webislam

Jueves 19 Septiembre 2019 | Al-Jamis 19 Muharram 1441
1490 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El machismo existente en las traducciones bíblicas

Muchos pasajes no son mencionados y las Biblias son señaladas, subrayando o coloreando lo que debe de leerse

28/05/2012 - Autor: Dr.Armando Bukele Kattan - Fuente: Webislam
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Aspectos sobre la igualdad de la mujer en las tradiciones religiosas
Aspectos sobre la igualdad de la mujer en las tradiciones religiosas

El Occidente, nominalmente cristiano, es en la práctica, carente de religiosidad, sobre todo en los países desarrollados. En Europa por ejemplo, el 50% aproximadamente es agnóstico o ateo. Ya su Santidad, el Papa Juan Pablo II, en su libro “Cruzando el umbral de la esperanza” lo definía claramente: “La Religiosidad de los musulmanes merece respeto. No se puede dejar de admirar su fidelidad en la oración… y luego continuaba, “debería ser un modelo para aquellos cristianos, que desertando de sus maravillosas catedrales, rezan poco o no rezan en lo absoluto.

El cristianismo europeo es así, más que un sentimiento religioso, es una forma de identidad: la Europa “cristiana” como otrora en el Andalus, Sefarad (España), que después de la reconquista española”, los judíos y musulmanes, fueron expulsados, a no ser que renegaran de su fe; ahora, el resentimiento se ha vuelto contra el inmigrante musulmán; o aunque no lo sean, contra el negro africano y contra el latinoamericano. Y con el resurgimiento, al próximo futuro del neonazi, no será extraño, que se incluya también a los judíos.

En América Latina, muchas veces, el cristianismo tradicional, solo lleva a cumplir con los compromisos sociales. Y la Biblia no es leída. En el nuevo cristianismo, que aparenta crecer a expensas del cristianismo tradicional, básicamente en las iglesias que conforman lo que se llaman, las Iglesias de la prosperidad, la lectura de la Biblia es fomentada, pero únicamente en aquellos versículos convenientes. Muchos pasajes no son mencionados y las Biblias son señaladas, subrayando o coloreando lo que debe de leerse.

Para un musulmán esto es incorrecto. El Corán debe leerse todo y no debe rayarse, ni colorearse, ni tocarse con manos impuras: ni debe corregirse, ni cambiarse, ni disminuirse, ni aumentarse. Ya la misma Biblia lo considera en Mateo 5-17: dice Jesús: “No penséis que he venido a abolir la ley de Dios y de los profetas; sino a que tenga cumplimiento. Porque ni una tilde, ní una letra de ella, puede cambiarse. Porque el que quebrante uno solo, aunque sea mínimo precepto, y enseñe así a los hombres, será tenido por el menor en el Reino de los Cielos.

Independientemente de un análisis religioso, que lo dejaré para otra ocasión, esa lectura seleccionada en unos casos e inexistente en otros, ha permitido que la parte del machismo, existente en muchos pasajes bíblicos, no se conozcan, aunque no por ello dejen de existir.

Periódicamente sin embargo, ciertos machistas declarados, utilizan estos pasajes bíblicos para someter a la mujer. Veamos tan solo 2 casos, a manera de ejemplo:
Una mujer religiosa, de una iglesia cristiana no católica, me decía, que su esposo, un pastor, usaba versículos de la Biblia para mantenerla sometida. Y ¿que debería hacer?, consultaba.

En otro caso más general, un juez brasileño cometió desacato, al no querer aplicar la ley brasileña que aumentó las penas para los culpables de violencia en contra de las mujeres, “dando sentencias que liberaban del castigo a varios hombres, que golpeaban y trataban mal a sus mujeres, argumentando que “El mundo es masculino”; “Dios es masculino”, “Jesús fue hombre” y que “la mujer es culpable de la “desgracia de la Humanidad” desde que pecó  primero en el Edén y engañó luego a su marido”.

