webislam

Domingo 20 Octubre 2019 | Al-Ajad 20 Safar 1441
779 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20610

¿Conflicto entre religión y ciencia?

Fragmento de El Islam aborda los asuntos contemporáneos (Editorial La Fuente)

30/09/2011 - Autor: Ali Unal - Fuente: Editorial La Fuente
  • 5me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Proceso a Galileo: la Iglesia se opuso al avance de la ciencia en occidente
Proceso a Galileo: la Iglesia se opuso al avance de la ciencia en occidente

El ver la religión y la ciencia o los estudios científicos como dos disciplinas en conflicto es un producto de la actitud Occidental hacia la religión y la ciencia. Para entender este conflicto, primero nos referiremos a cómo la ciencia fue desarrollada en Occidente.

Al hacerlo, sin embargo, deberíamos recordar que la razón principal del progreso científico fue la influencia de civilización islámica. Ya que este hecho ha sido mencionado antes, nos concentraremos en otros tres factores: los cambios en el pensamiento Occidental, el protestantismo y los descubrimientos geográficos y el colonialismo.

EL CRISTIANISMO Y EL CAMBIANTE MODO DE PENSAR OCCIDENTAL:

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión estatal del Imperio romano (1), tras años de lucha y al coste de miles de mártires, se encontró en un ambiente dominado por las actitudes epicúreas y naturalistas y la santificación del conocimiento humano.

La enseñanza de Jesús, posteriormente conocida como cristianismo, derrotó al Imperio romano a expensas de cierto compromiso doctrinal. Se restringió al amor y condenó la naturaleza como un velo que separa a la humanidad de Dios, y emprendió el camino de convertirse en una religión bastante mística. Sin embargo, el Islam y todas las religiones reveladas por Dios ven la tierra o la naturaleza como un reino en el que se manifiestan los Nombres más hermosos de Dios, sobre el que las mentes deberían reflexionar para alcanzar a Dios Todopoderoso y en el que se refleja el Paraíso.

Durante la Edad Media, oscura para Occidente según muchos, una magnífica civilización prosperó en el oriente musulmán. Como consecuencia del contacto de Europa con esta civilización debido a las Cruzadas y a al-Andalus (la España musulmana), Europa aprendió sobre la Antigüedad. La filosofía griega (especialmente el aristotelismo), el epicureismo y el hedonismo, así como el naturalismo romano, encontraron su camino en el pensamiento europeo. Cuando este despertar a la Antigüedad por vía de las traducciones de los centros de estudio árabes y musulmanes en al-Andalus y Sicilia se unió a la envidia de Europa por la prosperidad del oriente musulmán, el terreno fue preparado para el Renacimiento.

Los modos de pensar europeos cambiaron enormemente. «Un muro de hierro» fue levantado durante las Cruzadas entre las actitudes europeas y el Islam. Sintiendo su autoridad bajo la amenaza de nuevos modos de pensar, la Iglesia generó una reacción hostil hacia la religión. La intelectualidad emergente no podía encontrar respuestas en la Biblia a las preguntas planteadas por los nuevos desarrollos de la ciencia y el cambio de la visión del mundo. Además, pensaron que algunos pasajes bíblicos eran contradictorios con estos desarrollos. Por ejemplo, el Antiguo Testamento afirma que el mundo fue creado en siete días:

Y anocheció y amaneció: día primero

(Génesis 1:5)

Pero el concepto de un día como compuesto de una mañana y una noche es un concepto humano. El Corán también menciona días y dice que Dios creó el Universo en 6 días, pero sin especificar mañanas o noches. Además, presenta el día como un período relativo de duración desconocida:

Los ángeles y el Espíritu ascendieron a Él (de ese modo), en un día cuya medida es de cincuenta mil años (de vuestros años normales terrenales).

(70:4)

Te desafían a que adelantes para ellos el castigo de Dios (con el que han sido amenazados). Hazles saber que Dios nunca falta en cumplir Su promesa; pero un día con tu Señor es como mil años de vuestro cálculo.

(22:47)

Él dirige el asunto desde el Cielo hacia la Tierra; luego el asunto asciende a Él en un día, el cual consta de mil años según vuestro cómputo.

(32:5)

Hay muchos otros factores que hicieron que la ciencia se desarrollara en oposición a la religión. Sin embargo, grandes científicos como Galileo y Bacon (2) no eran irreligiosos; lo único que pretendían era una interpretación nueva de la Biblia. Ciertos científicos y teólogos lo intentaron. Por ejemplo, Bacon favoreció los métodos experimentales en investigaciones científicas y defendió la idea de que uno podra lograr el conocimiento de cosas divinas a través de la experiencia espiritual.

