webislam

Miercoles 29 Enero 2020 | Al-Arbia 03 Jumada al-Zani 1441
1040 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17145

Reflexiones sobre un tiempo sagrado: Id al Fitr (IV)

Termina nuestro ayuno y volvemos a un mundo que nos pregunta, que quiere saber de nosotros y de nuestro camino

10/09/2010 - Autor: Webislam - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Id al Fitr.
Id al Fitr

Reflexiones sobre un tiempo sagrado: Id al Fitr (IV)

Selección de textos de Hashim Cabrera sobre Ramadán

Con el Nombre de Allah, el Más Compasivo, el Más Misericordioso.

El ayuno de Ramadán termina una vez más, dejándonos esos regalos sutiles que son las semillas que irán brotando y creciendo durante el año. La privación de aquello que constituye nuestro alimento, aquello que nos señala nuestra condición de seres dependientes, también nos ha recordado que toda nuestra vida en este mundo no es sino un ayuno aún mayor.

Ayuno y ruptura del ayuno, ua Din ua Dunia, como tayali de la creación de Allah, como expresión de nuestra condición de jalifas.

El ayuno de ramadán es una i‘bada, una forma profunda de adoración, de oración interior que hacemos con todo nuestro ser, con nuestros cuerpos evidentes y con nuestras almas inconclusas, sostenidos en todo momento por el Aliento del Rahmán, nuestro Dios inhallable, nuestro Dios velado en nuestra visión.
Allah sabe más y quiere mostrarnos los signos de nuestra resurrección, hacernos conscientes del gozo que supone nacer a la existencia en medio del Recuerdo.

Ahora nos hallamos purificados, limpios y deseosos, viviendo estos últimos instantes llenos de sentimientos, ideas y proyectos. Sentimos alegría por haber podido cruzar felizmente el tiempo del ayuno, y la recompensa por haber hecho este esfuerzo tan lleno de bendiciones. Somos devueltos al mundo de la costumbre y del deseo, pero volvemos más capaces, más abiertos y con una sensibilidad más afinada. Recobramos la vida cotidiana y recobramos el mundo para habitarlo de nuevo. Miramos a nuestro alrededor y vemos todos los rostros posibles de la vida. Alhamdulilah.

Termina nuestro ayuno y volvemos a un mundo que nos pregunta, que quiere saber de nosotros y de nuestro camino. Nuestros conciudadanos sienten curiosidad por unas personas que, siendo como ellos y habiendo recibido una misma información, pasan un mes sin comer ni beber, que creen en Dios aunque no tengan imágenes ni curas, y que tratan de vivir sus vidas cotidianas de acuerdo a unos valores. Que rezan sin que nadie les obligue y que no necesitan contarle su intimidad a nadie más que a Dios.

Dentro de la dificultad, Allah nos lo pone fácil. Nos señala con claridad el propósito de nuestra existencia como musulmanes en medio de una humanidad sin referencias. Nuestro trabajo es un trabajo sobre nosotros mismos, sobre nuestra interioridad. Nuestra misión consiste, nada más y nada menos, que en vivir como musulmanes, es decir, en vivir sometiéndonos a la Realidad. Eso implica una purificación constante de nuestros nafs, porque les obliga a abrirse a los demás, a sus necesidades, a sus tendencias.

El ayuno nos ha ayudado a recobrar nuestro sentir del mundo. Ha aguzado nuestras percepciones y ha refinado nuestros pensamientos. Nos ha servido para poder valorar en un sentido más cierto nuestras vidas, para poder recuperar el placer y el contento de ánimo. Allah nos ha hecho ayunar como si fuésemos niños que necesitáramos reaprender a ser, a vivir, y nos agracia con su luz de la mejor manera posible. Nos regala hoy la Belleza más allá de las formas y nos deja sumidos en esa antigua nostalgia de la que sólo nos librará nuestro encuentro con Él, Insha Allah.

El ayuno nos ha ayudado a recordar que no hay dentro ni fuera, sino sólo la Misericordia de Aquel que crea el velo para que podamos ir retirándolo poco a poco y así Le conozcamos. Gloria a Allah que hace que Le sintamos y le adoremos como nuestro rabb. Las alabanzas son para Aquel que nos regala la conciencia, el Sutil Al Latif que nos hacer ser y hace que Le alabemos conscientemente. Alhamdulilah que nos acompaña siempre, incluso en nuestro olvido, que nos sume en él para que así podamos sentir la necesidad de recordarLe. Barakalaufiq que nos procuras la experiencia de nuestra extinción, y que suscitas en nuestros corazones la taqua. Barakalaufiq, porque ahora nos hallamos purificados, plenos de sentimiento, con la alegría aún en nuestras miradas, con nuestras retinas y nuestros tímpanos sutiles capaces de percibir el tiempo y el espacio sagrados, con la generosa recompensa de nuestro creador, con Su báraka inconfundible.

