webislam

Jueves 14 Noviembre 2019 | Al-Jamis 16 Rabi al-Auwal 1441
892 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

La Fundación ANSAR de Maicao rinde homenaje al Colegio Colombo Árabe “Dar El Arkam” en sus 25 años de existencia

Con profesionales en las distintas ramas del conocimiento, los egresados del Colegio Colombo árabe son ejemplo de responsabilidad y compromiso con el desarrollo de la región y el país

17/01/2012 - Autor: Pedro Delgado Moscarella
  • 3me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Pedro Delgado Moscarella

Según el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística) el promedio de vida en Colombia está en 74 años; 25 años representarían un tercio en la vida de un individuo, y si esos 24 años se encuentran en la etapa de la edad productiva la cual oscila entre los 25 y 60 años de edad, entonces podría asegurar que 25 años de labor docente en el Colegio Colombo Árabe ha representado la mayor parte de una vida.
Observar la construcción de una institución que se erigió en una de las más prestigiosas del país, icono de una comunidad de migrantes, ha sido una de las mayores satisfacciones toda vez que al formar parte de este proceso genera nostalgia que se confunden con recuerdos mantenidos vivos en la memoria.

La Institución se inauguró el 17 de enero de 1987  y las labores se iniciaron en el mes siguiente con la licenciada Zunaima Cotes como rectora, cuyo origen le haría comprender que el reto en la dirección del plantel le comprometía con el desarrollo del municipio y del proceso histórico del Departamento; Zunaima es oriunda de la Guajira y aunque su paso por la institución fue muy corto, tomó parte de la puesta en marcha del “Dar El Arkam” propuesta posible gracias al diseño y asesoría del profesor Ángel Mercado Rua a quien le fue delegado todo el proyecto que permitió darle vida legal a la institución.

La génesis arkamiana no fue para nada fácil. El hecho de participar de toda una generación de cambios en educación impuestos por parte del Estado colombiano hizo que las exigencias para acceder a este proyecto se realizaran con la meticulosidad del orfebre y la precisión del prestigioso reloj suizo. La Renovación Curricular propuesta por el Ministerio de Educación Nacional se convirtió en el primer reto el cual exigió arduas horas de trabajo por parte de Directivos y docentes quienes tuvieron la tarea de interpretar y llevar al aula las nuevas directrices exigidas por el Estado. Las normas de evaluación plasmadas en la resolución 17486 la cual recuerdo con claridad, introducía un nuevo término en educación, la promoción automática, locución que generó discusiones frente a los criterios para aplicarla en el proceso educativo. Sin embargo, todas estas reformas e innovaciones fueron cuento de hadas ante la propuesta de integración por áreas, verdadera exigencia intelectual a la que los docentes arkamianos nos enfrentamos y desarrollamos dentro de un universo de posibilidades que permitía desplegar la creatividad al desafío de formular objetivos, temas y actividades que enlazados entre sí permitiesen construir un conocimiento integrado dentro de la fragmentación temática. En esa época de innovación y cambios, los textos de las diferentes editoriales no habían desarrollado la propuesta con claridad, por lo que todo había que construirlo, allí dentro de esa dinámica se formaron docentes que hoy además del ser protagonistas de las historias de egresados, gozan de impecable prestigio como docentes y directivos en prestigiosos planteles en el país.

La rectoría tuvo además representaciones de varios sectores del territorio nacional, desde la Guajira a la capital del país, luego Antioquia, Atlántico además de descendientes Libaneses. Este matiz multicultural incluye otro elemento importante en la estructuración del Proyecto Educativo  Institucional, la interdisciplinariedad que estarían representadas en las diferentes rectorías por las ciencias sociales, matemáticas, lengua castellana, sicopedagogía, medicina y sicología.

Los escenarios desde donde se reprodujeron las experiencias pedagógicas de la institución fueron numerosos, entre ellos la Feria del Libro, donde editoriales nacionales e internacionales hicieron presencia al igual que librerías de reconocido prestigio en el país lograron que quienes la visitaban tuviesen de primera mano, obras literarias que solo en las ciudades importantes se podían adquirir. Se promovió la idea de concebir la adquisición de un libro no como un gasto sino como una inversión. Y fue en el marco de la Feria del Libro donde se convocó al concurso de cuento Khalil Gibran en las modalidades árabe y español con la participación de instituciones educativas de todo el Departamento de La Guajira. Ya en ese escenario la profesora Haifa Habbouche había sembrado con pertinaz elocuencia en sus clases, las bases para mantener la tradición de expresarse bajo la rigurosidad gramatical del árabe siendo ésta además una de las razones para fundar el colegio. La señora Haifa cambió los libros, el tablero y el marcador por el arrullo y mimos de los nietos. Aún allí, lejos de las aulas de clases, mantiene su vocación de educadora como excelente abuela y asesora pedagógica; personalmente después de tantos años en nuestras cortas tertulias, sus consejos me han hecho reflexionar y orientar sobre mi labor docente.