Tomás de Aquino, (3) presentado por algunos como el homólogo cristiano del Imán Ghazzali, intentó reconciliar el cristianismo con el aristotelismo. Otro teólogo, Nicolas de Cusa, (4) se opuso a la astronomía ptolemaica y recalcó el significado profundo del Universo ilimitado, cuyo centro está en todas partes y cuyas periferias están en ninguna parte. Sin embargo, los esfuerzos de tales teólogos y científicos para reconciliar el cristianismo con la ciencia no lograron evitar la separación final de la ciencia con la religión. La intensa oposición de la Iglesia frente a los desarroloos científicos y el despertar gradual de Europa al materialismo fueron demasiado fuertes para el cristianismo.

Según el Profesor Tawney, el hombre medieval por lo general buscaba la felicidad eterna con actividades y empresas económicas, y temió los motivos económicos que aparecieron en forma de fuertes deseos. Un hombre tenía el derecho de ganar bastante dinero para llevar una vida de acuerdo a su estatus social, pero intentar ganar más implicaba avaricia, algo considerado como un pecado grave. La riqueza y la propiedad tenían que ser obtenidas legalmente por medios legales y circular entre tantas personas como fuera posible (5).

Pero el Renacimiento cambió los estándaressociales e incluso morales. Puede decirse que tales cambios dieron a luz al Renacimiento. Un vistazo superficial al arte de este período revela este desplazamiento fundamental de lo moral y espiritual hacia lo material. Por ejemplo, la escultura, que Sorokin (6) considera que se produce por un deseo de evitar la muerte y la «enfermedad» mental consistente en representar a mortales en forma de jóvenes deidades inmortales, utilizó el cuerpo femenino para modelar deseos y placeres apasionados, el engaño, la sexualidad y la belleza física. En el arte renacentista, la Virgen María dejó de ser una imagen de modestia y castidad que inspira respeto y compasión, siendo gradualmente transformada en una mujer con encantos físicos. El David de Michelangelo es un joven poderoso, desnudo y musculoso, una representación de la perfección corporal.

El hombre renacentista deseó ser como Ulises (7): bien hecho, atractivo, inteligente, poderoso y experto en la oratoria. Estaba convencido de que podría conseguirlo por el conocimiento. Sin embargo, el «Dios» de la Biblia era celoso y prohibió a la humanidad el comer de la fruta del conocimiento:

Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó en al jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase. Y Dios impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio».

(Génesis 2:15-17)

Y dijo Yahveh Dios: «¡He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal! Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre». Y le echó Yahveh Dios del jardín de Edén, para que labrase el suelo de donde había sido tomado.

(Génesis 3:22-23)

Estos versículos bíblicos serían motivos de rechazo para un típico hombre renacentista y le recordaría las deidades griegas que mantuvieron el fuego sagrado de la humanidad. Así Prometeo, quien se rebeló contra los dioses y robó su fuego sagrado, despertó sus imaginaciones. Éste cambio de actitud hacia la religión y la vida es un punto clave para comprender el conflicto entre ciencia y religión en Occidente.

EL PROTESTANTISMO:

Según Weber, la ciencia y la tecnología en Occidente no se desarrollaron por separado, pues una de sus fuerzas motrices fue el protestantismo. Esta corriente cristiana, originariamente una rebelión contra la autoridad de la Iglesia católica, no se apartó radicalmente del dogma cristiano.

Weber escribió que el protestantismo es fatalista con respecto a la historia y el destino humano. Todos nacen con el Pecado Original y nadie puede ser salvado de la condenación eterna por sus propias obras. Tanto Lutero como Calvino (8) opinaron que Dios ha destinado sólo a algunos escogidos para ser salvados del castigo eterno. Tal estatus se logra mediante un trabajo incansable y una actividad continua para vencer los sentimientos de debilidad e impotencia. En otras palabras, la riqueza y el éxito de alguien indican cuanto es uno amado por Dios. Weber afirma que el rencor de las clases medias contra ricos y aristócratas provocó el ansia de mayores ganancias y acumulación de bienes. Las ganancias incitaron al consumo, el consumo generó necesidades sin fin, y las nuevas necesidades incitaron a trabajar más. En palabras de Weber, esta espiral interminable jugó un papel importante en el progreso científico y tecnológico. Sin embargo, está también tras del egotismo, el individualismo y el egocentrismo del hombre moderno.

