webislam

Martes 22 Octubre 2019 | Az-Zulaza 22 Safar 1441
713 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=18208

Nos va a tocar a los españoles expulsar a los musulmanes de nuestro país, ¿Otra vez? (Segunda parte)

¿Cuál es el objetivo exterminar a un pueblo entero?

02/01/2011 - Autor: Sayida Abad - Fuente: Webislam
  • 36me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

...como si no hubiera ocurrido nada en  Srebrenica... (Foto: esacademic.com).
...como si no hubiera ocurrido nada en Srebrenica... (Foto: esacademic.com)

“Nos va a tocar a los españoles expulsar a los musulmanes de nuestro país”, ¿Otra vez? (Segunda parte) 

Hace un par de días, una compañera de la universidad me envió un mensaje al móvil para que pusiera el Canal 24 Horas, estaba saliendo un reportaje del equipo “En Portada”, titulado: “viaja este domingo en el Bosnia Ekspres, el tren que une de nuevo Sarajevo y Belgrado”. A veces las palabras se convierten en herramientas débiles e insignificantes ante tanto dolor y sufrimiento. Todo se puede vivir, pero no todo se puede contar. Nosotros, la generación de los 80, a penas teníamos diez o doce años cuando ocurrió lo que ocurrió. Al ver reportajes que nos cuentan que no es ciencia ficción que tu mejor amigo de la infancia llame a tu puerta a las tres de la mañana para vendarte los ojos, a ti y a tu padre y asesinaros por la espalda, ya no sabes qué sentir, ni qué pensar, ni qué soñar.

¿Dónde estaba el resto del mundo cuando ocurrió lo que ocurrió? ¿Qué narices estaban haciendo? ¿Por qué permitieron que ocurriera este exterminio religioso? Aunque el parlamento serbio se las apañó para disculparse y hacer un juego de palabras que evitar decir esta palabra, que es la que representa lo que sucedió realmente. Pero todo sale a la luz, tarde o temprano. La mayoría de nuestras madres y padres fueron testigos del genocidio de Bosnia. Lo vivieron a través de las noticias, “en vivo y en directo”. Ahora que han visto el reportaje se estremecen y nos recuerdan cómo el todo el pueblo español fue un ejemplo de humanidad y solidaridad, haciendo recogidas de comida y ropa, y recibiendo en sus casas a croatas católicos, bosnios musulmanes y serbios que se negaron a participar en el holocausto. Tras el reportaje, mi compañera de investigación me llamó y tras el “hola” y el “¿has visto el reportaje?”, estuvimos en silencio, no sé si era porque no sabíamos qué decir y solamente podíamos llorar o si era porque “el ser humano” ha dejado al “ser humano” sin nada más que decir, o quizás era por ambas cosas a la vez. Tras ese largo silencio, mi amiga dijo aquello en lo que pensamos todos y no queremos decir: “lo peor es que no existe ninguna garantía de que no vuelva a ocurrir”.

Así es, porque el discurso de Gazimestan,  pronunciado el 28 de junio de 1989 por Slobodan Milošević, sigue aún pronunciándose hoy en día, sin escrúpulos, como si no hubiera ocurrido nada en  Srebrenica, en Auschwitz o en Sabra y Chatila o en Gaza. “¿Otra vez?”, ¿cuántos “otra vez” nos falta aún por vivir? ¿Qué hay que hacer para que la respuesta sea “no, otra vez no”? ¿No es suficiente con leer y escuchar los testimonios de los supervivientes? ¿O de aquellas mujeres que fueron violadas delante de sus hijos y padres? ¿O a lo mejor preferimos ver las violaciones colectivas a los chavales de entre ocho y doce años? ¿Quizás necesitemos que nos recreen cómo cogían a las mujeres embarazadas y apostaban si era niño o niña y les abrían el estómago con una estaca y después aplaudían a los que habían acertado? Como hicieron los nazis con las mujeres judías y como hicieron los solados israelíes con las palestinas en el genocidio de “Dair Yasin”. ¿Es que aún hay alguien que después de leer y ver la película de “El niño con el pijama de rayas” puede decir “sí, otra vez”? ¿No basta con ver las tumbas colectivas de millones de inocentes? ¿Quizás podamos entrar en razón con reportajes como el de Bosnia Ekspres o con libros como el de Ana Frank?

Por lo visto no es suficiente, aún, para saber que las guerras, las expulsiones, los genocidios, los exterminios y los atentados en trenes contra gente inocente que va a trabajar honradamente a las siete de la mañana, aún para saber que toda esta mierda es inútil y no trae nada bueno para nadie, aún, hay gente que necesita experimentarlo con su propia sangre, con sus propios ojos, escuchar disparos, sentir como una bomba les cae encima a ellos mismos o a su mejor amigo o quizás a su madre o a su hija, o tener entre sus brazos a una niña de cuatro años agujereada por la metralla del otro bando, después de haber sido violada por diez hombres borrachos, para que digan, para que griten, con todas sus fuerzas (si es que les quedan fuerzas después de vivirlo): ¡no, otra vez no, nunca jamás!

¿Cuál es el objetivo exterminar a un pueblo entero? ¿Cuántos experimentos necesitamos más para saber que nunca ha funcionado y que todo vuelve como estaba antes, solamente que con más dolor y más víctimas a la larga lista negra de sacrificios humanos sin sentido?  Afortunadamente, cada vez hay menos personas que necesitan experimentarlo para saber que las palabras horrible, espantoso, aterrador, espeluznante y terrorífico, se quedan muy pero que muy cortas para describirlo. El problema es que la mayoría que no necesita experimentarlo y le basta con leer y ver lo que ocurrió, no está en el poder. Por ello, ahora, mientras estoy escribiendo y vosotros leyendo, están teniendo lugar en nuestro mundo genocidios y holocaustos, quizás cuando pasen décadas y las generaciones venideras vean reportajes y lean historias sobre ellos también pregunten ¿dónde estaba el resto del mundo cuando ocurrió lo que ocurrió? ¿Qué narices estaban haciendo? ¿Por qué permitieron que ocurriera este genocidio? Así sucesivamente, hasta que la mayoría llegue al poder o al menos obligue a la minoría que está ahí arriba a que sienta que la vida de un solo ser humano vale exactamente igual que la de todos los seres humanos del mundo, y si no, que al menos sienta que la vida de un ser humano vale más que un dólar.  

 Sayida Abad es Investigadora de la Universidad Complutense de Madrid.  

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/60452-nos_va_a_tocar_a_los_espanoles_expulsar_a_los_musulmanes_de_nuestro_pais_otra_ve.html