La presencia de lo más excelso de las letras colombianas hizo que el Congreso de Literatura marcara el inicio del “amor por los libros”. Cómo no recordar aquel recital poético de Meira del Mar o las “crónicas del carnaval de Barranquilla” contadas por el historiador Alfredo De La Espriella. De igual manera pasaron por esas arenas Fernando Soto Aparicio, Fernando Cruz Kronfly, David Sánchez Juliao, Nicolás Buenaventura, Santiago Gamboa, Vicenta María Siosi, Miguel Ángel López, Víctor Bravo Mendoza, Estercília Simancas Pushaina, Wilder Guerra Curvelo entre otros. Las cosechas no se hicieron esperar con la publicación de la “Voz arkamiana”, periódico mensual producido en su totalidad por docentes, estudiantes y padres de familia. Constaba de diez páginas y el tiraje se realizaba con las fotocopiadoras del colegio.

La vida no solo transcurre en 25 años sino que se fortalece y curte con eventos agradables y otros desagradables. Un martes 11 de septiembre del 2001, cuando apenas eran las nueve y cuarenta de la mañana apareció en la puerta del salón “sexto b” Abdul El Azanqui Jomaa que por aquellos tiempos oficiaba como profesor de religión del colegio y con mirada de preocupación me dijo: “¡Pedro, algo grave acabó de pasar en los Estados Unidos! ándate al computador que está conectado a internet en sala de profesores y mira las noticias, yo te cubro en el salón”. A partir de ese momento y durante varios meses, nuestra labor tuvo un giro inesperado e incansable, hasta el punto de quedarnos altas horas de la noche reunidos con los antiguos miembros de la Asociación Benéfica Islámica, leyendo artículos de revistas y periódicos nacionales a fin de responder los señalamientos y estigmatizaciones de la que fuimos víctimas. La solicitud de visitas a la mezquita y hasta interrogatorios disfrazados de entrevistas periodísticas estaba a la orden del día. En ese escenario pudimos escuchar acentos de toda índole. Flexibles, tolerantes, costeños, del interior del país, portorriqueños, cubanos, mejicanos, argentinos, venezolanos, todos con un común denominador, cazar entre nuestras explicaciones, palabras, frases o fragmentos que justificaran la adhesión a lo que había ocurrido con las Torres Gemelas en Nueva York. Sin embargo no todo fue negativo, a partir de ese momento el interés por conocer sobre el Islam y visitar la mezquita se mantienen aún hoy después de diez años de aquel suceso.

Por otro lado participar de la labor pedagógica que realizamos los profesores de religión con el concurso de docentes de otras asignaturas para diezmar los señalamientos y acusaciones de las que fuimos víctimas los musulmanes y que los estudiantes desde preescolar hasta grado undécimo no lograban comprender, es quizás una de las mejores oportunidades que un docente puede alcanzar bajo la espera paciente en el tiempo de algún evento que le excluya de la cotidianidad y le haga partícipe de hechos trascendentales y significativos en la labor educativa. La crisis engendró una oportunidad invaluable, con el hecho de reconocer cómo la educación se convierte en instrumento infalible para ayudar a sobreponer huellas de exclusión, discriminación y segregación en una comunidad a fin de recuperar la confianza en el diálogo, concertación y reconocimiento dentro de las diferencias, axioma que se hizo evidente y manifiesto, por ello considero que sólo a través de la labor educativa se puede poner fin a los males que consternan al mundo.

Decir que la herida sanó, sería pecar de ingenuo, pero asegurar que aún permanece abierta, implica desconocer que nuestros jóvenes visionan el futuro más allá de las diferencias culturales, étnicas, políticas y religiosas dentro de la madurez emocional que les inculca el entorno. Sus proyectos de vida están enmarcados en el servicio a la sociedad sin discriminación alguna devolviendo rosas donde hubo piedras, así es el Islam y así somos los musulmanes.