Nadie puede negar que ese Juez brasileño es un machista declarado y que no ejerce la justicia adecuadamente; pero no hay duda de que el concepto bíblico, al menos en las traducciones de que disponemos, Eva es la tentadora, seductora y engañadora. En la Biblia, el diablo engaña a Eva y ésta engaña a su marido. Incluso a sabiendas, que el engaño del diablo, la había dejado indispuesta y que se sentía mal, por haber accedido. El diablo habla con ella; no con Adán; y hasta que Adán peca, es que Dios aparece, hablándole a Adán. Así la relación se mantiene: Dios habla con Adán y el diablo, con Eva. Cuando Adán es increpado por Dios, le hecha toda la culpa a Eva: “La mujer que me pusiste a mi lado me ha dado la fruta del árbol”. Típico comportamiento Occidental, de echarle la culpa a la mujer. El Corán, contrariamente a la Biblia, atribuye la misma responsabilidad a ambos, Adán y Eva, por el error cometido. En ningún lugar del Corán podemos encontrar la más leve insinuación de que Eva tentó a Adán para que éste comiera del árbol, o que ella hubiese comido antes que él. La imagen bíblica de la Eva tentadora ha tenido un impacto negativo sobre las mujeres en la tradición judeocristriana. La menstruación, la concepción y el embarazo, fueron considerados como un  justo castigo.

En Génesis 3-16 el mensaje es claro; dirigido por Dios a las mujeres:
Multiplicaré tus trabajos de preñeces; con dolor parirás tus hijos y no obstante, tu deseo te arrastrará a tu marido, que te dominará”.

Fuera de ello, para purificar a los seres humanos del “pecado original”, Dios tenía que sacrificar en la cruz a Jesús, que es considerado el hijo de Dios. Por consiguiente, una mujer, Eva, es responsable de su propio error; del pecado de su marido, Adán, del pecado original de toda la humanidad y de la “muerte del hijo de Dios”

El caso de Adán y Eva, donde Eva es la engañadora y Adán, el engañado no es un caso aislado. Se repite constantemente y en la misma línea (a veces peor), tanto en el Antiguo Testamento, como también en el Nuevo. Veamos tan solo algunos ejemplos, que el tele-audiente acucioso puede comprobar con su Biblia, considerando que las diferentes traducciones bíblicas, cambian algunas palabras, pero el concepto es el mismo. En Eclesiastés Capítulo 7 Versículo 26 se lee: Y encuentro que la mujer es más amarga que la muerte, porque ella es un lazo, su corazón es una red y sus brazos son cadenas. Quien agrada a Dios, escapa de ella; más el pecador, en ella queda preso.

En Eclesiástico Capítulo 25 Versículo 24: "El pecado llegó con una mujer, ya que a ella se debe el hecho de que todos nosotros habremos de morir".

Eclesiástico 26-6-12: "Aflicción de corazón y duelo es la mujer celosa, y azote de lengua para cuantos con ella viven. Yugo de bueyes mal ajustado es la mujer mala, intentar dominarla es como coger un escorpión. La mujer borracha es motivo de profunda irritación. Y no podrá ocultar su vergüenza. La liviandad de una mujer se muestra al levantar sus ojos y se reconoce en su mirar furtivo. Con la hija desenvuelta redobla tu vigilancia; no sea que hallando ocasión propicia, la aproveche.Vi gila con cuidado a la mujer con ojos atrevidos y no te maravilles si obra pérfidamente. Como viandante sediento abre ella su boca y bebe de todas las aguas que encuentra; se sienta en cualquier parte y ofrece su cuerpo en lujuria." 

Continúa el Eclesiástico. 7-26: "Tienes una mujer según tu corazón. No la repudies, pero si no la amas, no te confíes a ella".

25-13: "Dame cualquier llaga, pero no llaga del corazón. Dame cualquier maldad, pero no maldad de mujer".

25-17: "La maldad de la mujer muda su semblante y oscurece su rostro como el de un oso."

25-19: "Toda maldad es poca comparada con la de la mujer. La suerte del pecador caiga sobre ella".

25:-20: "Cuesta arenosa para pies de anciano. Es la mujer deslenguada para un marido pacífico".

25-21: "No te dejes seducir ante la belleza de una mujer y no la desees."

25-25: "No le des salida al agua; ni a la mujer mala, libertad de hablar."

25-26: "Si no va como tú quisieres, apártala de ti."

En Éxodo 20-17 (Decálogo) y en Deuteronomio 5-21, se lee: "No desearás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno y ni cosa alguna que a él le pertenezca (osea que la mujer entra en la categoría de una cosa que le pertenece a un señor)."

Proverbios 12-4: "Una mujer desvergonzada es como la carcoma en los huesos."

En Levítico 27-1-5: "Según tarifas y valuaciones. La mujer vale menos que el hombre; la moza menos que el mozo; la niña menos que el niño."

