webislam

Lunes 25 Septiembre 2017 | Al-Iznain 04 Muharram 1439
957 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=18333

El concepto de fatwa

La fetua o fatwa es un pronunciamiento legal en el islam, emitido por un especialista en ley religiosa (muftí) sobre una cuestión específica que afecta a un grupo o comunidad musulmana

17/01/2011 - Autor: Ahmad S. Dallal - Fuente: Oxford Islamic Studies Online
  • 16me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La fatwa o dictamen jurídico en el islam.
La fatwa o dictamen jurídico en el islam.

Una visión general de la historia de la "fatwa" sugiere tres diferentes conceptos asociados con el término: gestión de la información sobre la religión del islam en general, proporcionar asesoramiento a los tribunales de justicia y la interpretación de la ley islámica. El primer concepto, que ha sido central a través de la historia, ha reaparecido de manera más prominente en tiempos modernos, como se desprende de los contenidos, así como de las definiciones que figuran en las modernas colecciones de fatwas. Por ejemplo, "Fatawa Dar al-`Ulum Deoband" (Deoband, 1962) define la "fatwa" como "una cuestión emergente sobre el derecho y la religión, explicada a través de la respuesta que se da a las preguntas recibidas al respecto" por los muftíes de Deoband, una escuela reformista de formación religiosa fundada en 1867. La continuidad de la tradición en esos desarrollos modernos no se puede apreciar correctamente sin mirar debidamente a la transformación semántica del concepto en los inicios del islam.

El término "fatwa" se deriva de la raíz "fatà", que incluye en su campo semántico los significados de "juventud, novedad, aclaración, explanación". En el Corán, el término se utiliza en dos formas verbales que significan "pedir una respuesta definitiva", y "dar una respuesta definitiva" (4:127, 176), aunque ningún pasaje tiene una cláusula vinculante. En consecuencia, el concepto de fatwa en el Islam primitivo se desarrolló en el marco de un proceso de preguntas y respuestas para mejorar la comunicación sobre asuntos religiosos. Su propósito fue el ´ilm (conocimiento) sin más especificación. Más tarde, cuando el ´ilm se identificó con el hadiz (los dichos y hechos del Profeta, cuya narración se divide en dos partes, el “matn” (texto) y el “isnad” -cadena de comentaristas para verificar la autenticidad-), la palabra fatwa llegó a ser asociada con ra´y (opinión) y fiqh (jurisprudencia). Después de surgir un corpus de definiciones legales, el término siguió la interpretación de las madrasas (escuelas religiosas), sobre todo cuando el fiqh no podía proporcionar orientaciones y valoraciones específicas y técnicas claras.

El término fatwa abarca un significado más amplio, incluidas las materias de la teoría jurídica, la teología, la filosofía y las creencias, que quedan fuera de los estudios de fiqh. Así, el concepto manifiesta una preocupación más amplia sobre la religión y la sociedad que la reflejada en la ley islámica formal definida por las cinco principales escuelas jurídicas del islam. Desde la perspectiva de la autoridad judicial, tanto teórica como prácticamente, fatwa contrasta con qadà, o sentencia judicial. La jurisdicción de la fatwa es más extensa que la de la sentencia judicial, cuestiones tales como la ´ibada (deberes religiosos u obligaciones) están excluidas de la facultad y decisión de los tribunales, a pesar de que son parte esencial de la ley islámica y gozan de un lugar muy destacado en los manuscritos de fiqh y en las colecciones de fatwas. La principal diferencia entre ambos es su ejecución o aplicación: qadà es vinculante y de obligado cumplimiento mientras que fatwa es de carácter voluntario. Por lo tanto, el concepto de fatwa puede ser visto como un instrumento indirecto para la definición de conceptos formales de la ley cuando se aplica en los tribunales. Desde la perspectiva de la obligación moral y religiosa, fatwa contrasta con taqwa o piedad (temor de Allah). Por ejemplo, una fatwa puede aceptar la elección entre una postura leve (rujsa) y una perspectiva estricta (´azīma) respectivamente, sobre la permisividad de un asunto determinado, o puede recurrir a mecanismos legales (hilla) para eludir las consecuencias estrictas de una ley, pero el concepto de taqwa no puede admitir tales estrategias. Esta distinción es, a menudo, advertida en los escritos literarios y sufís.

Por tanto, la fatwa funcionaba de forma independiente al sistema judicial, aunque en algunos sistemas en los que los muftíes emitían decretos estos eran oficialmente adscritos a los tribunales religiosos. Así, en algunos tribunales andaluces los muftíes ocupaban asientos como mushāwar (jurisconsultos), y en las primeras magistraturas de la India británica estos actuaban como mawlawīs (Hombres de conocimiento). Los juristas compilaron volúmenes de fatwas que establecían, en beneficio de los jueces, los autoritarios y consensuados puntos de vista, así como las doctrinas de una escuela en particular. En parte por estas razones, la posición de los muftíes en los sistemas políticos musulmanes fue definida por el papel del derecho promulgado en esa sociedad. En Al-Andalus, los juristas tuvieron un gran poder, porque eran parte de la shura (consejo) de los emires y califas, mientras que en los sistemas políticos otomano y mogol, el mufti jefe fue designado como sheij al-islam. A los muftís les fueron asignados diversos cargos dentro del muftiazgo, entre ellos los de inspector de mercado, velador y defensor de la moral pública o asesor del gobierno sobre asuntos religiosos.

