webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
618 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20774

Proceso inconcluso

Egipto se recalienta

17/10/2011 - Autor: Rodolfo Olivera - Fuente: Noticas&Protagonistas
  • 5me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Egipcios entre banderas.
Egipcios entre banderas.

A no distraerse ni dar por resuelto un proceso que recién se inicia y cuyo final no está garantizado. La “primavera árabe”, hoy extendida a los “indignados del mundo”, vuelve a las fuentes por estancamiento. Ya no está Mubarak, pero la gente volvió a la calle. Y otra que volvió fue la muerte.

Occidente cree que el mundo se mueve a su enloquecida velocidad, esa que no nos permite digerir los cambios porque inmediatamente llega otro bocado, y otro y otro, atorando el entendimiento y en constante huída hacia delante. Las cosas van quedando por la mitad, apenas medio masticadas; garantía de mala digestión. Se levantaron en Egipto, cayó Mubarak, pasemos a otra cosa. Será Khaddafi en Libia, será Al Assad en Siria, quizás los españoles, los británicos, los que protestan en New York, en Santiago de Chile, en Tel Aviv, en Bahrein, en Yemen; y mañana ya veremos. Como si lo ocurrido hace seis meses ya fuera viejo y estuviera resuelto. Pues no. El Teorema de Grondona (“todo pasa”) no funciona en cualquier lado.

Es más, la situación en Egipto -que fue uno de los primeros, puede decirse- está igual o peor. No porque quienes forman parte de la Junta de gobierno superen a Mubarak en corrupción sino porque dejaron a mitad de camino la reforma y hoy se muestran sin rumbo. Vienen demorando las elecciones, combo que tanto afecta a los que tienen 300 muertos que lamentar en aquellas jornadas de marzo como a los pescadores en río revuelto que capitalizan la violencia contenida. Cuidado: Egipto no es cualquiera, el desenlace tiene cola.

Pensamos para septiembre, los comicios pasaron al 18 de noviembre y algunos ya hablan de diciembre por “falta de seguridad”. Seguridad perdida por gente común que pide respuestas, por algunos miembros de la Hermandad Musulmana (no toda) que vieron frustrado su sueño de poder en Sudán y vuelven después de treinta años de exilio; por la islamofobia de los Coptos y la cristianofobia del fundamentalismo islámico (los retrógrados salafistas). Nada es sencillo de resolver; menos cuando el gobierno de transición no tiene ideade para qué lado quedan las aguas calmas.

En un mes llevamos casi 100 muertos de todo pelaje: rebeldes “de aquéllos”, los anti Mubarak que se sienten defraudados, policías que no saben a quién dispararle (porque en aquel momento también eran rebeldes), islamistas reprimidos por el Ejército, coptos masacrados por intolerancia religiosa. Y una Junta que no ofrece garantías a nadie.

“Los Hermanos Musulmanes no queremos instalar un Estado islámico sino uno civil”, dicen sus dirigentes, tratando de mostrar una prudencia que no consiguen ni entre sus propios adherentes. Por otro lado, vehículos de las fuerzas del orden fueron incendiados por manifestantes Coptos (cristianos) y la respuesta no se hizo esperar: más de veinte muertos y trescientos heridos en una noche. El Consejo de Ministros ha pedido que “se investiguen los hechos y se tomen las medidas adecuadas”. El jeque Ahmed Tayyeb, máxima autoridad sunní dijo que “no hay ninguna discordia sectaria entre musulmanes y cristianos en Egipto”. Nadie tiene la culpa, pero los muertos están siendo velados.

Claro, la ONU y esta vez también la Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, se manifestaron “profundamente preocupados” y consideran "necesario que las autoridades egipcias impulsen una investigación"; eso y no decir nada es casi lo mismo.

