webislam

Domingo 15 Septiembre 2019 | Al-Ajad 15 Muharram 1441
754 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

La moriscología como área científica

La Moriscología es la ciencia o parte de la ciencia histórica que estudia a los moriscos, objeto muy definido de esa ciencia

09/11/2012 - Autor: Mikel de Epalza - Fuente: www.ribatal-andalus.org
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Mikel de Epalza

La Moriscología es la ciencia o parte de la ciencia histórica que estudia a los moriscos, objeto muy definido de esa ciencia.

Utiliza para su investigación diversos elementos de las ciencias históricas en general, con fuentes y metodologías variadas y complementarias, para un conocimiento más amplio y seguro de los moriscos en la realidad de su sociedad y de su tiempo. La Moriscología cuenta actualmente con más de un centenar de investigadores, que van publicando los resultados de sus trabajos en los variados campos de esta área científica.

En una introducción al tema de los moriscos, antes y después de la expulsión, puede ser útil el presentar algunos de los elementos principales de la Moriscología. Por una parte, esclarece el fundamento de nuestro conocimiento sobre los moriscos, basado en la ciencia y la investigación actuales. Por otra parte, introduce al estudioso en el entramado científico del trabajo de investigación que se realiza en esta área científica, para que pueda eventualmente participar en la investigación de nuevos temas, en alguna de sus parcelas.

Fuentes para el estudio de los moriscos

Las fuentes o documentos en que tiene que basarse el conocimiento científico propio de la Moriscología son, en lo esencial, las mismas que las de toda investigación sobre historia del siglo XVI y XVII. Pero no es inútil recordar algunas grandes categorías de documentos que utilizan los moriscólogos o investigadores en Moriscología, ya que presentan algunos aspectos específicos.

La documentación más voluminosa es, evidentemente, la archivística, en una sociedad como la hispánica del siglo XVI, con importantes estructuras administrativas y abundancia de soporte escrito. Los moriscos, como parte importante de la sociedad española de la época, figuran en toda clase de documentos archivísticos, de archivos estatales, eclesiásticos, municipales, notariales, etc., especialmente en las zonas en que eran más numerosos (Andalucía, Valencia, Aragón, Extremadura, ambas Castillas y Cataluña). Destacan por su riqueza los archivos del Tribunal de la Inquisición, dada la presunta disidencia religiosa de muchos «cristianos nuevos de moros». Estos archivos y su documentación contienen múltiples informaciones sobre aspectos de su vida: económicos (propiedad, producción, fiscalidad…), militares, religiosos, culturales y sociales en general.

Textos narrativos de toda clase dan también informaciones sobre los moriscos, especialmente las crónicas políticas, los relatos de viajes y algunos textos religiosos. También pueden sacarse informaciones de textos literarios de la época (obras de teatro, novelas…). Algunos documentos iconográficos son también fuente para investigaciones científicas sobre los moriscos, como la colección de seis cuadros depositados en la Caixa d’Estalvis de València, en Valencia, describiendo con todo lujo de detalles la expulsión por diversos puertos valencianos y por Orán, realizado por un pintor anónimo, contemporáneo de los hechos.

Un género muy particular de fuentes sobre su vida y creencias son los documentos que emanan de los propios moriscos, documentación interna de la comunidad islámica o declaraciones a los cristianos registradas en la documentación inquisitorial. Los textos religiosos para uso interno de esos musulmanes están escritos en árabe o en lengua romance, aunque ésta puede estar transcrita en escritura árabe o latina (la llamada literatura aljamiado-morisca, de singular valor documental para las creencias de los moriscos).

Las fuentes arqueológicas o restos de la cultura material morisca son bastante escasas, tanto en España como en el Norte de África. Han sido recogidas y bastante bien estudiadas en el caso de Túnez.

Porque hay que decir que toda esta documentación, en proporciones diversas, se encuentra tanto en España como en otros países europeos y en países musulmanes (Marruecos, Níger, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Turquía).

El descubrimiento de nuevas fuentes renueva constantemente la investigación en Moriscología. Pero ésta cuenta sobre todo con nuevos métodos científicos para interpretar esa documentación y extraer de ella nuevas informaciones. Bibliografías y análisis de la producción científica.

