webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
743 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20708

Voto cristiano en Centroamerica, ¿voto ciudadano?

Ha llamado la atención cómo el discurso esencialista cristiano ha dominado la campaña electoral en Guatemala

09/10/2011 - Autor: Julio Abdel Aziz Valdez - Fuente: Envío público a Webislam
  • 15me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El Arzobispo Óscar Vian deposita su voto en las elecciones guatemaltecas
El Arzobispo Óscar Vian deposita su voto en las elecciones guatemaltecas

Ha llamado la atención a los medios de comunicación cómo el discurso esencialista cristiano a dominado la campaña electoral en Guatemala a tal grado que ha levantado una discusión y el disgusto de más de un analista formado en la tradición liberal.

El ideario liberal impuesto en Guatemala, al igual que en toda Centroamérica, data de mediados del siglo XIX, que respondió a los grandes movimientos revolucionarios impulsados desde occidente e inspirados algunos pasajes en la misma Revolución Francesa. La separación de la religión del Estado, que se defiende hoy en día en el discurso liberal del siglo XXI, en realidad respondía a la inicial prevalencia de la razón por encima de la trascendencia espiritual que propugnaba la Iglesia Católica y la cristiandad, como Estado transnacional, además del discurso, la iglesia católica era el poder Real a nivel político y económico en los albores de la colonia. El predominio de los intereses de las nacientes naciones burguesas de inicios del mismo siglo XIX estaba en curso de colisión con la Iglesia.

¡Que viva el Estado!

Los liberales revolucionarios se percataron de lo nocivo del discurso ateo que comenzaba a perfilarse en muchas de las posturas más radicales de los que mostraban su ira contra la Iglesia, pero no podían dar marcha atrás con las reformas del Estado que exigía la separación con la iglesia. En Guatemala 30 años de la dictadura conservadora, católica, de Rafael Carrera (1844-1865) no dejaba otra alternativa a los liberales, como guerrilleros, asumir el discurso más radical en cuanto a lo que debería ser un Estado Liberal a ultranza europea, es por eso que a su muerte (1865) y con la asunción al poder de Vicente Cerna, la lucha se torno encarnizada, lo que sigue es narrado en forma de estatuas a lo largo de una de las principales vías de la ciudad de Guatemala la Avenida de la Reforma que fue diseñada originalmente como un copia de Avenue des Champs-Élysées en Paris.

Los liberales enamorados del occidente moderno, abren las puertas para las primeras misiones protestantes que paradójicamente cien años después desarrollarán una de las reevangelizaciones (o como dirían otros académicos “a terminar de evangelizar”) más significativas de todo el continente Americano. Hoy en día no se sabe a exactitud pero algunos índices plantean que la población evangélica va por el 40, del total de la población cristiana, contradictoriamente en los años álgidos del conflicto armado interno, décadas del setenta y ochentas, estos renegaban de la práctica política por considerarla poco trascendente para los “verdaderos creyentes” en su camino al “paraíso” y otros por razones de sobrevivencia en tanto que la influencia del catolicismo de la teología de la liberación en algunas comunidades había dado pie a posteriores campañas de exterminio por parte del Ejercito Nacional.

Un golpe de Estado, ¿los evangélicos al poder?

“Van a atacar las procesiones católicas”, “se prevé que va haber un conflicto como el de Irlanda del Norte” estos eran algunos de los rumores que circulaban en 1982 en Guatemala cuando todo mundo se entera de que uno de los generales del triunvirato que toma el poder por medio de un golpe de Estado decide cobrarse una factura pendiente (el fraude electoral de 1974) y asume el poder como jefe de Estado, inmediatamente emprende una serie de políticas destinadas a imprimirle un sentido moral a la administración pública y en el plano militar la lucha se encarniza contra las guerrilleras que contaban dentro de sus filas a cristianos católicos renovados en la teología de la liberación y a intelectuales influenciados por lo más granado de las tendencias marxistas, ateos por definición, lo cual resultaba paradójico.

El golpe de Estado no reflejó el cambio social que estaba produciéndose con el aumento de la población evangélica y menos de su poder económico o político, es más, para la gran parte de los habitantes de las ciudades aquel gobernante les resulto extraño, la forma como este militar renovado se pronunciaba con un sentido de moral activa no eclesial, aun cuando la mayoría de población en ese entonces era católica.

