webislam

Lunes 14 Octubre 2019 | Al-Iznain 14 Safar 1441
822 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=16559

El flamenco patrimonio cultural y alma de los gitanos españoles (2 de 2)

Todo este proceso de expolio y falsificación cultural, se apoya en una gigantesca mentira

14/07/2010 - Autor: Agustín Vega - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Agustín Vega Cortés, Asociación Opinión Romaní.
Agustín Vega Cortés, Asociación Opinión Romaní.

En los últimos años, gracias a la aparición de figuras tan emblemáticas como Camarón de la Isla, Diego El Cigala,, José Merced y otros artistas, gitanos, en su inmensa mayoría, así como a la revolución de los medios de comunicación de masas, y al gran apoyo institucional y económico, el flamenco ha entrado en una nueva etapa en la que cada día crece el numero de aficionados y adeptos tanto en nuestro país como fuera de el y está muy presente en los grandes escenarios de España y del mundo.

Sin embargo, el control absoluto de la producción y distribución o de lo que pudiéramos llamar “la industrial del flamenco”, por parte de personas no gitanas, la mayoría de ellas con una clara animadversión hacía los artistas gitanos, que son apoyadas por unas instituciones políticas guiadas muchas veces por intereses ajenos a la música y con frecuencia impregnadas por prejuicios racistas, está provocando una desgitanización del flamenco profesional, una autentica “limpieza étnica artística”, basada en la marginación y el ostracismo de los profesionales gitanos y la potenciación de una nueva generación de interpretes no gitanos, surgido de algunas peñas, de las escuelas y de las academias de flamenco, que, sin pretender negarle el merito que puedan tener, están recreando un nuevo flamenco desprovisto de la fuerza intuitiva y verdadera que hace que el cante gitanos sea lo que es.

El intento de reinventar la música gitana sin gitanos, constituye un verdadero saqueo cultural a los gitanos españoles, a los que se le pretende despojar de lo más preciado que poseen. Pero además constituye un gigantesco fraude al público, que se acerca a la música flamenca atraído por una autenticidad y una sinceridad que sin los gitanos el flamenco no posee. Los gitanos son el alma del flamenco, los que lo hacen creíble y le otorgan esa magia que lo ha convertido en una música sublime. Desgitanizar el flamenco es quitarle su alma y su razón de ser. Desnudos de esos dos elementos constituyentes, la excelsitud de la música flamenca pasara a ser historia, la cultura española y andaluza, perderá una de sus referencias más singulares y los gitanos nos quedaremos sin la más importante insignia de nuestra identidad colectiva.

Tristemente, ese proceso ya ha comenzado hace tiempo con el empeño de los medios de comunicación y de los promotores artísticos, en difundir y popularizar un tipo de flamenco de cartón piedra, amanerado y fingido, cargado, por un lado, de un barroquismo costumbrista que lo extraña y transfigura, y, por otro, de unas pretensiones estilística y unos excesos escénicos que le son ajenos y que ocultan o menoscaban su propia naturaleza. ,

Todo este proceso de expolio y falsificación cultural, se apoya en una gigantesca mentira, en un falacia histórica sin ninguna base ni fundamento, según la cual, el flamenco es la música popular de Andalucía que se fue creando a través de los siglos por el pueblo andaluz, con la “aportación” de “algunos grupos sociales marginados”, tal y como reza la declaración del Parlamento de Andalucía en la exposición de motivos con la que se solicita a la UNESCO que el flamenco sea declarado Patrimonio Artístico de la Humanidad. Una falaz declaración sobre la génesis y naturaleza del flamenco, en la que no hay ni una sola referencia a los gitanos andaluces ni españoles, a los que seguramente se refieren cuando dicen habla de “grupos sociales marginados”

Esta declaración del Parlamento Andaluz, es el más claro ejemplo de todo lo anteriormente expuesto, y constituye el punto de partida de una estrategia de expolio cultural al pueblo gitano, que se ha venido fraguando desde hace muchos años por parte de determinados círculos de “flamencólogos”, más movido por motivaciones racistas que artísticas, pero que ahora ha sido asumida por las instituciones políticas andaluzas y españolas, como un elemento propagandístico más, de una política populista y banal que termina creyéndose sus propias ficciones.

Impedir que esa estrategia termine por triunfar, requiere de todos los artistas gitanos una postura de resistencia a la marginación y de reivindicación de su presencia en los escenarios y en los medios de comunicación, pero también el pueblo gitano en su conjunto, debe asumir un compromiso mayor para preservar y enriquecer un patrimonio cultural valiosísimo y único, del que es depositario. Para lo cual no basta con la autocomplacencia y egocentrismo étnico, que nos lleva a conformarnos con “sonar gitano”, sino que hace falta que las facultades artísticas innatas se pongan al servicio del estudio y del conocimiento.

Las actuales y futuras generaciones de artistas gitanos no deben olvidar jamás a las grandes figuras históricas de las primeras décadas del siglo XX, verdaderos revolucionarios del cante flamenco y cuya obra es muy difícil superar. Ellos, con su voz desnuda, sin otro acompañamiento que unas palmas y una guitarra y desde la humildad y la sencillez de los grandes genios, levantaron esa inmensa catedral musical que se llama cante gitano o flamenco tal y como ha llegado a nosotros y del que somos herederos.

Por eso, es necesario que los cantaores actuales, sepan combinar de forma armoniosa la fidelidad a las raíces y el dominio de los cantes puros y verdaderos, con las innovaciones propias de los nuevos tiempos, así como con la evolución inherente a cualquier cultura viva, pero sin que los modismos coyunturales y espurios, terminen por convertir la música gitana en una caricatura de si misma, pues de hacerlo así seremos los verdaderos responsables del proceso de expolio cultural que aquí denunciamos.

Por todo ello, seria de justicia que previamente al reconocimiento del flamenco como patrimonio de la humanidad, fuera reconocido como PATRIMONIO DEL PUEBLO GITANO.

Agustín Vega Cortés
Asociación Opinión Romaní
Anuncios
Relacionados

Ascendientes gitano y morisco

Artículos - 12/06/2009

Anochece (a Enrique Morente y Carlos Cano)

Artículos - 21/12/2010

Latcho drom

Vídeos - 04/12/2012



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/39339-el_flamenco_patrimonio_cultural_y_alma_de_los_gitanos_espanoles_2_de_2.html