El inicio de la bibliografía o producción científica moderna sobre los moriscos se fecha generalmente hacia 1950, aunque muchas publicaciones anteriores contienen material científicamente aprovechable 13. La primera valoración bibliográfica científica de los escritos sobre los moriscos es la de Juan Reglá, en su prólogo a la reedición en un volumen de tres estudios suyos previamente publicados, en 1964 14. La aparición de nuevos trabajos científicos provocó recensiones bibliográficas, a lo largo de toda la década 15. En 1971, Reglá, en el prólogo de la segunda edición de su mencionado libro, completaba sus aportaciones de 1971.

La necesidad de recoger de forma exhaustiva la ya abundante bibliografía sobre los moriscos, como tema independiente de otras disciplinas conexas, se hizo sentir con ocasión de las investigaciones de algunas tesis doctorales y obras generales, durante la década de los 70.

Louis Cardaillac recogía en su tesis doctoral, de amplia temática morisca (defendida en la Universidad de Montpellier en mayo de 1973), lo esencial de la bibliografía sobre los moriscos, que iba a ser estudiada y ampliada por otros, especialmente por el libro de Domínguez Ortiz y Vincent 16. Mercedes García Arenal, también como consecuencia de su tesis doctoral, publicó una pequeña antología de textos sobre los moriscos, con una bibliografía presentada y comentada17. También Míkel de Epalza, como introducción a una miscelánea sobre los moriscos exiliados, hizo con Ramón Petit una bibliografía específica sobre este tema y la ha presentado y comentado en varias ocasiones 18.

Los tres investigadores iban a proseguir su labor bibliográfica con nuevos colaboradores. Louis Cardaillac orientaría a Martine Ravillard para realizar una labor de recopilación de la bibliografía general sobre los moriscos, con tendencia a la exhaustividad 19. Mercedes García Arenal, además de realizar sus propios balances bibliográficos 20, ha dirigido el trabajo académico de Miguel Ángel de Bunes sobre las líneas principales de la investigación sobre los moriscos, desde el siglo XVI hastanuestros días 21. Míkel de Epalza siguió publicando bibliografías sobre moriscos en el Magreb, con Muhieddine Benali, Abdelhakim El Gafsi y Nureddine Hlioui 22, y sobre moriscos en el Xarc-Al-Andalus o Levante de Al-Andalus, con María Jesús Paternina y Antonio Couto y especialmente con Francisco Franco 23.

Junto a estos tres grandes ejes de recopilación bibliográfica especializada en moriscos, con tendencia a la exhaustividad, hay que mencionar otras publicaciones de investigadores que hacen balances selectivos en este campo. Ricardo García Cárcel se interesa sobre todo por la evolución de los estudios sobre los moriscos hacia investigaciones sociológicas, en una excelente panorámica 24. Abdeljelil Temimi abre perspectivas para futuros trabajos 25. Darío Cabanelas ha presentado recientemente los estudios sobre aspectos religiosos de los moriscos, con notables lagunas 26.

Siempre desde el punto de vista bibliográfico, tres acontecimientos recientes son claras pruebas de la especificidad de la Moriscología como área científica. En 1988 y 1989 se han publicado sendos cuadernos bibliográficos, realizados por la bibliotecaria del Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe, Paz Fernández, sobre mudéjares y sobre moriscos 27. Más aún, la profesora Consuelo López-Morillas lleva a cabo una recensión bibliográfica de las publicaciones en el campo aljamiado, que aparecerá anualmente en la revista The Years Work in Modern Language Studies 28.

Finalmente -y esto es lo más significativo e importante-, se ha iniciado en 1989 la publicación de un boletín bibliográfico consagrado a estos temas, denominado Aljamía, con la colaboración inicial de investigadores de las Universidades de Oviedo y de Alicante 29. Este boletín, que reunía respectivamente, en sus dos primeras ediciones anuales, 108 y 220 títulos recientes en sus secciones «mudéjares y moriscos» y «textos aljamiados», es la mejor muestra de la vitalidad y de la especificidad de esta área de investigación y publicaciones.

El boletín Aljamía promete además bibliografías monográficas y ofrece una sección de noticias: congresos, publicaciones en prensa o en curso, proyectos, etc.

Define así todo el conjunto del ámbito de la Moriscología y permite desgajar su bibliografía de otras más amplias 30.

Principales líneas metodológicas de investigación

No se pretende en pocas páginas analizar las líneas de investigación en Moriscología, como lo han hecho los bibliógrafos y especialistas ya mencionados. Pero se pretende aportar modestamente unos esclarecimientos nuevos, aunque quizás obvios, a la variedad de enfoques que se advierte en este campo científico.

