webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
663 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19858

Algunas normas y éticas del viaje

No es malo entretenerse y pasarlo bien ya que los corazones se aburren al igual que se aburren los cuerpos

29/06/2011 - Autor: Mohamed Bellahcen - Fuente: Webislam
  • 77me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mi cuñado Brahim y yo en el Armas durante el viaje a Tenerife el año pasado (foto: Naíma Lemkaddem)
Mi cuñado Brahim y yo en el Armas durante el viaje a Tenerife el año pasado (foto: Naíma Lemkaddem)

Siervos de Allah, debido a la aproximación de las vacaciones del verano he querido compartir con todos ustedes algunas reflexiones e ideas sobre el viaje en general y recordarles algunas normas y éticas relacionadas con el tema ya que mucha gente no suele prestar mucha atención a tales asuntos. Lo primero que debemos saber que el musulmán o la musulmana tiene que ver al viaje como una necesidad primordial en su vida y no puede vivir sin él dado que la peregrinación mayor y menor, la adquisición de conocimiento, el comercio, la visita de familiares y el fortalecimiento de los lazos de parentesco entre otras cosas, que son o bien obligaciones o bien recomendaciones en nuestra religión, requieren para su realización el desplazamiento y el viaje. Es por eso por lo que el Islam le ha dado al viaje una gran importancia y los musulmanes deben aprender las normas y las éticas relacionadas con el mismo.

En canto a las normas pues mencionamos las siguientes:

1) Acortar la oración de 4 raka’at (unidades) haciéndola en dos desde que el musulmán o la musulmana abandone el pueblo donde vive hasta que regrese a él otra vez:

"Y cuando salgáis de expedición por la tierra no hay inconveniente en que acortéis la oración, así como cuando temáis que os ataquen los que se niegan a creer (…)"

(Corán 4:101)

En cuanto a la distancia del viaje para acortar el rezo, pues lo que se entiende de la aleya es que cualquier tipo de viaje sea largo o corto y no hay nada en la sunna (tradición profética) que especifique el tipo del viaje o su distancia tal y como dice Assayid Sabiq en su libro Fiqh Assunna. Tampoco hay nada que concrete la duración de la estancia para acortar la oración puesto que el profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) salió a la incursión de Tabuk y permaneció allí veinte días y todo este tiempo estuvo acortando la oración aunque algunos sabios señalan que eso era porque él no tenía la intención de quedarse todos estos días y sólo Allah sabe más.

2) Al hacer la ablución, se puede pasar la mano mojada sobre el juff (el calzado o los calcetines de cuero) o calcetines durante tres días y sus noches durante el viaje y un día y una noche para quien no se encuentra de viaje.

3) El viajero tiene permiso para comer en el mes del Ramadán si se encuentra de viaje:

"(…) y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días (…)"

Corán, (2:185)

4) El viajero puede efectuar la oración voluntaria estando sobre algún animal, en avión, barco, o cualquier otro medio de transporte y no importa si no se dirige al qibla (Santuario Sagrado). Ibn ‘Umar (que Allah esté complacido con ellos) dijo que el profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) rezaba la oración voluntaria estando sobre su camella y daba igual la dirección que cogía.

5) El viajero puede juntar la oración del dhuhr (medio día) con la oración de al’asr (media tarde) y la oración del magrib (ocaso) con la de al’ishaa’ (noche). Si el viajero prevea salir de viaje después de dhuhr y no le da tiempo rezar al’asr en su tiempo ya que estaría en avión por ejemplo puede anticipar la oración de al’asr rezándola con la de adhuhr. No obstante si resulta que tiene que salir antes de adhuhr y llegará en el tiempo de al’asr puede aplazar la oración de adhuhr rezándola con la de al’asr en el tiempo de al’asr. Esta misma regla se puede aplicar a las dos últimas oraciones, es decir, la oración del magrib y la de al’ishaa’. Si el viajero adelanta una oración juntándola con la anterior esto se denomina Ŷama’ taqdim y si aplaza la oración juntándola con la posterior esto se denomina Ŷam’ ta’jir.

Todas estas normas relacionadas con el viaje son prueba de la flexibilidad de nuestra religión y de la misericordia de Allah, Exaltado sea:

"(…) Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil (…)"

(Corán, 2:185)

"(…) Allah no quiere poneros ninguna dificultad, sólo quiere que os purifiquéis y completar Su bendición sobre vosotros, para que podáis ser agradecidos".

