webislam

Lunes 14 Octubre 2019 | Al-Iznain 14 Safar 1441
849 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20186

El huérfano en casa de su tío

Del libro El profeta del islam. Su vida y obra Traducción: Abdullah Tous y Naÿat Labrador

12/08/2011 - Autor: Muhammad Hamidullah - Fuente: Musulmanes Andaluces
  • 29me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Imagen de la Meka, hacia 1850
Imagen de la Meka, hacia 1850

El joven Muhammad amaba a su abuelo tan tiernamente como su edad se lo permitía. Por otra parte no hacía más que devolver el afecto de un abuelo tan unido a su nieto que no quería nunca comer sin que él estuviera presente. A la edad de ocho años, cuando su abuelo murió, Muhammad, gemía de dolor mientras iba detrás de su féretro.

La elección de Abû Talib como tutor de Muhammad, con preferencia a los demás tíos, fue particularmente beneficioso. Nacido del mismo padre y de la misma madre que el padre de Muhammad, Abû Talib poseía unas hermosas cualidades morales. Vemos que Abû Lahab, otro tío, se volvió pronto, después de la muerte de su padre, un libertino, dado a la bebida y a la vida fácil; llegó una vez a robar las joyas ofrecidas en la Kaaba, a fin de tener dinero para comprar vino y para dárselo a las cantantes. Por el contrario las cualidades de Abû Talib le atraía cada vez más el respeto de sus conciudadanos. Su única falta en realidad era el exceso de generosidad, que le impedía equilibrar el presupuesto familiar y verse obligado a recurrir a préstamos.

De su tía, esposa de su tutor, Muhammad mismo nos dice: cuando murió, alguien me hizo la siguiente observación: "Oh enviado de Allah, ¿por qué sientes tan dolorosamente la muerte de esta vieja mujer?" Y yo le respondí: “¿Por qué?, cuando era un niño huérfano en su casa, ella dejaba a sus hijos tener hambre para que yo comiese; ella dejaba a sus hijos para peinarme; y ella era como mi madre.” Ibn Sa’d nos cuenta que cuando el desayuno era servido, en casa de Abû Talib, todas las mañanas, sus numerosos hijos se afanaban por coger antes incluso que Muhammad pudiera tocar nada; cuando Abû Talib se percataba que su joven sobrino no tomaba nada debido al alboroto, entonces le hacía servir aparte.

En aquella época no había escuela en Meca: por eso es por lo que no aprendió a leer ni a escribir. Muy pronto el joven comenzó a trabajar como pastor para los mequíes, ganando así algo que añadir a los escasos ingresos de su tío. Se cuenta de una anécdota que ocurrió en esta época: un día que había una fiesta en la casa de una personalidad de la ciudad, dijo a uno de sus compañeros: nunca he asistido a una fiesta; si puedes guardar mi rebaño al mismo tiempo que guardas el tuyo, iré a la ciudad y otro día yo te lo haré a ti. Habiendo aceptado el compañero, fue a la ciudad, pero la fiesta no había comenzado todavía; probablemente hacía calor y esperando, el joven se durmió. Cuando se despertó, era ya tarde y debió volver. El incidente se repitió una vez más en parecidas circunstancias. Herido en su amor propio, el joven renunció para siempre a divertirse con semejantes frivolidades.

En otro recuerdo de la misma época: Muhammad decía: “Comed los frutos del árbol espinoso Arak cuando se han puesto ya negros; yo los comía cuando era pastor”. O también: “El Profeta contó un día: Yo tenía la costumbre de protegerme del cegador sol del mediodía a la sombra de la inmensa escudilla de ‘Abdallah ibn Jud’an” (que él había hecho construir para los viajeros).

Muhammad tenía nueve años, cuando Abû Talib se vio obligado a conducir una caravana a Siria. Tenía ya ganado el afecto de su sobrino, hasta tal punto, que éste se ponía triste ante la idea de estar separado, incluso por poco tiempo de su tío; por ello le rogó que lo dejara acompañarle; Abû Talib cedió, y así fue como Muhammad hizo su primer viaje fuera de Arabia. Se puede considerar que el joven viajero, no resultó una carga para su tío: de mil formas él hacía pequeñas tareas y le resolvía muchos problemas.

En Bursa, más allá del Mar Muerto, entre Jerusalén y Damas, la caravana se paró para hacer los cambios usuales y las transacciones necesarias. Como de costumbre, acamparon en las afueras de la ciudad. Era territorio bizantino, no nos asombremos pues que hubiera un convento cerca de donde la caravana había montado las tiendas. Un cierto monje miró desde su convento la temporal colonia y se asombró de la buena organización de sus vecinos, lo que resultaba extraño en tales visitantes. Los invitó a comer, probablemente con el piadoso fin de hacer proselitismo. En esta época que nos ocupa, los cristianos –y probablemente también los judíos- esperaban impacientemente la venida de un profeta, un Mesías un último salvador. Puede ser que el monje haya hablado a sus huéspedes, entre otras cosas, de esta creencia. Sería ingenuo creer que un monje cristiano hubiera podido reconocer en la fisonomía de un niño de nueve años, sobre todo entre los despreciables beduinos, al futuro Rasûl Allah; sería igualmente absurdo pensar que las palabras del monje hubieran podido hacer germinar en el espíritu de un joven de nueve años, la esperanza y la ambición de atribuirse esta cualidad.

