webislam

Lunes 25 Mayo 2020 | Al-Iznain 02 Shawwal 1441
2313 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17763

La peregrinación a Meca

El Haŷŷ se compone de una serie de ritos usados por los árabes antes del Islam y adoptados con ciertas modificaciones por Muhammad

15/11/2010 - Autor: Cristina L. Fombuena - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mezquita de al-Haram (Santuario de la Kaaba)
Mezquita de al-Haram (Santuario de la Kaaba)

Entre los términos posibles para definir lo que es y en lo que consiste la peregrinación, he pensado que los más explícitos son el haŷŷ, `umra, y Ka`aba.
Para que queden bastante claros estos términos lo principal creo que es realizar un análisis de la raíz de los mismos.

حجّ : Ir en peregrinación, hacer la peregrinación a la Meca.

حجّج : En forma segunda esta raíz significa enviar en peregrinación.

حاجّ : En forma tercera quiere decir discutir, defender la causa.

Se puede interpretar de una manera clara que se refiere a que el que peregrina, lo hace defendiendo la causa de fe que le lleva a la peregrinación, en este caso los musulmanes peregrinan a la Meca.

أحجّ : En forma cuarta nos encontramos enviar en peregrinación, que como podemos observar coincide con la forma segunda.

تحاجّ : En forma sexta nos dice que es discutir, aconsejarse.

Podemos interpretarla como que en el Corán se aconseja peregrinar a la Meca al menos una vez en la vida.

إحتجّ : En forma octava representa servirse, aducir, alegar como prueba.

Leyéndola de manera vemos que, como prueba de su fe, los musulmanes hacen la peregrinación a la Meca al menos una vez en la vida, cumpliendo así con uno de los cinco pilares del Islam.

Otra de las raíces que vamos a analizar es la siguiente:

ﻋﻤﺮﺓ : Peregrinación menor a la Meca, que puede efectuarse en cualquier época del año excepto en los días de la peregrinación mayor.

ﻋﻤﺎﺮﺓ : Significa saludo, salutación.

La interpretación que se me ocurre para este término es que cuando el musulmán hace la peregrinación está haciendo una especie de saludo a Allah para demostrarle su fe.

ﻋﻤﺎﺮﺓ : Edificio, estructura.

Aquí, en este último término, está bastante clara la relación de este término con la `Umra. El Islam se compone de cinco pilares que son los que componen la estructura del Islam, con lo cual la `Umra al formar parte de uno de estos pilares, el de la peregrinación, constituye una de estas estructuras.

ﺃﻋﻤﺮ : En forma cuarta nos encontramos con hacer la `Umra.

Por último la raíz que nos queda por analizar es:

ﻛﻌﺐ : Esta raíz significa ser turgente, tener senos turgentes.

Pienso que la relación que puede tener con la Ka`aba es que ésta siempre está llena de fieles que quieren demostrar su fe y sobre todo, en el mes de du l-hiyya que, es el mes en que se realiza la peregrinación mayor.

كعّب : En forma segunda quiere decir dar forma cúbica.

Aquí parece estar bastante claro que la Ka`aba es de forma cúbica.

ﻛﻌﺐ : Seno, pecho.

En este significado no hay más que decir que la Ka`aba es el seno de la religión islámica. Centro de encuentro entre musulmanes que cumplen con una de las cinco obligaciones del Islam.

ﻛﻌﺑﺔ : Santuario principal del Islam.

ﻛﻌﺑﺔ : Centro de atracción, foco de interés.

La Ka`aba es el centro de interés de todo musulmán.

Esto es cuanto me ha parecido más interesante analizar tanto de la Peregrinación Mayor como de la Menor.

En cuanto a las referencias del Corán que he podido encontrar he elegido dos que son las que me han parecido que explican mejor el hecho de la peregrinación y las gratificaciones que ella conlleva. La primera de ellas se trata de la azora 2,153:

Al-Safa y al-Marwa están entre los ritos de Dios. Quien peregrina al templo o visita los Lugares Santos no comete pecado si los circunvala. Quienes voluntariamente lo hacen, recibirán recompensa: Dios es agradecido, omnisciente.”

Como podemos ver en esta azora, la peregrinación es una recompensa por la profesión de fe, una recompensa por estar al servicio de Allah.

La otra azora que he creído conveniente resaltar trata sobre la Ka´aba, la Piedra Santa. Esta azora se trata de la azora 2,119.

