webislam

Miercoles 27 Mayo 2020 | Al-Arbia 04 Shawwal 1441
2601 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17422

Venezuela: quince de dieciséis

Chávez vuelve a triunfar en elecciones democráticas

04/10/2010 - Autor: Pablo Jofré Leal - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Elecciones Legislativas en Venezuela.
Elecciones Legislativas en Venezuela.

La alianza de gobierno encabezada por el comandante Hugo Chávez Frías volvió a triunfar en un proceso electoral. En este caso, en las elecciones legislativas del pasado domingo 26 de septiembre, enfrentando en esta ocasión a la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) que volvió a competir luego de cinco años, en que su ausencia permitió a Chávez gobernar con mayoría absoluta.

El Partido Socialista Unido de Venezuela, en alianza con el Partido Comunista obtuvo 96 asientos de un total de un total de 165 escaños parlamentarios en disputa pero, no pudo impedir que la oposición, agrupada en la denominada Mesa de Unidad Democrática (MUD) consolidará una opción que se avizora fuerte y sostenida contra el gobierno chavista. La Asamblea Nacional cuenta con 165 diputados, que han sido renovados en su totalidad. El 60 por ciento de los escaños de esta asamblea se obtienen de modo nominal y el resto en forma proporcional. Tres pertenecen a circunscripciones indígenas. La lista que obtenía la mitad más uno de los votos en cada circunscripción, obtuvo el 75 por ciento de los escaños del escrutinio proporcional. El asunto es que la Constitución establece que las leyes orgánicas necesitan dos tercios de los diputados para ser aprobadas y las leyes habilitantes, las que facultan al presidente a gobernar por decreto, requieren las tres quintas partes de los legisladores. Por tanto, bastaba a la oposición obtener 56 diputados, para impedir la adopción de leyes orgánicas y requiere 67 votos para imposibilitar la aprobación de leyes habilitantes. Hasta ahora las principales reformas de la revolución chavista han podido realizarse gracias precisamente a leyes habilitantes que son las que están en peligro con los resultados de la legislativa.

Uhh, Ahh ¿ A Chávez no lo tumba nadie?

Es la victoria número quince de dieciséis elecciones en que ha participado el Comandante Chávez, desde el año 1998 a la fecha. En esta ocasión, a diferencia de las elecciones legislativas del año 2005, donde la oposición no participó en la contienda, alegando faltas de garantías democráticas, el MUD se hizo presente, enterró sus aprensiones y consiguió con ello evitar que el PSUV-PCV consiguiera los dos tercios que necesitaba para seguir gobernando con comodidad. Con el número de curules obtenido, el MUD evita no sólo que Chávez tenga la mayoría absoluta, sino también la mayoría calificada lo que impedirá, al menos en el plano teórico, aprobar leyes orgánicas, convocar a una asamblea Constituyente que reforme radicalmente la constitución, nombrar a altos cargos públicos como el fiscal general o el presidente del tribunal Constitucional. Por tanto la carrera a las presidenciales del 2012 se perfila peleada en un país que ha sincerado su realidad parlamentaria y política.

Con una participación electoral que rondó el 70% Venezuela pasó impecablemente los bemoles que toda elección despierta, sobre todo en una oposición que acusa insistentemente al presidente Chávez de intervención electoral y de impedir el libre juego democrático. Esta vez las acusaciones también se dieron pero nadie se restó, hubo una amplia participación, observadores internacionales, garantías para todos las opciones y en ese marco el Partido Socialista Unido de Venezuela, en alianza con el Partido Comunista de Venezuela, PCV, venció en la elección de diputados a la Asamblea Nacional, consiguiendo 96 diputados, de los 165 que estaban en juego. La Mesa de la Unidad Democrática, MUD, obtuvo 64 diputados, Patria Para Todos (una escisión del PSUV) sólo obtuvo 2 representantes y los movimientos indígenas se verán representados por dos diputados.

La oposición, retornó a la brega política institucionalizada con un buen caudal de votos pero que seguirán siendo insuficientes para lograr algún objetivo propio. La oposición con su número de parlamentarios deviene más en un freno para los proyectos chavistas, que en una oposición capaz de construir un proyecto alternativo. Si el PSUV hubiese obtenido 110 de los 165 diputados, que era el objetivo más inmediato, el mandatario venezolano tendría en su poder la posibilidad de aprobar sin ninguna dificultad propuestas de gran envergadura, que seguramente lo intentará, lo que va a generar fricciones en la polarizada sociedad venezolana.