Hay que advertir también que todas las orientaciones científicas que conviven en el conjunto de la Moriscología son complementarias y no mutualmente excluyentes. Por consiguiente, cada investigador, cada publicación o cada grupo de trabajo puede y suele utilizar varios de esos enfoques. Las grandes líneas de investigación no señalan más que eso, grandes líneas, no clasificaciones. La realidad evidente del enfoque pluridisciplinar que han tenido generalmente los estudios moriscológicos explica el hecho de que muchas de sus investigaciones y publicaciones son fruto de trabajos colectivos, como se verá más adelante.

En dos grandes troncos, complementarios y mutuamente implicados, pueden agruparse las principales líneas de las investigaciones y publicaciones de Moriscología: una orientación predominantemente histórica y una orientación predominantemente cultural.

La orientación histórica se interesa sobre todo por conocer a los moriscos en su tiempo y sociedad. Analizará los problemas cronológicos y situará todos los temas en sus coordenadas sociológicas y políticas. Los elementos demográficos, de cuantificación y distribución de la población morisca, tanto geográficamente como por grupos de edad y otros, serán muy importantes. También analizará las dimensiones socio-económicas de la población morisca, dimensiones complejas pero muy abundantemente documentadas. Las relaciones de los moriscos con el conjunto de la sociedad cristiana, especialmente en sus enfrentamientos, están bastante bien documentadas y han sido objeto de muy numerosos estudios históricos.

La orientación que podemos definir como cultural se interesa sobre todo por la expresión misma de esos moriscos: su lengua (tanto en árabe como en las diversas lenguas romances de la península o, después de la expulsión, en la perduración de su uso de esas lenguas romances en el exilio magrebí), los textos en los que se expresan (literatura aljamiado-morisca), las creencias islámicas y sus prácticas, la adopción progresiva de cultemas hispánicos o su pérdida progresiva en el exilio.

Podrían simplificarse esas dos orientaciones en función de dos actitudes previas: para unos investigadores los moriscos son un sector específico de la sociedad española del XVI-XVII y para otros son un elemento del mundo islámico insertado en esa sociedad. Con estas definiciones ya se ve cómo las diferencias son sobre todo de punto de vista, sobre una misma realidad.

Hay también unas diferencias metodológicas, de las ciencias de las que parten las investigaciones, dentro del acervo común de las ciencias humanas o históricas. Se pueden clasificar en tres líneas, correspondientes a distintas Facultades de la Universidad.

Una «línea ideológica», especializada en el pensamiento, la cultura y la teología, en la islamología y las relaciones íslamo-cristianas, correspondería a las metodologías de las Facultades de Filosofía, y también de Teología. Una «línea filológica», especializada en las lenguas, en léxicos y etimologías, en textos históricos y análisis literarios, correspondería a las metodologías de las Facultades de Filología.

Una «línea histórica», finalmente, especializada en la sociología, demografía y economía y también la política, tanto en la Edad Media como en los siglos XVI-XVII, correspondería a las metodologías de las Facultades de Geografía e Historia, así como de Sociología, Ciencias políticas y Económicas.

Encuentros científicos y otras publicaciones colectivas

Los encuentros científicos (congresos, coloquios, simposios, mesas redondas, etc.) son una manifestación importante de la vitalidad de una ciencia, en este caso de la Moriscología, en los últimos 20 años. Son ocasión de encuentros para comunicarse los más recientes descubrimientos -hay que traer a esos encuentros ponencias y comunicaciones de tema inédito-, para iniciar nuevas investigaciones inspiradas por la confrontación de pareceres entre colegas y, especialmente, para publicar las actas con los trabajos presentados, cuyos textos llegan así a un ámbito científico más amplio que el de los investigadores presentes en esos encuentros.

Se puede decir que el primer congreso de Moriscología fue el de 1972 en Oviedo, el «Coloquio Internacional sobre Literatura Aljamiada y Morisca», organizado por el profesor Álvaro Galmés de Fuentes, cuyas actas se publicaron cinco años más tarde 31. Aunque estaba centrado principalmente en la producción escrita de mudéjares y moriscos -la literatura aljamiada y morisca-, ya abría el campo, en sus últimas ponencias, a aspectos sociológicos. Fue también el origen de una nueva conciencia colectiva de fraternidad y comunidad de intereses científicos entre los investigadores sobre los moriscos. Esta conciencia colectiva se manifestaría, en las casi dos décadas que nos separan del congreso de Oviedo, en múltiples manifestaciones de encuentros, instituciones y publicaciones.