Allah es generoso con sus siervos. Nos hace recordar la vida cotidiana y retornar al mundo para habitarlo de nuevo, un ciclo más, un paso más cerca del encuentro. Miramos a nuestro alrededor y vemos todos los rostros posibles de la vida, llenos de fuerza y de belleza, Alhamdulilah. Sentimos nostalgia de lo Único, pero ese sentimiento ya no nos detiene ni nos hace volver el rostro hacia adelante ni hacia atrás. Ya no vivimos en el tiempo de la historia lineal sino en un tiempo profético, circular y momentáneo, en un espacio que expresa un orden perfecto.

En la dificultad nos hace fácil la conciencia. Nos señala con claridad el propósito de nuestra existencia, haciéndonos caminar hacia Su Realidad en la más precaria pobreza espiritual. Los musulmanes sentimos y vivimos desde nuestra interioridad, reconociendo la prioridad que la Realidad tiene sobre nosotros mismos, aceptamos vivir más allá de las descripciones. Reconocemos y sentimos la naturaleza del velo y la Rahma de Allah y Su Sabiduría.

El ayuno ha revitalizado nuestros sentidos sutiles, nuestras lataif, nuestra capacidad sensorial y nos regala nuestra creación, como una conciencia que se va revelando poco a poco, durante cada momento de nuestras vidas, insha Allah. El ramadán ha aguzado nuestras percepciones y ha refinado nuestros pensamientos. Nos enseña a valorar en un sentido más cierto nuestras vidas, a recuperar la capacidad de placer y el contento de ánimo. Allah, con Su inimitable sabiduría, nos ha hecho ayunar como si fuésemos niños que necesitáramos reaprender a ser, a vivir. Él nos agracia con Su luz de la mejor manera posible. Nos regala la Belleza y nos devuelve a esa antigua orilla de la que sólo nos librará nuestro encuentro con Él, Insha Allah.

A las puertas del jardín de la Dunia entregamos nuestro zakat al fitra como expresión de nuestro vaciamiento, del desprendimiento de los últimos velos de este tiempo sagrado lleno de bendición. Reconocemos nuestra precariedad, nuestra pobreza, y así somos colmados con la abundancia. Allah quiere para nosotros la sonrisa de nuestros rostros, la alegría de nuestras palabras y el perdón de todas las rencillas que oscurecen Sus rediles.

Allahumma: Te damos las gracias por haber creado la Vida y la Belleza y por habernos hecho posible la existencia, la conciencia y el recuerdo. Acepta nuestra ‘ibada. Haznos vivir nuestra ‘ibada con plena conciencia, sin distracciones. Que nuestras decisiones sean las Tuyas. Compadécete de quienes conocen Tu soledad. Guíanos por este camino que nos despierta a Tu Realidad.

Manténnos en el maqam de Muhámmad, y haz que nos revele su din que es el nuestro.Acepta nuestro agradecimiento por el Qur’an y por estar viviendo la Recitación como una conversión al islam, como la shahada de nuestro sometimiento a la Realidad.

Las gracias de Dios, Su paz, Sus salutaciones, Su misericordia y Sus bendiciones sean con nuestro señor Muhammad, Tu servidor, Tu profeta y enviado, el profeta iletrado, y sean con su familia y sus compañeros gracias tan numerosas como lo simple y lo impar y como las palabras perfectas y benditas de nuestro señor.

Amín.

“Exaltado sea Tu Señor, el Señor de la gloria, por encima de lo que Le atribuyen, y que la paz sea con los enviados. Loar a Dios señor de los mundos”

(Corán, XXXVII, 179-182)
Anuncios
Relacionados

Reflexiones sobre un tiempo sagrado (I)

Artículos - 20/08/2010

Reflexiones sobre un tiempo sagrado (II)

Artículos - 27/08/2010

Reflexiones sobre un tiempo sagrado (III)

Artículos - 03/09/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/39835-reflexiones_sobre_un_tiempo_sagrado_id_al_fitr_iv.html