webislam

Lunes 16 Septiembre 2019 | Al-Iznain 16 Muharram 1441
856 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El sueño del modelo económico propio

Propuestas para Perú

05/06/2012 - Autor: Gerges Bocanegra Picón - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mapa geográfico de Perú
Iquitos, Loreto (Perú)

La creciente más grande de la selva peruana destruyó la incipiente producción agrícola e hizo colapsar los servicios básicos en gran parte de la ciudad. Toca ahora reconstruir o más bien construir la economía de la región más grande de Perú.

Qué es la selva, o, qué puede ser. Propuestas de educación, atención en salud, leyes para el comercio, un puerto para Iquitos, planes de seguridad ciudadana, no son más que ideas aisladas que desde la óptica capitalina o del poder central dada las limitaciones de propuestas para construir una economía regional, siempre será risible para una visión real de desarrollo.

Quedaron atrás los sueños de las fábricas de azúcar, chocolates o botones de yarina y en el recuerdo el saqueo de las pieles y el caucho. Como dicen los jóvenes hoy en día, ¡YA FUE!. Todo eso ya pasó.

Tenemos hoy el saqueo del petróleo cuyos Estudios de Impacto Ambiental (EIA) se imponen desde Lima aun en desmedro de toda una ciudad como Iquitos que puede ser contaminada con las petroleras que pretenden instalarse en las cabeceras del río Nanay que es de donde se abastece de agua.

Tenemos la madera que so pretexto de explotación de este recurso de bosques certificados generó el crack o quiebre de los industriales madereros para ayudar al Perú a firmar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos.

Tenemos los bosques, la biodiversidad y el agua que requiere el mundo que hoy más que nunca saben que sin estos recursos están condenados a la inanición.

Tenemos una herencia cultural con la que podemos hacer turismo antropológico pero los planes de promoción lo decide Lima.

Tenemos una ubicación geoestratégica que el Brasil necesita para su intercambio comercial con el Asia. Hecho que nos convierte además en el paso obligado de los fosfatos ubicados en Bayovar (costa norte de Perú) para enriquecer sus suelos agrícolas. Pero Lima nos pone a un lado para favorecer al Ecuador.

Con todo esto, ¿que economía podemos construir?

Tras la Inundación… ¿Acaso podemos construir un modelo económico propio?

Si partimos de la observación que hizo Alfred Marshall a los clásicos de la economía, con sus teorías y modelos, éstas “no se pueden medir tan exactamente como es posible… cada época y cada país tiene sus propios problemas y es probable que todo cambio en las condiciones sociales requiera un nuevo desarrollo de las doctrinas económicas”.

El modus vivendi del hombre amazónico

Juan Ipushima vive en el río Tahuayo, en un “tambo” (casa) que está a un metro veinte del suelo, ya que la zona suele inundarse. Para viajar a Iquitos lo hace en su peque peque de 5HP los 70 kilómetros que dista en ocho horas de viaje. Estando en su chacra, un día advirtió que, unos “churos” (caracol gigante de la selva) ponían sus huevos a 2.5 metros del suelo, entonces decidió incrementar su “mitayo” (alimentos)  para el “invierno” (periodo de lluvias y creciente) ya que iba a ser muy, pero muy grande (el churo no pone sus huevos debajo de lo que será el nivel del agua, y, a 2.5 metros, concluyó que dicha creciente, taparía su casa). Sacó todas las yucas de su chacra para hacer fariña. Utilizó todos sus “armadillos” (trampas de cacería tipo escopeta recortada)  para cazar huanganas, venados o sajinos y secar sus carnes. Cargó con todas sus aves de corral, sus dos perros, su radio, su linterna y ropa.

A los quince días de estar en Iquitos, supimos que estaba delicado de salud. Un pariente suyo nos cuenta: “Ese viejo es fuerte, sano vino, pero la ciudad le enferma, creíamos que extrañaba su chacra, pero resulta que aquí, camina descalzo como allá. Dice él que la ciudad mucho caldea, no es como la chacra que hay árboles y corre aire fresco de rato en rato. Del suelo dice que se levanta una calenturaza… sabes que, creo que es el asfalto que no lo soporta. El agua le ha dado diarrea y el smog le ha afectado las vías respiratorias, está hecho una desgracia el pobre viejo, ya quiere regresar a su chacra, allá dice que se va a sanar”.

El conocimiento ancestral de la selva ya está olvidado en la gran ciudad. El modo de producción acorde a las condiciones geográficas y sociales propias de esta región se han mimetizado frente a la economía fenicia de Iquitos. Esta economía es un virus que viene aniquilando la identidad del hombre amazónico, su lengua, sus tradiciones y la forma de consumo de sus alimentos. 

El mercado interno

Nuestra economía está basada en el circulante de dinero que proviene del sector público. Maestros y empleados municipales, efectivos policiales, fuerza armada y salud están seguros de sus ingresos. Son estos los que vemos en el comercio adquiriendo abarrotes, prendas de vestir, artefactos y vehículos que, inmersos en un sistema crediticio, más de la mitad son compras a plazos bajo la garantía de sus sueldos en los CAFAES Institucionales, Bancos, Financieras y Usureros. El comercio es el que tiene una suerte de acumulación de riqueza por los beneficios que le brinda el reintegro tributario. La selva es una buena plaza para especular y acumular estas riquezas, mas no para producir y transformar la materia prima.

