webislam

Domingo 19 Enero 2020 | Al-Ajad 23 Jumada Al-Auwal 1441
548 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El Hayy (la peregrinación mayor)

El islam de nuestros abuelos, capítulo 14

28/11/2011 - Autor: H. S. Sa´îd b. Aÿiba al Andalusí - Fuente: Shadilia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Orientados a la Kaaba

Vocablo que se deriva del verbo “Hayya”, cuyo significado es peregrinar. El Hayy es el último de los cinco pilares del Islam, y solo lo deben de hacer las personas con posibilidades para ello. Y, como su traducción indica, es el acto de peregrinar.

Se inicia a los setenta dí­as después del mes de Ramadán, y se visitan las dos ciudades que fueron testigos de la promulgación Muhammadiana, Medina y Meca. Pero la perla de esta peregrinación es la visita a la Kaaba, en la ciudad de Meca, cuya visión ofrece al peregrino la culminación de toda una vida de esperanza. Allí­ es donde el peregrino cumple con las tradiciones vigentes desde la época del Profeta.

Esta peregrinación, como dije, es prescriptiva solo para las personas que tienen posibilidades fí­sicas y económicas para realizarla. Para aquellos que no pueden llevarla a cabo hay una lógica disculpa. También se puede peregrinar a las ciudades testigos de la Revelación Coránica en otro momento, esta visita se llama la Umra o peregrinación menor.

La Meca y la Kaaba

La Meca es una pequeña ciudad, prácticamente desértica, de la Pení­nsula Arábiga. Está rodeada de una paisaje inhóspito, tremendamente caluroso y agreste, pero fue la patria de Muhammad (p.b.).

En sus cercaní­as, en una pequeña gruta en el monte Hira, hoy también llamado Jebel Noor -monte de la luz-, y no lejos de la cúspide, tuvo su primera experiencia mí­stica aquel hombre extraordinario, y no siempre bien comprendido, tanto por exceso de mito como por defecto de la desinformación y, aún a veces, de mala intención.

En Meca conviví­an diferentes confesiones religiosas, no en vano era el centro neurálgico del comercio de la región. La Kaaba, considerada como el primer templo levantado por Abraham, también padre del pueblo árabe por la lí­nea de Ismael, se utilizaba como centro de culto del politeí­smo de las diversas tribus de Arabia.

Al Uzzâ (Venus), cuyo santuario principal se hallaba en N´akhlah, tení­a su representación en la Kaaba, al igual que Manât , la llamadadiosa de la felicidad y Allât que era la representación femenina de la divinidad. Pero el Señor de la Kaaba era Allah.

Ya en la época pre-Muhammadiana, se hací­an ritos de Tawaf, (dar siete vueltas al rededor de la Kaaba y de ciertas piedras y árboles sagrados del paganismo). La famosa piedra negra de origen meteórico, que todaví­a goza de una especial veneración perfectamente disculpable, pero un tanto inadecuada, se identificaba en aquel entonces con el dios Hubal.

Los terrenos cercanos a los í­dolos se consideraban “haram”, es decir; no se podí­a sacrificar en ellos animal alguno, ni cortar árboles. Antes de dar las vueltas en dirección contraria a las agujas del reloj, o de ofrecer los sacrificios, habí­a que hacer wudu, el lavatorio ritual.

Muchas de estas costumbres se conservan hoy dí­a. No obstante, a pesar de este politeísmo, los mecanos no tení­an en el olvido el recuerdo del Dios de la Torah, de hecho era el culto único para determinados personajes, quienes se consideraban descendientes y seguidores de Abraham.

Los habitantes de Meca conviví­an con judí­os, cristianos, y sabeos; el Qurân se refiere a ellos con respeto y consideración, pues son el pueblo del Libro, y se les llama los Hunafa, en singular Hanif o monoteí­sta.

Los judí­os ya sabemos quiénes eran y, aquellos cristianos divididos en diversas creencias, que no se correspondí­an exactamente con los de la actualidad, ya desaparecieron, ví­ctimas de las persecuciones del Imperio Romano por su pacto con el sector Católico. Los sabeos en cambio son más desconocidos entre nosotros.

Los sabeos fueron un pueblo semita de origen babilónico, fueron Teósofos, y entre ellos se llamaban “los Compañeros”, al igual que posteriormente se llamaron, y todavía se llaman, en algunas tariqas Sufis. Algunos historiadores les atribuyen el origen del Temple y de la Francmasonerí­a.

Como herederos de la Tradición Hermética, algunos estudiosos creen que los primeros Sufis fueron los herederos de los Sabeos integrados en el Islam. Al principio de su prédica, Muhammad (p.b.), se dirigió a ellos para integrarles en su propia experiencia, dentro de la que se disolvieron, como así­ parece que sucedió.


Anuncios
Relacionados

Mi viaje hacia la Kaaba

Artículos - 08/02/2002

Jutba sobre el Hach

Artículos - 18/03/2002

La Peregrinación (Hayy), el quinto pilar del Islam

Artículos - 20/01/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/65427-el_hayy_la_peregrinacion_mayor.html