Para el analista vasco Rafael Rico Rios las elecciones legislativas mostraron, a pesar de la irrupción opositora, una gran fortaleza del proyecto chavista “algunos analistas pronosticaban un resultado ajustado que pudiera poner en aprietos el proyecto bolivariano. Después de 11 años de gobierno, el desgaste propio de años en el poder, la presión mediática, graves errores de gestión, ineficiencia, falta de planificación, improvisación, corrupción, graves problemas de inseguridad, cortes de luz por crisis eléctrica, las divisiones internas (entre ellas, la salida del PPT del bloque chavista), en medio de la mayor crisis económica internacional de las últimas décadas, recesión económica, devaluación de la moneda y una alta inflación, la alianza chavista ha conseguido sobrevivir y volver a derrotar a la oposición”

El análisis más fino del cientista político Atilio Borón demuestra, que al igual que en otras zonas latinoamericanas, la figura presidencial no necesariamente significa un trasvasije de votos, que permita a la alianza oficialista alcanzar los números esperados y que explica, en parte, que entre la elección del lustro anterior y la actual, las filas bolivarianas hayan perdido dos millones de votos. “fue la caprichosa sumatoria de un conjunto de situaciones estaduales y en las cuales factores tales como las desafortunadas –a veces impopulares- designaciones de algunos candidatos chavistas y el desprestigio o la indiferencia de las autoridades locales, las que jugaron decisivamente en contra de las expectativas oficiales. Las elecciones legislativas invariablemente arrojan resultados distintos de las presidenciales porque en éstas la gravitación de un líder de masas, queda mediatizada por las cualidades de sus representantes locales, las más de las veces para su desgracia”. Para Borón estas elecciones hacen necesario que el chavismo revise y rectifique muchas cosas, desde la calidad de la gestión pública hasta el funcionamiento del PSUV y sus procesos de selección de dirigentes, que en algunos casos falló miserablemente. Pero, pese a lo que dicen los publicistas del imperio, admiradores por ejemplo de la democracia uribista en Colombia, Chávez tiene un record democrático extraordinario, inigualado a nivel mundial: en elecciones rigurosamente vigiladas triunfó en 15 de las 16 convocadas desde el año 1998”

Tal vez parte de la explicación de la baja obtenida por las filas chavistas también se enmarcan en ciertos datos duros: la inseguridad que ha transformado a Venezuela en el país con mayor índice de homicidios del continente junto a Honduras y El Salvador. La presencia de una creciente inflación que alcanza el 30% anual. Los altos índices de corrupción incrustadas como una enfermedad crónica en el aparato estatal. Junto a ello, se encuentra, el avance electoral de una oposición que ya en las elecciones del año 2008 ganó los tres Estados más poblados de la república: Miranda, Zulia y Nueva Esparta, junto a la simbólica alcaldía de Caracas. La oposición canta victoria como suele suceder en cuanto análisis de elección se permite tras conocer los resultados, cualquiera sea el sector político. Para la MUD el solo hecho que Chávez no consiguiera los 110 diputados que pretendía, significa una tremenda victoria. Pírrica, pequeña, dramática, podemos usar cualquier adjetivo a la hora de entender el por qué alegrarse a la hora de considerar que con sus 64 diputados la MUD servirá más de escollo que de oposición constructiva.

La oposición declara que ha regresado al parlamento venezolano por la puerta grande y que a partir de enero de 2011 tendrá el poder suficiente para frenar la "revolución bolivariana" de Chávez. "Los que predican la guerra entre venezolanos han sido derrotados", expresó el secretario ejecutivo de la coalición, Ramón Guillermo Aveledo. Para el diputado opositor Stalin González se dieron dos mensajes muy claros con la elección “uno, que la mayoría del país no está con el presidente Chávez y dos, que queda desnudo un Gobierno que utilizó un sistema electoral perverso para tener menos votos pero más diputados" María Corina Machado, diputada electa por el estado de Miranda aseguró que "el pueblo de Venezuela dijo no al comunismo cubano, revocó a esta Asamblea Nacional y dijo queremos un país en el que exista pluralismo y distintos puntos de vista". Discurso anticomunista que despertó miedos atávicos de la sociedad venezolana, a quien se le transmitió incansablemente que con Chávez el país llanero iba directo a convertirse en una nueva Cuba. Machado, advirtió que en el tiempo que resta para que al PSUV se le acabe su hegemonía en el Parlamento podría ser aprovechado por Chávez para tramitar aquellas propuestas que tendrían una franca oposición por parte de la MUD. La campaña antichavista previo a las presidenciales ya se inició.