Bajo mandato colonial, las madrasas se hicieron con el control del papel desempeñados por los muftíes, como guías religiosos. Las madrasas establecieron la institución del "dar al-ʿifta", un lugar en el que emitir fatwas. Los medios impresos y electrónicos en los siglos XIX y XX, reforzaron el papel y el impacto de fatwas. Los muftíes se enfrentaban a retos del día a día en los ámbitos económico, político, científico y tecnológico. No sólo se amplió el ámbito de aplicación de la fatwa, sino que a causa de su disponibilidad inmediata para un público más amplio, su lenguaje, presentación y estilo se adaptaron consecuentemente. Aunque ninguna autoridad islámica global ha sido designada para resolver las diferencias jurídicas y fijar normas, una Academia de Jurisprudencia Islámica fue creada en enero de 1981 por la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), pero sus interpretaciones no son vinculantes.

La autoridad ideológica de la fatwa es, invariablemente, defendida aduciendo que un mufti es el diputado y sucesor del Profeta, el legislador. Legalmente, la autoridad del mufti se deriva de la doctrina del taqlid (adhesión a la tradición), que exige la consulta a los sabios, a menudo los de una escuela jurídica particular, y luego seguir sus opiniones. Puesto que un muftí tiene que citar las autoridades para ofrecer su opinión jurídica, su autoridad es moral e institucional, no personal. Por esta razón la cualificación de un mufti y las normas para la emisión de una fatwa se han desarrollado con bastante detalle. Un mustaftí (investigador) debe aceptar y acatar el dictamen del muftí, cuando está convencido de que éste es competente y que su opinión se basa en las autoridades anteriores. Teóricamente, un muftí debe ser un muytahid (un intérprete de la ley cualificado para ejercer el razonamiento jurídico, independientemente de las diferentes escuelas de derecho), sin embargo, un muqallid (seguidor de una corriente determinada) también está autorizado a emitir una fatwa, siempre y cuando mencione la fuente de su cita jurídica.

Los eruditos modernos suelen definir fatwa como una opinión legal o dictamen jurídico de carácter formal emitido por un experto en la ley islámica. Emile Tyan (1960, p. 219) argumenta que este estamento se produjo debido a que no existía un poder legislativo en el islam. Según esta interpretación, el papel del mufti en los sistemas políticos musulmanes quedó incrustado tanto en la shura (consulta) como en la legislación. Dado ese uso tan amplio, los gobiernos musulmanes, especialmente en la época moderna, han tratado de controlar la influencia de la fatwa mediante la institución de organismos que proporcionaran asesoramiento jurídico al estado y emitieran fatwas. Entre los más famosos, se encuentran el Consejo de Ideología Islámica de Pakistán (Council of Islamic Ideology), el Hayʿat Kibár al-ʿUlamáʿ en Arabia Saudí, y los decanos de al-Azhar en Egipto. Si bien su papel es meramente asesor, con seguridad se encuentran instalados en los ministerios religiosos, no en los departamentos de justicia más polémicos. Sin embargo, las fatwas todavía pretenden ser un instrumento para aclarar aspectos inusuales y sutiles de la ley para los expertos, cuando dichos puntos no están cubiertos por las disposiciones vigentes del derecho civil moderno. En ciertos casos, estas se emiten en contradicción con las leyes vigentes, precisamente para impugnar una interpretación particular.

Son relevantes famosas y recientes fatwas como la del ayatolá Ruhollah Jomeini en 1.989, quien efectuó un pronunciamiento de condena a muerte al autor de Los versos satánicos, Salman Rushdie, supuestamente porque éste había escrito "contra el profeta del Islam, y contra el Corán". El decreto de Jomeini tenía como objetivo disuadir a todo el mundo del "insulto a las creencias sagradas de los musulmanes. "El 14 de abril de 2004, el Sheij Yusuf al-Qaradawi, emitió un decreto llamando al boicot de productos estadounidenses e israelíes, ya que, supuestamente, "comprar productos de ellos fortalecería al "enemigo" en la lucha por Palestina". Qaradawi declaró que "los productos estadounidenses, exactamente al igual que los "fantásticos" productos israelíes debían prohibirse", y mientras algunos musulmanes boicotearon las mercancías, la prohibición fue totalmente voluntaria. Quizás, las más polémica de las últimas fatwas difundidas a nivel internacional fue la emitida por Osama bin Laden, quien arremetió contra Estados Unidos y pidió a sus partidarios dentro de los grupos revolucionarios musulmanes atacar los intereses occidentales, no obstante la mayoría de los expertos lo consideran no cualificado y sin autoridad para emitir una fatwa legítima. A fin de apreciar las tendencias actuales y sus evoluciones, hoy día la fatwa debe ser vista como un mecanismo de gestión y comunicación de información.

Traducción de Webislam
Anuncios
Relacionados

La Elaboración del Derecho en el Islam

Artículos - 01/09/2001

El fiqh y los aspectos prácticos y sociales del islam

Artículos - 20/05/2002

Fiqh us Sunnah: El Zakah

Artículos - 13/08/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/60575-el_concepto_de_fatwa.html