(Corán, 5:6)

Cuando el musulmán se encuentra de viaje suele estar muy ocupado y quizá no tiene tanto tiempo para hacer muchas oraciones voluntarias, leer el Corán y demás y esto puede ser un motivo de tristeza para el creyente que no quiere dejar pasar el tiempo sin llenar su balanza con hasanat (recompensas) pero sin embargo el profeta Muhammad (paz y bendiciones de Allah sean con él) nos tranquiliza con este precioso hadiz que habla de la inmensa misericordia de Allah, Enaltecido sea:

“Cuando un siervo de Allah se encuentra enfermo o de viaje, Allah le anotará la recompensa por las mismas acciones que solía hacer estando sano o en casa”

relatado por Bujari

En cuanto a las éticas del viaje pues hemos de saber que cuando uno se dispone a viajar tiene que devolver las cosas prestadas a sus dueños y si ha hecho algún daño a alguien pues que le pida perdón puesto que cuando uno viaja no sabe si va a regresar o no. También tiene que aprovisionarse de manera lícita y dejar provisión suficiente para la gente que mantiene tal es como la esposa, los hijos y los padres. El viajero tiene que despedirse de sus familiares y amistades diciéndoles, tal y como nos enseñó el maestro de los meastros: astawdi‘ukum Allah dinakum wa amanatikum wa jawatima a’malikum. Es decir, "que Allah resguarde vuestra religión, vuestras responsabilidades y el final de vuestras acciones". Los residentes tienen que responderle diciendo: awwadaka Allahu bi attaqwa, wa gafara dhanbak wa waŷahaka ‘ila aljairi hayzu tawaŷahta, o sea, "que Allah te conceda la piedad, perdone tus pecados y te facilite el bien donde quiera que te encuentres".

El viajero tiene que estar acompañado de dos personas mínimo ya que el profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) dice:

“Aquel que viaja sólo estará acompañado por un demonio, y si son dos los que viajen solos, entonces estarán acompañados de dos demonios; pero si viajan tres, ellos constituyen un verdadero e inmune grupo de viaje”

relatado por Bujari

Entiendo esto yo como regla general y puede haber excepciones y siempre es preferible salir en grupo. Asimismo hay que asignar un emir al que se debería obediencia en lo que mandara:

“Cuando salgan tres de viaje, que asignen su mando a uno de entre ellos”

relatado por Abu Dawud

Se le recomienda al viajero sea hombre o mujer decir este du’aa (súplica) al emprender viaje: Allahumma ‘inna nas’aluka fi safarina hadha albirra wa attaqwa wa mina la’amali ma tardha, Allahumma hawin ‘alayna safarana hadha wațwi ‘anna bu’dah, Allahumma anta assahibu fi assafar wa aljalifatu fi al’ahli wa almal, Allahumma inni ‘a’udhu bika min wa’țha’i assafar wa ka’abati almandhar wa su’i almunqalab fi almal wa al’ahl. En castellano sería,

"Oh Allah, te rogamos que en este viaje que nos hagas poner en práctica la virtud, la obediencia y aquello que te complace. Oh Allah alívianos las penalidades del viaje y haz que se nos haga corto. Tú eres oh Allah el Compañero en este viaje y a la vez el Protector de los bienes y de la familia durante la ausencia. Oh Allah me refugio de Ti de las calamidades del viaje y de la tristeza ante la presencia de hechos desagradables y me refugio del mal que le pueda ocurrir a mi familia y a mis bienes hasta mi regreso".

Trasmitido por Abu Dawud y es un hadiz auténtico


El viajero a la hora de subir a una montura o cualquier tipo de transporte se le aconseja decir: Allahu akbar (3 veces).

"Subhana al-ladhi sajara lana hadha wa makunna lahu muqrinin wa inna ila rabina lamunqalibun" (…) "Gloria a Aquel que ha sometido esto a nosotros. Y que por nosotros mismos no habíamos podido hacerlo. Ciertamente a nuestro Señor retornaremos".

(Corán, 43:13)

Una de las cosas de las que el viajero no se tiene que despistar es suplicar a Allah e invocarle solicitándole el bien tanto aquí como en el Más Allá ya que la súplica durante el viaje es respondida. El profeta Muhammad (paz y bendiciones de Allah sean con él) dice :

“Tres peticiones serán respondidas, sin lugar a dudas: la petición del oprimido, la del viajero y la del padre cuando su hijo le desobedece”

relatado por Tirmidhi y es un hadiz auténtico

Se le aconseja al viajero también apresurarse a volver junto con su familia una vez haya cumplido su propósito del viaje. El profeta Muhámmad (paz y bendiciones de Allah sean con él) dice:

“El viaje es trozo de tormento (como un porción de castigo), que le altera a uno su apetito, su sed y sueño. Así, pues cuando uno de vosotros haya cumplido su misión del viaje que regrese a su hogar (junto con su familia) lo más pronto que le sea posible”

relatado por Bujari y Muslim

Un trozo de tormento hace referencia al agotamiento y cansancio que se debía a montar animales y a caminar durante mucho tiempo pero esto era antiguamente mientras que el viaje ahora es diferente, ya que el hombre ha pavimentado las carreteras y ha fabricado coches, aviones y barcos y los viajes que duraban meses con dificultad, pena y esfuerzo se hacen ahora en pocos días o, mejor dicho, en pocas horas y sin esfuerzos apenas. No obstante, no hay que olvidarse del peligro que implica estar en el avión entre la tierra y el cielo o en el barco encima de las aguas con posibilidad de saborear la muerte en cualquier momento ya que la vida de uno puede estar ajusticiada en un tornillo aflojado o en la avería de un motor.

