicas tienen el potencial para contribuir a una eficiente  movilización y reparto de fondos entre los distintos países. No solo pueden jugar un papel destacado a la hora de fortalecer las relaciones económicas entre las naciones del sudeste asiático, sino, lo que es más importante, a la hora de forjar vínculos con otras regiones emergentes como Oriente Medio.

Varias economías asiáticas están empezando a integrarse en estas tendencias, contribuyendo así a un mayor fortalecimiento de los vínculos económicos y financieros entre estas dos regiones en desarrollo. Esta mejora en los vínculos entre el sudeste asiático y Oriente Medio ha creado una nueva Ruta de la Seda en la que ahora operan quienes ofrecen servicios financieros entre varios continentes.

 

La viabilidad económica de las finanzas islámicas

Hemos presenciado un crecimiento sin precedentes de las finanzas islámicas. ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan dichas finanzas a la hora de asegurar su futuro y su viabilidad económica?

Shamshad Akhtar: Las finanzas islámicas deben ser concebidas como un sistema paralelo que crecerá gracias a su buena praxis, pero también debido a un mayor conocimiento y experiencia del sistema financiero convencional. Así pues, el reto clave para garantizar su crecimiento y viabilidad radica en cómo interactuará con el sistema convencional y se beneficiará de éste, sirviendo de complemento.

Hefner: Tal y como ha señalado el señor Akhtar, la clave del crecimiento de las finanzas islámicas no solo reside en la ideología y la fe, sino en la creación de coaliciones y el dinamismo empresarial. La clave está y seguirá estando en la capacidad de los defensores de la banca islámica para crear una amplia coalición con otros actores estatales y sociales, de manera que el crecimiento de las instituciones islámicas sea visto como algo que produce un beneficio a toda la sociedad, en lugar de, por ejemplo, una amenaza para las instituciones económicas ya establecidas.

Las instituciones financieras islámicas seguirán siendo las de mayor crecimiento siempre que se centren en el desarrollo de una amplia gama de herramientas destinadas a ofrecer nuevas oportunidades y servicios.

Así pues, la clave para que siga creciendo el sistema financiero islámico está en reconocer que, en el complejo mundo en el cual vivimos, la ventaja la obtiene quien muestra más capacidad para crear sinergias positivas entre sistemas y civilizaciones, en lugar de asumir que el pluralismo social y económico conduce al “ choque de civilizaciones ”.

¿De qué manera las finanzas islámicas de Malasia y otros lugares han demostrado ser innovadoras y adaptables, desarrollando instrumentos que ofrezcan oportunidades y servicios, y que además sean acordes con la sharia?

Warde:  El desarrollo de un sistema islámico con capacidad para ofrecer una amplia gama de sofisticados servicios financieros ha formado parte esencial de los esfuerzos para convertir a Kuala Lumpur en un centro económico líder a nivel regional, por no decir internacional. A diferencia de aquellos países que decidieron islamizar por completo sus sectores bancarios, Malasia ha optado por una estructura bancaria dual en la que un sector islámico coexiste con el convencional. Este enfoque es coherente con la opinión de que el Islam podría ser aprovechado para alcanzar la meta del crecimiento económico, mediante el uso de la alta tecnología y las finanzas.

Los ulemas (sabios musulmanes) de Malasia se vieron en la situación de tener que desarrollar un nuevo iytihad , un enfoque más innovador que explorase la amplia gama de conceptos de la sharia que aún no habían sido probados. También analizaron las finanzas globales más vanguardistas y crearon los productos islámicos equivalentes. Los únicos productos que fueron excluidos son los que atentaban de manera explícita contra las creencias islámicas.

