webislam

Viernes 29 Mayo 2020 | Al-Yuma 06 Shawwal 1441
1737 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Sobre las plegarias y las recitaciones

El secreto de los secretos, capítulo XXI

03/01/2012 - Autor: Sheikh Abdelkader al-Yilani
  • 3me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Plegarias

Quienquiera que haya elegido apartarse a sí mismo del mundo a fin de acercarse a Dios debe saber las plegarias y recitaciones apropiadas. La ejecución de estas plegarias requiere que uno se halle en estado de pureza y tanto como ello sea posible, en un estado de ayuno. El espacio en el que se encierra el recluso es por lo general dentro o en la vecindad cercana a una mezquita, porque es una condición de la reclusión el dejar nuestra celda cinco veces al día para llevar a cabo las plegarias en congregación, permaneciendo mientras tanto impersonal y oculto y sin hablar ni una palabra. El que está en reclusión ha de hacer un esfuerzo especial para ser más consciente de los principios fundamentales y condiciones de la plegaria en congregación, y de regirse por ellos.

Todas las noches en la mitad de la noche la persona reclusa ha de despertarse para ejecutar la plegaria llamada `tahajjud', que significa el estado de vigilia en el medio del sueño. La plegaria `tahajjud' conlleva el simbolismo de la resurrección después de la muerte. Cuando uno se despierta para esta oración, es el posesor de su propio corazón y sus pensamientos son claros. A fin de no ensuciar este estado de consciencia, uno no debiera entonces participar de actividades ordinarias de la vida, tales como comer y beber.

Inmediatamente después de despertarse, con la constatación de la consciencia resucitada, se ha de recitar: `al-hamdu li-'Llahi 'lladhi ahy ni ba`da m am tani wa-ilayhin-mushúr' - "Toda alabanza a Allah Quien me ha resucitado después de haber tomado mi vida. Después de la muerte, todos reviviremos e iremos a El." Después se recitan los diez versículos finales de la Sura al-Imran:

`Ved! En la creación de los cielos y la tierra, y en la alternancia de la noche y del día existen ciertamente signos para los hombres de entendimiento - '

`Los hombres que celebran las alabanzas de Dios parados, sentados, y yaciendo sobre sus costados, y contemplan las maravillas de la creación en los cielos y en la tierra con el pensamiento: Señor nuestro! Él no has creado todo esto para nada! Gloria a Tí! Otorgados la salvación de la penalidad del Fuego.'

`Señor nuestro! Aquellos a los que Tu introduces al Fuego, en verdad Tu los cubrirás de oprobio y jamás los malvados encontrar n quien les ayude!'

`Señor nuestro! Hemos escuchado la voz de uno llamando nos a la fé:

Creed en el Señor, y hemos creído. Nuestro Señor! Perdona nuestros pecados, borra de nosotros nuestra iniquidades, y toma para Ti Mismo nuestras almas en la compañía de los justos.'

`Nuestro Señor! Otorgados aquello que Tu prometiste para nosotros a través de Tus Apóstoles, y presérvanos de la vergüenza en el Día del Juicio, porque Tu jamás rompes Tus promesas.' `Y su Señor los hubo aceptado en su favor, y les respondió: * Jamás permitiré Yo que se extravíe el trabajo de ninguno de vosotros, ya sea hombre o mujer: Vosotros dependéis uno del otro; aquellos que han abandonado sus hogares, o han sido expulsados de ellos, o sufrido perjuicios por Mi causa, o quienes combatieron y fueron muertos - de cierto que Yo borraré de ellos sus iniquidades y los admitiré dentro de los Jardines con ríos fluyendo debajo; una recompensa de la Presencia de Allah, y de Su Presencia proviene el mejor de los dones.

`No se permita que los tartamudeos de los infieles a través de la tierra te engañen.'

`Poco de ello es para alegría: Su morada final es el Infierno: que maléfico lecho para recostarse sobre él!'

