webislam

Jueves 20 Febrero 2020 | Al-Jamis 25 Jumada al-Zani 1441
722 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Argelia: La obscura noche del alba

La verdadera primavera árabe

21/08/2012 - Autor: Iván Rendón - Fuente: webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


iman en Blida

La media luna en el silencio de la profundidad de la noche. Blida, Ciudad de Rosas. Una ciudad argelina inmersa en el reloj islámico de eternidad y cotidianidad de un Ramadán nuevo. Julio del 2012.

¿Y cómo explicar lo que pasa en esta ciudad árabe? Lo más sencillo es narrar las imágenes de los musulmanes, cientos de ellos, miles, postrados en las mesquitas; o más sutil las siluetas en la madrugada de túnicas que caminan a la oración con el olor que la noche da a esta ciudad entre las montañas y el mar.

Más sencillo también pensar en la caligrafía árabe, que teje el sentido de la vida y de la fe islámica, o en el decorado oriental de las mesas de ruptura del ayuno, que con las manos amorosas de una madre, se vuelven realmente comida que eleva; sagrada por el amor.

Todos esto es cierto, verdad, claro y auténtico, pero no es todo. Porque Ramadán es un sincero regalo de lo Eterno.

Asi, no es tan sencillo, y es casi imposible, describir lo que ocurre en una ciudad musulmana en Ramadán. Solo cuando se mira con el corazón.

Y para mirar con el corazón, se necesita mirar con el corazón del Quran. El Sura Ijlas.

La sinceridad del Ramadán está contenida en cuatro Nombres de Dios. En un Sura que se llama la sinceridad. Donde Dios, el Dios de Todos se llama a sí Mismo Allah, El Único; Hu, la Esencia; Samad, el Eterno; y Ajad el Uno.

Los Nombres del Corazón de Quran, que este mes se recita por entero en cada noche de contemplación y vida dentro de las mezquitas. Un Quran que se recita como la gran historia del Amor de Dios, Un Signo de la Misericordia a todos los Mundos, un Modelo de discernimiento innato del bien y el mal, de sus realidades cotidianas y espitirituales.

Y así entre lo cotidiano, entre este mundo y el otro mundo; Ramadán en Blida, como en todo país árabe, tiene dos rostros. El de la alegría de los dulces, las tiendas abiertas por la noche, las familias reunidas, la serenidad que da como gota profunda constante las horas de ayuno en el alma y el carácter de las personas. Y el otro rostro es de el una oración en silencio, donde las palabras Dios Único, Esencia Divina, Eternidad, Y Unidad caen suavemente en cada oración de cada ser humano, de cada instante, en cada mezquita y en cada silencio. Único Esencia Divina, Eternidad, Unidad de los Sagrado.

De pronto, a las tres o cuatro de la mañana, en lo más profundo de la Noche, Blida es un gran monasterio con millones de personas bajo estos nombres de Dios, repetidos en murmullos en las mezquitas, es una ciudad que canta en silencio. Solo se observa el aroma de ello. Y es tan profundo, que no se habla. No habría palabras para ello.

Solo se puede ser testigo de estos Nombres de lo Sagrado en esta experiencia, cuando se mira el blanco de los ojos de las personas después de orar. En el ayuno, en el silencio, en el respeto y la dignidad. De los ojos de seres humanos, que fuera de lo árabe, o de lo perfecto, o lo no perfecto, son devotos de lo Uno, de los Eterno, de la Esencia Divina, y de todo aquello revelado en el Quran. Solo se mira en los ojos. No hay palabras para describir el efecto en el alma de las oraciones, el ayuno, la familia, las manos de las madres, velar toda la noche, caminar a las mezquitas, y buscar un sentido a la vida de lo múltiple desde lo Uno. Como en cualquier parte del mundo.

Este sentido en Blida es la belleza. Una belleza que no es una ciudad llena de adornos y riqueza, una belleza que no tiene color, una belleza fuera de las tradiciones locales. La Belleza de Blida son las rosas eternas y etéreas. Porque en cada madre de esta ciudad desconocida al otro lado del mundo, renace el Islam y renace la vida, y en cada padre, conservada y protegida. Un Islam que dialoga y una Vida que dialoga en su identidad profunda. Las Rosas de Blida, con sus espinas, los tiempos de luchas y movimiento, y en la flor, los hijos que nacen a una nueva realidad. La Tarde en Blida es un verdadero jardín de flores, como cada ciudad plena en cualquier parte del mundo, con cientos de niños que corren con velos y sin velos por entre las calles gritando “¡Sí!, estamos vivos”.


Anuncios
Relacionados

Qasida Burdah en la Zāwiya Tijaniyya de Fes

Artículos - 14/07/2015

Los cinco pilares de Islam en relación a la educación del ego

Artículos - 31/03/2016

Primavera árabe

Poesía - 27/12/2014



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/75615-argelia_la_obscura_noche_del_alba.html