Malasia fue el primer país en introducir bonos hipotecarios basados en el principio islámico de las ganancias compartidas. Los bancos malayos también han sido pioneros en el uso de tarjetas de crédito “islámicas”. Más recientemente han sido los primeros en emplear ciertos derivados 12   islámicos como las permutas financieras o contratos de intercambio a futuro (swap ) basados en el índice de beneficios, en lugar de  referenciados al tipo de interés, como suele ser el caso de sus equivalentes convencionales.  13

Otra característica singular del sistema malayo es que los productos financieros islámicos están dirigidos tanto a musulmanes como a no musulmanes. Los musulmanes tienen la oportunidad de invertir de acuerdo a sus creencias religiosas, mientras que los no musulmanes –en especial la minoría china, que controla la mayor parte de la riqueza del país– tienen la posibilidad otras formas de gestionar su dinero.

Nik Norzrul Thani: 14 Excepto Malasia, que ha puesto en marcha infraestructuras y extensos marcos de regulación para que las finanzas islámicas puedan coexistir con sus equivalentes convencionales, el resto de países se encuentra todavía en la etapa de “acarrear los ladrillos”. Malasia ha integrado las finanzas islámicas en su planificación del sector financiero a diez años vista, ha creado una Corporación de Seguro de Depósitos 15 capaz de garantizar la viabilidad de las instituciones financieras islámicas a través de políticas acordes con la sharia , e incluso ha fundado el Centro Internacional para la Educación en Finanzas Islámicas, dotándolo con un fondo de 500 millones de dólares malayos unos 123 millones de euros para formar al capital humano. Por el contrario, otros países todavía se encuentran en la etapa de garantizar un tratamiento fiscal justo que no sitúe en desventaja a los productos financieros islámicos con respecto a los convencionales. Así pues, es razonable que los inversores se muestren muy cautos cuando se trata de evaluar la relación coste-beneficio de las finanzas islámicas en el resto de la región.

¿Qué papel podría jugar el sudeste asiático como región a la hora de asegurar la viabilidad económica de las finanzas islámicas?

Thani: El sudeste asiático debe ser considerado como un epicentro de desarrollo e innovación que contribuye enormemente a la aceptación general de las finanzas islámicas en la corriente principal de la economía global. Históricamente, las principales rutas marítimas de comercio entre Oriente y Occidente han pasado por el sudeste asiático. Hoy en día, el sudeste asiático sigue siendo una de las regiones más dinámicas del mundo. Desde inicios del siglo XXI, las economías del sudeste asiático se encuentran entre las de más rápido crecimiento dentro de la economía global. Las decididas reformas y los esfuerzos de reestructuración han premiado a la región con el fortalecimiento de sus bases macroeconómicas y con unos sistemas financieros sólidos y estables.

El haber conseguido una relativa estabilidad política y una sólida economía de mercado permite al sudeste asiático seguir acogiendo a un número creciente de inversores. La competencia por el mercado del sudeste asiático es grande e intensa, lo cual refleja una economía activa y abierta. Muchos inversores también consideran muy importante su presencia en el sudeste asiático, pues ello les sirve como trampolín para expandirse por otros mercados como el subcontinente indio o el resto de Extremo Oriente.

Mirando hacia el futuro, ¿Cuáles son las medidas clave necesarias para mantener un crecimiento a largo plazo de las finanzas islámicas?

Zeti Akhtar: Tres elementos serán importantes para mantener el impulso actual: invertir en investigación y desarrollo, aprovechar las tecnologías de la información y formar a un capital humano con experiencia tanto en la ley islámica y como en las finanzas internacionales.

La aportación de individuos con talento y experiencia es vital para apoyar el crecimiento y la expansión internacional de las finanzas islámicas. El éxito de las instituciones financieras islámicas dependerá en gran medida de que sean capaces de explotar todo el potencial y las oportunidades ofrecidas por las nuevas tecnologías de la información. Al abrazar las nuevas tecnologías se verá reforzado el potencial de la industria financiera islámica para ofrecer nuevos productos y servicios.

Shamshad Akhtar: El futuro de esta industria parece prometedor debido a varios factores, el más importante de los cuales es la fuerza de la ideología islámica y un sistema económico que ofrezca un marco adecuado para la industria de las finanzas islámicas. Un sistema financiero islámico también ofrece normas de conducta y acuerdos contractuales, además de una estructura económica viable que subraya la importancia del comercio y de una financiación adecuada, dos elementos que, unidos, fomentarán la diversificación económica tan necesaria en los países islámicos.

