webislam

Miercoles 19 Febrero 2020 | Al-Arbia 24 Jumada al-Zani 1441
926 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=18893

La revolución árabe: ¿Para cuándo los vuestros?

Esta es una revolución anticolonial como demuestra que, junto a la bandera y el himno nacionales, el único símbolo exhibido en Túnez y en Egipto por los manifestantes haya sido la imagen del Ché.

16/03/2011 - Autor: Santiago Alba Rico - Fuente: Rebelión
  • 10me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Che Guevara.
Che Guevara

Hay algo que tiene que ver con lo sublime, tal y como lo entendía Kant: tormentas aparatosas que rasgan el cielo, fuegos que lanzan sus ascuas en todas direcciones, cascadas de agua que rompen con estrépito una detrás de otra, cada vez más deprisa, con vértigo de espumas; y en medio de ese clamor el estremecimiento feliz de saberse pequeño, de no poder oponer resistencia y de no perder con todo la conciencia. Empezó en Túnez, donde menos se la esperaba, y siguió en Egipto, el eslabón central de la cadena; y luego la revolución, entre grandes estornudos de gripe justiciera, se contagió a Yemen, a Argelia, a Bahrein, a Libia, a todo el conjunto de un mundo árabe que el imaginario occidental sólo podía representarse o aletargado o fanático. Nada de eso. Un tirano y otro tirano y otro tirano: si el propio Kant asociaba algo con la felicidad pública era sin duda esta sacudida volteadora mediante la que los pueblos deponen las dictaduras y recobran su dignidad colectiva.

Ocurra lo que ocurra, podemos hablar ya de “revolución”, aunque sólo sea porque nada ha sucedido como se esperaba y porque, a la espera de que se cuestionen localmente las dependencias económicas, se ha cuestionado ya la autoridad del llamado Occidente para dar lecciones políticas a sus ex-colonias de esta zona del planeta. Los árabes necesitaban una victoria para reingresar en la historia del mundo; y todo hacía temer que, de llegar, lo hiciese a través de los medios islamistas que las potencias occidentales habían promovido desde los años 60 para acabar con comunistas y panarabistas. Tampoco ha sido así. El partido Nahda en Túnez reconoció enseguida su nulo protagonismo en el levantamiento popular y la Hermandad Musulmana , mucho más fuerte, fue cogida a contrapié en Egipto y despidió a Mubarak negociando con él. Paro, pobreza, miseria vital, represión juvenil, frustración política, estaban dadas todas las condiciones, en ausencia de una gran organización de izquierdas, para un formidable estallido de alienación religiosa. Ha habido, sin embargo, una colosal explosión de pureza libertaria en la que el concepto mismo de democracia ha adquirido enseguida una indudable potencia anticolonial.

Por eso, los más sorprendidos han sido los EEUU y, sobre todo, la UE. Ahora, mientras tratan de gestionar las “transiciones” con el menor coste para sus intereses, escenifican un nuevo fervor democrático dirigido más bien a presionar a Irán (e indirectamente a Cuba y Venezuela). Privilegiando símbolos periféricos de los levantamientos, han alimentado la ilusión -puesto que no podía ser islamista- de una revolución postmoderna, de blogueros proyanquis y ciberactivistas desideologizados, para ver si el zarpazo tumba también, junto a tantos amigos, a algunos de sus enemigos. Pero nadie puede creerse, al menos en la región, que los defensores de Israel, los cómplices de Mubarak y Ben Alí, los ocupantes de Iraq, quieran ahora la democracia para el mundo árabe. Esta es sobre todo una revolución anticolonial, como lo demuestra el hecho de que, junto a la bandera y el himno nacionales, el único símbolo exhibido en Túnez y en Egipto por los manifestantes haya sido la imagen del Ché. Por lo demás, los orgullosos tunecinos, en los pueblos más desfavorecidos del país, cuna de las revueltas, me enumeraban los tiranos a punto de caer (“y ahora Egipto y Jordania y Bahrein y Argelia...) y, al saber que yo era europeo, me interrogaban desafiantes: “¿y para cuándo los vuestros? ¿Para cuándo Sarkozy? ¿Para cuándo Berlusconi? ¿Para cuándo los EEUU?”.

Hace unos días, preguntado en Cuba por la evolución de los acontecimientos, respondía yo con una paradoja: “soy tan optimista que me temo lo peor”. Nadie puede ser tan ingenuo para pensar que triunfará la sensatez sin que Israel, EEUU y la UE, hagan todo lo posible (es decir, todo ) para impedirlo.

Pero soy optimista: me gusta pensar que, dentro de veinte años, en un mundo más habitable y humano, más democrático y razonable, recordaré que una gran transformación mundial empezó, no en París ni en Londres ni en Nueva York, sino en Túnez y Egipto, los dos países en que más tiempo he vivido, dos de mis patrias de libre adopción.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/61048-la_revolucion_arabe_para_cuando_los_vuestros.html