En 1980, el interés por el tema morisco en la región valenciana motivó la organización de un pequeño Symposium Internacional sobre Moriscos en Alicante y su región en la Universidad de Alicante. Sus trabajos dieron origen a una publicación bibliográfica sobre el tema 32. Pero la novedad de este encuentro fue, quizás, la toma de conciencia de que no se podía estudiar a los moriscos desligados de sus predecesores mudéjares y andalusíes en la región, o desligados del conjunto de la civilización islámica, como si fueran un fenómeno meramente marginal de la sociedad hispánica del XVI. En este encuentro se amplió equilibradamente los aspectos lingüísticos y literarios predominantes en el encuentro de Oviedo con otros aspectos sociológicos e islamológicos.

Esta amplitud temática, que define ahora a la Moriscología, se dio aún más el año siguiente (1981) en Montpellier, en la Table Ronde Internationale «Les Morisques et leur temps», organizada por el profesor Louis Cardaillac. También ha dado origen a un voluminoso libro de actas 33. En este encuentro la solidaridad científica entre moriscólogos cristalizó en la iniciativa del profesor Abdeljelil Temimi de fundar una asociación, el CIEM (Comité Internacional de Estudios Moriscos), que eligió su órgano dirigente y del que Temimi ha sido desde entonces el gran animador.

En efecto, las actividades colectivas de los moriscólogos se centran, en estos últimos años, en los encuentros organizados por Abdeljelil Temimi en Túnez 34.

En 1983 se celebraba en Túnez el II Symposium Internacional del CIEM sobre el tema «Religión, Identidad y Fuentes Documentales sobre los Moriscos Andalusíes».

La abundante participación a ese congreso dio origen a dos volúmenes de actas 35. Este encuentro consagró la amplitud y variedad de metodologías que se encontraban en el estudio de la Moriscología. También consagró el interés y la participación de investigadores árabes en el estudio de los moriscos, considerados siempre como la última etapa de la presencia islámica en Al-Andalus, aspecto que enriquece con nuevas aberturas los estudios hispanísticos de Moriscología.

En 1984 se celebraba, también en Túnez y organizada por el profesor Temimi, la Primera Mesa Redonda del CIEM sobre «La literatura aljamiado-morisca: hibridismo lingüístico y universo discursivo», con un grupo más limitado de participantes, en la línea del encuentro de Oviedo de 1972. Sus actas forman un nuevo volumen de estudios de Moriscología 36.

En 1986 el profesor Temimi volvía a organizar el III Simposio Internacional de Estudios Moriscos sobre «Las prácticas musulmanas de los moriscos andalusíes (1492-1609)» cuyas actas también han dado origen a un nuevo volumen de estudios de Moriscología 37. Este congreso consagra la orientación islamológica que ha caracterizado el estudio de los moriscos de estas dos últimas décadas, por el impulso paralelo y a veces concertado de cuatro elementos: 1) el impulso de la literatura islámica en castellano (estudios aljamiado-moriscos de Galmés y otros); 2) la incorporación decisiva a los estudios moriscológicos de arabistas españoles (García Arenal, Labarta, Epalza y otros); 3) la decisiva tesis doctoral de Cardaillac, que ponía el tema religioso islámico en el centro del «problema morisco»; y 4) la incorporación masiva de historiadores musulmanes a la Moriscología (Enan, Temimi, Gafsi, Razuq y otros).

En 1989 se celebró, también en Túnez pero en el marco del nuevo centro del doctor Temimi en Zaghouan (el CEROMDI, del que se hablará a continuación), el IV Symposium del Comité Internacional de Estudios Moriscos (CIEM) sobre «Métiers, vie religieuse et problématique d’histoire morisque» (Zaghouan, 1990), y se está preparando el V Symposium para 1991 o 1992. La celebración de esos cuatro Symposiums y de la Mesa Redonda, organizados por el actual Presidente del CIEM, en Túnez y Zaghouan, indica no sólo su ingente labor de coordinador y organizador, sino la cohesión y continuidad de los trabajos realizados por los estudiosos de Moriscología.