Las soluciones innovadoras surgidas para estructurar las finanzas islámicas han permitido ofrecer servicios a toda clase de mercados y de necesidades financieras, que van desde el comercio minorista hasta la financiación de viviendas, los fondos de valores o los seguros. De cara al futuro, la viabilidad de las finanzas islámicas dependerá de cómo la comunidad internacional sea capaz de integrar los avances conseguidos hasta el momento. Para ello será necesario:

    - Seguir profundizando en los esfuerzos para mejorar un marco legal de las finanzas islámicas que sea coherente con las prácticas internacionales.
    - Reconocer que las finanzas islámicas han cambiado la dinámica del flujo de capital privado entre países y que tienen un gran potencial para ampliar el proceso de globalización y de integración financiera, aunque esto requiera de mayor cooperación y vigilancia por parte de las entidades reguladoras de origen y de destino del capital.
    - Poner en marcha decididas medidas para regular y supervisar más eficazmente las finanzas islámicas y valorar los distintos tipos de riesgo asociados a las mismas, mientras se desarrollan marcos de protección al consumidor.

 

Los desafíos a los que se enfrentan las finanzas islámicas: prácticas de gestión, productos e imagen ofrecida

Hemos hablado de algunos de los principales desafíos a los que se enfrentan las finanzas islámicas para llegar a ser un sistema financiero alternativo realmente competitivo. ¿Cuál es el impacto potencial del crecimiento y la innovación  de las finanzas islámicas en el sistema financiero global?

Hefner:  A medida que las finanzas islámicas han ido creciendo, los expertos y los profesionales se han visto obligados a adaptar sus ideas y conductas al instructivo desafío planteado por un mercado cada vez más competitivo y eficiente. Al hacer eso, han tenido que cambiar algunas de sus ideas anteriores sobre la manera de gestionar las finanzas islámicas y han desarrollado herramientas que disminuyen significativamente la brecha entre las finanzas convencionales y las islámicas. Esto, a su vez, ha llevado a algunos musulmanes a cuestionarse si las finanzas islámicas y las convencionales son tan diferentes como había imaginado la primera generación de defensores de las finanzas islámicas.

Vogel: En este sentido, los debates actuales sobre cómo justificar y regular las finanzas islámicas desde un punto de vista religioso revelan tensiones subyacentes que pueden surgir si los musulmanes tratan de recuperar una sharia entendida sobre todo como una serie de reglas expuestas en antiguos libros de fiqh . Importantes creadores de opinión dentro de las finanzas islámicas –expertos en ley religiosa (fuqaha), grandes teóricos de la economía islámica (“economistas islámicos”) y destacados profesionales del sector (“banqueros islámicos”)– mantienen estos debates con la convicción de que serán cruciales para el futuro de las finanzas islámicas.

Las nuevas formas de transacción económica han sacado el problema a la luz con más fuerza. Con estas flexibles y polivalentes innovaciones que ofrecen maneras cada vez más sutiles de aislar los componentes islámicos dentro de transacciones más amplias que, por lo demás, no son islámicas, los críticos dicen que las finanzas islámicas podrían llegar a ser prácticamente idénticas a las convencionales, excepto por algunos costes de transacción adicionales. Muchos consideran que gran parte de las prácticas actuales no son más que simples artificios legales, una serie de transacciones diseñadas para producir indirectamente un resultado que sería ilegal si se obtuviera directamente.

Los críticos argumentan que los expertos en la sharia carecen del conocimiento y la experiencia suficientes para tomar decisiones que afecten a la industria financiera en su conjunto. Así pues, la cuestión es si el proceso de toma de decisiones acerca del cumplimiento de la sharia en las finanzas islámicas –ya sea en organismos reguladores o en instituciones financieras individuales– debería de algún modo ampliarse para otorgar el mismo peso a las opiniones de quienes no son expertos en la ley islámica.