Y acordaos de cuando hicimos el Templo, la Ka`aba, como lugar de reunión y refugio para las gentes: éstos utilizaron el lugar de Abraham como oratorio. Pactamos con Abraham e Ismael, diciendo: Purificad mi templo para los que los circunvalan, los que se retiran de la vida mundanal, los que se inclinan y los que se postran.”

Aquí hablan de cómo fue el comienzo de la Ka`aba como centro de reunión de los musulmanes para demostrar su fe.

Una vez hecho el análisis y la referencia al Corán pienso que lo más importante es definir cada uno de los términos que he analizado para poder comprenderlos plenamente.

Para empezar, definiremos el término Haŷŷ, que es la peregrinación en sí.

Haŷŷ: Peregrinación a la Meca, Arafat, Muzdalifa y Mina: es el quinto pilar del Islam y, por ende, obligación para todo musulmán adulto, sano, y que tenga los medios para realizarlo y causas externas no le impidan realizarla una vez en la vida. El Haŷŷ se compone de una serie de ritos preislámicos adoptados e integrados por Muhammad en la nueva religión, el Islam, culminada con la conmemoración del sacrificio de Abraham. El Haŷŷ comienza el 7 del mes de du l-hiyya y termina el día 10 del mismo mes.

El Haŷŷ tiene un valor purificador, borra los pecados y más, quizá, que otra práctica ritual es muestra de solidaridad de todos los creyentes, sean de la clase social que sean, sea árabes o no; los musulmanes se encuentran en perfecta igualdad participando a un acto de devoción realizado en común, sintiendo al partir a sus respectivos países la sensación de la fuerza y de la unidad del Islam.

El peregrino una vez ha efectuado la peregrinación es un haŷŷi, es decir, un musulmán que ha efectuado la peregrinación a la Meca, y en adelante puede sustentar ante su nombre ese título a modo de dignidad.

El siguiente término que voy a definir es el de la Ka`aba para antes de definir la peregrinación menor, ver lo que es la verdadera esencia de la peregrinación.

Ka´aba: propiamente “objeto en forma cúbica”, “habitáculo cuadrado”, cuya planta es de 10 por 12 metros y una altura de 15, que se halla situado, aproximadamente, en el medio del patio de la gran mezquita de la Meca. Al exterior, en el ángulo oriental de este edificio a 1´40 metros del suelo, se halla empotrada la llamada piedra negra.

Es el santuario más famoso del Islam, llamado el Templo o la casa de Dios (bayt Allah). Está cubierto por una kiswa, vestido en forma de funda, hecha de ricas telas recamadas con aleyas del Corán. Es el punto hacia el que se orientan los musulmanes del mundo entero a la hora de la oración ritual; centro del mundo al que han llegado en toda época los peregrinos para realizar la peregrinación mayor o menor. A su alrededor se efectúan las vueltas del rito llamado tawaf. Es, en suma, para los musulmanes el auténtico ombligo de la tierra, el lugar sagrado por excelencia. La Ka`aba entre los musulmanes ocupa un lugar análogo, en su sistema de ritos y creencias, al que ocupaba el templo de Jerusalén entre los judíos de la antigüedad.

Por último, el término que voy a definir es el de la `Umra, es decir la peregrinación menor.

´Umra: peregrinación menor; esta puede hacerse en cualquier época del año. Sus ritos son los del ihram o estado sacro del peregrino simbolizado por la indumentaria; el tawaf, siete giros o vueltas alrededor de la Ka`aba; y el sa`y, siete carreras entre al-Safa y al-Marwa, en recuerdo de Agar cuando buscaba el agua para Ismael. Una vez efectuados estos ritos centrados en la Meca, o mejor en la Ka`aba, la `Umra se da por terminada.

La peregrinación menor islámica es, sobre todo, un ejercicio de piedad individual, no como la peregrinación mayor, que es una fiesta celebrada cada año por el conjunto de la comunidad musulmana.

Ahora explicaré en qué consiste la peregrinación y para qué le sirve a un musulmán el hecho de cumplir con la misma.

El Haŷŷ se compone de una serie de ritos usados por los árabes antes del Islam y adoptados con ciertas modificaciones por Muhammad.

