webislam

Jueves 17 Octubre 2019 | Al-Jamis 17 Safar 1441
754 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Flexible como el junco, firme como la roca

Acerca de la usura y sus causas

06/07/2012 - Autor: Ahmad Gamboa
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Juncos en la roca

La crisis que azota al mundo actual no es el fruto de una crisis natural, como un terremoto, un diluvio o una epidemia ni tampoco se deriva de una guerra. En ambos casos quedarían gravemente afectadas las ciudades, los campos, la industria, las infraestructuras, etc. ¡¡¡No!!!, la crisis actual es el resultado de un juego satánico vinculada a los sucios y perversos juegos del sistema financiero, bajo el amparo de las dos instituciones más importantes: la banca y la bolsa. Sin embargo el origen de este juego hunde sus raíces en las profundidades del alma humana, y su herencia se extiende a lo largo de la historia, por medio del deseo de posesión, la codicia, avaricia, etc., y que se concreta en la práctica de la usura.

La usura es una vieja conocida, temida y odiada en todas las épocas históricas y culturas, a la que han tratado de combatir mediante leyes sagradas y profanas, pero como la misma es fruto de la condición humana esparce sus semillas en el corazón humano y, en consecuencia, vuelve a renacer una y otra vez. Sin embargo nunca, como ahora, la usura se convirtió en una institución casi religiosa cuyo templo de culto se materializa las sedes bancarias y especialmente de la bolsa1.

La más importante bolsa de valores nació en Ámsterdam al calor de la primera empresa capitalista, la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales (en holandés Verenigde Oostindische Compagnie V.O.C.). Esta empresa es, según José Penso de la Vega2, "negocio enigmatico que es el mas real y el mas falso que tiene la Europa, el mas noble y el mas infame que conoce el mundo, el mas fino y el mas grossero que exercita el orbe: mapa de sciencias y epítome de enredos, piedra de toque de los atentos y piedra de túmulo de los atrevidos, thesoro de utilidades y incentivo de despeños y finalmente un retrato de Sisifo que jamás descansa y un símbolo de Yxion que siempre anda en una rueda viva" En otro párrafo del libro su autor lo define aún con más claridad cuando escribe: "Tengo por indubitable que solo el diablo pudo haver introduzido la maldad que haveis descripto, o que supo mas que el diablo quien la introduxo, porque si el demonio arruinó el mundo, ya fué dando una mançana, mas lograr el triumpho sin dar nada es alcansar victorias sin sangre y gozar tropheos sin trabajo".

Ante esta realidad, tan malvada como perversa, se hace necesaria dotarse de un modo de atacarla, lo cual supone una lucha compleja porque su causa hunde sus raíces en las debilidades humanas. En este combate es necesario, en primer lugar, la intención de identificar nuestras propias debilidades y, en segundo lugar, dotarse de la manera para impedir que se materialicen.

Flexible como el junto

Combatir nuestras propias debilidades es el principal objetivo del sufismo, método ancestral en el Islam, con la finalidad de no perder nuestra condición humana, la sabiduría y la espiritualidad a causa de las necesidades y deseos de nuestro ego (naf). Es natural que siendo nuestra naturaleza física necesitemos del mundo natural para satisfacer sus necesidades, como el comer, beber, vestir, reproducirnos, etc., pero el naf va más lejos que la simple satisfacción de las necesidades fisiológicas, tratando de satisfacer nuestros deseos, entre ellos los de la ambición, la posesión, la avaricia, la arrogancia, etc. Para contrarrestar el naf Allah nos dotó de la fuerza espiritual (ruh) para ennoblecernos y elevarnos en la dependencia de Dunia, o sea el mundo y sus tentaciones. Porque el ego, o naf, es incapaz de estar satisfecho y siempre quiere más, ya sea para satisfacer una necesidad fisiológica como el comer, un deseo como el poder o tener, o un vicio como la avaricia. Para satisfacer todos nuestros deseos y debilidades, el ser humano es capaz de inventar cualquier estrategia y usa todo tipo de instrumento y armas, aunque estas puedan poner en peligro la vida en la tierra. Si todos nos dejáramos llevar por esta perversa dinámica sería imposible cultivar el altruismo, la generosidad, la solidaridad y el amor y la piedad, pilares de una sociedad sana y satisfecha.