¿Cuál es la posibilidad de que se produzca una mayor convergencia entre los productos financieros convencionales y los basados en la sharia? ¿Fomentará la integración de las dos opciones financieras un mayor apoyo a las finanzas islámicas por parte de los inversores que antes se mostraban reacios?

Hefner: La introducción de instrumentos financieros islámicos en la banca convencional ofrece la posibilidad de atraer a millones de inversores musulmanes que de lo contrario se mostrarían indecisos y plantearían muchas reservas. Al permitir participar a quienes de otro modo permanecerían fuera del sistema, las finanzas islámicas tienen el potencial para mejorar el bienestar de la gente y reducir de un modo significativo las demandas de grupos políticos que en otras circunstancias podrían oponerse a los programas de desarrollo de sus respectivos gobiernos.

Shamshad Akhtar: Aplicar e integrar con éxito los instrumentos islámicos en las finanzas convencionales ha ayudado a cerrar importantes y complejos acuerdos de financiación procedente de múltiples fuentes. La financiación de proyectos ha permitido diversificar los riesgos, movilizar los recursos, compartir los beneficios y prestar servicios a las partes contractuales. Dichos acuerdos han demostrado que las finanzas convencionales y las islámicas pueden combinarse y convivir en un marco legal y regulador común.

Tras los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, muchos inversores, políticos y ciudadanos estadounidenses de a pie opinan que las finanzas islámicas pueden servir para financiar las actividades terroristas y fomentar el radicalismo islámico. ¿Hasta qué punto están justificados estos temores?

Hefner: No hay evidencias de que las finanzas islámicas hayan apoyado alguna vez a movimientos de naturaleza terrorista. De hecho, en lugar de ser una herramienta al servicio del radicalismo político, la banca islámica fomenta la estabilidad económica y social. El consenso necesario para promover las finanzas islámicas ha llevado a la mayoría de sus partidarios a distanciarse de la política de trincheras y a fomentar el apoyo entre los principales actores estatales y sociales.

Warde: Tras el 11-S, las instituciones financieras y la banca islámicas se convirtieron en el blanco de quienes estaban dispuestos a relacionar cualquier fenómeno islámico con el terrorismo. En un clima de desconfianza generalizada, los bancos islámicos –y en general, los bancos de países de mayoría musulmana– fueron considerados culpables hasta que se demostrase lo contrario. Prácticamente todos los trabajos sobre “las finanzas secretas del terrorismo” formularon este tipo de acusaciones. 16 El gobierno estadounidense exigió a las autoridades financieras extranjeras, incluyendo a las de Arabia Saudi, que vigilaran de cerca a los bancos islámicos. El impacto sobre el sector fue considerable, pues hasta ese momento las finanzas islámicas se habían integrado bastante bien en la economía global y se veían como una manera de contrarrestar en gran medida al extremismo islámico. En respuesta a esta hostilidad manifiesta, los esfuerzos para coordinarse a nivel internacional y normalizar la situación se volvieron más intensos y se orientaron mejor.

Vogel: La experiencia de las finanzas islámicas indica que la aplicación de la sharia no tiene por qué conducir al extremismo, el rechazo de los valores occidentales o el fortalecimiento de los colectivos sociales reaccionarios. Muy al contrario, las iniciativas de carácter islámico pueden mejorar la vida de los musulmanes sin provocar ningún conflicto social, político o internacional.

¿Cómo está respondiendo la comunidad política y el sector empresarial estadounidenses a los desafíos y oportunidades planteados por el desarrollo de las finanzas islámicas?

Angelo Venardos: 17 Existe un nicho de mercado accesible a los productos financieros islámicos en EE.UU. y poco a poco está aumentando la demanda de formación en finazas islámicas. Sin embargo, la imagen desfavorable del Islam y la falta de información sobre esta religión en general y sobre las finanzas islámicas en particular pueden dificultar el desarrollo de este sector en EE.UU. Cambiar esta situación llevará tiempo.

