webislam

Sabado 22 Febrero 2020 | As-Sabat 27 Jumada al-Zani 1441
728 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Pugna entre sistemas – Situación Nacional

Aspectos económicos y sociales en el Salvador

01/09/2012 - Autor: Dr.Armando Bukele Kattan - Fuente: aclarandoconceptos.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Dr.Armando Bukele Kattan

Históricamente ha habido una discusión permanente a nivel mundial entre el sistema que se necesita para desarrollar un país, en sus aspectos económico y social. Unos se decantan por una intervención estatal en todos los aspectos, manteniendo una dirección rígida de la economía; otros, por dejar a las empresas que se auto-regulen solas, prácticamente en completa libertad. En el primer caso, el ente regulador es el Estado; en el segundo, se le deja el trabajo, supuestamente al mercado, el cual no siempre se encuentra solo, sino que es manipulado por los grandes. Ambos sistemas por sí solos han fracasado y ahora los países buscan su reacomodo, integrando un plan que mezcle ambos sistemas, con la proporción adecuada de acuerdo a las condiciones de cada país.

Si bien el mercado aparentemente libre, pero en la práctica controlado por los grandes, llámese neoliberalismo o capitalismo salvaje, demostró una habilidad económica más desarrollada para producir; falla estrepitosamente a la hora de repartir. El desarrollo económico se concentra en pocas manos y la brecha entre pobres y ricos se acrecienta. En los países subdesarrollados como el nuestro, fuera de una élite social, a la cual pertenecen los sectores más florecientes de las zonas urbanas, que viven ostentosamente como miembros privilegiados del primer mundo; existen las zonas marginales alrededor de los círculos urbanos, que viven en el cuarto Mundo; hasta los cantones rurales más apartados y pobres, que han caído irremediablemente en el quinto mundo, viviendo un entorno de pobreza y abandono.

Por otro lado, el socialismo extremo (comunismo), eliminando a la empresa privada, pierde ese motor productor básico, de todo desarrollo, que no debe nunca eliminarse, sino tan solo, regularse. Con un sistema de reparto, teóricamente equilibrado, falla al no disponer de lo suficiente, y se establece así el racionamiento y la escasez. El fracaso de ambos sistemas políticos, en su manifestación extrema, comunismo y capitalismo salvaje, se debe en ambos casos a la falta de solidaridad del ser humano.

Incluso, el sálvese quien pueda, que es un egoísmo manifiesto, se vuelve todavía más perverso: Me salvo yo; y que se hundan los demás: egoísmo con maldad incorporada. Todo el Mundo trabaja para su propia conveniencia; el resultado individual se pondera y potencializa. Si en un grupo de individuos, a cada uno se le dará lo que hace, cada quien se esforzará más, para ganar más. Si a ese mismo grupo se le dice que trabaje, y que al final, el trabajo de todos se sumará y se repartirá en partes iguales, cada quien trabajará menos y esperará a que el otro produzca más, para beneficiarse de ello él también; salvo honorosas excepciones.

El ser humano, en términos generales, no ha evolucionado lo suficiente, para ese grado elevado de solidaridad colectiva. En el caso del comunismo, el sistema así colapsa por deficiencia en la productividad, aunque el reparto equitativo garantiza a todos una mínima subsistencia. Si bien es cierto no hay miseria, toda la sociedad subsiste con un elevado grado de uniformidad, a nivel de relativa pobreza, salvo excepciones.

Por otro lado, el liberalismo extremo, o capitalismo salvaje, o neoliberalismo, también fracasó (y su caída tan solo se ha detenido en los países desarrollados por ingentes cantidades de moneda fresca sin respaldo, inyectadas al sistema); porque los más capaces se quedan con todo el pastel, dejando a los segundos y terceros con migajas y a los últimos, incluso sin ellas. La teoría del rebalse, que con exceso de productividad las ganancias rebalsarían y llegaría a los más desposeídos, no solo resultó ser una utopía, sino que desde el principio era un engaño calculado. De esa forma, ambos sistemas fracasaron por la carencia de solidaridad humana. El comunismo a la hora de producir y el neoliberalismo, a la hora de compartir o repartir.

La crisis económica de los Estados Unidos, que casi termina y la de Europa, que apenas comienza, fue producto de ese liberalismo extremo, llamado también capitalismo salvaje, por el papa Juan Pablo II; o neoliberalismo, por los economistas y políticos. Se dejó todo a la regulación del Mercado, permitiendo los abusos financieros; la burbuja inmobiliaria; el descontrol de los seguros; los préstamos sin respaldo, que luego se revendían a mayor precio; las pirámides “fraudulentas y los bonos basura. El Gobierno de Estados Unidos intervino y las grandes empresas que abogaban por cero intervención estatal, suplicaban luego por dicha intervención, o sea, por un socialismo, al estilo de los Estados Unidos, sobre las inversiones, evitando los monopolios, controlando la Bolsa de Valores, los fraudes, las especulaciones fraudulentas, la evasión fiscal, los delitos de cuello blanco (que se pagan con la cárcel) y no es raro encontrar a empresarios que abusan de “información privilegiada” (insider trading) o que maquillan balances y que estafan con ello a los inversionistas y evaden al fisco, y que luego vayan a dar a la cárcel, no importa el capital o poder que dispongan.

