webislam

Miercoles 23 Octubre 2019 | Al-Arbia 23 Safar 1441
768 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=18873

Es sólo el principio

El Rey de Marruecos propone reformas

16/03/2011 - Autor: Ismail Azzam - Fuente: Webislam
  • 15me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ismail Azzam
Ismail Azzam

Es evidente que el último discurso del joven Rey marroquí contará como un discurso histórico en la vida del monarca. Las reformas mencionadas por él llegaron como respuesta a una serie de preguntas, reivindicaciones que imploró el pueblo marroquí muchos años atrás, son preguntas relacionadas con una posible democracia establecida en Marruecos. 

Las reformas que anunció el Rey en su discurso señalan una nueva etapa, un nuevo Marruecos, cortando con una serie de pasadas de barro. Los temas desarrollados traerán beneficios para el país, es un paso real hacia el progreso amplio y la constitucionalización del Tamazight, es un verdadero logro para la cultura en Marruecos y la independencia del poder judicial. La separación de poderes y el fortalecimiento del papel de lo partidos políticos son las medidas reales para despejar todas las impurezas que rodeaban la vida política, añadir que por otra parte, se garantizaron los derechos, las libertades en la vida pública que muchos marroquíes sufrieron durante décadas todo tipo de opresión.

Justamente después del discurso del Rey, las calles se llenaron de marroquíes festejando, algunos de ellos bailando de alegría como si todo se hubiera hecho, como si Marruecos en unos momentos se convertiría en el país más democrático del mundo. En otra parte están los que se hundieron en sus pensamientos negativos convirtiéndose en personas pesimistas, considerando que estas reformas son sólo tinta sobre papel y nunca pasarán a la práctica.

Entre éstos y los otros, veo que el discurso real es un verdadero impulso hacia la consecución de lo que queremos como pueblo, creo que fue en respuesta a las demandas de hace mucho tiempo y también a los movimientos populares que han surgido éste último trimestre, debido a las manifestaciones que tuvieron lugar el día 20 de febrero, a las que asistieron más de 150.000 marroquíes, dio pruebas concluyentes de que la situación en Marruecos no es una excepción comparado con los demás países árabes, y que la reforma es un requisito previo para la construcción de un bello presente y de un futuro mucho más bello.

Sin embargo, esto no excluye la necesidad de hacer hincapié en que estas reformas son sólo la punta del iceberg, y que un número de las reclamaciones presentadas por el pueblo marroquí en los últimos días todavía no han sido atendidas, un conjunto de demandas de las que algunas se muestran como urgentes y necesarias, otras demandas puede que tarden en ser atendidas, por razones como la falta de conciencia pública sobre la importancia de la aparición, otras que pasarán por alto la importancia y tratarán con buena fe el discurso real.

Las peticiones como derrocar al gobierno y disolver el Parlamento pueden pasarse por alto y dar tiempo a la nueva acción política de la nueva constitución, ya que el juicio ahora es posible y no como antes debido al estrecho margen de libertad por el cual se caracterizó la vida política, pero ahora, y con las reformas respecto al Primer Ministro, el Gobierno, el Parlamento, el Sistema de Partidos , podemos esperar y tener paciencia hasta que veamos lo que nos presentan, y tratar con optimismo insistiendo en las mismas posiciones.

En cuanto a las demandas urgentes, se trata principalmente de las demandas sociales y económicas, tales como la separación del poder y la riqueza, fortalecer el poder adquisitivo de los ciudadanos de Marruecos, la reforma de la educación, el desarrollo del sistema de salud para los marroquíes, los saqueadores de contabilidad de los fondos públicos, para liberar todos los presos políticos, además de una necesidad urgente, una reforma de los medios de comunicación marroquíes en todas los componentes y la garantía de la libertad requiere de la labor de la prensa independiente e imparcial, y sin el cumplimiento de estas demandas, el necesario desarrollo se convertiría en una persona con discapacidad caminando con un solo pie.

Dice el Profeta (la paz sea con él) "Sé optimista, y recibirás buenas noticias", espero que impregne el lenguaje del optimismo en lugar de plantar semillas de pesimismo donde crecen bosques, y campos de nihilismo y negación, que insisten en decir que todo está negro, en mi opinión necesitan un proceso médico para lavar los cerebros de las impurezas. Sin olvidar que lo que se ha logrado hasta ahora fue una serie de protestas, movilidad gracias al pueblo marroquí y no a algún partido político interesado en estas reformas, o de algún adolescente ambicioso a alcanzar la fama, similar a los héroes de las Telenovelas.

El debate continuará, y la demanda de cambio seguirá siendo, pero con una participación civilizada y responsable de todas las partes y todos los componentes sin exclusión, porque el seguir manifestándose es un derecho de los marroquíes que está garantizado en la constitución, y las permanentes peticiones y demandas es un atributo de las naciones desarrolladas, pero el exceso de confianza y pesimismo destruirá todos los logros y nos devolverá a la época de la monarquía absolutista y a la opresión del pueblo.

Traducción: Omnia Nur
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61052-es_solo_el_principio.html