¿Pero cómo, el petróleo de nuevo?

Para el periodista uruguayo Raúl Zibechi parte de la explicación de la “derrota chavista” se da en el marco del actuar de los adversarios externos del proceso, los think tank estadounidenses, que comprendieron que pueden bloquear el proceso bolivariano “desde dentro, ya que atacándolo desde fuera -golpe de Estado, paros patronales y petrolero- no consiguieron más que blindar a la población de los cerros con el presidente Chávez. Ahora parecen apostar a una implosión del proceso o, en su defecto, a un cierre autoritario y defensivo”. Idea que Zibechi advierte vinculada a las principales potencias del mundo, tanto las emergentes como las decadentes, disputan los recursos naturales que posee Venezuela, convirtiéndola de ese modo en una de las más preciadas piezas del ajedrez estratégico global.

“El 16 de setiembre pasado – señala el analista de la banda oriental - la Gaceta Oficial publicó la ley 39.511 que aprueba el acuerdo entre los gobiernos de Venezuela y China sobre cooperación para financiamiento a largo plazo. Se trata de un crédito de 20.000 millones de dólares para financiar 19 proyectos de desarrollo. El pago de la línea de crédito se efectuará mediante la venta de petróleo crudo: para el año 2010, no menos de 200.000 barriles diarios; para el año 2011, no menos de 250.000 barriles diarios; para el 2012 no menos de 300.000 barriles diarios. El acuerdo fue anunciado por el presidente Hugo Chávez en abril pasado, remarcando que el volumen de la inversión china no tiene parangón en los 60 años de existencia de la República Popular. No se trata solamente del monto, dijo en su momento, “hay que darle una lectura política, geopolítica, de confianza”.

Tal vez esa visión estratégica la que ha asustado a Estados Unidos y que la ha alentado a intervenir directamente en la contienda electoral venezolana. Como fue el apoyo de USAID a la opositora MUD, denunciada por Chávez y nunca desmentida por ninguno de los acusados. Venezuela ya envía a China cerca de 500.000 barriles diarios de petróleo, a los que deben sumarse 400.000 barriles que producirá una empresa mixta binacional que operará en la Faja del Orinoco. Y, finalmente, los 300.000 barriles del último acuerdo. En total, las exportaciones de petróleo venezolano a China superarán el millón de barriles diarios. La misma cantidad que Venezuela exporta a Estados Unidos y que tantas veces Chávez ha amenazado con suspender. Los 20 mil millones de dólares de inversión China en Venezuela son visto como un peligro por los halcones estadounidenses, como también otra serie de inversiones ligadas a la explotación minera: aluminio, bauxita, hierro, oro y un acuerdo multimillonario para ingresar en la Faja Petrolera del Orinoco por 16 mil millones de dólares, que permitirá a PDVSA elevar su producción hidrocarburífera.

Tras la elección del pasado domingo 26 de septiembre, ya con los ánimos más calmos y con la posibilidad de proyectar lo que se vienen para Venezuela podemos afirmar que dejando de lado esa vieja máxima respecto a que en las elecciones no existen perdedores, lo claro es que Chávez obtuvo una cómoda mayoría en la Asamblea Nacional y la derecha agrupada en la MUD, en comparación a la elección legislativa del año 2000 – que es la que se debe tener como referente pues en la del 2005 se restó de participar - tiene ahora 20 escaños menos Si bien, se podría alegar que ahora Chávez no tendrá facultades ni poderes omnímodos, tienen con sus 96 diputados una mayoría lo suficientemente amplia como para seguir avanzando en el proceso de transformaciones que se ha denominado “revolución bolivariana.

En un interesante análisis post electoral, Atilio Borón señala que “no tiene sentido alguno, hablar del inicio de una fase como consecuencia del reciente resultado electoral. Siempre y cuando, claro está, se haga una correcta lectura del mensaje enviado por el pueblo bolivariano evitándose las actitudes negadoras de quienes creen que los problemas se solucionan ignorándolos; se tome adecuada nota de los errores cometidos y los grandes desafíos con que se enfrenta el gobierno y, se recuerde, sobre todo, que no habrá de ser la mecánica parlamentaria la que le irá a insuflar nueva vida a la Revolución Bolivariana sino la eficaz tarea de organizar, movilizar y concientizar a las propias bases del chavismo, procesos que o bien se encuentran largamente demorados o fueron realizados muy defectuosamente. La tarea por delante es enorme, pero no imposible”

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/40055-venezuela_quince_de_dieciseis.html