webislam

Lunes 20 Noviembre 2017 | Al-Iznain 01 Rabi al-Auwal 1439
776 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

España es un país muy peculiar con relación al islam y a los musulmanes

Entrevista a Hashim Cabrera, director de Webislam

29/08/2012 - Autor: Dionisio Benito - Fuente: dionisiobenito.wordpress.com
  • 6me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Hashim Cabrera

Dionisio Benito. ¿Cuáles son los objetivos de webislam.com?

— Hashim Cabrera. Webislam es un medio que pretende ser plural y dar cabida a diferentes puntos de vista sobre el Islam y los musulmanes en el mundo contemporáneo. También trata de ofrecer una lectura crítica de los acontecimientos más relevantes de la actualidad nacional e internacional, buscando siempre un espacio intermedio y equilibrado. Los temas más frecuentes tienen que ver con esos procesos candentes que tienen lugar en el seno de las comunidades musulmanas: la situación de la mujer en el islam, la inmigración, los cambios sociales –interculturalidad, convivencia, etc- las diferentes actitudes según las escuelas jurídicas, etc. Con todo ello pretendemos colaborar en el proceso de normalización del islam en las sociedades posmodernas occidentales, y más concretamente en las hispanohablantes.

¿Por qué se tiende a vincular la religión con la sociedad y la cultura?

— Sociedad, cultura y religión suelen ser los ingredientes de las distintas cosmovisiones. Interaccionan mutuamente. Una misma religión se expresa de manera distinta en diferentes sociedades y en diferentes culturas. La religión determina aspectos sociales y establece pautas de comportamiento, incluye valores y, por esta razón, influye en la manera de entender las relaciones humanas. Por su parte, la cultura determina las formas concretas en que una sociedad vive una determinada tradición religiosa. Muy frecuentemente se confunden religión y cultura. Determinadas costumbres y usos culturales se consideran como parte de la religión. Eso suele provocar problemas de relación. Así, vemos que es frecuente que los musulmanes, por ejemplo, se agrupen según la cultura y la lengua, lo que, por otra parte, es lógico y hasta inevitable.

Diferentes medios de comunicación achacan, en general, el poco interés de la comunidad musulmana en España de integrarse a la sociedad de acogida. Qué puede decir ante estas afirmaciones.

— Es cierto que existen casos  en los que determinados colectivos son más refractarios a la integración pero, en general, no podemos decir que la comunidad musulmana en España se automargine. Más bien sufre de una clara marginación. Estamos hartos de ver ejemplos de discriminación hacia los musulmanes, dificultades y hasta prohibiciones de abrir centros de culto, dificultades laborales, etc…

Según algunos estudios, los cálculos del crecimiento de la población con profesión musulmana alarman a la población no musulmana. ¿Qué se podría hacer para que las personas de religión no musulmana sean capaces de convivir en España con la denominada “islamofobia”?

— España es un país muy peculiar con relación al islam y a los musulmanes. Desde Webislam, hemos insistido durante años en la necesidad de que España reconozca su propia historia con una dosis mayor de objetividad, integrando aquellos aspectos que favorecen la convivencia –indagando, por ejemplo en la convivencia que tuvo lugar en Al Ándalus, en la interculturalidad que existía en ese período histórico, etc-.

Es verdad que, desde que se promulgó la Ley de Libertad Religiosa, en 1980, han cambiado muchas cosas. La sociedad no es ya la misma, el derecho a la libertad religiosa no se discute, pero siguen existiendo barreras enormes con relación al islam, seguramente por esa historia fundacional del estado español que consagraba al catolicismo romano como única religión posible, -excluyendo a musulmanes, judios y protestantes- una situación que, con ciertas y breves excepciones, se ha mantenido vigente durante cinco siglos.

El Houston Institute of Islam ha sido creado recientemente con el propósito de llenar el “vacío” en la institucionalización del Islam en el mundo hispanohablante de EE.UU.  ¿Cómo ve el proceso de institucionalización del Islam en España?