Y ya Estados Unidos está hablando de una reforma financiera de grandes proporciones. Estas son todas, medidas socialistas, en el país que pondera la libertad individual. Como otro ejemplo, China popular, otrora subdesarrollada, es ahora la segunda potencia económica mundial, luego de Estados Unidos. Esto se ha logrado, con esa mezcla a lo chino: El capitalismo se aplica: cuando convenga a los intereses del pueblo; cuando resulte más rentable o produzca más y cuando sea de interés nacional; en lo demás, se aplica el socialismo.

Definitivamente la Empresa privada es un motor importante de desarrollo nacional; pero no puede dejarse que opere sola, con las condiciones libres del Mercado, porque en primer lugar, un mercado libre es utópico; porque el Mercado es susceptible de ser manipulado. Además, es similar a la vida marina, el pez grande se come con facilidad a los peces chicos. Se necesita un Estado vigilante, alerta, ágil y fuerte; que evite las distorsiones deliberadas o las disfuncionalidades arbitrarias, especialmente en las Empresas monopólicas y cuasi monopólicas; y en los cárteles oligopólicos, fácilmente identificables.

Por un lado, el Ministerio de Hacienda tiene que fiscalizar, sobre todo a los grandes y reconocidos evasores históricos; y dejar de utilizar definitivamente las prácticas del pasado, de acosar a los micros, pequeños y medianos empresarios, mientras a los grandes, sobre todo a los históricamente protegidos, se les deja impune. A veces no se revisa a los grandes, justificándose por la carencia de inspectores fiscales. Pero se dispone de suficiente número de ellos, cuando se pretende revisar a los medianos y pequeños, acosándolos con los puntos fijos, donde un inspector pasa meses, revisando a un pequeño negocio; controlando la más mínima venta. Y hasta se ocupan agentes encubiertos adicionales, para realizar una supuesta jugosa venta, sin IVA, justo cuando por “casualidad” el agente fijo se encuentra ausente. Tal parece que se cuidan los centavos, pero se descuidan los millones. Todo sea para no molestar a los grandes. En los países pequeños como el nuestro, los grandes consorcios son muchas veces más grandes que el Gobierno en su conjunto; muchas veces, los funcionarios no tienen el valor de enfrentarlos. Muchos tienen miedo y otros consideran más provechoso, quedar bien, que actuar bien. Muchas veces hay síntomas de corrupción, pero siempre es cuestión de costumbre, o de inercia o es parte de la naturaleza del ser humano. Y eso no es patrimonio de nuestro país, ni tampoco es producto del siglo XX o incluso del siglo XXI. Trasciende el tiempo y el espacio.

Ya Leonardo Da Vinci lo decía, hace aproximadamente 500 años, en la Italia del Renacimiento, “¡Oh miseria humana, a cuanto te sometes por el dinero! Por eso, ojo, cuando se privaticen los servicios públicos, aunque lo mejor es que se suspendan definitivamente las privatizaciones. Cuando se ha privatizado, el Estado se ha endeudado para entes nuevos o ha entregado sus activos, a precios irrisorios, desapareciendo las utilidades o reservas históricas, de los entes tradicionales. Y se les otorgan los beneficios a entes privados y el abuso consecuente, de mercados cautivos, siempre oligopólicos, y a veces, hasta perfectos monopolios, y se les deja con libertad absoluta, o simplemente no se hace nada para frenar los abusos y generalmente hace falta voluntad política para corregir las disfuncionalidades y casi no hay políticos dispuestos a intentar corregirlos.

Señalar los abusos de grandes empresas, no debe dar lugar a satanizar a la Empresa privada, o hacer una cacería de brujas sobre todas las empresas grandes, que muchas de ellas, generan empleo, declaran correctamente y pagan sus impuestos a tiempo.

Hemos dicho que no nos gustan los radicalismos. Una crítica destructiva contra la empresa Privada en su conjunto, es negativa e improcedente. Pero tampoco puede dársele un cheque en blanco, permitiéndole a toda empresa Privada, hacer lo que quiera, incluso delinquir (incumplir la ley) y quedar impune.

Con respecto a la evasión fiscal de las grandes empresas; una lista fue presentada en la Asamblea Legislativa a finales del 2011, comprendiendo a 42 empresas; las cuales salieron en el Co-Latino y el Faro, y luego se esparcieron por la web. Se tomaba como base la supuesta evasión en el 2008. Lamentablemente se señalaron casos de empresas que habían pagado todos sus impuestos, mezclándolas con otras, que tenían que aclarar los reparos, porque aparentemente eran evasoras. De las presuntamente evasoras, muchas de ellas, incluso declararon pérdidas, y no pagaron ningún impuesto y pidieron incluso la devolución total del pago a cuenta del impuesto pagado en forma anticipada. Incluso hay casos donde declararon los impuestos y no los pagaron. Sería fácil de revisar, pero no se hace, una mezcla de incapacidad y miedo; pero tampoco se puede descartar una evidente corrupción, adicional.