A finales de 1990 se celebró también un Congreso Internacional sobre «La expulsión de los moriscos. Sus consecuencias en el mundo islámico y en el mundo cristiano» en la localidad catalana de Sant Carles de La Ràpita, donde se halla el puerto de los Alfacs, por donde fueron expulsados en 1610 más de 40.000 moriscos de Aragón y de Cataluña. Patrocinado también por el CIEM y organizado científicamente por su Vice-Presidente el profesor Epalza, este encuentro alrededor de un tema determinado entra en la serie de reuniones científicas que hacen adelantar la ciencia de la Moriscología.

Otro congreso magrebí estuvo consagrado en gran parte a los moriscos, en el marco del tema de la caída de Granada y la pérdida de Al-Andalus: el IX Encuentro del Pensamiento Islámico, en Tremecén (Argelia), en 1975 (1395 de la Hégira). Sus ponencias y discusiones, muy originales en el ámbito de los estudios de Moriscología, fueron publicadas en dos ediciones38. Dos temas principales, muy expresivos de la forma cómo los árabes ven el tema de los moriscos, dominaron en las intervenciones: la consideración de los moriscos como los últimos andalusíes o musulmanes de Al- Andalus y la reflexión sobre su relación con el poderoso imperio otomano en el siglo XVI.

Hay que mencionar también, en el campo de la investigación sobre los moriscos, los Simposios de Mudejarismo que se celebran en Teruel. Aunque se refieren sobre todo a los mudéjares, a su sociedad y a su arte, se van abriendo cada vez más a los sucesores de aquellos musulmanes en la sociedad cristiana, los moriscos.

Los congresos no son la única forma de trabajo colectivo. En la inauguración de la Mesa Redonda de 1984 se indicaba que ya desde el siglo pasado «los esfuerzos por comprender los textos aljamiado-moriscos… tienen una característica común muy notable: son el fruto de trabajos en equipo» 39.

Y señalaba la publicación de la Colección de textos aljamiados en 1888 y el catálogo de los Manuscritos árabes y aljamiados de la Biblioteca de la Junta en 1912, fruto de un equipo formado por Julián Ribera y sus colaboradores 40.

En esta dimensión colectiva que han tenido a menudo los trabajos de Moriscología, sin perder por ello los valores del trabajo individual de cada investigador, merecen mencionarse tres volúmenes misceláneos, coordinados respectivamente por Míkel de Epalza y Mustafa Slimane Zbiss, para los dos primeros, sobre los moriscos expulsados y su instalación en el Magreb 41, y por Louis Cardaillac y Bernard Vincent, para el último, sobre los moriscos y la Inquisición 42. Son un ejemplo más del carácter interdisciplinar y de la facilidad de cooperación entre investigadores de esta área científica.

Finalmente, otros dos importantes volúmenes son también fruto de una investigación que se presenta colectivamente, con preponderancia de los estudios sobre literatura aljamiado-morisca: son los tres volúmenes ofrecidos a Álvaro Galmés de Fuentes 43 y el volumen especial consagrado a esa literatura por la Nueva Revista de Filología Hispánica, en 1981 44.

Centros de investigación específicos

De todo este esfuerzo visible de publicaciones individuales y colectivas y de encuentros y congresos se puede inferir que hay unas instituciones y, sobre todo, un personal investigador especializado. Junto al esfuerzo individual, cabe preguntarse por la infraestructura institucional de la Moriscología como ciencia o área específica.

La infraestructura institucional más importante para estas investigaciones es, evidentemente, la Universidad en diversos países. Es la que proporciona tiempo y material para los investigadores, individual y colectivamente. junto al meritorio trabajo individual, pueden señalarse algunas Universidades con equipos de investigadores, que son actualmente (por riguroso orden alfabético) en España los equipos de las Universidades de Alicante, Barcelona-Central, Córdoba, Granada, Madrid- Complutense, Oviedo, Santander y Zaragoza, y fuera de España Argel, Montpellier, París (Centre d’Etudes Historiques), Puerto Rico, Toronto, Tubinga, Túnez y Vancouver. Es de esperar que esta lista se amplíe en los próximos años, con la labor de formación de nuevos investigadores.