El nuevo brote de violencia sectaria tiene su origen en el incendio de una iglesia en la región de Asuán. Los coptos que se enfrentaron con las fuerzas de seguridad en El Cairo protestaban contra ese incendio y, en general, contra la pasividad del Consejo Militar que gobierna desde la caída de Mubarak a la hora de evitar los ataques contra ellos por parte de musulmanes radicales. Siendo que uno de los momentos más hermosos y prometedores de las protestas populares que a principio de año terminaron derrocando a Hosni Mubarak fue aquel fin de semana en que, durante el viernes, los manifestantes cristianos de la plaza de Tahrir protegieron los rezos de sus hermanos musulmanes y, a lo largo del domingo, los musulmanes hicieron lo mismo con los de los cristianos. Se dibujaba así el sueño de un Egipto democrático donde pudieran convivir pacíficamente todas sus confesiones religiosas.

En el siglo VII, cuando el islam arrancó de Arabia y conquistó los imperios persa y bizantino, el cristianismo era la religión mayoritaria en Oriente Próximo. Jerusalén, Alejandría, Antioquía y Constantinopla eran las sedes de los patriarcados greco-ortodoxo, armenio, maronita, copto y nestoriano. Con el paso del tiempo, la gran mayoría de los cristianos de Oriente abrazó el islam por convicción o conveniencia. No obstante, millones de personas, aunque adoptando la lengua y cultura árabes, guardaron su fe en Líbano, Siria, Irak, Palestina y Egipto. Hoy, esa armonía se ve afectada en parte por extremismo recíproco; y es salpicada por indefiniciones gubernamentales que transformaron la revuelta originaria en un caldo sin sal para un pueblo hambriento de nueva vida.

En una rueda de prensa celebrada en El Cairo, la Unión Egipcia de los Derechos Humanos (UEDH) exigió a la junta militar que dirige Egipto desde la caída del régimen de Hosni Mubarak el pasado febrero, que defienda a los coptos de "las injusticias que cometen contra ellos extremistas (islámicos suníes) salafistas". Denuncian sabotaje de sus iglesias, atentados contra la integridad física de sus miembros y declaraciones de odio hacia su comunidad.

Según la tradición, la primitiva iglesia copta fue fundada por el mismo apóstol San Marcos, que llevó la predicación de la fe cristiana hasta Egipto. Por esa razón la fidelidad de los componentes de la etnia copta al culto cristiano ha determinado que hoy en día se les pueda considerar como los descendientes racialmente más puros de los primitivos habitantes del antiguo Egipto. Su lengua permitió descifrar los jeroglíficos egipcios. Tampoco son tan monolíticos, porque algunos -los melquitas- mantuvieron la posición del Concilio Romano sobre la naturaleza humana y divina de Cristo, mientras los jacobitas (hoy cerca de 3,5 millones en Egipto) mantienen sólo la naturaleza humana para la figura de Jesús.

Como quiera que sea, no los imagine como creyentes mansos que sufren en silencio. Se declaran a sí mismos “la parte más auténtica y principal de la patria” (dudosa interpretación histórica), y advirtieron que no se piensan someter a leyes que pudieran derivar de una religión que no sea la suya, en clara alusión dirigida a que el nuevo gobierno bloquee o proscriba partidos islamistas. Como si la egipcia no fuera una población de abrumadora mayoría musulmana. Pero para algunos, la democracia es algo relativo. Como mínimo, convengamos, en un período de compleja transición no es el mensaje más alentador, porque lo remataron con la siguiente advertencia: “no vamos a participar en las próximas elecciones legislativas sobre las que ejerceremos toda nuestra fuerza para boicotearlas”. No son los responsables del caos, en modo alguno, pero estos mensajes tampoco aportan mucho para pacificar.

Como sea, el gobierno no responde. Los musulmanes moderados quieren ser gobierno, los extremistas huelen el poder; los coptos las quieren todas; la policía no sabe a quién apuntarle. La solución política no aparece; la económica, menos todavía. Si usted cree que lo de Egipto ya pasó, se equivoca de cabo a rabo. Apenas está empezando el segundo round.

Anuncios
Relacionados

Yo acuso

Artículos - 11/01/2011

Una gran mayoría de egipcios dice sí al cambio constitucional

Noticias - 21/03/2011

Un camino, un destino... pero dos religiones diferentes

Artículos - 09/10/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/64591-proceso_inconcluso.html