webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
841 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19294

Al Asad de Siria o la estupidez de los dictadores árabes

Con su aspecto de hombre moderno, que cursó sus estudios en Europa, llegó el hijo del fallecido dictador a la presidencia de manos del títere parlamento del país y del Partido gobernante Baaz

28/04/2011 - Autor: Said Alami - Fuente: Webislam
  • 57me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Bashar Al Asad, presidente de la República Árabe Siria.
Bashar Al Asad, presidente de la República Árabe Siria

Atónitos, incrédulos y absolutamente abatidos observan los árabes como está mostrando su verdadera cara de asesino y enemigo del pueblo ese médico, Bashar Al Asad, convertido como por ensalmo, a la muerte de su padre, en el 2000, en presidente de Siria.

Con su aspecto de hombre moderno, que cursó sus estudios en Europa, llegó el hijo del fallecido dictador a la presidencia de manos del títere parlamento del país y del Partido gobernante Baaz (Renacimiento), con promesas de cambio y de modernización. Este hombre, que parecía civilizado, fino, con su estatura y aspecto de hombre apuesto, trajes impecables, y siendo el único hijo de presidente árabe que pudo alcanzar el poder, no sólo mantuvo el régimen corrupto, policíaco y opresor de su criminal padre, sino que multiplicó todo esto convirtiéndo a su régimen en uno de los regímenes árabes más oscurantistas, donde todas las libertades estaban confiscadas en aras de una ley de estado de emergencia que regía hasta hace unos días desde hace decenas de años.

Los trágicos acotecimientos de las últimas semanas en muchas localidades sirias, con las fuerzas del órden asesinando a los ciudadanos en manifestaciones pacíficas, sin el menor pudor ni precaución, acabando con la vida de decenas de personas en cada manifestación, como se de gallinas se tratara, como si de cucarachas se tratara, demuestra hasta que límite este régimen sirio está enraizado en el crimen y en el desprecio al ciudadano, en una repetición clónica del régimen libio de Gaddafi, del yemení de Saleh, del egipcio del derrocado Mubarak o del tunecino del fugitivo Ben Ali.

El 22 de abril, la gran matanza

Sin embargo, el asesinato el pasado 22 de abril 2011 de un centenar de ciudadanos, incluidos niños, en las manifestaciones pacíficas en distintas ciudades sirias, ha roto cualquier cuidado que los observadores árabes libres e independientes pudieran haber tenido en su tratamiento al régimen de Al Asad. Estos observadores se negaban hasta entonces a creer lo que veían de crímenes, los primeros a esta escala y cometidos públicamente por el régimen de Bashar. Además los confundían por unos momentos las promesas y las medidas adoptadas por ese régimen en las últimos días intentando contentar y contener al movimiento de protesta popular (como ha sido el levantamiento aparente del estado de emergencia) pero que al final han resultado ser todas falsas, a juzgar por las centenares de detenciones practicadas en los últimos días y por el incremento incesante del grado de violencia al que el régimen del Baaz, partido único, viene recurriendo sin miramientos ni escrúpulos.

Así las proclamas que se limitaban al iniciar las protestas a pedir "reformas" se han convertido más tarde, y a golpe de decenas de muertos en cada manifestación, en la proclama más voceada por los revolucionarios de Túnez, Egipto, Libia y Yemen: "El pueblo quiere derribar el régimen", a lo que el gobierno del médico heredero de su dictador padre respondía incrementando su violencia, y prácticamente enloqueciendo.

Cinco revoluciones árabes en marcha hasta el momento en las que los régimenes, auténticos enemigos de sus pueblos, no han aprendido la lección de que cuantas más victimas hay entre los manifestantes más seguridad hay de que el régimen será derrocado. Esta lección sí fue aprendida, relativa e inteligentemente, por los regímenes monárquicos de Marruecos y Jordania.

De tal palo tal astilla

Bashar Al Asad es hijo de aquél oficial aviador, Hafez Al Asad, uno de los principales autores del desmantelamiento de la unión entre Siria y Egipto (La República Árabe Unida 1958-1961) y que llegó al poder en 1970 en un golpe de Estado, cuyo fin era impedir la ayuda que el Ejército sirio prestaba entonces a los palestinos en Jordania en el llamado Septiembre Negro.

En 1976, el Ejército de Al Asad participó activamente en la matanza en el campo de refugiados palestinos de Tal Azatar, en Líbano, junto a la milicias crsitianas de Las Falanges, matando, el 12 de agosto de aquel año a más de 3.000 palestinos. En 1982 el Ejército de Hafez Al Asad aniquilaba la ciudad siria de Hama, donde mató a miles de ciudadanos en su afán por acabar con los islamistas opuestos a su régimen.

La "gloria" de Al Asad padre había empezado mucho antes, cuando en la guerra israelo-árabe de 1967, siendo él ministro de Defensa, entregó apenas sin lucha las alturas del El Golan a Israel y anunció la caída de la ciudad de Knitra, cerca de la frontera Israelí, en manos del Ejército sionista, horas antes de materializarse la ocupación.

El régimen del partido único Baaz, en el poder desdes hace 41 años, no ha movido un solo dedo desde 1967 para recuperar las alturas de El Golan, excepto la nefasta participación del Ejército sirio en la guerra de 1973 contra Israel, que no dió fruto alguno en ese territorio sirio ocupado. Desde entonces, el Golán apenas fue mencionado en los discursos del presidente Al Asad padre y tampoco en los de Al Asad hijo, y apenas es mencionado en los medios de comunicación sirios dependientes del Estado.

Nadie del pueblo sirio había elegido a Al Asad padre para el puesto de presidente, cargo este al que llegó mediante un golpe de Estado y que le ha sido renovado mediante sucesivos "referéndum" hasta su muerte en el año 2000.

A su hijo, el médico elegante con rostro angelical y corazón de lobo, tampoco le eligió nadie del pueblo sirio, sino que fue aclamado, un mes después de la muerte de su padre y por un pseudo-parlamento servil y cómplice y por un Partido sconvertido, como todos los partidos políticos "unicos" que gobiernan en el mundo árabe o cuyos regímenes han sido derrocados recientemente, en auténticas mafias criminales, saqueadoras del país.

Previamente a esa "aclamación" parlamentaria que convertía en presidente a ese médico, que hasta ese momento no había tenido contacto significativo con la política, el terreno había sido preparado y el recién llegado había sido "aceptado" por el pueblo en un supuesto referéndum en el que cosechó nada menos que 97,27% de los votos. Esa farsa se repitió en el 2007 cuando en otro referendum para renovar su mandato presidencial cosechó nada menos que 95% de los votos, muy típico de los dictadores árabes como Ben Ali de Túnez y Mubarak de Egipto, dos déspotas que han terminado arrojados del poder lo mismo que le espera a Bashar Al Asad que demostró ser no menos que ellos en estupidez y falta de escrúpulos.

La verdadera estupidez del régimen sirio ya había quedado demostrada con ocasión de la destrucción por parte de la aviación israelí, en 2007, de instalaciones sirias en la provincia de Deir Azzur que fueron calificadas por Israel como planta nuclear. El régimen sirio se mantuvo silencioso al respecto hasta que un año más tarde el asunto fue aireado por la prensa israelí y estadounidense.

Se trata pues de un régimen que no dispara una sola bala para defender la soberanía del país pero sí dispara miles de balas contra manifestantes sirios desarmados y mata centenares de ellos.

23 abril 2011
 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61402-al_asad_de_siria_o_la_estupidez_de_los_dictadores_arabes.html