Implantar las finanzas islámicas en EE.UU. también podría resultar muy difícil debido a que los profesionales estadounidenses carecen de los conocimientos y la experiencia suficientes en este tipo de productos. Dado que las finanzas islámicas no son muy conocidas, es poco probable que el inversor medio se anime a investigar los entresijos de este sistema financiero, a menos que sea consciente del enorme potencial de este mercado sin explotar.

Por otro lado, hay algunos bancos e instituciones financieras estadounidenses muy importantes –Freddie Mac, American Finance House, HSBC o Citibank, entre otros– que comenzaron a ofrecen productos financieros islámicos a partir 2001, incluyendo financiación para adquirir viviendas. El establecimiento de índices Dow Jones “islámicos” es otra novedad prometedora de las finanzas islámicas. 18 

Los principales desafíos a los que se enfrentan las finanzas islámicas en EE.UU. son: comprender adecuadamente el papel de la sharia a la hora de adaptar los productos y servicios, cumplir con las regulaciones de la Reserva Federal y el resto de autoridades económicas, armonizar la interpretación de la sharia con los productos y servicios permitidos, poseer el suficiente personal con conocimientos de la sharia y superar los sentimientos antiislámicos surgidos tras el 11-S.

Bibliografía recomendada

-    Olivier Carré, “La doctrina de la economía islámica”, en El Islam laico: ¿Un retorno de la gran tradición? , Bellaterra, Barcelona, 1996, pp. 101-115.
-    VVAA., La banca islámica sin intereses , AECI, Madrid, 1999.
-    Muhammad Baquer al-Sadr, “ La economía islámica ”, revista Alif Nûn nº 41, septiembre de 2006.
-    Faeyz M.J. Abuamria, El mecanismo de funcionamiento de los bancos islámicos , Universidad de Granada, Granada, 2007.
-    Volker Nienhaus, “ El sistema económico islámico: ¿Una amenaza para el desarrollo? ”, revista Alif Nûn nº 101, febrero de 2012.
-    Dr. Abdulaziz Sachedina, “ La cuestión de la riba en la fe y la legislación islámicas ”, revista Alif Nûn nº 101, febrero de 2012.
-    Abdelmalik Hamza, " Fundamentos de la economís islámica ", revista Alif Nûn nº 101, febrero de 2012.

 