La obligación de peregrinar a la Meca, incumbe a todo musulmán adulto y sano, si las circunstancias de su fortuna, y otras externas, independientes de su voluntad, no se lo impiden. A pesar de lo que la peregrinación significa, la inmensa mayoría de los musulmanes se mueren sin haber ido a la Meca.

Ante todo hay que decir que hay dos tipos de peregrinación: la mayor y la menor. Ésta, llamada `Umra, puede ser realizada en cualquier época del año y los ritos que la componen son los del ihram, tawaf, y sa`y. Estos ritos pertenecen también a la peregrinación mayor.

En cuanto al territorio que rodea la Meca se considera sacro. Este es el motivo por el cual se le llama haram, cosa o lugar prohibido. Sus límites se encuentran señalados por una serie de pilastras indicadoras, alamayn, situadas junto a los caminos principales. Los peregrinos deben entrar en el territorio sacro en estado de ihram, indicada por una indumentaria arcaica, llamada también ihram, que consiste en dos telas blancas, como si fueran dos toallas grandes: una de ellas, izar, se enrolla en el cuerpo, cubriéndo desde la cintura a la rodilla, y la otra, rida o wisah, se anuda en el tórax, para que cubra el hombro izquierdo y parte del pecho y la espalda, pasando por debajo del brazo derecho. Al peregrino en estado de ihram se le llama muhrim.

Como preámbulo de todos estos ritos está la niyya, intención, y el estado de pureza legal. Esta niyya mantiene una forma antiquísima, que luego fue islamizada, con la que el peregrino se dirige a Allah. De esta fórmula hay bastantes variantes más o menos breves.

Esta fórmula, llamada talbiya, y sus similares, son características de los ritos de peregrinación, durante la cual los peregrinos la repiten continuamente.

En estado de ihram el peregrino debe abstenerse de muchos actos que en estado normal, profano, ihlal, le serian lícitos. Los ritos del ihram, corresponden a un sentimiento de veneración por los lugares sacros.

En lo más bajo de la ciudad se hallan el edificio de la Ka`aba y el pozo Zamzam, situados aproximadamente en el centro del patio de la mezquita construida para encuadrarlos.

En el ángulo este del edificio se halla empotrada la llamada Piedra Negra, rota hoy en varios trozos unidos con cemento y encajados en un marco de plata.

Cuenta la tradición que el lugar de la Ka`aba fue creado antes que el resto del mundo. Luego Allah, en círculos concéntricos, creo el perímetro de la Meca, el del haram, o espacio sacro que rodea la Meca, y el mundo. Así puede llamarse a la Meca Umm al-Qurà, madre de las ciudades, centro del mundo.

Las diferentes tradiciones religiosas recogen que cuando Adán fue expulsado del paraíso fue perdonado por Allah. Éste hizo descender en el lugar de la futura Ka`aba una tienda para que Adán pudiese dar vueltas a su alrededor, como lo hacen los ángeles en torno al trono de Allah. Esa tienda se perdió con el Diluvio, y por orden de Allah, Abraham se dispuso a construir la Ka`aba. Un viento impetuoso desembarazó el terreno, una nube indicó con su sombra la planta del edificio, y mientras Abraham construía, su hijo Ismael le traía los materiales.

Sin embargo, para la gente, la Piedra Negra es el ojo de Allah que espía las obras humanas, la mano de Allah en la tierra, con cuyos besos se adquieren las bendiciones comunicadas por su contacto.

En torno a la Ka`aba se encuentra una pista circular, llamada mataf, donde son efectuados los giros llamados tawaf. Dentro del patio de la mezquita hay otras construcciones; en una de ellas se encuentra situado el pozo de Zamzam, cuya profundidad es de 42 metros, y su agua tiene fama de tener cualidades milagrosas.

Los peregrinos vestidos de ihram, al entrar en la mezquita de la Ka`aba, lo hacen por la puerta llamada de la salud, introduciendo el pie derecho primero, eso sí, con los ojos fijos en la Ka`aba a la vez que recitan pías fórmulas y directamente van a besar la Ka`aba.

