webislam

Martes 17 Septiembre 2019 | Az-Zulaza 17 Muharram 1441
866 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=20022

El libro o las formas de la memoria

¿Acaso la Biblia, El Corán, los Vedas (libros de libros) no están conformados por muchos textos que en otros tiempos fueron parte de la memoria de un pueblo?

19/07/2011 - Autor: Jorge Luis Oviedo - Fuente: Webislam
  • 27me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Libro electrónico

De los libros de piedra, como la escalinata jeroglífica o las estelas de Copán, de los pergaminos y papiros que quemó Omar en la biblioteca de Alejandría, de las enormes páginas de los códices mayas y aztecas al surgimiento de la imprenta de tipos móviles primero, y a las páginas electrónicas actualmente, el libro ha cambiado, únicamente de forma, pero ha permanecido, en su ser esencial, como un dios, inalterado.

Y es que el libro no es por el soporte (piedra, barro –crudo o cocido–, madera, papel, piel, plástico, cuarzo líquido, cristal de roca, arena de playa, aluminio, acero inoxidable, o como lo fue desde siempre, tradición oral), sino por la unidad de su contenido, por el pensamiento que lo nutre y le da sustancia.

¿Acaso la Biblia, El Corán, los Vedas (libros de libros) no están conformados por muchos “textos” que en otros tiempos fueron parte de la memoria de un pueblo? ¿Y nuestro Popol Vuh, no era también un libro como tal antes de ser plasmado por escrito en quiché con caracteres latinos para ser traducido luego al castellano, al francés y todas las lenguas en que hoy se lo conoce?

Hace ya casi medio siglo Ray Bradbury, fabuló maravillosamente algo en torno al libro y más que al libro a la memoria de los hombres. En su novela, Bradbury nos presenta a los bomberos ya no dedicados a apagar fuegos, sino a quemar libros; porque en ese mundo del futuro los dirigentes de la humanidad habían descubierto una forma de hacer feliz a la gente: evitando que pensaran o reflexionaran. Por esa razón los bomberos en vez de sofocar incendios quemaban los libros, porque estos hacen pensar a la gente y, por tanto, provocaban infelicidad. Al final el héroe de la novela, un ex bombero, perseguido por sus colegas, logra evadir los cercos de la ciudad y descubre, en la selva cercana a la urbe, a decenas de individuos que portan en su memoria, los grandes libros clásicos. Son los guardianes del tiempo y la memoria, los archivos vivos, que recitan para los demás, libros completos o pasajes de éstos, como seguramente alguna vez recitó, Moisés, el Génesis o Homero, pasajes de la Ilíada.

Y es que la palabra, por sí misma, no es nada, se queda sin sustancia, en cambio como parte de una historia es otra cosa, adquiere cuerpo, espacio, dimensiones temporales incluso; es alguien, un pensamiento desarrollado, una idea plasmada, una historia contada; ya no importa si sobrevive a través de la tradición oral o por medio de la escritura en cualquier soporte, sea éste de barro, piedra, papel o cuarzo líquido.

En este caso es totalmente válido aplicar aquello que Maquiavelo recomienda para algunas decisiones político-militares: "el fin justifica los medios". En nuevas palabras, en lo que respecta al libro o al desarrollo de una idea a través del lenguaje verbal: El fin justifica el soporte.

El libro impreso o el manuscrito, sin embargo, tienen a pesar de todo, al menos para los que nos gusta leer, un efecto particular, y es que a través del libro entra uno en un diálogo muy íntimo, particular (no interactivo) sino unidireccional que lejos de aplacar la imaginación, la expande. Y en este caso, hablo particularmente, de un tipo, muy especial de libros, los literarios.

No habrá realidad virtual, juego, diálogo, interacción, etc. capaz de suplir el goce que provoca la lectura; porque ceder a ese goce es asumir la posición del pasivo espectador de telenovelas amorosas, del cinéfilo de películas denominadas de acción (melodramas), etc. Releer a Quevedo o a Borges, a Homero, Cervantes, García Márquez, Miguel Ángel Asturias o Rubén Darío es siempre una experiencia nueva, no le queda a uno la sensación del juego manual o electrónico que una vez que lo dominamos nos aburre.

Que don Quijote se podrá leerá en las páginas de una reproductora electrónica de juegos y palabras cada vez más y que el libro que hoy conocemos quedará como los incunables o los códices como pieza de museo dentro de algunos años, no me cabe duda.

Que las próximas generaciones se habituarán más a los olores de los aparatos electrónicos que a los de la tinta y el papel como los conductores de autos nos habituamos al olor del caucho recalentado y no al de los sudores del caballo y al cuero de las monturas, como fue habitual para nuestros abuelos; pero los libros siempre estarán allí y la lectura, seguirá siendo íntima, personal: en el avión, en el tren, en el autobús, en el servicio sanitario, en el estudio o en la oficina, sin importar el soporte que sirva para establecer ese necesario diálogo en privado, en solitario; porque el don de la lectura, más que un hábito es, eso, un don, una especie de rito y privilegio personal a la que no todos renunciarán en el futuro; como bien ha ocurrido en el siglo actual, ni el cine, ni la radio ni la televisión ni ninguna otra forma de comunicación electrónica, será capaz de hacernos renunciar a esos dones.

8 de Mayo de 1997.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/62053-el_libro_o_las_formas_de_la_memoria.html