webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
979 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17944

Egipto; los rezos no escuchados de Alaa

La lucha honesta de un egipcio por la democracia

02/12/2010 - Autor: Ulises Canales - Fuente: Prensa Latina
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Alaa, joven taxista egipcio, candidato independiente que se ha enfrentado a la maquinaria del PND, partido en el poder
Alaa, joven taxista egipcio, candidato independiente que se ha enfrentado a la maquinaria del PND, partido en el poder

Prometió empleo y un hospital a sus vecinos del hacinado y empobrecido distrito de Rud El-Farag, demostró probidad y convenció su carisma, pero en el Egipto de hoy esos atributos resultaron insuficientes a Alaa para hacerse concejal.

Fue la segunda ocasión en cinco años que el joven taxista autodefinido como musulmán cabal con entrañables amigos cristianos, y reacio a pagar el voto de los electores, perdió los comicios locales celebrados aquí junto con los de la cámara baja del Parlamento.

En diálogo con Prensa Latina en un pequeño salón de su casa que alterna como recibidor, comedor, sala de estar y dormitorio, Alaa Saleh atribuyó su mala suerte a la dinámica de un modelo político que -según él reconoce- "lamentablemente lo mueve el poder del dinero".

Su modesta campaña proselitista la inició pagando a las autoridades del Gobierno de El Cairo dos mil libras egipcias (unos 350 dólares) para poder inscribirse en las listas de candidatos y tener el permiso oficial para hacer propaganda electoral.

Aseguró que una vez habilitado desembolsó el equivalente a cerca de seis mil dólares por toda la publicidad (calendarios con fotos, volantes, vallas, carteles y otros artículos) frente a los más de 87 mil dólares que llegaron a erogar otros de sus 18 contrincantes.

Quedó en desventaja, aún cuando contó con gestos como los de niños que le mostraron su simpatía ahorrando parte del dinero de sus meriendas escolares para pagar la reproducción en fotocopiadoras de muchos de sus volantes y calendarios propagandísticos.

Amigos pegaron fotos y pancartas en sus carros -tal como él hizo en su desvencijado taxi- y en las fachadas de casas y cafés, al tiempo que engalanaron su entorno, sin esperar nada a cambio.

Otros colocaron altoparlantes y mientras transcurría la entrevista recorrieron el distrito arengando a favor del hombre que insiste en gestionar la construcción de un hospital y empleo para miles de ex soldados cuya paga de desmovilizados -dijo- es de 6,5 dólares al mes.

"El mayor problema de Egipto es el desempleo, porque con trabajo se va solucionando lo demás", opinó aunque admitió que a pobres como él les golpea mucho el alza de precios de los alimentos, el escaso acceso a servicios médicos de calidad y la deficiente educación pública.

Su idea quizás más novedosa y atractiva es propiciar la venta itinerante de alimentos básicos a precios subvencionados como los del Ejército, la mitad de los del mercado normal.

Pero ese candidato independiente, condición que también tuvieron nueve de sus contendientes, debió enfrentar la maquinaria publicitaria de los aspirantes por el gobernante Partido Nacional Democrático (PND) y otros opositores como el Nuevo Wafd.

El pequeño gran detalle, según explicó Alaa, fue que entre los más de 250 mil electores de Rud El-Farag no pocos se vieron tentados y necesitados de vender su voto en 35 dólares, el precio promedio este domingo en una fortuita y singular "bolsa electoral" cairota.

"A la gente le interesa pagar los estudios de sus niños, poder pagar las medicinas y comer, no le importa el nombre de quién les gobierna si tienen eso resuelto", comentó por otro lado el comerciante "Jordi" en el atractivo mercado medieval de Khan El-Khalili.

Ciertamente, la propaganda electoral fue agresiva y, a diferencia de Alaa, que no quiso ni pudo dar un centavo para conseguir favores, quien no sobornó con dinero lo hizo con bolsas de alimentos, artículos industriales o con seductoras promesas.

Bastaba ver el colorido despliegue de vallas con mensajes proselitistas, fotos, volantes, calendarios, camisas y gorras con una muestra apabullante de símbolos peculiares.

Aunque sólo legibles en árabe, los mensajes resultaban sugestivos al ver junto a fotos de los candidatos imágenes pequeñas de una media luna, camello, taza de té, escalera, televisor, teléfono, libro, portafolios, palma, manzana, faro, bocina, pluma, faro y otros.

La jornada se saldó con un muerto por "disputas privadas", según la versión oficial, y 21 heridos, además de enfrentamientos e incidentes aislados que en sentido general no invalidaron el proceso.

Pero a quienes como Alaa retaron a la honestidad con métodos tildados de ingenuos en Egipto, esas estadísticas son insignificantes frente a "la voz bien pagada de los poderosos" que le dejó como opción voltear al cielo, seguir rezando a Allâh y esperar otros cinco años.
 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/40511-egipto_los_rezos_no_escuchados_de_alaa.html