webislam

Sabado 23 Noviembre 2019 | As-Sabat 25 Rabi al-Auwal 1441
577 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17559

La importancia de la familia en el Islam

Hay diferentes comunidades y zonas geográficas donde el feminismo islámico debe luchar en pos de diferentes derechos de las mujeres

23/10/2010 - Autor: Said - Fuente: Envio público Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Una familia musulmana de Chile.
Una familia musulmana de Chile.

Se están desarrollando diversos discursos sobre el tema de la maternidad y la familia que nos llevan a pensar si realmente el pensamiento occidental incita a las personas a que se casen y formen una familia o no.

Tomando en consideración los informes de las entidades estatales de estadísticas y en el mapa de la tasa de natalidad, se puede verificar la situación alarmante del llamado “mundo occidental”, respecto al tema de la “destrucción de la institución de la familia”. Con el “mundo occidental” nos referimos, muchos de nosotros, a países no musulmanes donde la población musulmana no supera el 10% de la población total.

Para prevenir las consecuencias de este fenómeno, los estados occidentales intentan tomar medidas, ofreciéndoles a las futuras madres más tiempo de bajas por maternidad, reducción en los impuestos, etc. Antes de la crisis, algunas familias de nuestro país, se han podido beneficiar de los 2.500 euros de ayuda por cada hijo nacido. En muchos países se considera “familia numerosa” a las familias que tienen más de un hijo.

La realidad duele, la queramos aceptar o no, pero esto sí es el mero resultado del fracaso de la filosofía de vida de los pensadores occidentales no musulmanes.

Allah, Quien ha creado toda la humanidad, hombre y mujer, es el que mejor sabe de qué manera viviremos más felices y en su complacencia y, a través de Sus Profetas y de Su último mensajero (la paz sean sobre ellos), ha trasmitido la forma mejor  de hacerlo.

“Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he seleccionado el Islam como vuestro modo de vida”

(Al-Maidah 5:3)

Hay numerosos aleyas y hadices que subrayan la importancia de construir una familia unida y feliz, lo antes posible, pues es la célula más importante de la sociedad musulmana viva y progresista, guía y protección para los hijos.

En un hadiz, el Santo Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él) dijo:

“Oh Ali, hay tres cosas que no debes posponer: uno, cumplir con el salat cuando entra su tiempo, dos, preparar el fallecido para su entierro, tres, casar a la mujer soltera de acuerdo a su nivel”

En otro hadiz:

“Da igual quien sea, cuando tengáis un hijo o una hija, ponedle un nombre bonito, edúquenlo con los principios del Islam de la mejor manera y cuando llegue a su edad, casadles urgentemente.”

Entiendo la postura que toma la Sra. Ndeye Andújar hacía el artículo publicado por la Sra. Nur De Villa la semana pasada. Andújar como mujer musulmana, está luchando para conseguir los derechos que merecen tener las mujeres musulmanas y desgasta su energía para este fin tan importante a los ojos de Allah y la comunidad musulmana. Como musulmanes, somos afortunados y estamos orgullosos de poder tener voces como la suya.

Pero aquí la Sra. De Villa, por lo que se puede deducir de su apellido, como  musulmana conversa que ha vivido y se ha educado en la sociedad occidental, la crítica que hace, es hacía el pensamiento occidental no musulmán, al que hemos hecho referencia arriba y que desgraciadamente ha fracasado en su totalidad.

Tampoco veo que intente exponer una confrontación entre el hecho de ser madres versus mujeres trabajadoras, más bien subraya que ser madre es un hecho mucho más importante que estar en un puesto de trabajo. Obviamente se puede trabajar siendo madre.

En el articulo se menciona el famoso hadiz: “El Paraíso está bajo los pies de las madres”. Aquí no podemos decir nada más que: sadaqa rasulullah, semi’na wa ada’na (ciertamente El Profeta ha dicho lo correcto, hemos escuchado y hemos obedecido) ¿Esto es así?

