webislam

Viernes 6 Diciembre 2019 | Al-Yuma 08 Rabi al-Zani 1441
705 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19885

Alternativas islámicas al Estado

Conferencia pronunciada en la Universidad de Sevilla

07/07/2011 - Autor: Abdelmumin Aya - Fuente: Web de Vicente Haya
  • 90me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El islam y el concepto de Estado.
El islam y el concepto de Estado.

Es posible que en las conferencias precedentes, porque así ocurre en la información que habitualmente recibimos, se haya hablado de “Estados islámicos”. Lo primero que quiero decir –y eso intentaré demostrar en esta conferencia- es que no hay Estados islámicos.

Sociedades “islámicas”

Un Estado islámico es el que hubiera creado una sociedad islámica. Y no hay “sociedades islámicas”. Incluso sucede al revés. No es por casualidad que, mientras menos Estado hay, más islámica sea una sociedad. El Corán da cuenta de una serie de principios rectores fundamentales para una sociedad islámica:

• libertad religiosa y de conciencia
• justicia social
• ausencia de tiranía
• igualdad ante la ley
• derecho al asilo y solidaridad con los necesitados

El Profeta dijo: una sociedad islámica se aquella dónde nadie pasa hambre. Con eso creo que está dicho todo.

¿Por qué afirmo que no hay Estados islámicos? Para comprenderlo quizá deberíamos comenzar por el principio.

A remolque

El Islam entra en el mundo de las instituciones políticas por necesidad. La estructura de gobierno de partida de Muhammad –su hábitat político natural- era la tribu. Todo lo que vino después, durante su vida (la Federación de tribus, la comunidad de los creyentes, la ciudad-Estado), y las instituciones políticas que se han dado con posterioridad en el mundo islámico son un puro “ir a remolque” de las circunstancias. Ni siquiera hemos conseguido encontrar en árabe una palabra con sentido para la idea de “Estado”.

• En árabe se dice dawla, es decir, “aquello que está sometido a una alternancia, a un cambio”, ¡justo lo contrario de lo que es el Estado! En realidad, en el vocabulario político mismo se ve esto que digo, de cómo el Islam ha ido a remolque de los acontecimientos.

• Para traducir “patria”, concepto esencial para la construcción de todo Estado Moderno, se recurrió al término watan, “aldea natal”, que nunca antes del siglo XIX había tenido connotaciones de identidad política.

• Para traducir “nación, nacional”, se recurrió al término milla, derivado de “palabra” en arameo, y que hacía referencia al grupo que se regía por una palabra revelada. Una milla es una comunidad religiosa. En el siglo XIX comienza a hablarse de la milla (o millet, en turco) como de “nacionalidades”.

• El juramento de obediencia que hacen los súbditos, la bay‘a, originalmente significaba “trueque, compra-venta”.

• “Política” por ejemplo, siyasa, en árabe significa literalmente “el arte de domar caballos”, tan extraños eran los árabes al arte de la política, que la confundieron enseguida con la manipulación de las masas, que serían como una fuerza bruta si se desboca.

Desconfianza a la monarquía

Los beduinos, gente libre, no sólo eran extraños al arte de gobernar a los otros, sino que particularmente aborrecían a los reyes. Los árabes yemeníes habían tenido instituciones monárquicas desde antiguo (recuérdese la reina de Saba, ya en el siglo X a.C), pero los árabes propiamente dicho, esto es, los del norte y centro de Arabia, desconocían y aborrecían la institución monárquica. Sólo los árabes establecidos en la zona del Creciente Fértil o en su proximidad inmediata, en contacto con los imperios romano-bizantino y parto-persa, estaban organizados en reinos como Petra y Palmira primero, gassâníes y lajmíes más tarde. Pero incluso los gassâníes y los lajmíes eran de origen yemení, emigrados hacia el norte a raíz de la desertización de su país de origen.