El Nuevo Testamento continúa con la misma línea: Escuchemos el tono severo de San Pablo en el Nuevo Testamento. (1ª Timoteo 2: 11-14): “La mujer debe aprender a estar en calma y en plena sumisión. Yo no permito a una mujer enseñar o tener autoridad sobre un hombre…Debe estar en silencio. Adán fue creado primero, luego Eva. Y Adán no fue engañado; fue la mujer quien fue engañada y se volvió pecadora”.

Epístola de Pablo a los Corintios 11-6-10: "Sí, pues, si una mujer no lleva velo, que se rape la cabeza y si es afrentoso raparse, que se vele. El hombre no debe cubrirse la cabeza porque es una imagen y Gloria de Dios; más la mujer, es solo gloria del hombre. Pues no procede el hombre de la mujor, sino la mujer del hombre, ni fue creado el hombre para la mujer, sino la mujer para el hombre. Por eso debe llevar la mujer en la cabeza (el velo), como señal de sometimiento (sujeción o sumisión)".

Efesios 5,22-24: "Las mujeres deben ser sumisas con sus maridos, como si fuera el Señor. Porque el marido es la cabeza de la mujer, del mismo modo que Cristo es cabeza de la Iglesia. Más así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres, deben estar también sujetas y sometidas a sus maridos, en todo."

Colonenses 3-18: "Mujeres estad sumisas a vuestros maridos, como conviene en la mira, al Señor".

Pedro 3,1-6: "Vosotras mujeres, vivid sometidas asimismo a vuestros maridos.
Ejemplo es Sara, que obedeció a Abraham, llamándole mi Señor
."

Ejemplos adicionales se encuentran, tanto en el Antiguo, como en el Nuevo Testamento; en los libros de los Padres de la Iglesia; en las tradiciones judías y en las tradiciones cristianas.

Por otro lado, Dios es infinito, es el Todo y por consiguiente definirlo con género, es hacerlo incompleto. De esa forma, definir a Dios  como el Padre, y más aún, dibujarlo con figura de hombre, es un error conceptual, que el Corán no comparte. El cristianismo sin embargo, define al creador como Dios-Padre y hace al “hombre” (no a la mujer, Génesis 1-27) creado a su imagen y semejanza. El concepto de la Trinidad es así, típicamente masculino: Dios Padre – Dios Hijo y Dios Espíritu Santo: tres personas distintas (masculinas) y un solo Dios verdadero.

En el Islam, los conceptos anteriores son descartados: Satanás es el engañador y tanto Adán y Eva juntos, son engañados. Ellos le piden perdón a Dios  (Allah), y El los perdona. No hay así pecado original, por culpa de Eva. Y si bien en el Corán, también Adán es creado primero, esto no es una ventaja evolutiva, sino todo lo contrario. La evolución – que es la creación de Dios, a través del tiempo humano, hace a las criaturas más evolucionadas, con cada creación subsiguiente. Dios hizo a las criaturas y al final hizo al hombre. Y vio que hasta ese momento, era la criatura más perfecta. Pero después vino la mujer. De esa forma, esa creación posterior no es símbolo de debilidad y dependencia, sino todo lo contrario. Representa mayor evolución. Por otro lado, para ser madre se necesita primero ser mujer. Ser madre es el más extraordinario don, el más honroso. Decir madre es manifestar el más sagrado amor que Dios creó, es cosa de Dios sólo para mujeres, sin tizne de hombre. El amor de la madre es más grande que cualquier otro sentimiento humano; es luz del sentimiento y pureza de la acción. Aún en sociedades patriarcales del Medio Oriente el amor de la madre está por encima de cualquier otro sentimiento. El profeta Muhammad – que la paz y bendiciones sean siempre sobre él – reconoció que el paraíso se cobijaba bajo las sombras de las madres.

El concepto de Dios en el Islam, requiere un nombre, Allah, que no admite masculino, ni femenino, ni plural. Es el Todo, el Infinito. Hay tendencias en algunas iglesias de describir a Dios como Padre – Madre; esto, aunque combina ambos géneros, también contiene un error conceptual: Dios no está sujeto a la generación. Es el Todo. En cuanto al “Hijo de Dios”, el Islam lo rechaza.

Reconocemos en Cristo, al Verbo encarnado de Dios, creado por Dios, en una forma diferente, sin contacto de hombre. “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. Claro, en el  vientre de María, una mujer permanentemente Inmaculada; al igual que su hijo, Jesús. Y allí está el papel de la mujer, como transformadora. Algo que está vedado al hombre. El Infinito crea a un ser, a través de su palabra: Kun Faya Kun. Sé y así se hizo. La Virgen María, es Madre de Jesús y continúa siendo Virgen. En la creación de Adán, el papel de Madre, lo ejecuta la Madre – Tierra; y de allí que la Tierra, en la Alquimia, es femenina.