Pero no sólo en la Universidad se hace investigación sobre moriscos. Las dos sedes de Madrid y Barcelona del Consejo Superior de Investigaciones Científicas tienen sendos equipos de investigación en Moriscología, tanto del siglo XVI (con Mercedes García Arenal) como de mudéjares medievales (con María Teresa Ferrer i Mallol), respectivamente. Y, curiosamente, la investigación sobre los moriscos se realiza a partir de toda clase de situaciones profesionales: profesores de enseñanza media, archiveros, cronistas locales, etc., que publican investigaciones valiosas, en diversos campos.

Hay que mencionar, además, dos instituciones específicamente dedicadas a la investigación en Moriscología, las dos en Túnez. La primera, desde los inicios de los años 70, es el Centro de Estudios Hispano- Andalusíes, fundado por Slimane Mustafa Zbiss en el marco del Institut National d’Archéologie et d’Art, del Ministerio de Cultura tunecino. El equipo de este Centro ha realizado una meritoria labor de recogida de datos sobre los andalusíes y sus descendientes en Túnez, especialmente desde el punto de vista arqueológico, archivístico y antroponímico. El Centro ha publicado varios libros sobre el tema, y sus miembros -especialmente los señores Zbiss y El Gafsi- han colaborado y siguen colaborando en diversas publicaciones y encuentros, con sus trabajos sobre los moriscos y sus descendientes, en territorio tunecino.

La otra institución especializada en los estudios de Moriscología es el CEROMDI (Centro de Estudio e Investigación Otomana y Morisca y de Documentación y de Información), centro privado fundado por el profesor Abdellelil Temimi en la ciudad de Zaghouan, a unos 60 kilómetros al sur de la ciudad de Túnez. El CEROMDI alberga una biblioteca y unas instalaciones para estudio y residencia de investigadores. Es actualmente la sede del Comité Internacional de Estudios Moriscos, cuyo presidente es el doctor Temimi, y de las publicaciones que él promueve, de las que muchas tienen relación con los estudios de Moriscología, algunas ya mencionadas anteriormente 45. Es evidente que este Centro, a pesar de su excentricidad geográfica en relación con la documentación hispánica y de sus explicables deficiencias de fondos en castellano, tiene un importante porvenir y puede ser fundamental para el estudio del fenómeno morisco en su contexto islámico y mediterráneo.

Centros de publicación específicos

La Moriscología, como toda área científica, depende también de unas estructuras consolidadas de publicaciones. Es verdad que los trabajos científicos sobre los moriscos aparecen publicados en editoriales y revistas muy diversas. Esto se debe, evidentemente, a que el tema de los moriscos forma parte de muchos universos culturales y científicos, tanto en el ámbito español como árabe, en el campo de los arabistas y en el de los hispanistas. Pero hay algunas instituciones que tienen colecciones y revistas dedicadas con especificidad a esta área científica.

El ya mencionado CEROMDI edita no sólo las actas de los encuentros del CIEM, sino también libros y traducciones de tema morisco 46. Su revista Al-mayalla attárlyya al-magribiyya / Revue XHistoire Maghrébíne da amplios espacios a artículos científicos sobre temas de mudéjares y moriscos, entre otros temas de historia árabe moderna.

Otro importante editor de obras científicas sobre moriscos es la Editorial Gredos, de Madrid, con la serie «Colección de literatura española allamiado-morisca», fundada y dirigida por el profesor Álvaro Galmés de Fuentes (la CLEAM, tan apreciada por los moriscólogos). Además del volumen con las actas de Coloquio de Oviedo de 1972 y del Homenaje a Galmés, ya mencionados 47, ha ido publicando estudios y textos de esta producción en español de los últimos musulmanes de España

La revista Sharq Al-Andalus. Estudios Árabes, de la Universidad de Alicante, es por ahora la única revista científica que dedica una sección especial y regular a la publicación de artículos de investigación sobre mudéjares y moriscos, desde su primer volumen anual, en 1984. Esos artículos se refieren, en su mayoría, a temas de mudéjares y moriscos del Levante de la Península, el Xarc-Al-Andalus de los árabes.

Finalmente, y como culminación de las publicaciones especializadas en Moriscología, el ya mencionado boletín Aljamía, de la Universidad de Oviedo, iniciado en 1989, pretende recoger todas las noticias y publicaciones referentes a esta área de investigación. Tiene por finalidad ser un instrumento de trabajo para los investigadores y un medio multiplicador del conocimiento de su producción. Aljamía es el portavoz y espejo de la Moriscología, como ciencia histórica, en la actualidad.