`Por otro lado, para aquellos que temen a su Señor, hay Jardines con ríos fluyendo debajo; y allí han de morar para siempre – un don de la presencia de Allah, y aquello que se encuentra en la Presencia de Allah es lo mejor la beatitud para los justos.'`

hay ciertamente, entre la Gente del Libro los Cristianos y los Judíos aquellos que creen en Allah, en lo que te ha sido revelado a tí, y en la revelación a ellos, inclinándose en humildad a Allah. Ellos no vender n los signos de Allah por una ganancia miserable! Para ellos es una recompensa con su Señor, y Allah es veloz en el recuento.'

`Oh vosotros que creéis! Perseverad en paciencia y en constancia; emulaos en tal perseverancia, robustecéis el uno al otro, y temed a Allah; para que vosotros logréis prosperar.'

(Sura al-Imran 3:190/200).

A continuación uno toma la ablución y ora: "Gloria a Allah – toda alabanza se debe a Tí. Ningún otro sino Tu es merecedor de recibir la plegaria. Yo me arrepiento de mis pecados. Perdona mis pecados, perdona mi misma existencia. Acepta mi arrepentimiento. Tu eres el Misericordioso. Tu gustas de perdonar. Oh Señor, colócame entre aquellos que se dan cuenta de sus malas acciones e inclúyeme entre Tus puros servidores que tienen paciencia, que son agradecidos, que Te recuerdan y que Te alaban noche y día.'

Luego elevando sus ojos al cielo nocturno uno confirma, `Yo atestiguo que no hay dios sino Allah, solo, sin ningún asociado, y Yo atestiguo que Muhammad es el servidor de Allah y Su Mensajero.'

`Yo tomo refugio en Tu misericordia de Tu castigo. Yo tomo refugio en Tu complacencia y aprobación, de Tu cólera. Yo tomo refugio de Tí en Tí. Yo no puedo conocerte a Tí como Tu te conoces a Ti Yo soy el hijo de Tu servidor. Mi frente, sobre la cual Tu has escrito mi destino está en Tus manos. Tu decreto corre a través mío. Aquello que Tu has ordenado para mí es lo justo para mí. Yo pongo delante de Tí mis manos y los tesoros que Tu has colocado en ellas. Yo me abro a mí mismo delante de Tí, exponiendo todos mis pecados. No hay dios sino Tú, y Tú eres misericordioso y yo soy un opresor. Yo soy un hacedor del mal. Yo me he tiranizado a mí mismo. Por consideración a mí, porque yo soy Tu servidor, perdona mis grandes pecados. Tu eres mi Señor, Tu eres el único que puede perdonar.'

Entonces, volviéndose en la dirección de la qibla' diga: `Allah es el más grande. Toda alabanza se debe a El. Yo recuerdo y glorifico a El, noche y día.' Luego repite diez veces: `Toda la gloria es para Allah', luego diez veces: `Toda las alabanzas y las gratitudes son para Allah', luego diez veces: `No hay dios sino Allah.'

A continuación uno ejecuta doce ciclos de plegaria. Se da el saludo de paz final después de cada dos ciclos, porque nuestro Maestro el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dijo, `Las plegarias nocturnas son hechas de dos en dos'.

Allah El Más Elevado alaba a quienes ofrecen la plegaria de vigilia: `Y durante una parte de la noche manténte despierto y ora más allá de aquello que es incumbente sobre tí. Quizás tu Señor te eleve a un estado de gran gloria.' (Sura Banil Israil, 17:79).

`Ellos abandonan sus lechos, llamando a su Señor en temor y en esperanza, y gastan de aquello que Nosotros les hemos dado. Así ningún alma sabe que‚ frescura para los ojos se halla oculta para ella, una recompensa por aquello que hicieron.' (Sura Al-Salldah, 32:16/17).