Después de este viaje a Siria, no se sabe gran cosa de Muhammad en una decena de años. Puede ser que Abû Talib hubiera abierto un almacén de comercio en Meca y que Muhammad hubiera participado de una forma o de otra en esta empresa. Bien es verdad que Ibn al-Yauçi (Wafa’, p.101) que cuando el profeta tenía un poco más de diez años, acompañó a su otro tío, Zubair, en una caravana, llena de incidentes milagrosos, pero sin precisar su destino; puede ser que fuera a Bahrain ‘Umân país de los ‘Abd al Qais; puede ser el mismo viaje a Palestina que hizo con Abû Talib, y que los dos hermanos salieran juntos, ya que según Ibn al Yauçi (Wafa’, p. 131) Muhammad tenía entonces 12 años y no nueve.

Al-Halabi, nos cuenta que los mequíes tenían una fiesta anual en la cual todo el mundo participaba con entusiasmo. Cada año Muhammad encontraba una excusa para no asistir, Un año sus tías le regañaron y le amenazaron con la cólera divina, porque él no quería asistir con los demás. Muhammad les acompañó esta vez, pero en plena fiesta volvió a la tienda de sus parientes, muy pálido y tembloroso: contó que había visto extraños personajes que le prohibieron toda participación en esta fiesta pagana. Su tío y las tías no le obligaron más los años siguientes a participar en otras ceremonias. Al-Wâqîdî completa el relato por el testimonio de Umm Aiman, sirviente negra que había criado a Muhammad, y dice que se trataba de la fiesta de Buwâna, y que en esa fiesta se afeitaban la cabeza y se sacrificaban animales. Según Ibn al-Azir, la colina de Buwâna se encuentra cerca de Yanbû. Ibn Manzur nos conserva un verso, sonde el poeta dice esperar que los centinelas de las palmeras sagradas de Buwânan se durmieran para poder secretamente recoger los frutos de las dos datileras. Ibn al-Kalbi nos cuenta que Muhammad había sacrificado él mismo, antes del Islam, un carnero oscuro delante de un ídolo (sanam); se trata probablemente del mismo incidente y la víctima había sido proporcionada sin duda por sus supersticiosas tías. Bujâri cuenta que un día Muhammad se encontró con su paisano Zaid ibn ‘Amz cerce de Baldah y que uno de los dos –el narrador no está seguro- ofreció al otro carne de una víctima inmolada a un ídolo, pero él le respondió: “Yo no como lo que se sacrifica a los ídolos”. Bujâri es más claro en otra parte (72-16) y precisa que es el profeta quien ofrece un plato de carne a Zaid ibn Ámz y que es Zaid quien rechaza comer la carne de los animales sacrificados sobre piedras levantadas (ansâb). Comentando el mismo hadiz, Qastallâni (Inchâd, 8/277) cita “Abû Ya’la, al-Baççar y otros” para decir que fue su liberto Zaid ibn Hâriza quien degolló un carnero sobre piedras levantadas y que Zaid ibn ‘Amz con quien se encontró rechazó la invitación diciendo: Yo no como de aquello sobre lo que no se ha mencionado el nombre de Allah. ¿Se trata del mismo acontecimiento?. El espíritu joven se vuelve cada vez más consciente de todo lo que ocurre alrededor suyo.

¿Hay que colocar en la misma época el pequeño incidente siguiente?. Balâduri cuenta que un día hubo una querella entre Abû Talib y su hermano Abû Lahab, y este último tiró por tierra a su hermano, y sentándose encima lo abofeteó. El joven Muhammad acudió y empujando a Abû Lahab, lo alejó de su hermano. Luego Abû Talib se levantó, y lleno de cólera, se lanzó sobre su hermano Abû Lahab; y ahora fue él quien se sentó encima y lo cubrió de bofetadas. Después, Abû Lahab se dirigió a Muhammad diciéndole: “Yo soy tan tío tuyo como Abû Talib; y has hecho conmigo lo que has hecho; ¿Por qué no has obrado igual con él?. Por Allah, que mi corazón no te amará nunca, nunca más.” Se sabe que entre los miembros de la familia, Abû Lahab fue solamente el que se unió con los enemigos personales más terribles del Profeta. Otros incidentes vinieron más tarde a ensanchar el foso ente tío y sobrino.

Cuando Muhammad tuvo veinte años, hemos registrado un incidente más grave pero que tuvo resultados más felices.

Anuncios
Relacionados

El Profeta

Artículos - 03/03/2001

Muhámmad, el último Mensajero

Artículos - 20/05/2002

La vida del Profeta Muhammad

Artículos - 07/03/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62233-el_huerfano_en_casa_de_su_tio.html