— Creo que es difícil por la sencilla razón de que no existen mecanismos de representación verdaderamente democráticos. Se produce aquí el mismo fenómeno que vemos en los partidos políticos. Existen intereses extraislámicos que determinan las dinámicas de funcionamiento de estas instituciones: injerencias de determinadas corrientes, estados, escuelas, corporaciones, etc, que acaban monopolizando las instituciones y atendiendo a intereses que, en muchos casos, tienen poco que ver con el islam y que nos sirven a su normalización social, más bien al contrario. Todo eso es percibido por la ciudadanía como un riesgo, de la misma manera que la gente cree cada vez menos en los partidos políticos, en la democracia y sus instituciones.

¿Cómo ve la nueva composición de la Comisión Islámica de España?

— Creo que se ha abierto tímidamente un proceso hacia una mayor representación y pluralidad, dando cabida a un mayor número de opciones de aquellas que existen dentro del panorama nacional, pero se sigue arrastrando la vieja estructura de las dos grandes federaciones con su reparto de poder. En mi modesta  opinión, habría que hacer un nuevo proceso constituyente, desde abajo, desde las bases, pero eso parece ser utópico.

En su opinión: ¿cree que es necesario reforzar la idea de un islam español, que no en España, para la integración de la religión musulmana en nuestra sociedad?

— El islam no es ni español ni árabe, ni oriental ni occidental, es un modo de vida universal que tiene cabida en todas las culturas y que puede expresarse en las distintas lenguas. Ahora bien, precisamente por eso, atender a la voz y al discurso de los musulmanes españoles puede ser un medio excelente para favorecer la comprensión del fenómeno islámico en nuestra sociedad. Hablamos la lengua, compartimos muchos de los usos culturales con toda normalidad. Así, mucha gente puede darse cuenta de que se puede ser musulmán sin renunciar a las culturas que forman eso que llamamos España. Más aún, explicando nuestra propia historia, sobre todo aquellos períodos que suelen ser mal interpretados, como el período andalusí, ofrecemos a nuestros compatriotas una visión del Islam más cercana la realidad, más incluyente y convivencial. Podemos compartir nuestros hallazgos, y beneficiarnos de una identidad más abierta y, en muchos aspectos, más contemporánea, una identidad que nos ayuda a todos, musulmanes y no musulmanes, a convivir en unas sociedades cada vez más ricas y plurales.

¿Ve necesaria una “alianza de civilizaciones”?

— En el mundo contemporáneo, cuya dinámica está determinada intensamente por la globalización, la alianza y el acuerdo entre culturas y civilizaciones es una verdadera necesidad, dado que existe el riesgo, cada vez más evidente, de que se perpetúe un modo de vida único y excluyente y se pierda así la rica diversidad que hasta hoy ha caracterizado a la comunidad humana global. Pero, desgraciadamente,  existe poca voluntad política de llevar a cabo esta tarea tan necesaria debido a los intereses geoestratégicos de las multinacionales, que preconizan una aldea y un mercado globales donde las diferencias y las particularidades culturales y civilizacionales sean cada vez  menores. Esa tendencia a la homogeneización de las prácticas culturales se lleva a cabo a través de la imposición del modelo económico neoliberal, que marca una forma de vida única y clónica para todos. Si se llegase a un consenso entre civilizaciones y culturas el proceso sería distinto. Los pueblos podrían acceder al desarrollo sin necesidad de renunciar a sus tradiciones.

Cuénteme por favor qué es el “nuevo pensamiento andalusí”

— No sé si eso que se ha llamado nuevo pensamiento andalusí es tan nuevo. La denominación surge a partir de las reflexiones que los musulmanes y musulmanas españoles publican en los medios de comunicación creados por ellos a lo largo de los últimos veinte años, sobre todo en la revista de información y análisis Verde Islam y en el portal web  www.webislam.com

En una mayoría de casos, estas reflexiones tienen como denominador común una cierta querencia hacia la tradición de pensamiento andalusí, una lectura contemporánea de los autores más prominentes de aquel esplendor intelectual, considerando su actualidad y pertinencia: Ibn Masarra, Ibn ‘Arabi, Ibn Rushd, Ibn Bayyá, etc, muchos de ellos considerados dentro de la corriente de pensamiento del sufismo medieval. A partir de esos autores, algunos pensadores musulmanes de hoy han hecho lecturas contemporáneas de muchas cuestiones que ya estaban planteadas entonces: la libertad de conciencia, la necesidad o no del iÿtihad, la situación de la mujer, la cuestión de las minorías, etc, junto a problemas de fondo acerca de la naturaleza del islam y del Corán, además de cuestiones que atañen a la interpretación, como la jurisprudencia –fiqh- y al debate entre las diversas escuelas jurídicas o mahdab.