Sin embargo, la misma Biblia incluso disminuye la preponderancia del papel de la Santísima Virgen María; para los musulmanes, la mujer más pura que ha habido y habrá. La Biblia ignora su genealogía y pone en su lugar a José, en el nacimiento de Jesús, aún no siendo José su padre, ya que Jesús fue creado directamente por Dios, a través de su palabra. Véase Mateo 1,1-17, Lucas 3, 23-38.

El Islam es diferente, la genealogía de Jesús es señalada a través de su Santísima Madre y Jesús es llamado permanentemente en el Sagrado Corán, como Aisa Ben Mariam: Jesús el hijo de María. 

La mujer en Occidente ha sido históricamente señalada; sometida, abandonada. Sus derechos conculcados. Incluso se les negó sistemáticamente el derecho a la propiedad; a la educación; a la herencia; al voto; a leer los libros religiosos; se le prohibió que enseñara y que recibiera enseñanza; a que gozara de su sexualidad; al orgasmo; a su seguridad; hasta bien entrado el siglo XX (todavía las violaciones y asesinatos contra ellas son comunes e impunes). La liberación de la mujer en Occidente es reciente y esto se logró no por la influencia del cristianismo, o del judaísmo, sino por movimientos sociales laicos. Y aún ahora, liberada, se le deja que sea autosuficiente y que de paso, mantenga su casa; sus hijos, sus familias y a veces hasta a su marido. Cuando se les mantiene; generalmente también son engañadas.

El estereotipo de la mujer, que viene a través de las enseñanzas bíblicas, que Eva, es la causa de todos los males de la Humanidad y un concepto machista; que el Islam no comparte.

Esto ha sido la tónica histórica del Mundo Occidental, que se fue agudizando en los siglos posteriores y que disminuyó hasta bien entrando el siglo XX, por movimientos liberadores laicos. La mujer estaba vedada a todo y era señalada como la causa de todos los males y de todas las tragedias. En lugar de ser aplaudidas por su pureza, fueron generalmente censuradas.

El Islam enseñó la Paz y el Amor, la igualdad entre sexos y razas, defendió la justicia y los valores morales; la libertad religiosa y de expresión, que están reconocidas en el Sagrado Corán. Fue sin duda el primer defensor de la mujer, la igualó con el hombre, y la honró, asegurándole todos sus derechos, cuando en Europa se preguntaban si la mujer tenía alma.

El Islam reconoce que: es un deber para todo musulmán y musulmana buscar el conocimiento. Esto dio lugar a la preparación de la mujer y le dio poder de decisión. Y por supuesto, el derecho de la herencia y a tener propiedades a su nombre. Y el derecho a gozar de su sexualidad dentro del matrimonio, vedado a la mujer occidental por mucho tiempo.

Definitivamente, también se necesitan movimientos liberadores de la mujer, en el Mundo islámico del presente, donde se diferencie, lo que indica el Corán, la Sunna y los Hadices; con las costumbres y tradiciones no islámicas, de esos pueblos ancestrales. Si el Islam dio el ejemplo en el pasado: tiene que volver a darlo en este siglo XXI.

Por otro lado, necesitamos que en El Salvador, a la Mujer se le dignifique aún más, se le proteja, se le reconozca su lugar preponderante en la Sociedad y la familia, y se les otorguen con claridad, su igualdad ante la ley y ante las oportunidades de la Sociedad, sin discriminación alguna de género. El Islam en El Salvador está definitivamente con ellas.




Anuncios


1 Comentarios

Jose Garre dijo el 05/06/2012 a las 16:35h:

Las mujeres en general tiene que ser muy inteligentes para obtener el sitial que les corresponde por derecho propio en el mundo actual,deben ser capaces de manejar los nuevos poderes adquiridos ya ( esto sucede en muchos paises)y tambien ser capaces de no olvidar los deberes inherentes a su ser como : madres,esposas,hijas,etc,. solo asi demostraran su valia ante un mundo machista gobernado por hombres,y a donde ha llevado al mundo ese gobierno machista. ¿Adonde? se dan cuenta de su enorme responsabilidad como mujeres,porque ¿que pasara si ustedes fallan?


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/73268-el_machismo_existente_en_las_traducciones_biblicas.html