En 25 años tuve amigos y amigas que dejaron la impronta de la responsabilidad y el sentido de pertenencia a la institución, algunos de ellos no estarán más con nosotros. Luz Marina Sarmiento, secretaria desde el momento en que el colegio vio su primera luz y a quien recordamos por su calidez y amabilidad; se marchó sin despedirse porque siempre estuvo segura que en otro lugar nos volveríamos a encontrar. Issam Ghazal que con su particular saludo al llegar a las instalaciones del colegio arrancaba una sonrisa a quienes tuvimos el honor y la satisfacción de conocerlo, “¡Buenos días familia!” así lo decía; el señor Issam como todos le llamábamos fue un amante de la vida deportiva y gracias a su gestión como director del comité de deporte de la Asociación Benéfica Islámica y posterior presidente de la misma logró que el colegio participara en regionales de baloncesto, voleibol y micro fútbol además de jornadas de integración deportiva en el campamento Mushaisa del municipio de Albania. El señor Issam murió lejos de Maicao pero no dejó de existir porque aquí permanece el recuerdo que aún le mantiene vivo por su excelente carácter, temperamento y gestión.

Melva Choles impulsó la banda de paz; con su voz al estilo de órdenes militares alimentaba el retumbar de redoblantes y tambores  que junto al resonar de platillos y cornetas hacían vibrar emociones bajo el compás de las marchas. Melva siempre tenía una sonrisa, pero su cara se ensombrecía cuando algún instrumento sonaba descoordinado, y allí lanzaba su grito de guerra diciendo ¡paren! Y el repertorio se repetía, era perfeccionista; seguramente estará dirigiendo alguna banda de paz en el cielo.

Son muchos los sucesos y personajes que han alimentado la historia arkamiana, quizás unos más significativos que otros por su trascendencia y repercusiones en la comunidad pero todos enmarcados dentro de la contienda generacional donde la sucesión del ideario ancestral se enfrenta a nuevos modelos en una dinámica de cambios vertiginosos a las ofertas de los medios de comunicación y al contacto intercultural que ha permitido el surgimiento del prototipo del joven arkamiano; alegre, descomplicado, conversador, inquieto, noble, inteligente, amante del vallenato, que salta a bailar cuando escucha un dabqui, atento al llamado a la oración, estricto en la congregación del viernes  y sobre todo sensible ante el dolor y sufrimiento ajeno.
Lentamente y sin darnos cuenta las fusiones culturales en todas sus dimensiones han configurado una generación sui generis reconocida como tal por interlocutores externos, de allí que es común escuchar frases como “costumbre de Maicao” o “dialecto maicaero”; nuestros jóvenes se distinguen donde van por su carácter, forma de ser y expresarse con la impronta del joven arkamiano, son inigualables. A este respecto existe un estudio sociolingüístico de Carlos Jair Martínez Albarracín publicado por la Universidad Nacional de Colombia donde argumenta con lujos de detalles la situación de diglosia dada por el contacto del árabe clásico y coloquial con el bilingüismo funcional vernáculo árabe/español el cual ha permitido el surgimiento de un léxico exclusivo, creativo y espontáneo.

Con profesionales en las distintas ramas del conocimiento, los egresados del Colegio Colombo árabe  son ejemplo de responsabilidad y compromiso con el desarrollo de la región y el país. En estos 25 años de historia, la voluntad popular permitió que un joven graduado en la institución, Bassem Yebara estuviese entre los 17 concejales del municipio de Maicao al igual que el médico pediatra Abdul Rahmán Dasuki designado por el mandatario municipal a ocupar la secretaría de salud, mérito suficiente que les compromete ser garantes del ideario arkamiano, transparencia, honestidad y trabajo.
La historia arkamiana se alimentó de logros y dificultades, triunfos y derrotas (en lo deportivo), risas y lágrimas, pero siempre mirando más allá del horizonte, donde anticiparse a los requerimientos avocados por un mundo competitivo y exigente, obligó a reconsiderar y reordenar la carta de navegación por senderos ajenos a la pasividad donde parodiando a Estanislao Zuleta, se elogia a la dificultad. No me imaginaría a un Colombo Árabe exento de discusiones dialécticas donde no se superen esquemas contrapuestos o conceptos tradicionales a la luz de la argumentación y la lógica, eso sería estancamiento, retraso y obstrucción de progreso; de allí que para definir a la institución, los términos precisos serían “viva, cambiante y dinámica” ese es el colegio que conocí durante 25 de labor docente y espero seguir conociendo. 



Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/67592-la_fundacion_ansar_de_maicao_rinde_homenaje_al_colegio_colombo_arabe_dar_el_arka.html