webislam

Sabado 15 Diciembre 2018 | As-Sabat 07 Rabi al-Zani 1440
1004 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=17034

Disuasión de la democracia árabe

Occidente ha desperdiciado décadas y perdido innumerables oportunidades para establecer regímenes que pudieran dar el poder a las fuerzas liberales y democráticas árabes

30/08/2010 - Autor: Khaled Hroub - Fuente: Project Syndicate
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Las contradicciones políticas de la democracia
Las contradicciones políticas de la democracia

La falta de democracia en el mundo árabe es resultado de una alianza profana entre los intereses occidentales y los autócratas locales, justificada por lo que ambas partes denominan la “especificidad cultural.” En pocas palabras, ha sido mucho más fácil para Occidente hacer negocios en el Medio Oriente post colonial con regímenes no democráticos, a quienes les ha resultado útil el apoyo y reconocimiento occidental para marginar las fuerzas liberales y democráticas locales, aunque eso haya sentado las bases para la radicalización del Islam.

Ambas partes han utilizado el palo y la zanahoria para mantener esta alianza. Por ejemplo, el énfasis que ha hecho Occidente en los últimos años sobre la reforma y la democracia se ha utilizado muy a menudo como amenaza en la que el mensaje típico es: “Ayúdennos con Iraq o ejerceremos presión por la democracia y los derechos humanos en su propio país.” Y la respuesta árabe es igual de amenazadora: “Dejen de presionarnos en el tema de la reforma o no cooperáremos en la “guerra contra el terrorismo”.

Otros dos asuntos importantes han mantenido los arreglos: Israel y el ascenso de los movimientos islámicos. En gran medida el público árabe considera a Israel como un extraño y una entidad ilegítima impuesta por la fuerza en territorio palestino con el apoyo occidental. Si esta percepción se canalizara democráticamente y se permitiera que definiera las políticas de los países árabes hacia Israel, toda negociación de paz sería aún más complicada de lo que actualmente son.

Así, pues, es mucho más fácil para los regímenes autoritarios como Egipto y Jordania (y en el futuro tal vez Siria), en los que no hay necesidad de acuerdos parlamentarios, iniciar negociaciones y firmar acuerdos de paz con Israel. Del mismo modo, en Marruecos, Túnez, Mauritania, Qatar, Omán y Bahrein, en donde existen varios contactos de bajo nivel y representaciones de Israel, los regímenes no democráticos pueden definir cualquier relación de su elección con Israel.

El ascenso del islamismo radical ha sido también un obstáculo en lo que se refiere a la democracia árabe. Las décadas de alianza profana entre los autócratas árabes y el Occidente han visto surgir el Islamismo radical como una fuerza de “salvación”. Si se celebraran elecciones libres y justas en cualquier país árabe, los islamistas llegarían al poder. Ese fue el caso en Argelia en 1991-1992, en Iraq en 2005 y en Cisjordania y Gaza en 2006. Otros países, como Jordania, Marruecos, Kuwait, Yemen y Bahrein, han creado un espacio más limitado para la democracia. Ahí también, los islamistas lo han llenado inmediatamente.

Occidente ha desperdiciado décadas y perdido innumerables oportunidades para establecer regímenes que pudieran dar el poder a las fuerzas liberales y democráticas árabes. El apoyo ciego de Occidente a los gobernantes árabes autocráticos ha reducido las esperanzas de lograr un cambio pacífico. El proceso democrático ha perdido su impulso, entre otras cosas porque la democratización parece conducir al surgimiento de movimientos políticos que resultan inaceptables para Occidente. La noción de democracia se ha erosionado y desacreditado y la radicalización que afecta a muchas sociedades musulmanas ahora se está desbordando hacia sus comunidades de emigrantes en Occidente.

Cuando la administración del presidente estadounidense George W. Bush puso en marcha la Iniciativa de Asociación con el Medio Oriente en 2002, ya era demasiado tarde –y terminó demasiado pronto. El presupuesto asignado fue de apenas 29 millones de dólares, pero su rápida muerte puede atribuirse a su diseño miope –y a Barack Obama, que ha mostrado poco interés en el asunto. Los elogios de Obama al egipcio Hosni Mubarak como hombre con el que se puede tratar desmoralizaron a los grupos opositores de ese país que han estado luchando contra el autócrata, que lleva muchos años en el poder, y sus esfuerzos para asegurarse de que su hijo, Gamal Mubarak, lo suceda.

Los Estados Unidos no son los únicos culpables. Europa ha desempeñado un papel muy importante para retrasar las reformas democráticas en Libia y Arabia Saudita. Libia se ha convertido en la Meca para los líderes europeos que buscan obtener negocios petroleros y de inversiones multimillonarios. La rehabilitación del régimen de Kadaffi nunca ha incluido presiones para reducir la represión política en Libia.

Arabia Saudí es un caso aun más revelador. Ningún líder europeo se arriesga a contrariar a los saudis con los temas de la democracia y los derechos humanos. Las mujeres todavía tienen prohibido conducir coches, viajar solas y trabajar o estudiar sin el permiso de un pariente varón. La sociedad saudí y las de algunos otros Estados del Golfo carecen de niveles mínimos de libertad y participación política. Los regímenes árabes justifican el statu quo en nombre de la especificidad cultural –el mismo pretexto que utilizan los gobiernos occidentales para justificar sus políticas “libres de valores” hacia estos regímenes.

Sumemos todos los arreglos entre el Occidente y los regímenes árabes, junto con los factores israelí e islamista, y la conclusión a la que llegaremos es tan inevitable como alarmante: Occidente no puede darse el lujo de que haya democracia en la región.

Khaled Hroub es director del Arab Media Project de la Universidad de Cambridge y autor de Hamas: Political Thought and Practice.
Project Syndicate, 2010.
www.project-syndicate.org
Traducción de Kena Nequiz
Anuncios
Relacionados

El Islam árabe y la democracia

Artículos - 08/09/2010

En el mundo árabe, islam significa democracia y occidente dictadura

Artículos - 02/02/2011

El mundo árabe está en llamas

Artículos - 08/02/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/39738-disuasion_de_la_democracia_arabe.html