Más tarde en la noche, uno se despierta nuevamente para ejecutar los tres ciclos de plegaria witr que sellan las oraciones del día. En el tercer ciclo, después de recitar la Fátiha - la Apertura:

En el nombre de Allah, el Bienhechor, el Misericordioso
Alabado sea Allah, el Señor de los mundos,
El Bienhechor, el Misericordioso,
Soberano del Día del Juicio
A tí adoramos y a Tí acudimos por ayuda
Guíanos por el camino recto
El camino de aquellos sobre quienes Tí has dispensado gracias
No el de aquellos sobre quienes la ira es descargada ni el de
aquellos que marchan al extravío.'

y otro capítulo del Corán, uno eleva sus manos como en el comienzo de la plegaria, dice Allahu akbar'- `Allah es el más Grande' - y recita el `qunut', la plegaria de reverencia: `Oh Allah, nosotros pedimos Tu ayuda y Tu absolución y Tu guía. Nosotros somos fieles a Ti y a Ti nos volvemos y en Ti confiamos y a Ti alabamos por todo cuanto es bueno. Nosotros estamos agradecidos a Ti y no somos desagradecidos a Ti, y renunciamos y abandonamos al que te ofende a Ti con pecados. Oh Allah, a Ti nosotros servimos y a Ti nosotros oramos y nos prosternamos y a Ti recurrimos. Nosotros confiamos por Tu misericordia y tememos Tu castigo. Ciertamente Tu castigo alcanzar a quienes descreen.'

La plegaria es entonces finalizada de la manera usual.

Después de la salida del sol el que se halla en reclusión ejecuta la plegaria `ishraq', la plegaria de la iluminación, que es de dos ciclos, y después dos ciclos de la plegaria `ist` dha' , que busca refugio y protección del mal. Durante el primer ciclo, después de la Fatiha, uno recita la Sura Al-Falaq, "El Amanecer" (113):

`Dí: Yo busco refugio con el Señor del Amanecer
de la maldad de las cosas creadas
de la maldad de la Obscuridad mientras se esparce desde el daño
de aquellos que manipulan artes secretas
y de la perfidia del envidioso, mientras ejercita la envidia.

En el segundo ciclo, después de la Fatiha, uno recita la Sura Al-Nas, "La Humanidad" (114):

`D¡; Yo busco refugio con el Señor y Confortador de la Humanidad
El Rey Gobernante de la Humanidad,
El Dios Juez de la Humanidad -
De la maldad del Susurrador del mal que se retrae
después de su susurro -
El mismo que susurra dentro de los corazones de la humanidad -
Entre jinns y entre hombres.'

Preparándose a s¡ mismo para el día, uno a continuación reza dos ciclos de la plegaria istikhara, que busca la guía de Allah para las rectas decisiones durante el día. En cada uno de los dos ciclos de `istihara' la Fatiha es seguida por el "Versículo del Trono", Ayat al-kursi' (2:255):

`Allah! No hay ningún dios sino El - el Viviente, el Auto-subsistente, Eterno. Ninguna somnolencia puede tomarlo a El, ni el sueño. Suyas son todas las cosas en los cielos y sobre la tierra. ¨Quién existe que pueda interceder en Su presencia, excepto como El lo permitiere? El sabe lo que aparece a Sus criaturas delante o detrás de ellas. Ni ellos abarcarán nada de Su conocimiento excepto aquello que sea Su voluntad. Su Trono se extiende por encima de los cielos y de la tierra, y El no siente fatiga alguna en guardarlos y preservarlos, porque El es el Más Alto, el Supremo en gloria.'

Luego uno recita siete veces la Sura Ikhlas, Sinceridad (112):

Dí:El es Dios, el Uno y el Unico
Dios el Eterno, el Absoluto
El no engendró, ni es El engendrado
Y no hay ninguno como El.