Para combatir nuestro naf (ego) no existen recetas universales porque cada persona tiene sus propias debilidades, circunstancias y actitudes y por esa razón no existe una doctrina universal, pero es necesario tener la intención de afrontarla con nuestros propios medios. Por esa razón el sufismo nos induce a ser es como el junco, esa planta de las zonas húmedas que es movida por el viento si perder su firmeza y sus raíces. Pero el combate contra nuestras propias debilidades no se limita a lo íntimo o privado, porque cuando nuestros comportamientos individuales pueden poner en peligro la vida o el bienestar colectivo, es precisa una respuesta colectiva (política) legislando contra ese mal.

Firmes como la roca

La usura es el mal que, partiendo de una debilidad humana, es capaz de alterar y amenazar el bienestar colectivo al comportarse como un parásito que nace y se desarrolla a expensa del dinero. Como el ser humano ha logrado producir mucho más de  lo que necesita para satisfacer sus necesidades, ese  excedente lo dedica al comercio, por lo que toda riqueza tiene su fuente en el trabajo, no en el dinero. Si pusiéramos cierta cantidad de  dinero en una caja, y esperamos a que por si mismo se multiplique, podemos morir en la espera. Para que el dinero pueda producir un beneficio hace falta una actividad productiva, algo que sólo se logra mediante el trabajo y la inteligencia, y una vez producido ser vendido en el mercado, sólo entonces se puede obtener un beneficio, cuya fuente es el trabajo, sin olvidar la materia prima que nos ofrece la propia naturaleza.

La banca y la bolsa son dos instituciones modernas que practican la usura sin ningún tipo de condena moral ni persecución judicial, pero es en la bolsa donde los procedimientos usureros son los más condenables y criminales, porque en ella se especula y se engaña sin el sentido de la dignidad, el recato ni vergüenza. Cuando se inventó la bolsa nació toda una ingeniería del engaño, la especulación y el manejo de información privilegiada para alterar el funcionamiento de la oferta y la demanda. Y también cuando se monopoliza un producto y es ocultado en la oferta comercial, los precios aumentaran inevitablemente, uno de los muchos métodos utilizado para el engaño y la alteración del precio de las cosas. Otro de los métodos modernos es el del mercado de futuro, comprando productos como el petróleo, cosechas como el trigo, arroz, etc., que se pueda producir dentro de diez o veinte años. La manipulación de los mercados y, especialmente de la información transmitida en los medios de comunicación, puede hacer subir o bajar los precios y provocar el empobrecimiento y la ruina de muchos inversores.

Por lo tanto, combatir la usura no es sólo un compromiso moral, sino también político, si bien el compromiso moral es tan importante como legislar para combatir la usura en sus diferentes ámbitos y métodos. Porque sin combatir las apetencias de nuestro ego es imposible abordar el combate contra la usura, y para que eso sea posible sólo se puede lograr siendo flexible como el junco en la comprensión de las debilidades humanas. Pero debemos ser firmes como una roca en el combate contra un mal que, naciendo de la moralidad (o la inmoralidad) es capaz de amenazar con destruir el bienestar de todo un pueblo, una generación e incluso una civilización.

____________

Notas

  1. La Bolsa de Valores de Ámsterdam es considerada como la más antigua del mundo. Fue fundada en 1602 por la Compañía holandesa de las Indias Orientales (Verenigde Oostindische Compagnie, o "VOC") para hacer tratos con sus acciones y bonos. Posteriormente fue renombrada como Ámsterdam Bourse y fue la primera en negociar formalmente con activos financieros. La Bolsa de Ámsterdam también funcionó como mercado de los productos coloniales. Publicaba semanalmente un boletín que servía de punto de referencia en las transacciones. (Wikipedia).
  2. Autor del libro "Confusión de Confusiones". Ver el enlace: http://www.webislam.com/articulos/71399-desde_la_haya.html

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/74770-flexible_como_el_junco_firme_como_la_roca.html