webislam

Viernes 3 Abril 2020 | Al-Yuma 09 Shaban 1441
821 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Metafísica general (7)

De la transmisión iniciática

15/11/2012 - Autor: Iahia ibn Said Al Andalusi - Fuente: shadilia.com.ar
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Sufismo, poesía y éxtasis místic. Miniatura medieval
Sufismo, poesía y éxtasis místic. Miniatura medieval

La transmisión, es en sí la transmisión de aquello que fue originalmente revelado al Profeta –saws-, para ser genuina, es decir tradicional, debe ser realizada de acuerdo al método del Profeta –saws- y por medio de una cadena ininterrumpida de maestros y aprendices. . Se atribuye al Profeta –saws- haber dicho que “los “sabios” son los continuadores de los Profetas”, evidentemente, la tarea de enseñanza y transmisión requiere de varios elementos para poder ser considerada genuina, de un discípulo, (múrida, derviche, fuqara, aspirante o como se lo desee llamar), de un maestro, versado en lo exotérico, la ley revelada, o la transmisión necesariamente no responderá en algún punto a la completud y unicidad de la revelación original, y por supuesto, que ya haya completado el mínimo indispensable de interiorización del aspecto esotérico de la revelación, de manera que ha penetrado aquello que, idéntico a sí mismo y diferente pero constante en cada maestro de la cadena, constituye la esencia del conocimiento metafísico de la revelación. De una cadena genuina de transmisión, que se inicia el  Profeta –saws- y llega hasta el maestro en cuestión, lo cual es inherente al carácter tradicional de la transmisión, y por último de algunos elementos accesorios que se encuentran presentes en las cofradías sufíes tradicionales.

La transmisión es “iniciática”, y ya decíamos en otra parte que este término ha sido desvirtuado por las novedades de la modernidad, en cuanto introduce al discípulo en la comprensión profunda de la revelación. Existen evidentemente tantos métodos particulares de enseñanza como discípulos, y esta multiplicidad debe ser observada en el marco de la unidad del método del Profeta –saws- es decir, si el método varía de un discípulo a otro, nunca sale de la senda del método en sí, porque posee los elementos del método profético.

Entre estos elementos están el adab, además de la enseñanza del adab mismo, la fidelidad absoluta a la revelación con ausencia total de innovación, y la medida, es decir se transmite a cada discípulo lo que puede interiorizar, intentar forzar al discípulo a adquirir un conocimiento que existe en un plano superior al de su estado es inútil, ineficaz y contraproducente.

El discípulo

La figura del discípulo es central, y sin embargo se suele hablar siempre de las cualidades que debe reunir el maestro, que por supuesto, no son menos importantes, pero aún si se contara con un maestro que reúne las condiciones de saber, ser moralmente íntegro, etc.,  si el discípulo no ha sido llamado al conocimiento este le será inaccesible.

No pone Allah –swt- la llamada a conocer, en quien no está destinado a conocer, de manera tal que en esto discípulo y maestro se deben encomendar, como en todo a Allah–swt- y hacer cada uno su gran esfuerzo.

El que ejercita la intuición racional, se convierte en un intelectual, en un recipiente ávido de percibir realidades, en un libro donde se escriben las Letras Divinas que explicitan para él y solo para él, las Señales Divinas.

Muchas personas, sobre todo desde la aparición y la agresiva difusión de las sectas modernistas, creen que la completud del Islam está en lo exotérico, no aceptan la evidente existencia de lo esotérico, sin lo cual, los actos del rito son ineficaces, no tienen sentido alguno.

Es curioso tener que hablar de esto, ya que una revelación desprovista de lo esotérico carece mayormente de valor, transmitirla es como enseñar equitación con un corcel muerto. Sin embargo aún lo exotérico solo, aunque estará mutilado y desprovisto de su carácter tradicional, y será susceptible de innovaciones, si se escinde de lo esotérico, puede tener una apariencia compleja y llevar años de aprendizaje, será sustancialmente ineficaz, pero tal vez de alguna elevación moral mínima a los espíritus menos evolucionados.

La modernidad, que inicia exactamente en paralelo, en otros campos,  con la aparición de las sectas modernistas del Islam, ha pervertido sustancialmente la religión, ha sido como echar un balde de heces en el estanque puro del Islam. Pero los simples gustan de las heces, no las distinguen del agua pura, y confunden su fetidez con el perfume.
Claro, el sufismo, como práctica tradicional (y central) de Ahl As Suna wal Yama´a, y de la shi´a también, aunque con variantes, es Islam puro, es el aceite esencial del perfume, de este aceite esencial han pretendido prescindir las sectas modernistas, para descentrando la verdadera sabiduría, poner en el centro los detalles y lo fundamental en la periferia o simplemente ignorarlo.
 


Anuncios
Relacionados

Metafísica general (3)

Artículos - 29/10/2012

Metafísica general (9)

Artículos - 18/11/2012

Metafísica general (11)

Artículos - 27/11/2012



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/79090-metafisica_general_7.html