Para el común de los árabes la monarquía era una institución odiosa, liberticida, que reducía a los seres humanos a una servidumbre abyecta. Para los árabes, como para los griegos de la época clásica, era un orgullo vivir libres de la sumisión a un rey. El desprecio al “rey de reyes”, que era como se llamaba al monarca persa (en árabe malik al-mulûk, en persa shâhanshâh), era similar en los árabes antiguos y los griegos (estos últimos le llamaban “el gran rey”), aunque en ambos casos la aversión a las instituciones monárquicas no excluía admiración y cierta fascinación por su poder, riqueza y gloria.

Los primeros musulmanes participaron plenamente de la aversión árabe por la institución monárquica y el despotismo. El Corán y los hadices se muestran hostiles a los reyes. El Corán deja constacia de este desprecio: “Cuando los reyes entran en las ciudades, las corrompen”. Los tiranos Nemrod y el Faraón a los que se enfrentaron respectivamente Abraham y Moisés eran dos reyes orgullosos llenos de hybris. Un hadiz afirma que el título más afrentoso ante Dios que puede tener un ser humano es el de “rey de reyes”. David y Salomón son las únicas excepciones de reyes justos, quizá por su condición de profetas. Para los musulmanes las historias poco edificantes acerca de ambos personajes que cuenta la Biblia son calumnias inventadas con posterioridad.

En la historia del Islam ha habido muchas formas de denominar a lo poderosos (califa, sultán, emir, pachá, shah, rey, jedive, rais, zaim…), pero los primeros califas no sabían ni siquiera qué nombre darse a sí mismos como gobernantes porque Muhammad nunca aceptó otro que “profeta” (rasûl, nabî). Al primer sucesor de Muhammad se le llamó “sucesor” (jalîfa), y fue ‘Omar el primero que vió la necesidad de llamarse Amîr al mu’minîn.

Desconfianza de las ciudades

De igual modo, el sin número de veces que aparecen citadas “las ciudades” en el Corán es para hablar de cómo fueron advertidas por Dios y luego destruidas. Fue sólo por necesidad que Muhammad aceptó la invitación a arbitrar un conflicto en la ciudad de Medina y que, una vez resuelto, aceptó quedarse haciendo de ella una ciuad ideal.

Umma

En fin, el único ámbito político que entendía el profeta Muhammad, fuera de la tribu, la federación de tribus y al final de su vida la ciudad-Estado, fue la Umma, la comunidad total de los creyentes. Es con la pretensión de gobernar la Umma como se justifican a sí mismos los califas primero y luego los sultanes, ambas formas más o menos acertadas de “imperio”, que nada tienen de modernas y que eran una versión literal de la forma de gobierno del imperio persa. El espejo en el que se miraban era la monarquía absoluta persa de Cosroes Anushirawán. Excepto esto, todo lo que sabían los primeros musulmanes de ejercicio del poder iban a ser utopías en el nuevo marco social que comenzaba a dibujarse: la utopía de los textos de política de Platón que en seguida fueron traducidos y el sueño del gobierno justo que se deriva del Corán y la sunna. Los primeros cuatro califas se adaptaron a esta “utopía”, y tres de ellos murieron asesinados.

Utopía del gobierno islámico

a. La utopía de Muhammad. En cierta ocasión, dijo el Profeta: “Quienes pongan a cargo de una persona una responsabilidad que concierna al bien de los musulmanes, y haya entre ellos quien sea más agradable a Allâh que él, que sepa que traiciona a Allâh, a su Mensajero, y a todos los musulmanes”.

Respecto a los primeros recaudadores de impuestos, para prevenir que aceptaran sobornos, esto fue lo que dijo: “Que nadie coja nada que no merece, o lo cargará sobre sus espaldas como un camello ante Allâh en el Yawm al-Qiyama”.

b. La utopía de ‘Alî. Dando órdenes a uno de sus administradores, le dijo: “Cuando vayas a recaudar sus impuestos a los dzimmíes (minorías en tierra islámica) no aceptes que te den ropa en invierno ni nada de aquello con lo que se alimenten ni tomes animales que les sirvan para trabajar. No golpees a ninguno por dinero ni le obligues si se niega a pagar. No vendas las propiedades de nadie para cobrar el impuesto. Se nos ha ordenado en el Corán que tomemos lo que bien puedan darnos. Si contravienes lo que te ordeno piensa en Allâh al que debieras temer más que a mí. Si me llega la noticia de que has cometido alguna injusticia no dudes que te destituiré”. El recaudador le dijo: “Si lo hago así volveré tal como me voy”. Y ‘Ali replicó: “Aunque vuelvas como te vas” (Podemos leer este relato en al-Jarâÿ de Abû Yûsuf la obra más antigua sobre impuestos en el Islam).