Pues sí. Como hemos explicado más arriba, el Profeta incita a los padres a que casen a sus hijos lo antes posible y dice lo mismo para los jóvenes. ¿Pero para qué nos dice que nos casemos? Entre muchas otras bendiciones que están en la sabiduría de Allah, una de ellas es para alejarnos de los pecados, la segunda es para construir una familia, que es la célula más importante del Islam. El Santo Profeta (la paz sea con él) dice: “Casad, y procread. Yo, en el Más Allá, me sentiré orgulloso del Islam, por el gran número de mi ummah”

Aquí observamos las diferentes dimensiones del feminismo islámico. Esta lucha de ninguna manera puede ser homogénea en todas las partes del mundo. Hay diferentes comunidades y zonas geográficas donde el feminismo islámico debe luchar en pos de diferentes derechos de las mujeres, por ejemplo que no les obliguen a trabajar o, si tienen necesidad de trabajar, que los estados les faciliten unos puestos de trabajo dignos que les permitan cumplir con sus derechos de ser madres y con las obligaciones que tienen hacia sus maridos. Ambos son aceptados y tienen prioridad sobre otros asuntos.

Pero también, luchar por el principal derecho de la mujer de ser madre y luchar contra la ideología que sufrimos desde el colegio, de que el objetivo de nuestras vidas es tener un buen trabajo. Incluso ésta es una lucha mayor y más en sintonía con la complacencia de Allah. No hay que olvidar la advertencia del Santo Profeta: “Mi ummah se dividirá en setenta comunidades. Solamente se salvarán los que practican mi sunnah, y están en grupo”. Aquí entendemos que no podemos tomar como bases otras filosofías para nuestros pensamientos, sobre todo aquellas que entran en contradicción con los principios básicos de la enseñanza islámica.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Por supuesto que esto de ninguna manera es una crítica ni un intento de desprecio hacia los esfuerzos de las organizaciones que luchan para aquello. Pero sí que se deben abrir más campos para esta lucha, en otras dimensiones, para conseguir derechos de las mujeres oprimidas. Por ejemplo, en algunas zonas:

1) Consiguiéndoles ayudas económicas, canalizando fondos del estado, fondos de las organizaciones o fondos de las donaciones de sadaqa y zakat, que el Islam, desde hace catorce siglos, ha establecido para fortalecer la institución de la familia y el derecho a que la mujer no esté obligue a trabajar y pueda dedicarse a construir una familia en unas condiciones dignas, donde pueda crecer espiritualmente y, además, educar a sus hijos en el adab islámico.

2) Para las mujeres que no pueden obtener estas ayudas y tienen necesidad de trabajar, facilitarles unos puestos de trabajo dignos, con un horario adecuado para que la mujer en cuestión pueda cumplir con el derecho de ser madre, cumplir con las obligaciones hacía su marido y sus hijos y disfrutar de su familia.

En todas las zonas del mundo

Concienciar y educar a los jóvenes en los principios islámicos, enseñándoles el propósito de la vida de cada individuo, la importancia de la familia y sus beneficios, tanto individuales como sociales, y el derechos a ser madres y también padres, por supuesto.

Como humanos, sí, debemos siempre cumplir a pié de la letra con las leyes mundanas que el Creador ha establecido. Pero como musulmanes, después de haber cumplido estas leyes, tenemos que hacer caso a aquello que Allah quiere de nosotros y confiar en Su promesa. Debemos escuchar la aleya que descendió para acabar con la costumbre de la yahiliyya de enterrar a las niñas vivas y para hecernos comprender que el interlocutor de Allah aquí somos los musulmanes de hoy en día:

“No matéis a vuestros hijos por temor a la miseria, Nosotros les proveemos a ellos y a vosotros. Que los matéis es un delito enorme”.

(17, 31).

En mi opinión, estas opiniones y debates son muy productivos y muestran el dinamismo, la elasticidad, la complejidad y la multidimensionalidad que tiene el feminismo islámico. Incluso sería fantástico si se pudiera hablar algo de este tema en el IV Congreso Internacional de Feminismo Islámico. Esta corriente, con estos principios, puede mostrar al mundo entero cual es el valor real que el Islam otorga a la mujer, y ser otra de las razones del cambio del pensamiento occidental cuando haya aceptado la veracidad de los principios del Islam. 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/40195-la_importancia_de_la_familia_en_el_islam.html