Abderrahmán Muhámmad Maanán, Abdelmunin Aya, Abdennur Prado, Ndeye Andújar, Mehdi Flores, han sido citados frecuentemente como representantes de ese denominado ‘nuevo pensamiento andalusí’. Yo no sé si esa denominación es correcta o no lo es, pues dudo de que esa forma de pensar y de tratar los temas sea tan ‘nueva’.

Pasemos a otro tema. Hace unos meses se celebró la exposición mundial de comercio islámico en Kota Bharu, Indonesia, donde acudieron representantes de los Gobiernos de Uzbekistán, Pakistán, Irán, Kazakistán... Entre otras cosas, se trató la Convención Halal basada en el Dinar y en el Dirham como moneda propia de los musulmanes y sin tener que estar sujeta a los dictados de los mercados financieros mundiales. ¿Qué opinión le merece esta iniciativa de “una ummah, una divisa”?

— El modelo económico islámico, que prohibe la usura y se basa en patrones como el oro y la plata, ha demostrado sobradamente su validez a lo largo de la historia. Ahora mismo, incluso economistas no musulmanes reconocen los beneficios de este tipo de economía y plantean soluciones a los problemas inspirándose en ese modelo. Otra cosa es cómo llevarlo a cabo. La idea de una Ummah global, con una sola divisa, implicaría o bien una centralización política –un jalifato- o bien un acuerdo entre todos los países de mayoría musulmana que estuviesen dispuestos a aceptarla. Creo que, hoy por hoy, estamos lejos de ambas opciones, pero tal vez sí podría funcionar regionalmente, de la misma manera en que la Unión Europea ha establecido una moneda común. Si se pudiese implementar una zona económica de estas características, quizás sus logros se podrían extender más allá de sus propias fronteras.

En otro orden de cosas, hay mucho desconocimiento sobre el origen y la preparación de los imames que hay en España ¿Qué debería aportar el nuevo Consejo de imames que se quiere crear en España?

— Yo, personalmente, estoy en contra de la clericalización del Islam. Quizás por mi educación católica, en el seno de la iglesia, desconfío mucho de las instituciones religiosas. La tendencia a ‘religiocizar’ el islam, y perdone el palabro, ha sido siempre fuente de problemas, de discriminaciones y exclusiones. Un imam es aquel que dirige la salat, la oración, y es elegido por cada comunidad en función de sus cualidades. Constituir cargos permanentes es, desde mi punto de vista, un paso atrás porque, como somos humanos, tenemos una cierta tendencia a barrer para dentro.

Voy a cambiar completamente de tema y estaría interesado en que me hablara sobre el feminismo islámico. ¿Por qué se hacen Congresos Internacionales de Feminismo Islámico en España?

— El feminismo islámico no es un fenómeno netamente español. En España se organizaron estos congresos porque algunos intelectuales –Ndeye Andújar, Abdenur Prado, Yaratullah Monturiol, Jadicha Candela, etc- habían hecho trabajos sobre el tema y se vio la necesidad de poner sobre la mesa la cuestión. La comunidad Junta Islámica apoyó la iniciativa en 2005 y, a partir de ahí se han celebrado cuatro congresos internacionales que demuestran que la necesidad de interpretar el Corán en clave de género es algo evidente, teniéndose en cuenta los profundos cambios sociales que están teniendo lugar en nuestro tiempo. El feminismo islámico, como movimiento global, es quizás una de las expresiones más claras de ese iÿtihad –esfuerzo interpretativo- que se revela como indispensable para poder vivir como musulmanes en el mundo contemporáneo. No es, ni mucho menos y como podría pensarse, un asunto de nuevos musulmanes. En casi todos los países de mayoría musulmana, desde Irán hasta Indonesia, pasando por el Magreb, la lectura del Corán en clave de género es una constante de nuestro tiempo.

