webislam

Lunes 18 Noviembre 2019 | Al-Iznain 20 Rabi al-Auwal 1441
771 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=18396

Saif al-Islam Khadafy, nueva cara del régimen libio y artífice de una tibia apertura

El segundo hijo del líder libio encabeza los esfuerzos por acercarse a Occidente

23/01/2011 - Autor: Patricio Bernabé - Fuente: www.lanacion.com.ar
  • 17me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Segundo hijo del líder libio, Saif al-Islam anunció la creación de una región económica sustentable en Cyrene. (Foto: AP).
Segundo hijo del líder libio, Saif al-Islam anunció la creación de una región económica sustentable en Cyrene. (Foto: AP).

Todos lo señalan como el probable sucesor de su padre. El lo niega, pero la realidad muestra que su presencia es cada vez más frecuente en actos públicos, discursos e inauguraciones de obras. Y la de Muammar Khadafy, el líder histórico de Libia, parece reservada a los acontecimientos mediáticos que ofrecen las visitas de dignatarios extranjeros y poco más.

Considerado por muchos analistas un reformador que ha estado detrás de cada uno de los gestos de aproximación del régimen de Trípoli a Occidente, Saif al-Islam, un arquitecto de 35 años, segundo de los siete hijos de Khadafy, educado en Gran Bretaña y Austria, es la cara visible de un país que se ha dedicado a cambiar su imagen ante el mundo.

Se dice que Saif al-Islam, que encabeza una fundación con fines caritativos que dispone de fondos generosos, cumplió un papel relevante en muchos de los últimos logros de Libia: la liberación de rehenes occidentales en manos de la guerrilla filipina Abu Sayyaf; la mediación en el pago de las indemnizaciones a los familiares de las víctimas de los atentados de Lockerbie, en 1988, que derivó en el levantamiento de las sanciones de la ONU contra Libia, y las del caso del avión de la aerolínea francesa UTA, en 1989. También fue un factor decisivo en las negociaciones que permitieron, en julio, la liberación de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino condenados a muerte por haber infectado a más de 400 niños libios con el virus VIH.

Finalmente, también Saif al-Islam estuvo detrás de la decisión de 2003 de abandonar los programas de armas nucleares, biológicas y químicas.

En agosto, anunció una campaña de privatizaciones -dentro de una serie de reformas estructurales que apuntarían al libre mercado-, un programa de inversiones europeo y una nueva Constitución para combatir la corrupción y proteger a la prensa independiente. La nueva Carta Magna reemplazaría a la muy escueta elaborada en 1977, ocho años después del golpe militar que derribó a la monarquía del rey Idris, aunque el país se rige por el llamado Libro Verde de Khadafy, que combina la defensa del islam y el socialismo. Para redactar la nueva Constitución, Saif al-Islam propuso un diálogo nacional que elabore leyes que garanticen la independencia del Banco Central, de la Corte Suprema y de los medios de comunicación.

En un país donde la disidencia política es considerada un crimen, se castiga la creación de partidos políticos, no hay elecciones y la libertad de prensa ha sido sofocada, las declaraciones del hijo de Khadafy de que la prensa debería dejar de estar bajo la égida del Estado, porque los diarios locales eran "aburridos" y "nadie los lee", tuvo el efecto de un temblor de mediana intensidad.

Libia ha visto surgir recientemente dos diarios independientes: uno en Trípoli y otro en Benghazi (Oea y Cyrene), que comenzaron a cuestionar a figuras del gobierno. Sin embargo, el mismo Saif al-Islam trazó la raya que jamás deberá cruzarse: criticar la figura de Muammar Khadafy, o poner en riesgo la aplicación de la ley islámica o la seguridad y estabilidad del país.

No pocos interpretaron esta iniciativa para alcanzar la "democracia directa" como un intento de aferrarse aún más al poder mientras comienzan a surgir en el seno del régimen figuras jóvenes favorables a las reformas y que rechazan lo que el propio Saif al-Islam definió como las "mafias" de la vieja guardia.

"Hasta no hace mucho había controles callejeros constantes para la población local y extranjera. Todos te paraban: el ejército, la fuerza aérea, la marina, la policía religiosa, los poderes locales. Esto ya no existe. Parece poco, pero tiene un significado enorme", cuenta Paul Bennett, un arqueólogo británico que conoce mucho el país y lo ha visitado en forma regular en los últimos 40 años.
Los grandes proyectos

La estrategia de seducción emprendida por Libia en todo el mundo abre también la posibilidad de grandes negocios. En agosto, Saif al-Islam anunció el comienzo de los trabajos de construcción de un nuevo aeropuerto internacional en Trípoli, para mejorar los enlaces con Europa. Las obras fueron otorgadas a empresas de Brasil, Turquía, Francia, Alemania y Japón.

Pero una de las máximas jugadas de Saif al-Islam ha sido promover la región económica sustentable de la Montaña Verde, un multimillonario proyecto ecológico, turístico y de producción en la región de Cyrene, con el cual Libia busca una vía alternativa de desarrollo que pueda reemplazar en el futuro a la omnipresente dependencia del petróleo, cuyos generosos ingresos han permitido subsidiar muchas de las actividades deficitarias del país.

El plan de desarrollo en Cyrene atraería, además, a miles de turistas a una zona de una riqueza histórica y cultural invalorable que apenas ha sido visitada a raíz de las tres décadas en las que Libia vivió en cuarentena, como un país paria en el mundo.

"El lanzamiento del proyecto de la Montaña Verde es un punto de partida importante. Creo que Libia ahora se abrirá más al mundo. Tras el levantamiento de las sanciones se vive un poco mejor, y estoy seguro de que llegará más dinero al país", afirmó Abdulla el Mortady, que trabajó en la coordinación de los proyectos de la Montaña Verde.

El proyecto en Cyrene contempla, además, el otorgamiento de microcréditos para alentar emprendimientos y la producción autosuficiente de alimentos, en un país con el 95% de su superficie ocupada por el desierto del Sahara y que debe importar el 75% de los alimentos que consume. Serían buenas noticias para un sector económico minúsculo, aunque no todos comparten esa visión.

"No creo que esto mejore. Apenas me alcanza para vivir", se quejaba Khalil Mohamed, un granjero de 36 años, mientras desandaba un camino prolijamente asfaltado hacia su casa en la ruta de Cyrene a Susa.

Mientras Libia vive una etapa de transición para cambiar el rostro que ofrece al mundo, los observadores de la ceremonia realizada en Cyrene no dejaban de preguntarse si esa transformación finalmente también se trasladaría puertas adentro. Habrá que esperar.


Anuncios
Relacionados

El gesto de Gaddafi

Artículos - 26/12/2003

Gesto libio

Artículos - 28/12/2005

El nuevo Gadafi

Artículos - 25/03/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/60619-saif_alislam_khadafy_nueva_cara_del_regimen_libio_y_artifice_de_una_tibia_apertu.html