La única producción, incipiente, artesanal, ancestral y de supervivencia la tiene el chacarero. Asentados en todos los ríos, sus mejores mercados son los pueblos que están en sus orillas, pues, ninguno está tierra adentro. Allí, a los mercados de Contamana, Requena, Nauta, Iquitos, Pebas, San Pablo, Caballo Cocha e Isla Santa Rosa que están en las orillas, llegan con sus “bagajes de sueños” a vender sus verduras y frutas regionales, animales de corral y peces, así como lo que la madre naturaleza les da, miel de abeja, cortezas y carne de monte. Ninguna producción es intensiva o a gran escala. 

De lo tradicional a la globalización

La truncada industria de la madera de exportación demostró que la selva puede insertarse en el mercado internacional ya que supo responder con creces a las exigencias de sus estándares. Además demostró que la distribución de sus ingresos, producto de las divisas, llegaba hasta el último hombre amazónico, contrario a lo ocurrido con el crack o quiebra que sufrieron el 2008 que dejó sin posibilidades de ingresos a todas las familias que se dedicaban a este rubro para permitir el incremento del narcotráfico, la delincuencia y la prostitución en sus ciudades.

Si partimos del hecho que aprendemos rápido, ¿Qué nos impide exportar nuestros productos? Nada. Los hermanos Brasileros dicen “é só querer”. Querer tener un sueño, una visión en función de objetivos regionales, voluntad política, proyectos claros en función de la globalización.

Con esto podríamos imponer por ejemplo nuestras plantas medicinales en la industria farmacéutica cuyos estudios realizados por el IIAP (Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana) indican que podríamos ser una industria de billones de dólares.  Podríamos colocar nuestros productos tradicionales de las cortezas en el mercado de bebidas. Sin contar el aprovechado camu camu que tiene Japón. El Sacha Inchi, cacao y bananos. Los altos niveles de producción y consumo de aguaje puede garantizar el procesamiento de este producto para también exportarlo.

La yuca, que, recogiendo las experiencia de otras latitudes y dado su alto nivel de producción y consumo puede servir para procesar alimentos para aves y para ganado vacuno.

En zonas deforestadas podríamos impulsar la siembra de palma aceitera, caña de azúcar y Piñón blanco para que, a la par que le damos vida útil a los bosques deforestados pudiéramos producir Biodiesel y Bioetanol requeridos hoy en día por nuestra única refinería.

Lo único que puede impedir este desarrollo son los intereses económicos que están de por medio, puesto que caería el comercio de alimentos para aves y de maíz. Con la producción de caña de azúcar caería la comercialización de azúcar. Con la producción de palma aceitera caería la comercialización de aceite. Pero con la producción de todos ellos ganarían los agricultores u hombres de campo que conforman los cientos de miles de familias que no reciben un sueldo del Estado como la burocracia enditada hasta el último cabello que deciden y negocian el destino de todos los amazónicos.

Posición geoestratégica

En 1982 la reina Isabel II de Inglaterra vio partir con orgullo a Andrew Albert Christian Edward Windsor o, Príncipe Andrés Duque de York, a la guerra que libraban contra Argentina a bordo del "HMS Invincible" como piloto de la Royal Air Force (RAF) en el helicóptero Sea King en misiones de combate que a decir de los diarios Londinenses para devolverle ese orgullo nacional a los británicos y brillo a las tropas de su majestad por la pérdida de las Islas. El objetivo era recuperar las Islas Malvinas que por su ubicación geoestratégica y por los recursos que tiene, petróleo era importante para ellos. Orgullo nacional en función de los recursos que requieren por el cual trazan sus objetivos nacionales.

Finalmente, “La subsistencia de los países esta determinada por la capacidad que tengan de alcanzar sus objetivos nacionales, por la vía de la integración política o el camino de la guerra”.

¿La subsistencia de la selva peruana también puede estar determinada por nuestra capacidad de alcanzar nuestros objetivos regionales? Sí, y ésta, ¿Cómo debe ser, mediante el diálogo político o medidas de fuerza? Para ello necesitamos tener claro los objetivos regionales en función de nuestra visión de futuro para ser una región forestal, turística o productiva o todas ellas. La ubicación geoestratégica le da esa oportunidad a Loreto porque el Perú no lo puede apartar, ni el continente ni el mundo. Poseemos todos los recursos antes mencionados.

Infraestructura, inversión y tecnología para un modelo propio

Hace poco estuvo el embajador de Japón en Iquitos, solo dijo, hooo, cuando le dijeron que la selva hace años se transporta con motores honda, que hay una planta reemsambladora y que los mecánicos de motos aprenden a ser mecánicos con la estructura de sus motores.

También estuvo el de Singapur, el año pasado, ofreciendo ser punto de enlace para el mercado asiático.

Recientemente estuvo el de España interesándose en la construcción del sistema de alcantarilla para modernizar Iquitos, en la central hidroeléctrica del Mazan para garantizar la energía y en el tren de Iquitos a Yurimaguas para la conectividad con el resto del Perú y declaró que, prácticamente ellos pueden invertir si es que se hace los tratos comerciales.

Somos una región del tamaño de Japón y casi como España en extensión geográfica, nuestros productos naturales, tradicionales y ancestrales interesan al mundo, solo requerimos de infraestructura, inversiones que no sean golondrinos y tecnología para desarrollar nuestro modelo económico propio. Antes de finalizar el presente artículo, ¿le conviene al Perú que Loreto se desarrolle? Obviamente, no le conviene.

Gerges Bocanegra Picón (marbosan@hotmail.com)

Anuncios
Relacionados

Jornada de Introducción a la Economía Islámica

Artículos - 15/12/1996

El sueño del modelo económico propio (parte II)

Artículos - 17/05/2015

Genocidio en la selva peruana

Artículos - 11/06/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/73573-el_sueno_del_modelo_economico_propio.html