webislam

Jueves 9 Abril 2020 | Al-Jamis 15 Shaban 1441
3951 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Por qué ha fracasado la paz? Claves para entender el conflicto palestino-israelí (3)

Análisis del libro de Ignacio Álvarez-Ossorio y Ferran Izquierdo

21/12/2011 - Autor: Jesús Azcona - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Dolor ante el derribo

Estados Unidos, de “América e Israel”.-

Después de la Guerra del Golfo, en su primera versión, cambiaron los equilibrios en Oriente Medio. Estados Unidos, para lograr sus objetivos económicos en cuanto al petróleo de los Estados árabes, avanza en el proceso de globalización de su economía para afianzar un proceso en el que el lobby económico armamentístico, en antagonismo con la política globalizadora, necesita un Estado fuerte, proteccionista y subvencionador, para acumular poder y capital. Señala a este respecto el autor que las curvas de conflictividad en Oriente Medio, crecen en cuanto estos sectores económicos necesitan ganar dinero, espacio y poder.

Es verdad que, como indica Álvarez Ossorio, las políticas americanas variaron de rumbo con dos acontecimientos: el desplome de la bolsa que hundió a las nuevas tecnologías, defendidas por Clinton y Gore, y los sucesos del 11 de Septiembre de 2001. A partir de la administración Bush, ligada directamente con el sector energético y con el armamentístico, aumenta la conflictividad en Oriente Medio, en gran medida por la influencia del bloque económico pro-israelí ligado a estos intereses. Quiero decir que, a veces Estados Unidos tiene una política más equilibrada con respecto al conflicto árabe-israelí y ahora parece, que son un mismo país, dándome la idea de los “Estados Unidos de América e Israel”, animados a “fusionarse” por el proceso vertiginoso de globalización emprendido. Actores indefinidos en un proceso donde lo económico es, obscenamente, más importante que lo humano.

Lo que dice claramente Álvarez Ossorio es que al fracasar políticas de atracción suaves por parte de los Estados Unidos, necesarias y vitales para consolidar el proceso de globalización de la economía, el transnacionalismo y el multilateralismo promovidos por los sectores políticos que las apoyaban, éste país se ha visto abocado al Imperialismo como única vía para el mantenimiento de sus prerrogativas en el mundo. La cara de una familia palestina cuando es registrada su casa, en el documental del periodista español Roberto Arce sobre la invasión israelí de Nablus el 14 de Agosto del 2004 (6), les ilustrará mejor que yo, o que Álvarez Ossorio sobre el Imperialismo. La invasión de Irak y las amenazas a Siria e Irán, junto con la invasión del Líbano por parte de Israel, forman parte de esa estrategia, si no son su culminación. Estrategia común, en la negociación y en la guerra. Fosa interminable para el pueblo palestino y condena a trabajos forzados para la juventud israelí, eso sí, todo adornado con unas bermudas hawaianas para hacer surf e impregnado de olor a hamburguesa económica como premio final. Un viaje al pasado de la mano del colonialismo del acuerdo Sykes-Picot, en 1915, remozado con la teoría de la Globalización mal entendida, con pistoletazo de salida en la presidencia de George W. Bush.

Conclusiones.-

Los tres puntos esgrimidos por el autor en la parte final del libro a modo de “plan de paz”, para lograr la paz, forman parte de las interminables negociaciones en las que llevamos empantanados desde 1949 y cuyo penúltimo capítulo es el acuerdo de La Meca, para formar un gobierno de reconciliación nacional para Palestina en Febrero del 2007. Planes bien construidos, como el acuerdo de Oslo o la famosa “hoja de Ruta” han fracasado anteriormente, cuando parecía que “casi” todo estaba solucionado.

La arbitrariedad de Israel, Estados Unidos, las propias facciones palestinas, y el mundo árabe a la hora de negociar, han hecho morir una posible solución antes de que nazca.

El primer punto propuesto, un ínter-pacto israelí a la hora de saber que “Israel” es posible construir, para que el sector más radical se deje seducir por la vieja fórmula de “paz por territorio” es casi inviable hoy, cuando el sector militar israelí apunta incluso a Siria, Irán o Líbano, con el apoyo de su gran aliado americano. Se ha pasado a la política de la coacción para obligar a las facciones palestinas, Al-Fatáh y Hamás, a formar un gobierno de conciliación “nacional”, fórmula apestada en política por su fragilidad, sin reconocer una “nación”: Palestina. Se dice que la estrategia de conseguir una recuperación económica del lado árabe del conflicto, choca con la desidia de la ayuda internacional (7) que se limitaba, antes de las elecciones palestinas ganadas por Hamás y actualmente, a subvencionar la miseria en la que viven los territorios ocupados.

El Banco Mundial aconseja, las Naciones Unidas sancionan, Europa y el estado norteamericano subvencionan, aprobando de facto la estrategia de la violencia israelí, asesinatos selectivos incluidos, y fomentando la violencia entre los partidos palestinos para decirle al mundo que Israel tiene razón, apoyándose en la creciente islamofobia emergente en Occidente.

Propongo conocer el capital humano de la contienda entre palestinos e israelíes a través del magnífico documental de B.Z. Goldberg y Justine Shapiro, “Promises” donde se entrevista a niños israelíes y palestinos, para finalmente sentarlos en la sala de una casa familiar en los territorios ocupados e intentar establecer puentes de diálogo sincero. Me parece la iniciativa más original que he contemplado desde mi nacimiento, en los días de la Guerra de Yom Kippur.

Sigamos revolucionando, en contra de las tesis de los que dicen que, los expertos hoy, no leemos, para integrarnos en una política del Capital que propone a la Web y la televisión como únicos hechos culturales. En cuanto leamos la palabra Líbano, coloquemos un disco de Fayrouz, para escuchar su voz rotunda cantando “Beirut toohell”.

Sintamos las voces de las Andrew Sisters mientras vemos imágenes de Bagdad masacrado. Para conocer la realidad del ejército de Israel asistamos atónitos al film del realizador israelí Eythan Fox “Yossi&Jagger” personajes ficticios a quienes he dedicado éste trabajo, que lleva por título “Paradise now”, el título de otro film que nos cuenta la historia de un joven suicida palestino. Empapémonos del capital humano, aunque sea con actores de cine, hagamos una Intifada de discos, películas y periódicos, para llegar a conocer la realidad de un conflicto que no es otra cosa que humano.

Superemos el hastío impuesto por los mass-media para cotidianizar el horror, no lloremos más al ver niños tiroteados. Vivamos el horror palestino-israelí en nuestra propia casa, hurgando un poco en las vidas de los actores del conflicto, gente como ustedes o como yo, que aman, ríen, bailan y cantan. Metamos un gol en la portería de la Paz, para que estalle el júbilo de los espectadores en una celebración real, global, de estilo olímpico.

Notas
6- http://blogs.elpais.com/yoperiodista/2007/02/diario_de_rodaj.html
7-    Gema Martín Muñoz “Palestina y el juego de la manipulación”, antes citado

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/66106-por_que_ha_fracasado_la_paz_claves_para_entender_el_conflicto_palestinoisraeli_3.html