c. El califa ´Umar preguntó a Salmân el persa si era un califa o un rey, a lo que el persa le contestó: “Si has impuesto como tributo sobre las tierras de los musulmanes, un dinar, más o menos, y los has aplicado a propósitos ilegales, entonces eres un rey no un califa”. Cuando ´Umar oyó esta respuesta se echó a llorar.

Entre estas utopías entran todo tipo de censuras al califa que en principio existieron, porque así lo permitió el carácter marcadamente espiritual de los primeros gobernantes.

La protección a las minorías

Visto el panorama del Islam en el mundo de hoy tal vez también habría que hablar dentro de lo utópico del proyecto islámico original el trato a las minorías que viven bajo gobiernos supuestamente islámicos.

El primero de los derechos de las minorías (los dzimmíes) debería ser el de disfrutar de la protección y garantías de la administración. Esta protección es frente a cualquier agresión, ya sea extranjera, ya sea proveniente del interior. Refiere en este sentido al-Bujârî que Muhammad sentenció sucintamente: “Quien dañe a un dzimmí (miembro de una minoría) es mi adversario, y quien rivalice conmigo rivalizará contra Él el Día de la Resurrección”. Y también el Profeta dijo: “Yo me querellaré ante Al-lâh contra aquél que sea injusto hacia alguien con quien haya pactado, quien viole alguno de sus derechos o le imponga algo superior a sus fuerzas o le arrebate algo sin su consentimiento” (as-Sunan al-Kubrà).

a. Derecho a la integridad física. En los tratados de jurisprudencia se señala que no pueden ser sometidos a ninguna arbitrariedad, ni a ningún trato vejatorio. Hakîm ibn Hisham, que había sido antiguo compañero del Profeta, vio en Alepo a un recaudador de impuestos ante el que unos nabateos esperaban expuestos al sol para pagar su impuesto, y Hakim le dijo: “¿Qué es esto? He oído decir al Profeta que Al-lâh torturará a los que torturen a la gente en el mundo” (hadiz de Muslim).

b. Pensión de vejez. En el ideal del Islam se encuentra el que la administración se hacía cargo de las necesidades inmediatas de quienes no puedan cubrirlas. En los tratados de Fiqh o jurisprudencia islámica esta obligación se hace extensible a los no-musulmanes, los dzimmíes. Un ejemplo de esta práctica lo tenemos en el pacto suscrito por uno de los compañeros del Profeta, Jâlid ibn al-Walîd, con los cristianos de Iraq: “Cualquier cristiano que a causa de la vejez no pueda mantenerse, el enfermo y el pobre que viva de las limosnas de la gente de su religión, estará exento del pago de la yiçia (impuesto) y será mantenido con bienes del Tesoro de los musulmanes, tanto él como los que dependan de él” (ad-Durr al-Mujtár)

‘Omar, el segundo califa, vio en cierta ocasión a un anciano judío que pedía limosna. Le preguntó por la causa de su pobreza, y le respondió que la vejez le impedía ganarse la vida. ‘Omar lo condujo hasta la casa del Tesoro de los musulmanes y encargó al responsable que fijara una cantidad regular para su mantenimiento así como la de todos los que se encontraran en su caso, y dijo: “No hemos sido justos con él: mientras era joven tomábamos sus impuestos, y en su vejez lo defraudamos” (en al-Jarây de Abú Yûsuf).

Evidentemente, todo esto está muy lejos de cumplirse hoy día y por eso negaba al principio que hubieran “sociedades islámicas” o “estados islámicos”. Si se desconoce qué es el Islam no es raro que se caiga en error con las palabras.