¿Cómo ve el tema del niqab, la prohibición de Francia y el debate que surge en Cataluña y en España?

— Creo que en este, como en otros muchos temas, la hipocresía es la norma. Se prohibe que las mujeres se vistan de una cierta forma pero se promueve que se desnuden en los medios de comunicación. Creo que debe prevalecer el derecho a la libertad personal, a la propia imagen, a vivir y a vestirse como cada uno y cada una considere mejor, sin imposiciones. Imponer que se pongan los velos o que se quiten es lo mismo, en el fondo se trata de una misma injerencia en la liberad personal.

¿Por qué la mujer musulmana todavía hoy no puede compartir al cien por cien un espacio en todas las mezquitas, aunque sea en un reservado para ellas, para rezar igual que los demás varones?

— Por una clara involución de la forma de vida islámica. En la época del Profeta, la paz y las bendiciones sean con el, no ocurría ese fenómeno. A partir de ahí, las intromisiones culturales cambiaron determinadas pautas para adaptar el islam a sus formas seculares. En aquellas sociedades donde el patriarcado ha sido la norma, la situación de la mujer, no sólo en lo que atañe a su asistencia a las mezquitas, ha vivido un proceso de regresión constante. Existen estudios muy interesantes sobre ello que sorprenderían a quienes consideran todas esas discriminaciones como propias del islam. Como dijimos al principio, una de las dificultades más grandes a la hora de conocer el islam es la confusión que muy frecuentemente se produce entre  islam y cultura.

Cambiando completamente de asunto. ¿Qué opina sobre el nuevo proceso de paz que se está viviendo en Euskal Herria? ¿Qué ideas o soluciones propondría para terminar con este conflicto?

— No conozco a fondo el problema, pero me da la impresión de que existe miedo por todas partes. Miedo a que Euskadi se independice de España, miedo a que acabe una determinada idea del Estado. En cualquier caso, creo que son los propios ciudadanos y ciudadanas vascas quienes han de decidir sobre su futuro, y hacerlo desde opciones pacíficas, democráticas, dejando a un lado cualquier tipo de violencia.

Por último y para concluir. Como Director de Webislam.com: ¿Qué noticia relevante le gustaría que pudiera salir publicada algún día en “webislam.com”?

— Seguramente la noticia del fin de la beligerancia global, la del acuerdo multilateral entre las nuevas potencias emergentes que pondría fin a este largo tiempo de guerra, pobreza y miseria que llevamos décadas padeciendo y donde las comunidades de musulmanes se han llevado la peor parte. Quiera Dios que sea pronto y que vengan tiempos más justos y pacíficos.

¿Tiene algo más que comentarme o que quiera añadir?

— Nada más. Quisiera hacer una oración por los pueblos que hoy sufren persecución e injusticia, pedir a Dios que prevalezca pronto la verdad. Un cordial saludo.

Gracias por todo, Hashim. Shoukran.


Anuncios


2 Comentarios

Máximo Alvarez dijo el 29/08/2012 a las 19:29h:

Dice usted, Sr. Cabrera: Existen intereses extraislámicos que determinan las dinámicas de funcionamiento de estas instituciones. Mi pregunta es la siguiente ¿No será que los políticos y en parte la sociedad, ven en el Islam, el que se da en España en compañía de las instituciones propias que los representan, unos intereses extra políticos? Espero haberme explicado.

Victor Andres Ceo dijo el 30/08/2012 a las 06:23h:

No es lo mismo el islam que se profesa en los paises de oriente medio que el que se practica en occidente,la mayoria de los sheij que veo no se dan cuenta que los musulmanes estamos criados en una cultura diferente que la de oriente medio,de que tenemos leyes que cumplir y que la sharia no se puede poner por delante de un pais donde hay leyes y hay que cumplirlas es muy largo de explicar


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/76883-espana_es_un_pais_muy_peculiar_con_relacion_al_islam_y_a_los_musulmanes.html