DESCUBRIMIENTOS GEOGRÁFICOS Y COLONIALISMO:

El despotismo y el feudalismo de los reyes, al unirse con la autoridad de la Iglesia, sofocó a las gentes. Aparentemente incapaz de satisfacer sus crecientes necesidades y teniendo fácil acceso a los océanos, los europeos comenzaron a aventurarse en ultramar. Las necesidades impulsan a la gente a investigar y a aprender cosas nuevas, y los caminos naturales de transporte (ríos y mares) permiten a la gente de pequeñas tierras entrar en contacto continuado con los alrededores y las tierras de ultramar.

Los europeos del Renacimiento abrazaron esta posibilidad de aumentar su conocimiento y alcanzar tierras remotas. Buscaron oro y se hicieron avaros y crueles allí donde lo encontraron. Ellos abrieron el camino a un colonialismo despiadado. El comercio de esclavos y el exterminio casi total de los pueblos indígenas de América, Australia, y otras partes, se convirtieron en la marca registrada del creciente capitalismo y del colonialismo. Sólo tras el transporte de los tesoros de las tierras recién invadidas y conquistadas a Europa fue posible la Revolución Industrial. Todos los historiadores están de acuerdo en que James Watt inventó el buque de vapor después de que el carbón de Bengala (India) fuese llevado a Inglaterra después de la Batalla de Plassey (1757). La invención del buque de vapor (1809) marcó el principio de la Revolución Industrial. Hoy, los Estados Unidos, cuya población forma sólo el 6 % de la población del mundo, consume el 40 % de la pasta de celulosa del mundo, el 36 % de su carbón, 25 % de su acero y el 20 % de su algodón. Los países desarrollados unidos forman sólo el 16 % de la población mundial, pero consumen el 80 % de sus recursos.
En suma, recuerda que un colonialismo despiadado y los descubrimientos geográficos son dos de los factores principales detrás de los avances científicos y tecnológicos de Europa.

Notas
(1) Esto ocurrió bajo el emperador Constantino (280?-337), el primer emperador romano que profesó el cristianismo (312). Inició la evolución de su imperio hacia un estado cristiano, y proveyó el impulso para una cultura cristiana muy particular, que preparó el terreno para el crecimiento de las culturas medievales bizantina y occidental. (Ed.)
(2) Roger Bacon (circa 1220-92): De origen británico, filósofo franciscano, reformista de la educación y gran defensor medieval del método experimental. (Ed.)
(3) Tomás de Aquino (1224/25-74): Teólogo dominico de origen italiano, el más destacado escolástico medieval. Aunque la mayoría de los modernos teólogos católicos no le tienen simpatía, Santo Tomás es, sin embargo, reconocido por la Iglesia Católica Romana como el más destacado filósofo y teólogo occidental. (Ed.)
(4) Nicolás de Cusa (1401-64): Cardenal, matemático, sabio, científico experimental, y filósofo influyente que enfatizó la naturaleza incompleta de la humanidad en cuanto a Dios y el Universo; Ptolomeo (hacia127-45, Alejandría Egipto): Astrónomo, geógrafo y matemático, consideró la tierra el centro del Universo (el «sistema ptolemaico»). (Ed.)
(5) Véase Erich Fromm, Escape from Freedom (1982), 70-71. Existe traducción castellana: El miedo a la libertad, ed. Paidos 2008.
(6) Pitirim A. Sorokin (1889-1968), sociólogo de origen ruso-estadounidense, encarcelado tres veces por el régimen zarista. Después de la Revolución de Octubre, se metió en actividades anti-bolcheviques. Emigró a los Estados Unidos (1923) y se convirtió gradualmente en profesor de sociología en la Universidad de Minnesota (1924-30) y en la Universidad de Harvard (1930-55). Sus escritos tratan de la amplitud de la sociología.
(7) Ulises: Héroe del poema épico de Homero, Odisea, y una de las figuras más representadas en la literatura occidental.
(8) Martín Lutero (1483-46): Fraile y teólogo alemán quien cuestionó ciertas prácticas de la Iglesia católica, lo cual condujo a la Reforma protestante. Es una de las figuras fundamentales tanto de la civilización occidental como de la cristiandad; Juan Calvino (1509-64): Destacado reformista protestante francés y la figura más destacada en la segunda generación de la Reforma protestante. Se considera que la forma calvinista del protestantismo tuvo gran impacto sobre la formación del mundo moderno. (Ed.)

Anuncios
Relacionados

El acercamiento del Corán a la ciencia

Artículos - 08/10/2011

¿Dos campos diferentes para la ciencia y la religión?

Artículos - 29/10/2011

El Corán y la Sunna 1

Artículos - 09/02/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62575-conflicto_entre_religion_y_ciencia.html