Más tarde en la mañana, el que está en reclusión hace la Duh, la plegaria de la piedad y la paz del corazón. Se ejecuta en seis ciclos, con una recitación de versículos de la Sura AL-Shams, "El Sol" (91), y la Sura Al-Duha, "El Brillo del Día" (93):

Por el sol y su glorioso esplendor;
Por la luna mientras ella lo sigue;
Por el d¡a mientras muestra arriba la gloria del sol;
Por la noche mientras ella lo oculta;
Por el firmamento y su maravillosa estructura;
Por la tierra y su ancha expansión;
Por el alma y las proporciones y el orden dados a ella;
Y su iluminación as¡ como su error y su equidad; -
En verdad logra el éxito aquél quien la purifica,
Y se frustra el que la corrompe!
Las gentes de Thamud rechazaron su profeta a trav‚s de su
desordenada perfidia.
Contemplad, el hombre m s perverso de entre ellos fue‚ comisionado
por su impiedad.
Pero el Apóstol de Allah les dijo a ellos: *Es una camella de
Allah! Y no le impidáis que tome su bebida!*
Entonces ellos lo rechazaron como un falso profeta y la
baldaron. As¡ su Señor, por su crimen, borró sus huellas y los
igualo en destrucción, altos y bajos!
Y para El no existe temor de las consecuencias.'

* * *

Por la luz gloriosa de la mañana,
Y por la noche cuando está en quietud -
Tu Señor-Custodio no te ha abandonado, ni está El insatisfecho.
Y ciertamente el más allá será mejor para tí que el presente,
Y pronto tu Señor-Custodio te dará a tí aquello con lo cual
tu serás bien complacido.
¨Acaso El no te hallo como huérfano y te dio abrigo y cuidado?
Y El te vio vagando, y El te brindo guía.
Y El te encontró necesitado, y te hizo independiente.
Por lo tanto no trates al huérfano con dureza,
Ni rechaces al que pide sin escucharlo
Sino que la generosidad de tu Señor - enumera y proclama!'

La plegaria `duh ' es seguida por dos ciclos de kaffara, una plegaria de expiación por la suciedad que pudiere haberlo tocado a uno sin lograr evitarlo o sin que uno haya tomado consciencia de ello. Porque el contacto con la inmundicia, a£n cuando sea inadvertido, constituye no obstante un pecado, una causa de castigo. Esto puede ocurrir aún en reclusión, por ejemplo, a través de nuestras propias necesidades fisiológicas. El Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dice, `Precavéis de la suciedad - hasta cuando vosotros orináis que ni una gota pueda salpicar sobre vosotros - porque es un signo del sufrimiento del sepulcro.' En cada ciclo, después de la Fátiha uno repite la Sura Al-Kauzar (108) siete veces:

En el nombre de Allah el Bienhechor y el Misericordioso.
A tí Nosotros te hemos otorgado la fuente de la abundancia,
Por lo tanto a tu Señor vuélvete en plegaria y sacrificio.
Porque aquél que te odia a tí, será arrancado de esperanza futura.

Otra plegaria - larga, no obstante que es solamente de cuatro ciclos - debiera ser hecha en el curso de un día en reclusión. Esta es la plegaria tasbih, la oración de la glorificación. Si el creyente pertenece a la escuela Hanafi dar el saludo de paz y finalizar solamente después de todos los cuatro ciclos; si él es de la escuela Shafi'î la ofrecerá como dos juegos de dos ciclos. (Esta regla se aplica a la plegaria hecha durante el día. Si es efectuada durante la noche, la Hanafiyya y la Shafi`yya, ejecutan ambas la plegaria en dos juegos de dos ciclos.)

El Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) describió esta plegaria a su tío, Ibn `Abbas, así:

Oh 'Abbas, mi amado tío, presta atención, yo te brindar‚ un presente. Presta atención, yo voy a transmitirte a tí algo bueno; presta atención, yo voy a darte nueva vida y esperanza; presta atención, yo voy a entregarte a tí algo que vale diez de los más grandes bienes. Si tu haces lo que yo te digo, Allah perdonará tus pecados - aquellos en que caíste antes y los que cometerás después, los viejos, los nuevos, los pequeños, los grandes, los hechos a sabiendas, o ignorando, secretamente o abiertamente.'