Estados confesionales

Lo primero que se ha dicho en estos días es que los países islámicos son “Estados confesionales”. Son, en realidad, Estados que no comprendiendo su propia legitimidad, que sólo podría residir en el bien común, apelan al Islam para blindarse. Cuanto menos islámicos sean, tanto más necesitan fingir que lo son. Porque gobiernan a musulmanes, y es muy difícil gobernar a gentes que tienen permitido en las mismas fuentes de la Revelación el tiranicidio. Éste es el sentido de la persecución sistemática de sufíes e integristas. ¿Qué tiene en común el Sufismo y el Fundamentalismo para que ambos sean perseguidos por los gobiernos, más que el Islam?

No son teocracias. Esto es importante saberlo. Para que haya una teocracia debe haber una institución que haya recibido el poder de Dios, o lo pretenda, una iglesia. Y eso sólo ocurre en el Islam en el reducido ámbito del chiismo. El resto de los ejercicios de poder que históricamente se han dado en el Islam –excepto tres de los califas- no han pretendido ciertamente basarse en una delegación del poder de Dios, y jamás han pasado de pedir el apoyo de los ulemas.

La posición de los ulemas

A los gobernantes les interesaba el apoyo de los ulemas pero no querían o no podían aplicar el sistema ideal codificado por ellos. Para los sunníes este sistema se basaba en la imitación de la conducta del Profeta, de los califas râshidûn (“bien guiados”) y del califa omeya excepcionalmente piadoso ´Umar II. Pero la reticencia de los ulemas sunníes a mezclarse con los gobernantes nunca llegaba a ser oposición a favor de la insurreccción. Las guerras civiles musulmanas por el poder en los primeros tiempos del islam dejaron un pésimo sabor de boca en la comunidad musulmana, por lo que los ulemas -sin aprobar el orden constituido- lo consideraban un mal menor en comparación con la guerra civil (fitna).

La actitud de los ulemas ante el poder era de realismo pesimista. Mejor un mal gobierno que la guerrra civil y el caos, por lo que aceptaban cualquier gobernante siempre que fuera musulmán y no renegara abiertamente de la sharî´a. Ya en una época temprana, bajo los omeyas, el cadí Amîr ibn Surhabil al-Sâhibî al-Kûfî escribió: “Ama a la familia del profeta sin ser chií y obedece al califa incluso si fuera un esclavo negro”. Ibn Hanbal, el imâm (guía espiritual) de la escuela hanbalí, que no era una persona apocada y que no tuvo miedo en oponerse al propio califa al-Ma`mûn cuando este quiso imponer por la fuerza las doctrinas mu´tazilíes, escribió: “Debes obedecer al gobierno y no rebelarte contra él. Si el gobernante ordena algo que entraña pecar contra Dios, no tienes que obedecer ni que rebelarte. No apoyes la fitna, ni con tu mano ni con la lengua”. Se suponía que el buen ulema debía amonestar a los gobernantes por sus desviaciones pero sin llegar nunca a la deslegitimación que justificara la fitna.

Por lo demás, servir al Estado era degradante y hasta pecaminoso, pues las rentas del Estado eran obtenidas por medio del cobro de impuestos que no eran los establecidos por la sharî´a, de modo que todo aquel que recibía un sueldo del Estado participaba de la injusticia. Incluso a los califas râshidûn se les censuró no estar a la altura de las exigencias del islam. La actitud de gobierno de los primeros califas, basada estrictamente en la costumbre profética y en la justicia que había venido a imponer la Revelación, caía no pocas veces en lo utópico.

Cuando, a partir del siglo XI, la actitud de los ulemas se volvió más favorable a los poderosos y éstos trataron de granjearse un prestigio de piadosos aproximándose a los ulemas, estos últimos perdieron mucho de su prestigio, que fue a parar a los sufíes. Un dicho corriente sostenía que “el mejor gobernante es el que frecuenta a los ulemas, y el peor ulema es el que frecuenta a los gobernantes”, indicando lo mancillante que resulta al hombre piadoso y honrado el aproximarse al ambiente de corrupción de los poderosos.