Con lo cual, uno tiene que pedir protección de Allah, esperar su clemencia cumpliendo con las normas y éticas del viaje y apartándose de la desobediencia de Allah en su aire o encima de su tierra. Pues lamentablemente la mayoría de los musulmanes pasan las vacaciones de verano en las playas donde abunda la perversión, la desnudez y el libertinaje o en los festivales de música indecente y danza vergonzosa entre otras cosas que descontentan y enfurecen a Allah, Exaltado sea.

Por último, a la mujer no se le permite viajar sola durante un día y una noche porque el profeta Muhámmad (paz y bendiciones de Allah sean con él) dice:

“No le es lícito a una mujer que tenga fe en Dios y en el Último Día viajar sola durante un día y una noche salvo que esté acompañada por un familiar, cuyo parentesco le impida casarse con ella a excepción del marido

relatado por Bujari y Muslim

Esta norma no fue prescrita para oprimir a la mujer “ni es una señal de sometimiento al hombre” sino que es un mecanismo para protegerla de ser molestada. Sabemos todos que en el mundo “civilizado” como en los Estados Unidos por dar un ejemplo muchas mujeres temen caminar solas por una calle oscura precisamente porque temen ser acosadas sexualmente (La Mujer en el Islam y en el Judeocristianismo: Mito y Realidad: 51-52). Lo más importante es que tenemos que cumplir con estas normas y éticas del viaje y apartarnos de todo lo que pueda enfurecer a Allah, Enaltecido sea.

Quisiera concluir con un hecho que llamó mucho mi atención y es que, según algunos estudios, el viajero o el turista árabe pasa la mayor parte de su tiempo en los centros comerciales comprando, en los restaurantes comiendo y sale en alguna que otra excursión. El turista árabe en muchas ocasiones malgasta su tiempo en cosas insignificantes, y yo no digo que dejemos de ir a los centros comerciales a comprar ni a los restaurantes a comer pero que esto no sea nuestra única preocupación.

Tenemos que hacer como hacen muchos turistas occidentales que hacen visitas a museos, bibliotecas, adquieren conocimiento, se relajan de la estrés del trabajo y se benefician de las civilizaciones y de las culturas de otros países.

No es malo entretenerse y pasarlo bien ya que los corazones se aburren al igual que se aburren los cuerpos. Pues después del cansancio y el agotamiento del trabajo y de la rutina diaria, uno anhela cambiar de aire, renovar sus energías y pasar un bueno rato en el que disfrutará del juego lícito y de la relajación, espantando así el aburrimiento y aliviando sus penalidades para que el estudiante vuelva a sus estudios con ganas y ánimo y el trabajador a su trabajo con fuerza y energía ya, tal y como dice, Ali bin Abu Tálib, que Allah esté complacido con él: "Las mentes se cansan también como los cuerpos, así que tratadlas con humor" y " Refrescad vuestras mentes de tiempo en tiempo, pues una mente cansada se vuelve ciega". Es bien sabido que el Islam es la religión de la facilidad, la moderación y de la benevolencia que va en total concordancia con el instinto humano, y de hecho una vez el profeta Muhámmad (paz y bendiciones de Allah sean con él) al ver a los abisinios jugar en la mezquita dijo:

“para que los judíos sepan que hay entretenimiento y diversión en nuestra religión. Yo he sido enviado con la religión fácil”

relatado por Ahmed

Los compañeros del mensajero de Allah se tiraban las sandías unos a otros pero a la hora de la verdad eran hombres.

Aparte de entretenerse y pasar un buen rato, el viaje tiene otros beneficios como dice Ashafi’i:

Expatria/Emigra de los países en busca de cosas importantes
Viaja ya que en el viaje hay cinco beneficios
Aliviar una penalidad, ganarse el pan del día,
Adquirir conocimiento y educación y hacer buenas amistades.

Y lal última de mis palabras, alabado sea Allah y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre su profeta, su familia, sus seguidores y aquellos que siguen su guía hasta el Último Día.

Nota: Jutba pronunciada en la mezquita de Puerto Rico del municipio de Mogán de la isla de Gran Canaria el día 17 de junio de 2011.

Anuncios
Relacionados

Jutba del maqam de Nuh 1

Artículos - 27/05/2002

Jutba de las virtudes y los logros

Artículos - 06/03/2003

El viaje

Artículos - 08/07/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61910-algunas_normas_y_eticas_del_viaje.html