Notas
13 Ver supra, nota 5.
14 J. Reglá, Estudios sobre los moriscos, Valencia, 1964, 2.ª ed. 1971 (con advertencia preliminar, de carácter bibliográfico), 3.ª ed. 1974 (con todos los textos anteriores y un prólogo de Joan Fuster, pp. 7-16).
15 Las de R. Carande (reeditada en su libro reciente Estudios de historia. 1. Temas de historia de España, Barcelona,1989, pp. 381-402), R. Arié, J. Pignon (reeditado en M. de Epalza-R. Petit, op. cit., pp. 64-76) y P. Chaunu, según R. García Carcel, op. cit., p. 77.
16 L. Cardaillac, Morisques et Chrétiens: un affrontement polémique (1492-1640), París, 1977; trad. esp. M. García Arenal, Moriscos y Cristianos: un enfrentamiento polémico (1492-1640), Madrid, 1979. Bibliografía, en páginas 510-532. Bibliografía semejante, en A. Domínguez Ortiz-B. Vincent, op. cit., pp, 291-313.
17 M. García-Arenal, Los Moriscos, Madrid, 1975. Presentación bibliográfica, pp. 287-296, listado, pp. 297-318. Tesis doctoral Inquisición y moriscos. Los procesos del tribunal de Cuenca, Madrid, 1978, 1983.
18 Op. cit., pp. 5-15, analizada en las introducciones a los diversos trabajos publicados y traducidos en el volumen. Esta bibliografía había sido comentada en M. de Epalza, «Recherches récentes sur les émigrations des ‘Moriscos’ en Tunisie», Les Cahiers de Tunisie, Túnez, XVIII, pp. 69-70, 139-147; «Trabajos actuales sobre la comunidad de moriscos refugiados en Túnez, desde el siglo XVII a nuestros días», Actas del Coloquio Internacional sobre Literatura Aljamiada y Morisca (10 al 16 de julio de 1972), Oviedo-Madrid, 1978, 427- 444, reimpreso en S. M. Zbiss-A. H. Gafsi-M. Boughanmi-M. de Epalza, Etudes sur les Morisques Andalous, Túnez, 1983, 229-241 (resumen en árabe, pp. 91-94).
19 M. Ravillard, Bibliographie commentée des Morisques. Documents imprimés de leur origine à 1978, Diplôme d’Etudes Approfondies, Universidad de Argel, 1979, 264 pp. (con 1059 títulos, estudiados en pp. 162-240), y «Los moriscos en Berbería», Nueva Revista de Filología Hispánica, México, XXX, 1981, pp. 617-629 20 Ver supra, nota 17, y «Últimos estudios sobre los moriscos: estado de la cuestión», Al-Qantara, Madrid, IV, 1983, pp. 101-114.
21 M. A. de Bunes, Los moriscos en el pensamiento histórico. Historia de un grupo marginado, Madrid, 1983. Capítulo específico dedicado a los moriscos del XVI-XVII, en su tesis doctoral La imagen de los musulmanes y del Norte de África en la España de los siglos XV1 y XVII. Los caracteres de una hostilidad, Madrid, 1989.
22 «Recherches sur les Moriscos-Andalous au Maghreb (Bilan et perspectives)», Revue d’Histoire Maghrébine, Túnez, 13-14, 1979, pp.
21-26. También está incluido el tema de los moriscos en bibliografías más generales, como M. de Epalza-M. Benali-A. Gafsi, Bibliographie tunisienne concernant l’histoire de l’Espagne (1956- 1973), Túnez, 1975, 56 p.; «Producción tunecina y argelina sobre historia de España desde la independencia (1956 y 1962)», Índice Histórico Español, Barcelona, XV, 56 bis, 1969/1975, XI-LXII.
23 M. de Epalza-M. J. Paternina-A. Couto, Moros y moriscos en el Levante Peninsular (Sharq Al-Andalus). Introducción bibliográfica, Alicante, 1984. Apéndices con F. Franco Sánchez, en la revista Sharq Al-Andalus. Estudios Árabes, Alicante, 1, 1984, pp. 213-248; 2, 1985, pp. 215-232; 3, 1986, pp. 267-286; 4, 1987, pp. 291-347; 5, 1988, pp. 259-291.
24 Op. cit. Ver trabajo más reciente de A. Vila Moreno, «La expulsión de los moriscos: problemática y estado actual de la cuestión», Academia de Cultura Valenciana. Serie Histórica, Valencia, 2, 1987, pp. 48-80.
