webislam

Domingo 5 Abril 2020 | Al-Ajad 11 Shaban 1441
668 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20221

Libro del Ayuno (III)

Extraido de Al Muwatta

10/08/2011 - Autor: Imam Malik - Fuente: Webislam
  • 36me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Portada de Al Muwatta
Portada de Al Muwatta

18.9 Kaffara (reparación) por romper el ayuno de ramadán.

28

Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, de Hunayd Ibn Abdurrahmán Ibn Awf, de Abu Huraira, que un hombre rompió el ayuno de Ramadán y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, le ordenó hacer kaffara liberando a un esclavo, o ayunando dos meses consecutivos o alimentando a sesenta pobres, y él dijo: “No puedo hacerlo.” Alguien le trajo un gran cesto de dátiles al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, y él dijo: “Coge esto y dálo como sádaqa.” Él dijo: “Mensajero de Allah, no hay nadie tan necesitado como yo.” El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, se rió hasta que sus colmillos se hicieron visibles, y entonces dijo: “Cómelos.”

29

Yahya me relató de Malik, de Ata Ibn Abdallah al-Jurasani, que Sa’id Ibn al-Musayyab dijo: “Un beduino vino al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, golpeándose el pecho y tirándose del pelo, y diciendo: “Estoy destruido.” El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “Por qué es eso?” y él dijo: “He tenido relación sexual con mi esposa cuando estaba ayunando en Ramadán.” El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, le preguntó: “¿Puedes liberar un esclavo?”, y el hombre dijo: “No.” Entonces le preguntó: “¿Puedes dar un camello?”, y el hombre respondió: “No.” Él, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “Siéntate,” y alguien trajo un gran cesto de dátiles al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, y le dijo al hombre: “Coge esto y dálo como sádaqa.” El hombre dijo: “No hay nadie más necesitado que yo,” y el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz dijo: “Cómelos y ayuna un día por el día en que tuviste relación sexual.”

Malik dijo que Ata dijo que él le había preguntado a Sa’id Ibn al-Musayyab cuántos dátiles había en aquel cesto, y él dijo: “Entre quince y veinte sa’s.”
Malik dijo: “He oído decir a la gente de conocimiento que la kaffara especificada por el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, para un hombre que tuviera relación sexual con su esposa de día, durante Ramadán, no tiene que pagarla quien rompe el ayuno, en un día en el que él está recuperando el ayuno de Ramadán, por haber tenido relación sexual con su esposa, o por otra causa. Únicamente tiene que recuperar ese día.”

Malik dijo: “Esto es lo que yo prefiero de cuanto he oído acerca del asunto.”

18.10 La sangría de un hombre que está ayunando.

30

Yahya me relató de Malik, de Nafi, que Abdallah Ibn Umar solía hacerse sangrías cuan-do ayunaba. Nafi dijo: “Más tarde dejó de hacerlo, y no se hacía la sangría hasta que ha-bía roto el ayuno.”

31

Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, que Sa’d Ibn Abu Waqqas y Abdallah Ibn Umar solía hacerse sangrías cuando estaba ayunando.

32

Yahya me relató de Malik, de Hisham Ibn Urwa, que su padre solía hacerse sangrías mientras ayunaba y no rompía su ayuno. Hisham añadió: “Únicamente le vi haciéndose sangrías cuando ayunaba.”

Malik dijo: “Hacerse sangrías es reprobable para aquél que está ayunando, únicamente, por temor de que se debilite, y si no fuera por eso no sería reprobable. No creo que un hombre al que se le haga sangría durante Ramadán, y no rompe su ayuno, deba nada, y no digo que tenga que recuperar el día en el que se le hizo la sangría, porque el hacer sangría sólo es reprobable para alguien que ayuna, cuando su ayuno está en peligro. No creo que alguien a quien se le hace sangría, y después se encuentra bien como para continuar el ayuno hasta la noche, deba nada, ni tiene que recuperar ese día.”

18.11 Ayunar en el día de Ashura (el día diez de Muharram).

33

Yahya me relató de Malik, de Hisham Ibn Urwa, de su padre, que Aisha, la esposa del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda paz, también solía ayunar en ese día, durante la yahiliyya. Después, cuando el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, vino a Medina, ayunó en ese día y ordenó que se ayunara. Entonces el Ramadán se hizo obligatorio, y este se convirtió en el ayuno obligatorio (fard) en lugar del día de Ashura, pero quien quería ayunaba en el, y quien no quería no.”

