webislam

Miercoles 20 Noviembre 2019 | Al-Arbia 22 Rabi al-Auwal 1441
829 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20055

La misión mesiánica de Jesús al Final del Tiempo

Del libro: El islam aborda los asuntos contemporáneos, de Ali Ünal

01/08/2011 - Autor: Ali Unal - Fuente: Editorial La Fuente
  • 53me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Icono de Jesús
Icono de Jesús

Los Libros confiables de la Tradición contienen muchos dichos del Profeta Muhámmad, afirmando que Jesús volverá a este mundo antes del final del tiempo y observará la ley islámica. Aunque tales tradiciones han sido interpretadas de diferentes modos, pueden ser interpretadas en el sentido de que, antes del final de tiempo, el Islam debe manifestarse sobre todo según la dimensión representada por Jesús. En otras palabras, al predicar el islam deben resaltarse los aspectos principales de su profetismo. Estos aspectos son los siguientes:

Jesús siempre viajaba. Nunca se quedó en un lugar, sino que predicó su mensaje en (constante) movimiento. Aquellos que predican el Islam deben viajar o emigrar.

Aquellos que se tornan en arrepentimiento a Dios, los que veneran a Dios, los que Le glorifican, los que viajan para trasmitir el Mensaje de Dios, estudiar, hacer investigaciones por la causa de Dios o reflexionar sobre los signos de Dios, los que se inclinan por temor a Dios, los que se postran ante Dios en sumisión, los que ordenan y promueven lo que es correcto y bueno y prohíben e intentan evitar el mal, y los que guardan los límites establecidos por Dios: dales buenas nuevas a los creyentes (Corán 9: 112).

La piedad, el amor y el perdón tienen precedencia. Jesús trajo buenas nuevas. Por tanto, aquellos que se dedican a la causa del Islam deben poner de relieve éstas características y —sin olvidar que el Profeta Muhammad fue enviado como una misericordia para todos los mundos y toda la existencia— deben transmitir buenas nuevas a cada lugar y llamar a la gente al camino de Dios con sabiduría y buenos consejos. Nunca deben rechazar a otros.

El mundo hoy necesita la paz más que en cualquier otro momento de la historia. La mayoría de nuestros problemas provienen del apego a lo mundano, el materialismo científico y la explotación despiadada de la naturaleza. Todo el mundo habla tanto del peligro de la guerra y la contaminación del medio ambiente que la paz y la ecología son las palabras más de moda en boca de la gente. Pero esta misma gente desea evitar aquellos problemas conquistando y dominando aún más la naturaleza.

El problema está en la rebelión contra el cielo y en la destrucción del equilibrio entre la humanidad y la naturaleza. Este estado de cosas es un resultado de la visión materialista de la humanidad y la naturaleza, y su actitud corrupta hacia ellas. La mayor parte de la gente está poco dispuesta a percibir que la paz dentro de las sociedades humanas y con la naturaleza es sólo posible a través de la paz en el plano espiritual. Para estar en paz con la Tierra, hay que estar en paz con la dimensión espiritual de la propia existencia. Esto sólo es posible estando en paz con el cielo.

En el Corán, Jesús se presenta del siguiente modo:

«En verdad, soy un siervo de Dios. Él me ha entregado la revelación y ha hecho de mí un profeta, y me ha hecho bendito dondequiera que esté; y me ha prescrito la oración y la limosna mientras viva, y que sea bondadoso con mi madre; y no me ha hecho arrogante ni falto de compasión. » (Corán 19:30-32)

Desde el punto de vista de la promesa mesiánica encomendada a Jesús, esto significa que al final de los tiempos los niños no obedecerán a sus padres. Así, aquellos que divulgan el Islam en nuestra edad deben esforzarse en mostrar el debido respeto a sus padres y mayores, además de realizar sus oraciones correctamente y ayudar a los pobres y a los necesitados. El Corán ordena:

Tu Señor ha ordenado que no adoréis a nada excepto a Él. Y haced el bien a vuestros padres. Si a uno de ellos, o a ambos, les llega la vejez durante tu vida, jamás les digas “¡Uf!” ni les riñas, sino háblales siempre con respeto, y extiende sobre ellos con humildad las alas de tu benevolencia, y di: ¡Oh Sustentador mío! ¡Apiádate de ellos, como ellos cuidaron de mí y me educaron siendo niño! (Corán 17: 23-24)

Uno de los milagros de Jesús fue curar a los enfermos y resucitar a los muertos con el permiso de Dios. En otras palabras, el respeto a la vida es central a su mensaje. El Corán da el mismo grado de importancia a la vida:

Quien mate a un ser humano –no siendo como castigo por asesinato o por sembrar la corrupción en la tierra– será como si hubiera matado a toda la humanidad; y, quien salve una vida, será como si hubiera salvado las vidas de toda la humanidad (Corán 5: 32).

Aquellos que están dedicados a la causa del Islam deben dar suma importancia a la vida, y tratar de impedir las guerras, encontrar remedios para las enfermedades y saber que reanimar espiritualmente a una persona es más importante que curar las enfermedades. El Corán declara: ¡Oh vosotros que creéis! Responded a Dios y al Mensajero cuando el Mensajero os llame a lo que os da vida (Corán 8: 24).

Anuncios
Relacionados

Jesús, un profeta del Islam

Artículos - 20/12/2006

Jesús, hijo de Dios y el Islam

Artículos - 10/10/2001

El Islam y la doctrina de la trinidad

Artículos - 24/04/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62152-la_mision_mesianica_de_jesus_al_final_del_tiempo.html