webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
620 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19234

El fin de la utopía política islamista

Las razones más directas del fracaso del islam político reaccionario están en sus incoherencias

20/04/2011 - Autor: Ahmed Lahori - Fuente: Webislam
  • 43me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Islam y política
Islam y política

Las revueltas en el mundo árabo-musulmán pueden ser vistas desde la perspectiva del islam político. Lo primero que nos llama la atención es darnos cuenta hasta que punto los partidos islamistas ya no son lo que eran, se presentan con un “lenguaje moderado”, hablan de democracia e incluso de laicismo. Los viejos tiempos en que el islamismo se proponía como una ideología “fuerte” y de oposición a los “valores de occidente” ya han pasado. Nos situamos en lo que los sociólogos han calificado como “post-islamismo”, no en el sentido de que el islam político haya desaparecido, sino de su transformación y aparición de nuevas corrientes.

El papel de los partidos islamistas en las revueltas árabes ha sido más bien escaso: otros son los actores emergentes. Si nos remitimos a su efervescencia anterior y a las simpatías que despertaba entre los musulmanes resulta evidente que el islamismo se haya en retirada, y que ha abandonado el discurso utópico/triunfalista que mantenía hace medio siglo. Este fenómeno es debido al fracaso de los llamados Estados como Irán, Sudán o Afganistán, que no han traído precisamente bienestar a sus sociedades.

Las razones más directas del fracaso actual del islam político reaccionario están en sus incoherencias. La primera: ausencia de análisis de la realidad social, económica y política, con un discurso religioso utópico y alienante. El discurso islamista de mediados del siglo XX ofrecía soluciones milagrosas a problemas concretos, sin tener en cuenta las condiciones reales ni analizar las posibilidades de la aplicación de medidas concretas. Afirmaba que la única solución posible era la aplicación estricta de una normativa divina, sin considerar necesaria la elaboración de un programa surgido de un análisis realista de las sociedades en las que dicha normativa debía ser implementada.

La segunda contradicción: este islamismo aparecía envuelto en una retórica anti-imperialista y promete la justicia social, pero en realidad es profundamente reaccionario. Tanto en lo moral como en lo económico, aparece como el aliado privilegiado de la globalización corporativa. De ahí que haya sido promocionado desde occidente, y utilizado para contrarrestar las corrientes que señalaban hacia la convergencia del islam con el socialismo o con el comunismo.

En las sociedades en las cuales ha triunfado la “ideología islámica” el ser humano sigue siendo el mismo, con todos sus defectos, y no han desaparecido lo más mínimo ni la pobreza de las masas ni la corrupción de las instituciones. Más bien, la burocratización creciente del islam lo ha alejado de las gentes, de forma que ha perdido su potencial liberador, para pasar a ser la ideología de unos regímenes cuyo carácter islámico es discutido y discutible.

El fracaso del “islamismo fuerte” y los riesgos de los discursos fundamentalistas de enfrentamiento entre “el islam y occidente” se han hecho más patentes tras en 11-S y el llamado “terrorismo de al-Qaeda”. Curiosamente, este es uno de los factores que explica el viraje de los movimientos islamistas hacia posturas “moderadas”. E incluso ha hecho que cambien su discurso radicalmente anti-occidental: nos encontremos con el hecho curioso de que numerosos pensadores islamistas intentan demostrar que los antaño tan denostados “valores de occidente” tienen en realidad su origen en el islam. El anti-occidentalismo a ultranza ya no vende. En sociedades dominadas por la tecnología no es creíble, más bien parece un contrasentido.

Esto no significa el fin del islam político ni de los movimientos islamistas. No es necesariamente el islam político como un todo lo que ha fracasado, sino determinado proyecto islamista reaccionario. Esto significa que el islam político evoluciona y asume que su modelo de sociedad no es el único posible y que no tiene sentido imponerlo a la ciudadanía. Los islamistas han tenido que reconocer que el islam no es una utopía política. Uno de los síntomas más claros de este fracaso es precisamente la pervivencia de los movimientos islamistas y su transformación. Nos encontramos con partidos islamistas que invocando el principio coránico de la shura o concertación, abogan por la democratización de las sociedades musulmanas, rechazan toda forma de totalitarismo y buscan puntos de encuentro con los llamados “valores de occidente”.

El islamismo continúa pues bajo diferentes manifestaciones. Nos encontramos con un número creciente de partidos políticos legalmente constituidos y que participan del juego democrático. Han derivado hacia lo que podríamos calificar como el equivalente islámico de la “democracia cristiana”. Este es el caso de partidos como el APK en Turquía: un partido islamista laico, que no aspira a la instauración de la Sharia ni a la supremacía del islam. La evolución de los Hermanos Musulmanes en Egipto es también característica. Se saben parte de la sociedad, se quieren parte de la sociedad, pero ya no aspiran a la imposición de un modelo de Estado Islámico en el cual el resto de la sociedad (minorías religiosas, partidos laicos, asociaciones feministas) se sienta marginada.

Anuncios
Relacionados

Editorial Verde Islam 0

Artículos - 15/02/1995

Editorial Verde Islam 1

Artículos - 15/06/1995

Foro de los lectores 1

Artículos - 15/06/1995



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61336-el_fin_de_la_utopia_politica_islamista.html