34

Yahya me relató de Malik de Ibn Shihab, que Humayd Ibn Abdurrahmán Ibn Awf oyó a Mu’awiya Ibn Abu Sufián decir desde el mimbar en el día de Ashura, en el año en el que hizo el Hach: “Gente de Medina, ¿dónde están vuestros hombres de conocimiento? Yo oí al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, decir acerca de este día: ‘Este es el día de Ashura, y el ayuno en este día no se ha hecho obligatorio para vosotros. Yo estoy ayunando en él, y quien de vosotros quiera ayunar en él puede hacerlo, y quien no quiera no tiene por qué hacerlo’.”

35

Yahya me relató de Malik que él había oído que Umar Ibn al-Jattab había enviado el siguiente mensaje a al-Hariz Ibn Hisham, “Mañana es el día de Ashura, por tanto ayuna en él y dile a tu familia que ayune también.”

18.12 Ayunar en los días de Fitr y de Adha, y ayunar continuamente.

36

Yahya me relató de Malik, de Muhammad Ibn Yahya Ibn Habban, de al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió el ayuno en dos días: el día de Fitr y el día de Adha.

37

Yahya me relató de Malik, que él solía oír a la gente de conocimiento decir: “No hay mal en ayunar continuamente, siempre y cuando uno rompa el ayuno en los días en los que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió ayunar, es decir: los días de Mina, el día de Adha y el día de Fitr, conforme a lo que nosotros hemos oído.”

Malik dijo: “Esto es lo que yo prefiero de cuanto he oído acerca del asunto.”

18.13 La prohibición de ayunar dos días consecutivos o más, sin romper el ayuno entre ellos (wisal).

38

Yahya me relató de Malik, de Nafi, de Abdallah Ibn Umar, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió ayunar dos días consecutivos, o más, sin romper el ayuno entre ambos. Dijeron: “Pero, Mensajero de Allah, tú practicas wisal.” Él, que Allah le bendiga y le conceda paz, respondió: “Yo no soy como vosotros. A mí se me da de comer y de beber.”

39

Yahya me relató de Malik, de Abu’z Zinad de al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “¡guardaos de wisal! ¡Guardaos de wisal!” Dijeron: “Pero tú practicas wisal, Mensajero de Allah.” Él, que Allah le bendiga y le conceda paz, respondió: “Yo no soy como vosotros. Mi Señor me alimenta y me da de beber.”

18.14 El ayuno de quien mata por error o pronuncia la fórmula dhihar de divorcio.

40

Yahya me relató, y yo mismo oí a Malik decir: “Lo mejor de cuanto yo he oído acerca de alguien que debe ayunar dos meses consecutivos a causa de haber matado a alguien por error o haber pronunciado la fórmula dhihar de divorcio, cuando cae gravemente enfermo y tiene que romper su ayuno, es que si se recobra de su enfermedad y está lo suficientemente fuerte como para ayunar, no debe posponer la reanudación de su ayuno. Reanuda su ayuno a partir del punto en que lo dejó.”

“Del mismo modo, una mujer que tiene que ayunar a causa de haber matado a alguien por error, no debe posponer la reanudación de su ayuno en cuanto haya quedado pura después de su período. Ha de reanudar su ayuno a partir del punto en que lo dejó.”

“Nadie que, según el Libro de Allah, tenga que ayunar durante dos meses consecutivos, puede romper su ayuno a no ser por razón de enfermedad o menstruación. No debe viajar y romper su ayuno.”

Malik dijo: “Esto es lo mejor de cuanto yo he oído acerca del asunto.”

18.15 Lo que hace un hombre enfermo que está ayunando.

41

Yahya dijo que él había oído a Malik decir: “Lo que yo he oído decir a la gente de cono-cimiento es que si un hombre se ve afligido por una enfermedad que le hace el ayuno muy difícil, que le fatiga y le extenúa, puede romper su ayuno. Este es el mismo caso que el de un hombre enfermo en la oración, a quien le resulta demasiado difícil y agotador estar de pie, (y Allah sabe mejor que el esclavo que eso es una excusa para él y que no puede ser realmente descrito). Si el hombre se encuentra en tal estado, reza sentado, y el din de Allah es fácil.”

“Allah ha permitido al viajero romper el ayuno cuando viaja, aún cuando tiene más fuerza para ayunar que un hombre enfermo. Allah, el Exaltado, dice en Su Libro: Quien, de vosotros, esté enfermo o de viaje debe ayunar un número igual de días después, por tanto Allah ha permitido que un viajero rompa su ayuno en el curso de un viaje, y siendo así que es más capaz de ayunar que un hombre enfermo.”


Anuncios
Relacionados

El Magreb entre la tradición y el modernismo

Artículos - 19/10/2012

WebIslam pone Al Muwatta de Imam Malik en Internet

Noticias - 01/05/1998

Surat Al Fatihah

Artículos - 15/06/1995



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62218-libro_del_ayuno_iii.html