`Tu harás cuatro ciclos de plegaria. En cada ciclo, después de la Fátiha, tu recitarás otro capítulo del Corán. Mientras estás de pié‚ tu repetir s quince veces: `Subh na Ll hi, il-hamdu li-Llahi, la ilaha illa Lla hu wa-Llahu akbar, wa-l hawla wa-l quwwata illa bi-Llahi l-`Ali l-`Azim'- "Gloria a Allah, todas las alabanzas pertenecen a Allah, no hay dios sino Allah, y Allah es el Más Grande. No hay ni poder ni fuerza salvo en Allah, el Exaltado, el Magnífico".'

`Cuando tu te hayas inclinado desde la cintura, las manos en las rodillas, repetir s esto diez veces más. Luego te pones de pié y lo reiteras diez veces más; luego te prosternarás y lo repetirás diez veces más. Al levantarte de la postergación, sentado sobre tus rodillas, lo reiterar s diez veces más. Prostérnate nuevamente y lo repites diez diez veces más. Siéntate nuevamente sobre las rodillas y lo reiteras diez veces más, luego te pondrás de pié para el segundo ciclo. Haz lo mismo durante el resto de los cuatro ciclos.'

`Si tu puedes, haz esta plegara todos los días; si no te es posible hazla cada Viernes. Si no puedes, hazla cada mes. Si no te es posible, hazla una vez al año; si no puedes hacer esto tampoco, hazla al menos una vez en tu vida.'

Así, en los cuatro ciclos, la plegaria de alabanza es repetida trescientas veces. Tal como el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) sugirió el ejercicio de esta plegaria a su tío, Ibn `Abbas, quiera Allah ser complacido con él, se aconseja que aquél que se encuentra en reclusión también la ejecute.

Es adecuado que adicionalmente a estos deberes, la persona recluída lea al menos doscientos versículos del Sagrado Corán todos los días.

Igualmente debiera recordar a Allah continuamente y, de acuerdo a su condición interna, proclamar Sus Bellos Nombres, ya sea en voz alta o interiormente en su corazón. La recordación silenciosa interna comienza únicamente cuando el corazón recobra consciencia y vida. El lenguaje de esta recordación es la palabra secreta escondida. Todo el mundo recuerda a Allah y recita Sus Nombres de acuerdo con su propia habilidad. Allah dice: `Y recuérdalo a El de la manera que El te ha guiado.' (Sura Al-Baqarah 2:198). En otras palabras, recuérdelo a El de acuerdo con su habilidad. En cada nivel espiritual, la recordación es diferente. Posee otro nombre; tiene otro carácter, otro camino. Unicamente los que se encuentran en un nivel determinado son conocedores de la recordación correcta.

Aquél que se halla en reclusión también recita el capítulo de la Sinceridad y de la Unidad, la Sura Ikhlas, cien veces cada día. También ora por nuestro Maestro el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) recitando cien veces: `All humma salli `al Sayyidin Muhammadin wa-`al li Muhammadin wa-sahbihi wa-sallim - "Oh Dios, derrama bendiciones sobre nuestro Maestro Muhammad y sobre la familia de Muhammad y sus Compañeros, y paz.'

El también debiera recitar la siguiente plegaria cien veces:

`astaghfiru Ll h al-'Azim l il ha ill Huwa l-Hayy ul-Qayyum -mim qaddamtu wa-m akhkhartu wa-m `alantu wa-ma asrartu wa-m asraftu wa-m anta a`lamu bihi minn¡. Anta l-Muqaddimu wa-antal-Mu'akhkhiru wa-anta `al kulli shay 'in Qadir.

`Yo ruego perdón de Allah el Siempreviviente, el Auto-existente, el Magnífico - no hay dios sino El. Yo ruego perdón por mis pecados del pasado y del futuro, por las equivocaciones que he cometido abierta y secretamente, y por mi vida que hé malgastado. Tú me conoces mejor de lo que yo lo hago. Tú haces progresar las cosas y las atrasas, y Tu tienes poder sobre todo.'

El tiempo sobrante después que todo esto está terminado se usa leyendo del Corán y en plegarias y adoraciones ulteriores.


Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/66462-sobre_las_plegarias_y_las_recitaciones.html