webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
984 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19282

De Arabia al cielo

El edificio más alto del mundo medirá 1.600 metros y se levantará en Jeddah. Su seguridad será uno de los máximos retos

26/04/2011 - Autor: Mikel Ayestarán - Fuente: ABC
  • 20me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Los medios del Golfo también elevaron el presupuesto inicial a 20.000 millones de euros. (Foto: singularityhub.com).
Los medios del Golfo también elevaron el presupuesto inicial a 20.000 millones de euros. (Foto: singularityhub.com).

La Kingdom Tower (torre del reino) de Yeddah reabre la carrera por conseguir el edificio más alto del mundo y lo hace sin secretos. Con sus 1.600 metros (casi una milla por lo que es también conocida como la Mile Tower), el edificio saudí duplicará en altura al Burj Al Khalifa de Dubai, al que la corona de la mayor construcción de la tierra le va a durar el tiempo que necesite la compañía Saudi Kingdom Holding en levantar la nueva mole. Mientras que en el caso de la torre de Dubai la altura fue el secreto mejor guardado hasta el mismo día de su inauguración para evitar que nadie le pudiera superar, el príncipe Alwaleed Bin Talal, el número 26 de la lista de hombres más ricos del mundo de Forbes, no tuvo problemas a la hora de anunciar las dimensiones de su edificio de unos 550 pisos. Los medios del Golfo también elevaron el presupuesto inicial a 20.000 millones de euros, lo que vuelve a dejar patente el ansia por tocar el cielo en vida de unos magnates que a base de petrodólares intentan superar los modelos de ciudades occidentales en mitad de sus desiertos.

«Realmente se creen auténticos dioses, para ellos no hay desafío posible. No se les puede discutir y hay que trabajar de forma rápida y soportando mucho estrés», asegura un arquitecto libanés con más de tres décadas de experiencia al servicio de compañías constructoras en la región. «Desde luego que no son sostenibles, pero para ellos la sostenibilidad no importa porque tienen mucho dinero. Lo que ocurre, como estamos viendo en Dubai, es que se trata de edificios caros de construir, pero más caros aún de mantener», destaca este mismo profesional que achaca este ansia de construcción vertical en mitad del desierto a «un tema común a cualquier ser humano. Hace unos años no tenían nada, pero tras descubrir el petróleo han amasado grandes fortunas y ahora quieren tenerlo todo y lo mejor posible. Sólo importa ser los primeros».

Efervescencia saudí

Mientras la crisis internacional ha congelado el sector de la construcción en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el reino saudí vive unos últimos meses de auténtica efervescencia y muchos trabajadores e ingenieros extranjeros han llegado atraídos por el boom inmobiliario y la gran oportunidad de negocio.

Obligados por las revueltas en Túnez, Egipto, Libia o la vecina Bahrin, los mandatarios combinan planes faraónicos como el de la King Tower con otros menos ostentosos, pero más aferrados a la realidad, que consisten en la construcción masiva de viviendas para sus funcionarios, una forma de intentar mantener contento a ese gran sector de la población joven que sintoniza cada día Al Jazeera y que ve cómo en otros países árabes los jóvenes se han levantado para pedir libertad frente a los regímenes totalitarios. Las reformas y las aperturas sociales, sin embargo, van a mucha menor velocidad, por lo que los analistas de política internacional sitúan al reino en la lista de países en la que la revolución es cuestión de tiempo.

«Otro de los factores clave es que en estos países las normativas se adaptan a los deseos de los jeques, así que las leyes están al servicio de sus proyectos y se pueden modificar en cuestión de segundos», destacan los expertos consultados. En este caso el gabinete de arquitectos Adrian Smith+Gordon Hill (AS+GH) de Chicago será el responsable de la ejecución del proyecto. Su experiencia en el Burj Khalifa de Dubai le servirá para superar las grandes dificultades técnicas que suponen este tipo de obras y también las laborales, ya que en Emiratos se enfrentaron a una huelga que paralizó las obras de la torre. Los altercados con los miles de operarios asiáticos en régimen de semiesclavitud, según denunciaron diferentes ONG, causaron unas pérdidas cercanas al millón de euros, pero no lograron que los dirigentes árabes firmaran las convenciones clave de la Organización Internacional del Trabajo que reconocen, por ejemplo, el derecho a la huelga de los trabajadores.

La King Tower se asentará en la ciudad de Yeddah, en la costa del mar Rojo. La segunda urbe del país, una isla de aperturismo dentro de un reino marcado por el fuerte peso ejercido por el factor religioso, es además el auténtico campo de experimentación en lo que a construcción se refiere. Cien kilómetros al norte se está ejecutando el megaproyecto de la Ciudad Económica Rey Abdulá. Una ciudad entera que dispondrá de puerto marítimo, urbanizaciones, zona industrial, complejos educativos así como todo tipo de servicios y medios de transporte colectivo futuristas. Uno de los últimos grandes proyectos que ya es una realidad en Jeddah es la Universidad Rey Abdulá de Ciencia y Tecnología (KAUST, por sus siglas en inglés), la primera y única mixta en el país con un campus de 36 kilómetros cuadrados.

Vecindario terrorista

El príncipe Al Waleed Bin Talal, de 55 años, tiene fama de dormir apenas dos horas al día debido a su gran capacidad de trabajo. Sus inversiones van desde el mundo de la banca a la hostelería, pasando por la comida rápida, las multinacionales de refrescos o medios de comunicación como la cadena libanesa LBC. Ahora se propone construir la torre más alta del mundo y algunos expertos en seguridad con larga experiencia en la región alertan de que puede convertirse «en un buen blanco para que Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) demuestre al mundo su capacidad de acción». La franquicia terrorista nacida en enero de 2009 de la unión de los movimientos yihadistas en Yemen y Arabia Saudí ya golpeó en Jeddah en agosto de ese mismo año con un atentado contra el responsable de la lucha antiterrorista saudí Mohamed Bin Nayef. Fue su puesta de largo, su primera acción armada y aunque no lograron su objetivo dejaron patente su capacidad de llegar a las más altas esferas de la casa real.

Con un millar de hombres desplegados en la vecina Bahrin para ayudar a la monarquía de la diminuta isla a mantener el poder frente al empuje de la mayoría chií, y con la frontera sur en guerra abierta contra el enemigo Houthi yemení, AQPA se mantiene al acecho de la monarquía de Arabia Saudí a la que ha marcado como uno de sus grandes objetivos.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61385-de_arabia_al_cielo.html