En los próximos días vendrá un nuevo paquetazo eléctrico a pesar de que el precio de los combustibles ha bajado y las presas hidroeléctricas están llenas. Sin embargo, CAESS mantiene pérdidas operativas, que se vuelven inconcebibles, cuando la compañía es un perfecto monopolio y ha sido subsidiada por decenas de millones de dólares, durante muchos años, desde los Gobiernos de ARENA e incluso en este Gobierno. Siendo un caso digno de Aunque Ud., no lo crea: Un monopolio que pierde, que auto-fija precios, que recibe subsidios y sube tarifas, declara pérdidas y por consiguiente no paga prácticamente impuestos y hasta pide la devolución del pago a cuenta; y continúa impune, Claro CAESS es una especie de patito feo (o como dicen los pequeños inversionistas de dicha empresa, a quienes se les ha perjudicado en su patrimonio, que es la oveja negra de la familia).

Diferente al resto de Empresas distribuidoras de energía eléctrica, que declaran jugosas ganancias, pagan los impuestos correspondientes y reparten utilidades apreciables, tanto de su misma familia AES, como de la competencia, Del Sur, (quien declaró en éste año el % de ganancia más grande del 2011, de todas las empresas radicadas en el país). La rentabilidad del patrimonio declarado por Del Sur fue del 54.9%.

En ese mismo período, CAESS declaró -0.3% de pérdidas; reduciendo el patrimonio nominal entre el 2010 y el 2011, en más de 12 millones de dólares. CAESS es un fracaso contable, no real, porque los balances están a simple vista maquillados. Incluso hay periódicos que se niegan a publicar campos pagados sobre CAESS. Y las autoridades y los grandes medios informativos, tampoco informan nada. Ya lo dijo Cicerón en la Roma Imperial: “La verdad se corrompe, o con la mentira, o con el silencio. Incluso en la declaración presentada en el 2012, CAESS eludió el nuevo decreto, de que las empresas que declarasen pérdidas pagarían en compensación el 1% del valor de las ventas declaradas. CAESS utilizó una maniobra contable, no tan hábil, porque el procedimiento de evasión es evidente, si se desea ver claro. CAESS declaró el 1% de ganancia, evitando el pago de ese mismo 1% si hubiera declarado “pérdidas”, que han sido generalmente habituales. Al declarar el 1% de ganancia, la renta a pagar al Estado sería de tan solo el 0.25 %, esto es, la cuarta parte. Pero no se contentó con eso. Sacó todavía de esa ganancia nominal, un mayor valor para “impuestos diferidos”, forzando así a un déficit operacional. Al no ser una pérdida, evitaron el impuesto compensatorio, y al declararlos diferidos, tampoco pagaron los impuestos al Gobierno y el “déficit” lo redujeron, del valor contable de las acciones.

Triple golpe: contra el fisco, contra el pueblo y contra los pequeños inversionistas. Voy a enviar un DVD de este programa al Sr. Ministro de Hacienda, para que él se dé cuenta de esto, y tome medidas adecuadas; en el supuesto caso que sus mandos intermedios, le estén escondiendo información y no se percate de ello. La actuación de CAESS es un insulto a la inteligencia y al bolsillo de los salvadoreños y un abuso a la tolerancia del Ministerio de Hacienda. Insisto, la Empresa privada debe ser protegida, pero no tolerada cuando abuse.

Según el Faro.net el 16 de diciembre de 2011, hasta el mismo presidente de la ANEP, exigió al Ministro de Hacienda aplicar la ley sobre aquellas empresas que estén evadiendo impuestos. Controlar a las empresas evasoras es parte fundamental de la Reforma Fiscal. ¿De qué sirve aumentar los impuestos, si éstos, sea cual sea el % tasado, son evadidos? Sería únicamente castigar a los correctos y premiar aún más a los que actúan en la ilegalidad fiscal.

Este es realmente el cruce de caminos de este gobierno de cambio. En el cruce de caminos, no se puede ser indiferente. O tomamos un camino o el otro. La impunidad no puede continuar y la ley tiene que aplicarse a todos, empezando por los más fuertes; no solo a los más débiles, Por otro lado, es aplaudible seguir favoreciendo a las clases más desposeídas y a los ciudadanos más pobres. Pero tampoco debe recargarse la austeridad financiera sobre el pueblo asalariado, que forma parte de nuestra clase media, en todos sus niveles, alta, media y baja, eliminándole subsidios, impidiendo aumentos de sueldo y permitiendo aumentos tarifarios desproporcionados, para ahorrar decenas de millones de dólares, mientras a los ricos, se les mantienen exoneraciones legalizadas de miles de millones de dólares, y se les tolera evasiones y elusiones millonarias. Los que tenemos más, debemos de pagar más y tener un mayor grado de solidaridad humana. Hay que recordar que tenemos que trabajar para esta vida; pero también, para la otra.


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/77043-pugna_entre_sistemas_situacion_nacional.html