webislam

Martes 10 Diciembre 2019 | Az-Zulaza 12 Rabi al-Zani 1441
704 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=19186

Desde la táriqa del corazón (XX): Cara a cara con el asesinato

¿Lo supuestamente dañado se soluciona con aquello que claramente daña y mortifica?

12/04/2011 - Autor: Sáleh Abdurrahim ‘Isa - Fuente: Webislam
  • 32me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Tal vez Hamer haya dado un paso hacia delante semejante, cuanto menos, al llevado a cabo por Albert Einstein. (Foto: cancerhumano.com).
Tal vez Hamer haya dado un paso hacia delante semejante, cuanto menos, al llevado a cabo por Albert Einstein. (Foto: cancerhumano.com).

Bismil-Lahi r-Rahmani r-Rahim…

“Cada uno de vosotros es un pastor y responsable de su rebaño. El imán es pastor y responsable de un rebaño. El hombre, para con su familia, es pastor, y responsable de su rebaño. Y la mujer, en la casa con su esposo, es pastora y responsable de su rebaño. El criado, para con la riqueza de su señor, es pastor y responsable de su rebaño”.

Hadiz del Profeta Muhammad (Paz y Bendiciones)

Al-Lahumma, Tú que eres Al-Hakim y Al-Muhsi, líbranos de la controversia que endurece y ciega nuestros corazones, para que así podamos ser conscientes de la Verdad o de su proximidad. Que, aunque nuestro estado de ignorancia pudiera estar justificado, no sea éste responsable del dolor ni la muerte de un solo ser humano, ni por la acción equivocadamente sincera, ni por la omisión torpe o inconsciente… Tú que guías a quien quiere ser guiado, que nuestros corazones sean dóciles a Tu Advertencia.

Es realmente difícil hacer daño a los demás como consecuencia de encontrar placer en ello, incluso cuando implica un beneficio inmediato para nosotros o un resultado grato y deseado. Más sencillo es hacerlo como consecuencia de la sed de venganza provocada por un dolor más subjetivo y camuflada bajo el ropaje de la justicia o de la equidad ante la vivencia expresada por algún “otro”… Ahora bien, la forma más común de perjudicarnos entre nosotros surge de la propia ignorancia, no sólo de nuestros actos, sino de sus consecuencias…

En los últimos meses he intentado burlar en repetidas ocasiones las responsabilidades derivadas de mi ignorancia, cubriéndolas con un velo de hipocresía camuflada bajo los nombres del amor y el respeto a las decisiones ajenas, hasta que Al-Lah, en Su infinita Misericordia, ha tenido a bien mostrarme mi propio velo y mi actitud de manera ineludible. Así, en estos últimos días, alguien ha venido a compartir conmigo una sentencia médica que le resultaba difícil de asimilar y encajar. El diagnóstico se refería a eso que vulgarmente se denomina como “cáncer”, y había provocado que el médico descubridor le derivara, de manera urgente e inmediata, al especialista de urgencias. Pero la persona en cuestión había optado por no acudir a dicho servicio, esperando dos días para compartir conmigo su situación…

Como técnico, mi primera reacción fue intentar convencerle de la necesidad de que se pusiera en manos de quienes le iban a practicar todo tipo de pruebas confirmatorias o no de tal diagnóstico, así como de las terapias consideradas por los especialistas como las más adecuadas… Después, opté por dejar en manos de otra compañera el tema, ya que a ella le resultaba menos compleja la situación, dada su confianza en el paradigma de la medicina oficial, para que ella le convenciera del error que implicaba el esperar que aquella supuesta enfermedad se sanara sola, como consecuencia de hacer oídos sordos, mientras su mente, posiblemente, no dejaba de pensar en ello en el silencio de la soledad sentida…

¡Oh, hermanos!, si Al-Lah me perdonase y mi hermano me absolviera de ser la causa de su pesadilla física y mental ¿cómo me dispensaría mi propio corazón dolorido por el recuerdo de mi cobardía?... Y es que, esta decisión, que tal vez a alguien pudiera parecerle normal, deja de serlo desde el instante en que  uno ha llegado a conocer el paradigma de la Nueva Medicina Germánica, iniciada por el doctor Ryke Geer Hamer, no sólo de manera teórica, sino también por confirmación directa a través de pacientes estrechamente relacionados conmigo…

O sea, al igual que hace algún tiempo a los pacientes de salud mental, por ejemplo, se les exponía a tormento y crueles terapias encaminadas a sacar de sus cuerpos y de sus almas el mal que les enfermaba (llamado “diablo”, “humores”, “hechizo”…), actualmente, a partir de Louis Pasteur y sus teorías del “contagio” y de “la enfermedad como infección por elementos patógenos”, desarrollada a través de la investigación “vírica”, el paciente al que se detecta el llamado “cáncer” es sometido a una serie de terapias atroces y dolorosas, como la amputación quirúrgica de parte o de todo un órgano, supuestamente infectado, la aplicación de citotóxicos, o “quimioterapia”, que interfieren en el ciclo celular y producen la destrucción indiscriminada de células, tanto supuestamente infectadas como sanas, o la “radioterapia” con idénticas consecuencias que la anterior mediante la aplicación de radiaciones ionizantes (no olvidemos que existen estudios que relacionan la exposición a radiaciones ionizantes con malformaciones congénitas, el propio “cáncer” y la muerte).

Por un lado se despierta la contradicción: ¿lo supuestamente “dañado” se soluciona con aquello que claramente “daña” y mortifica?, o, en otras palabras, ¿puede la fuga radiológica de la central nuclear de Fukushima estar curando a los enfermos de “cáncer” de sus alrededores?; y por otro, están las evidencias experimentadas que invitan a creer que tal vez Hamer haya dado un paso hacia delante semejante, cuanto menos, al llevado a cabo por Albert Einstein, pero con menos repercusión mediática y más obstáculos desde las instituciones médicas, que ven en esa teoría una amenaza tanto para su estatus socio-económico como para sus fuentes de financiación, y desde las corporaciones farmacológicas y farmacéuticas, que ven peligrar un poderoso mercado económico mundial, ya que el nuevo paradigma no requiere continuar con el ingente gasto farmacéutico en tóxicos químicos ni radiactivos…

Y mientras tanto, Sáleh, bajo la supuesta comprensión de una responsabilidad profesional, ha colaborado directamente en la entrega de un ser humano a quienes les someterán a todo tipo de pruebas y terapias dolorosas, mientras el miedo a la muerte hace presa en él… Y no dejo de pensar en cómo afrontaría su profesionalidad el policía no partidario del régimen nazi alemán que, en cumplimiento de su “deber”, entregaba a los detenidos de origen judío y romaní, o a aquellos con claras convicciones comunistas o de comportamientos homosexuales reconocidos, a las autoridades de las schutzstaffel o “SS”, encargados de la deportación masiva a los campos de exterminio…

Astagfirul-Lah, astagfirul-Lah, astagfirul-Lah… Tú que fuiste capaz de remodelar a quienes estaban completamente perdidos, como Oskar Schindler o Saulo de Tarso, apiádate de este siervo Tuyo, y de cuantos hermanos y hermanas se acercan para escucharle y tenerle en cuenta, para que  Sáleh no sea un verdugo camuflado de cordero incluso para sí mismo… Y protege a mi hermano del dolor de las decisiones equivocadas que pudo haber tomado el dormido Sáleh…
 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61279-desde_la_tariqa_del_corazon_xx_cara_a_cara_con_el_asesinato.html