Durante la mayor parte de la historia, la sharî´a sólo tuvo vigencia práctica en cuestiones de estatuto personal (matrimonio, herencia y cuestiones similares) y hasta cierto punto en las relaciones comerciales, pero los gobernantes musulmanes para todo lo demás gobernaban por decreto y la religión funcionaba para justificar a posteriori a estos gobernantes, no para exigirles a priori que se atuvieran a unas reglas. Las relaciones entre Estados, de transferencia de poder y entre gobernantes y gobernados no se ajustaron a ninguna sharî´a. La cuestión, todo lo más, era cual debía ser el mínimo de “islamidad” que tenía que tener un gobierno para que fuera aceptable y debiera ser obedecido por musulmanes.

Habitualmente se consideraba suficiente con que el sultán fuera musulmán y el islam la religión del Estado, independientemente de que no se aplicara plenamente la sharî´a ideal y el comportamiento público y privado de los gobernantes dejara mucho que desear. Casos como los del ulema Ibn Taymiyya (siglo XIV) negando la legitimidad de los sultanes mamelucos de Egipto y Siria, fueron excepcionales. En la autoridad de Ibn Taymiyya se han basado los movimientos contestatarios islamistas sunníes para negar la legitimidad de los actuales regímenes políticos del mundo musulmán, con el agravante de que estos regímenes modernos a menudo ni siquiera reúnen los requisitos de respeto al estatuto personal del creyente musulmán.

Implante

Ni siquiera los supuestos “Estados islámicos” son Estados, ya que no son soberanos, condición inherente al Estado Moderno. Son Estados-vasallo de intereses de otros páises o multinacionales. La única excepción en soberanía sería Irán, y, sin embargo, deja mucho que desear en cuanto al cumplimiento de los derechos humanos. Más o menos como Estados Unidos.

Habrá que concluir que la estructura estatal misma es un implante en territorios de musulmanes de algo inventado en Occidente. Para que haya un Estado Moderno tienen que darse una serie de condiciones fundamentales inaceptable por el Islam:

• La profesionalización del ejército, por ejemplo, es algo que no contempla el Corán. No existe la profesión de la guerra en el Islam; existe la necesidad de la defensa.

• La razón de Estado, que justificaría, sin ir más lejos las matanzas de kurdos o comunistas en Irán, Iraq o Turquía, desacreditan desde el punto de vista islámico a estos gobiernos.

• El Capitalismo, como la savia que riega el Estado, tiene en el Corán un escollo fundamental: la condena categórica del préstamo a interés. ¿Cómo pueden funcionar los Estados sin banqueros?

En conclusión, ¿Cuál es la alternativa islámica al Estado?

No hay alternativa islámica al Estado. Nuestro único horizonte es transformar los Estados tiránicos que nos ha dejado el colonialismo y el neocolonialismo en Estados con un nivel de corrupción tolerable, más o menos como los occidentales, Estados en los que los intereses económicos dicten la política interior y exterior, pero con gobernantes que traten de contentar al pueblo lo más posible, sin un funcionariario abiertamente corrupto, un ejército de mercenarios que no aman al pueblo al que supuestamente sirven, con una mínima vulneración de los Derechos Humanos, con libertad de prensa, excepto para insultar las creencias de los demás, que ésa no la necesitamos.

¿Qué pueden hacer los musulmanes sin una alternativa al Estado Moderno?

Lo que están haciendo. Intentar que los gobiernos de los lugares donde viven siendo mayoría no sean tan corruptos y tiránicos, con todos los medios que da a los musulmanes el Corán y la sunna. Organizándose desde dentro en partidos integristas –que son los que más se preocupan por la injusticia social- y en cofradías sufíes –que son las que recurren a la vía del espíritu para cambiar la realidad. También huyendo de esos países, como están haciendo. E ir a otros sitios donde la vida es posible. La paradoja es que la mayoría de los países en los que les gusta vivir a los musulmanes –porque hay paz, orden y libertad- son responsables de que no puedan vivir en sus países.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61970-alternativas_islamicas_al_estado.html