Notas
1 Traducción, extracto y adaptación del artículo publicado en Asia Policy nº 6, julio 2008, pp. 1-14. Fuente: http://www.nbr.org/publications/asia_policy/Free/AP6/AP6_B_IslamicQA.pdf   Versión en español elaborada por el equipo de traductores de Alif Nûn . (Nota de la Redacción).
2 Ibrahim Warde es profesor adjunto en la Fletcher School of Law and Diplomacy (Escuela Fletcher de Derecho y Diplomacia) de la Universidad Tufts (Boston, EE.UU.).
3 Mudabara es un contrato por el que el poseedor del capital lo invierte en un proyecto económico y el receptor proporciona la experiencia y la gestión del proyecto. Los beneficios se reparten según un acuerdo previo, y si se incurre en pérdidas económicas solo las asume el que posee el capital. Se considera que el gestor del proyecto también asume pérdidas, pues ha invertido su tiempo y su trabajo.
Musharaka es una forma de asociación por la que ambas partes, el poseedor del capital y el gestor del mismo, entran en una sociedad conjunta. Las dos partes se reparten tanto los beneficios como las pérdidas, según lo fijado en un acuerdo previo. Para más información, véase Celia de Anca, “Banca islámica y crisis del sistema financiero”, Afkar-Ideas, invierno 2008/2009. (Nota de la Redacción).
4 La garantía subsidiaria son las propiedades o los activos ofrecidos por un prestatario para asegurar un préstamo u otro crédito. Si el prestatario no es capaz de devolver el préstamo, el prestamista puede embargar la propiedad o los activos ofrecidos como garantía por el prestatario. (Nota de la Redacción).
5 Shamshad Akhtar es gobernador del Banco de Pakistán.
6 Zeti Akhtar Aziz es gobernador del Banco de Negara, Malasia.
7 El apalancamiento es la relación entre capital propio y crédito invertido en una operación financiera. Al reducir el capital inicial que es necesario aportar se produce un incremento de la rentabilidad obtenida, pero también aumentan los riesgos de la operación, dado que se produce una mayor exposición a la insolvencia o incapacidad de atender los pagos. Se trata, por tanto, de usar el endeudamiento para financiar una operación. Es decir, en lugar de financiar una operación con fondos propios, una parte se financiará con fondos propios y otra con un crédito. (Nota de la Redacción).
8 Robert W. Hefner es profesor de antropología en la Universidad de Boston.
9 Frank E. Vogel es asesor y experto independiente. Entre 1987 y 2007 fue profesor de legislación islámica en la Universidad de Harvard.
10 El 28 de junio de 2011 cambió su nombre por el de Organización para la Cooperación Islámica. (Nota de la Redacción)
11 La banca comercial es la más conocida por el gran público, la que trabaja a través de las típicas sucursales bancarias. Su negocio principal consiste en pagar por el dinero que depositan sus clientes y cobrar por los créditos que concede. La diferencia entre lo que cobra y lo que paga debe ser positiva, ya que ahí reside su beneficio más básico. En contraste, La banca de inversión se dedica a sacar empresas a Bolsa, diseñar y ejecutar fusiones, ventas de divisiones entre empresas, emisiones de bonos, etc. No tiene una gran red de sucursales, sino unas pocas oficinas de gran tamaño. De acuerdo al autor, ambas formas de banca tienden a fusionarse en la actualidad. (Nota de la Redacción).
12 Un derivado financiero o instrumento derivado es un producto financiero cuyo valor se basa en el precio de otro activo. El activo del que depende toma el nombre de activo subyacente; por ejemplo, el valor de un futuro sobre el oro se basa en el precio del oro. Los subyacentes utilizados pueden ser muy diferentes: acciones, índices bursátiles, valores de renta fija, tipos de interés o materias primas.
13 Un swap o permuta financiera es un contrato por el cual dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. Normalmente los intercambios de dinero futuros están referenciados a tipos de interés, llamándose IRS (Interest Rate Swap ) aunque de forma más genérica se puede considerar un swap cualquier intercambio futuro de bienes o servicios (entre ellos de dinero) referenciado a cualquier variable observable. (Nota de la Redacción).
14 Nik Norzrul Thani es presidente y socio de Zaid Ibrahim & Co., una de los principales y más grandes bufetes de abogados de Malasia.
15 La Corporación de Seguro de Depósitos es una agencia que tiene como misión garantizar que los clientes de un banco puedan recuperar su dinero si dicho banco quiebra, de modo que abastece de dinero cuando las instituciones financieras fracasan. (Nota de la Redacción).
16 Véase, por ejemplo, Loretta Napoleoni, Yihad. Cómo se financia el terrorismo en la nueva economía , Urano, Barcelona, 2004. (Nota de la Redacción).
17 Angelo Venardos es director ejecutivo del Heritage Trust Group, sociedad con sede en Singapur y dedicada a la administración de los bienes y la administración de los activos de grandes empresas.
18 Indice bursátil Dow Jones es cualquiera de los 130.000 índices bursátiles elaborados por la empresa Dow Jones Indexes, LLC. El Promedio Industrial Dow Jones ( Dow Jones Industrial Average o DJIA, en sus siglas inglesas) es el más importante de todos y refleja el comportamiento del precio de la acción de las treinta compañías industriales más importantes y representativas de Estados Unidos. (Nota de la Redacción).

Anuncios
Relacionados

Las finanzas islámicas en expansión

Artículos - 22/09/2008

Las Finanzas Halal, una oportunidad para todos (I)

Artículos - 18/10/2015

Debate sobre inversiones halal y haram

Artículos - 04/09/1998



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/82645-comprender_las_finanzas_islamicas.html