El experimento del presidente evangélico duro poco más del año, se produce otro golpe de Estado en agosto de 1984 que devuelve el “orden del universo”, claro está, el tema de la religión queda a un lado, sin embargo en esos meses mucho de la población evangélica pudo percibirse de otra manera, como sujeto político, esto se demostró en los dos primeros gobiernos de la “nueva Era democrática” que arranca en 1986 con Vinicio Cerezo de la Democracia Cristiana (con el discurso de la doctrina social de la iglesia católica) y en 1991 Jorge Serrano Elías abiertamente evangélico (que luego intenta reestructurar el gobierno con un auto golpe de Estado)

Estos gobiernos dejan una experiencia funesta de corrupción e impunidad, regresa la política al plano del discurso liberal decimonónico, separación total de la religión y el Estado, los discursos políticos vuelven al plano más puro de la moral liberal, si aquellos eran representativos del cristianismo era mejor no tener religión.

Habrían de pasar 5 períodos presidenciales para que las campañas políticas tuvieran candidatos que no solo no ocultan su preferencia religiosa sino que construyen sobre esa identidad discursos políticos de transformación (al menos en discurso).

¿Por qué ahora?

“Ahora lo que se trata de inventar es un partido confesional, una iglesia política, que toma prestados, sin ningún permiso, los símbolos y los rituales de la iglesia, con un pasado católico, inventado también que nunca tuvo.”

(Sergio Ramírez)

Después de 26 años de “nueva democracia” lo que es evidente es que la ciudadanía reconoce en el político (sea hombre o mujer, ladino o indígena) a una persona con poca solvencia moral y con mucha ambición, contradictoriamente esto permea desde el agitador de esquina hasta el financista, y cada uno juega un papel en una opereta que tiene como común denominador la doble moral y la ambición de dinero y poder.

Pues bien, en mejor momento no podían caer los discursos que hacen referencia a la “recuperación de la moral cristiana”, hay que recordar que dicha moral fue separada de la acción política desde 1871, y se intento crear un ejercicio amorfo que iba desde la copia de los ensayos europeos y norteamericanos.

El discurso religioso militante trata de ubicarse por encima de las derechas y socialdemocracia (la izquierda es prácticamente marginal en la discusión) y ubica a los ciudadanos frente a la voluntad de Dios, lo que en el cristianismo es complicado en tanto que la figura más cercana de ello está en los ensayos de estados eclesiales de la iglesia católica y no tanto en los protestantes con sello local.

El principio liberal resucita en la critica acérrima al discurso esencialista cristiano. La discusión puede centrarse en torno a si ese esencialismo llego para quedarse, la respuesta no puede ser sino más retorica que esta: mientras el sistema político no tenga credibilidad en valores éticos y morales si, y es más, tendería a radicalizarse si el proceso democratizador no logra demostrar que en la práctica política puede privar el referente cristiano.

Contradictoriamente el discurso liberal en muchos aspectos se erige como un edificio de principios irrenunciables, verdades cuasi religiosas, ejemplo de ello es la reiterada afirmación que la política, en si misma, encuentra y reencuentra valores solo en el ordenamiento jurídico, y que nada debe al constructo religioso, vaya, una especie de autosuficiencia del ser humano frente a lo trascendente. El creer que el principio liberal originado en condiciones históricas diferentes a las nacionales puede significar una simplificación de la lectura de lo que acontece acá que se muestra en una realidad de violencia imperante y el alejamiento casi total de todo referente de valor moral.

Derecha liberal e izquierda socialista, coinciden en algo, la religión en la iglesia, los religiosos a la misa y al culto, la política al laico, el político al poder, sin embargo en la práctica de vida cotidiana el feligrés tiene dificultad para percibir porque el orden social es incoherente con el mundo que anuncian todas las iglesias (católicas y evangélicas) la poca coherencia entre lo que se cree y manifiesta verbalmente y lo que se practica.

El cristianismo como práctica política cuestiona su reduccionismo al plano sacramental, es la rebelión al liderazgo aséptico cuyas enseñanzas y referencias son etéreas y alejadas de la realidad, el cristianismo político, en veces de derecha e izquierda se ubica en el realismo político.

Las campañas políticas en Centroamérica ya no pueden obviar que esta construcción social y cultural es imprescindible, en las elecciones de septiembre hubo un total de 5,093,230 votos de los cuales 372,856 pertenecen a dos candidatos abiertamente evangélicos, superaron a la izquierda (146,353) proveniente de algunas organizaciones armadas, esto sin tomar en cuenta que el discurso plagado de referencias morales cristianas estuvo presente en los dos candidatos más votados en la primera ronda. Esta tendencia reafirma la tendencia que igualmente se marca en las próximas elecciones en Nicaragua donde el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) en el poder aspira a la reelección de Daniel Ortega precisamente utilizando el discurso cristiano.

Esto marca el regreso del discurso prevaleciente durante los años del conflicto civil en la región con otros actores , la población evangélica. 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62645-voto_cristiano_en_centroamerica_voto_ciudadano.html