25 «Perspectives de la recherche d’histoire morisque», Actas del III Simposio Internacional de Estudios Moriscos. Las prácticas musulmanas de los Moriscos Andaluces (1492-1609), Zaghouan, 1989, pp. 173-176.
26 D. Cabanelas, «Estudio preliminar», en P. Longas, La vida religiosa de los moriscos, reimpr., Granada, 1990, VXII, al que se puede reprochar, además de los defectos que critica en otros (pp. XV-XVI), una notable parcialidad.
27 P. Fernández, «Mudéjares. Repertorio Bibliográfico», Cuadernos de la Biblioteca Islámica «Félix María Pareja», Madrid, 18, 1988, 42 pp.; «Moriscos. Repertorio Bibliográfico», idem, 19, 1989, 79 pp. (349 y 765 títulos, respectivamente).
28 Aljamía, Oviedo, 2, 1990, p. 14.
29 Aljamía. Boletín de Información Bibliográfica. Mudéjares-Moriscos-Textos Aljamiados-Filología Árabo- Románica, Oviedo, 1, 1989, 29 pp.; 2, 1990, 63 pp.
30 En bibliografías arabísticas especializadas, con pretensión de exhaustividad, como las que se publican en la revista Sharq Al-Andalus. Estudios Árabes, Universidad de Alicante, estos últimos años por Epalza-Franco (bibliografía de Xarc-Al-Andalus), P. Balañá Cataluña árabe, Tortosa árabe), Franco (Baleares islámicas).
31 Actas del Coloquio Internacional sobre Literatura Aljamiada y Morisca, Madrid, 514 pp.
32 Ver supra, nota 23.
33 Les Morisques et leur temps, París, 1983, 540 pp.
34 Ver M. de Epalza, «Congresos y publicaciones de historia árabe en época otomana (Túnez)», Awrâq, Madrid, IX, 1983, 540.
35 Religion, Identité et Sources Documentaires sur les Morisques Andalous, Túnez, 1984, 379 y 304 pp.
36 La littérature aljamiado-morisque: hybridisme linguistique et univers discursif, Túnez, 1986, 164-140 pp.
37 Las prácticas musulmanas de los moriscos andaluces (1492-1609), Zaghouan, 1989, pp. 10-189.
38 Al-Asâla, número especial, año 4, número 27, septiembre-octubre 1975/1395, 363 pp.; Muhâdarât wa-munâqasât al-multaqà at-tâsi li-lfikr al-islâmî, vol. 1, 1979/1399, 445pp.
39 M. de Epalza, op. cit., supra, nota 34, p. 9.
40 P. Gil-J. Ribera-M. Sánchez, Colección de textos aljamiados, Zaragoza, 1888. J. Ribera-M. Asín y otros, Manuscritos árabes y aljamiados de la Biblioteca de la Junta, Madrid, 1912.
41 M. de Epalza-R. Petit, Recueil d’Etudes sur les Moriscos Andalous en Tunisie, Madrid, 1973 (con 28 colaboradores) y S. M. Zbiss-A. H. Gafsi-M. Boughanmi-M. de Epalza, Etudes sur les Morisques Andalous, Túnez, 1983 (con 15 colaboradores).
42 Les Morisques et l’Inquisition, París, 1990, 349 pp. (con 18 colaboradores).
43 Homenaje a Álvaro Galmés de Fuentes, Oviedo-Madrid, 1985, 3 vols., 687, 645 y 730 pp. (con 14 colaboraciones directamente relacionadas con mudéjares y moriscos).
44 Nueva Revista de Filología Hispánica, México, XXX, 1981, n.º 1.
45 Ver supra, notas 35, 36, 37, e infra, nota 46.
46 Traducción de parte del libro de L. Cardaillac mencionado supra, nota 16 (Túnez, 1983) y del de L. López Baralt La imagen del Islam en la literatura española. de Juan Ruiz a Juan Goytisolo (en prensa). Ha publicado también el libro de A. Temimi Le gouvernement ottoman et le problème morisque, Zaghouan, 1989, 60-125 pp.
47 Ver supra, notas 31 y 43. El CLEAM ha publicado hasta 1990 diez volúmenes
Extraído del libro “LOS MORISCOS ANTES Y DESPUÉS DE LA EXPULSIÓN”

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/79353-la_moriscologia_como_area_cientifica.html