Ahora comienza el tawaf, que consiste en dar siete vueltas a la Piedra Negra, deteniéndose en cada vuelta para dar un beso a la Ka`aba. Estas vueltas son dadas en sentido contrario a las agujas del reloj, dando las tres primeras a paso gimnástico. En este recorrido la distancia total que se recorre es de 1400 metros.
Tras este rito la peregrinación continúa con el sa`y, que consiste en correr entre las dos colinas llamadas al-Safa y al-Marwa, que están cerca de la mezquita y no son muy elevadas. Este rito se trata de un rito pagano adoptado por el Corán. La distancia que hay entre estas dos columnas es de 400 metros y es recorrida siete veces variando el paso en los sitios que son determinados mientras se recitan las fórmulas prescritas.

Hasta aquí los ritos que son comunes para ambas peregrinaciones. A partir de aquí los ritos que continúan pertenecen sólo a la peregrinación mayor.

El día 8 de mes de du l-hiyya los peregrinos hacen la oración del medio día en el valle de Mina situado a unos 12 kilómetros de la Meca. Al día siguiente, tras la oración del alba, todos los peregrinos acometen el camino hacia el valle de Arafat. Éste se trata de un valle rodeado por un anfiteatro montañoso del cual se destaca un altozano llamado yabal al-Rahma, monte de la Misericordia. Esta es la meta de la peregrinación, y se halla fuera del territorio sacro de la Meca. Los peregrinos llegan antes del medio día y se preparan para lo que será la ceremonia principal, el wuquf, rito preislámico en el cual el adorador permanece en pie ante la divinidad hasta un momento determinado en que se aleja del lugar corriendo cuanto puede. El acto comienza tras la oración del mediodía. Los peregrinos ocupan la llanura vecina al monte y después de un discurso del Imam, deberían quedar de pie repitiendo la talbiya, orando y recitando el Corán hasta la puesta del sol, cuando a una señal dada se inicia la ifada, daf` o nafr, fuga vertiginosa hacia Muzdalifa, donde se aloja. En Muzdalifa hay una colina que era sacra antes del Islam. Allí se hace un breve wuquf, estación, a los primeros albores del día, y antes de que salga el sol se hace otra ifada, carrera, en dirección a Mina.

La jornada de Mina empieza con la lapidación, ragm, del diablo, hecha en tres distintos puntos cada vez con siete piedrecillas del tamaño de un garbanzo lanzadas una a una al modo como los niños juegan a las canicas. Esta ceremonia recuerda como Abraham actuó para alejar al diablo.

Tras la lapidación viene el sacrificio, qurban, de un camello, buey, oveja o cabra, que cada uno debería efectuar por sí mismo, pero de ordinario se confía la operación a un profesional. El sacrificio no forma de suyo parte del hayy, y no tiene carácter obligatorio para el peregrino.

Terminados ya los ritos esenciales, el hombre peregrino vuelve al estado profano mediante el rapado de cabeza, halq, efectuado en Mina por una turba de barberos profesionales y aficionados, y la deposición de los indumentos del ihram, tomando el traje ordinario.

El último rito sería la última ifada o marcha hacia la Ka`aba, pero como no es colectiva, ha perdido su significado, y queda sólo el último tawaf, giro entorno a la Ka`aba, después del cual cesan todas las interdicciones.

Los peregrinos suelen quedarse aún tres días en Mina, haciendo en cada uno de ellos tres lapidaciones y desquitándose de las privaciones sufridas con francachelas y diversiones de todo género.

Con esto quedan finalizadas las dos peregrinaciones, obteniendo los peregrinos el título de haŷŷi.

Bibliografía
Cortés, J: Diccionario árabe culto moderno, ed. Gredos S.A. 1996, Madrid.
Dozy, R: supplèment aux dictionnaires arabes, (tome second) Troisième edition, 1967.
Kassis E. Hanna y Kobberving I. Karl: Concordancias del Corán, Instituto hispano-árabe de cultura 1987, Madrid.
Lane E.W: Arabic-english lexicon,(volumen one and two) The islamic texts society Cambrige 1984, England.
Maíllo Salgado F: Vocabulario básico de Historia del Islam, ed. Akal 1987.
Vernet J: El Corán, ed. Planeta S.A. 1983.
Wensinck A.J: First encyclopedia of Islam 1913-1936, ( volume III) ed. J Brill, Leiden. New York. Kobenheun Köln, 1987.
Anuncios
Relacionados

Mi viaje hacia la Kaaba

Artículos - 08/02/2002

El quinto pilar del Islam: La peregrinación (hayy)

Artículos - 25/09/2008

De la Meca a Barcelona

Noticias - 28/12/2008



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/40367-la_peregrinacion_a_meca.html