webislam

Lunes 1 Junio 2020 | Al-Iznain 09 Shawwal 1441
1770 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17312

El tiempo de los gitanos (1)

Ha llegado la hora de decir que todas las políticas, supuestamente destinadas a combatir las desigualdades sociales de la población gitana, constituyen un absoluto fiasco

26/09/2010 - Autor: Agustín Vega - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Expulsión de gitanos rumanos en Francia.supuestamente destinadas a combatir las desigualdades sociales de la población gitana
Expulsión de gitanos rumanos en Francia.supuestamente destinadas a combatir las desigualdades sociales de la población gitana

El racismo y la xenofobia, que en sustancia es la exacerbación del nacionalismo, fue siempre, lo mismo que la guerra, el perfecto sustituto de las ideologías y de las ideas, y el mejor revulsivo en tiempos de crisis y zozobra como los que ahora vivimos. En estas crisis cíclicas, (sistémicas les llaman ahora), en las que los mecanismos normales de control político no son suficientes para garantizar la continuidad del sistema, la tentación de hacer uso de cualquier otro medio que ayude a aglutinar a la gente en torno a los valores dominantes se hace irresistible, sobre todo en tiempos de políticos fútiles y carentes de alternativas y soluciones reales a los problemas de la población y a los que solo parece importarles el poder por el poder y los inmensos beneficios de todo tipo que ello supone.

Lo que está pasando en Francia con las expulsiones ilegales de inmigrantes rumanos y búlgaros, solo por ser gitanos, debería escandalizar a la ciudadanía europea y levantar una protesta de tal magnitud, que obligara a todos los gobiernos y a las mismas instituciones de la UE, a poner fin a esa política claramente racista del gobierno de Sarkozy. Sin embargo, y lejos de eso, esa aberración jurídica y política que significan las deportaciones masivas de personas que no están acusadas formalmente de ningún delito, salvo el de ser de etnia gitana, cuenta con el respaldo entusiasta de la mayoría de los ciudadanos, tanto franceses como del resto de países de la UE, y. de forma muy especial, del nuestro, donde las cifras de apoyo, según diversos sondeos de los medios de comunicación, son escalofriantes, ya que más del 95% dice estar de acuerdo con las expulsiones. Y no solo eso; si vemos los comentarios en Internet, asusta comprobar que para una buena parte de la gente que interviene en la red, las deportaciones no son una medida suficientemente eficaz, ya que los expulsados pueden volver, por lo que amparándose en el anonimato que brinda Internet, se atreven a lanzar algunas propuestas de “soluciones” más “definitivas”, que no creo necesario reproducir aquí, tanto porque son fáciles de imaginar, como por no colaborar a su difusión.

En este contexto, la deriva que ha tomado el debate en las instituciones europeas, con relación a la política del gobierno francés, es perfectamente normal. La postura crítica, en un primer momento, de la mayoría del Parlamento Europeo, y el enfrentamiento inicial de la comisaría de justicia, Viviane Reding, con la política racista de Sarkozy, ha quedado como una mera anécdota que duró solo el tiempo que tardaron en reaccionar los demás dirigentes europeos, para imponer la defensa corporativa de sus intereses electorales, que pasan, inexorablemente, por explotar el yacimiento de votos del racismo, o, al menos, en no permitir que otros lo exploten en exclusiva. Corren, pues, malos tiempos para los gitanos y cada día es más evidente que nos toca jugar el papel de ser los judíos del siglo XXI, al menos, en lo que se refiere a ser utilizados como chivos expiatorios para distraer a esas mayorías sociales obnubiladas por el consumismo y frustradas la crisis, el desempleo y la falta de perspectivas a corto y medio plazo, pero que tienen en sus manos los votos que ponen y quitan a los gobiernos.

Por eso, solo si los gitanos europeos tenemos la madurez y la valentía suficientes como para asumir por nosotros mismos la defensa de nuestros derechos como ciudadanos y de nuestra dignidad como personas, podremos impedir que esta serie de olas antigitanas que desde hace años van y vienen por la mayoría de los países europeos, terminen por desembocar en un tsunami racista de consecuencias imprevisibles, y no solo para los gitanos, sino para otras minorías a las que también se les culpabiliza de gran parte de los problemas que padece la sociedad. Por eso ha llegado el momento de decir basta ya de que en nombre de los gitanos hablen personas a los que nadie ha elegido y que no hacen otra cosa que aplaudir a los mismos políticos y burócratas que luego justifican los abusos y los atropellos que se cometen con los más pobres y desprotegidos, como ocurre ahora con los inmigrantes rumanos en Francia.

Ha llegado la hora de decir que todas las políticas, tanto europeas como nacionales, supuestamente destinadas a combatir las desigualdades sociales de la población gitana, y que se financian con fondos europeos o estatales, constituyen un absoluto fiasco, y que esos recursos económicos se gastan todos en mantener a una pléyade de funcionarios y asalariados, tanto de las Administraciones Públicas, como de un sinfín de supuestas ONG, adjetivadas gitanas o no, cuya representatividad y calidad de su gestión nadie comprueba ni fiscaliza. Ha llegado la hora de que los gitanos sean los que digan donde les duele y busquen sus propias respuestas. Para ello, lo primero debe ser conseguir que las poblaciones gitanas de cada país de la UE, nombren de forma democrática, mediante un sistema de votaciones libres y secretas, a unos representantes legítimos que en su nombre puedan llevar a cabo, en colaboración con los gobiernos, una verdadera política de integración social y económica de aquellos grupos que estén en situación de exclusión social y de marginación, al tiempo que se dignifique la imagen pública del conjunto de la población gitana que debe protagonizar la construcción de sus propias vías de desarrollo y de incorporación activa a la sociedad.

No se puede permitir por más tiempo la dilapidación de los importantes recursos económicos que durante más de 30 años se han perdido en planes de integración totalmente absurdos e inoperantes, que si algún efecto han tenido, además de la parafernalia propagandística de cumbres y congresos para aplaudir a los políticos que los financian, ha sido el de la segregación y el aislamiento de los escasos gitanos a los que hay podido afectar. Y tampoco se puede permitir que el órgano de representación de los gitanos en España, sea un organismo, impropiamente llamado “Consejo Estatal del Pueblo Gitano”, compuesto por funcionarios de los ministerios y un puñado de representes de ONG nombrados a dedos por el Ministerio de Asuntos Sociales, lo que prueba hasta qué punto la cuestión gitana no ha merecido hasta ahora ninguna consideración política que vaya más allá del asistencialismo paternalista y discriminatorio, pues considerar que un pueblo como el gitano puede estar representado por asociaciones o patriarcas, es puro racismo.

Agustín Vega Cortés, es presidente de Opinión Romaní
Anuncios
Relacionados

Nosotros, los gitanos

Artículos - 13/10/2010

Gitanos, inmigración y crisis

Artículos - 28/09/2010

Un fichero ilegal de gitanos franceses

Noticias - 15/10/2010



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/39978-el_tiempo_de_los_gitanos_1.html