webislam

Domingo 18 Agosto 2019 | Al-Ajad 16 Dhul-Hiyyah 1440
1327 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=16114

Afganas a salvo de extranjeros

Un edicto religioso prohíbe a las mujeres trabajar en ONG que no sean nacionales y salir del país si no lo hacen acompañadas por un familiar masculino

01/06/2010 - Autor: Mikel Ayestarán - Fuente: EL CORREO
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mujeres afganas en una manifestación contra una ley que restringe sus derechos.(Foto: EFE).
Mujeres afganas en una manifestación contra una ley que restringe sus derechos.(Foto: EFE).

«La yihad contra los rusos empezó en Herat y también queremos que esta nueva yihad tenga su inicio en nuestra shura (consejo)». El maulavi Mohamed Kebabiani repasa los tres puntos de la última fatua (edicto religioso) emitida hace unos días para intentar «guiar a nuestro pueblo por el camino correcto del islam». Las máximas autoridades religiosas del oeste de Afganistán han concluido que la fuerte injerencia occidental que sufre el país centroasiático está poniendo en juego la salvación eterna de la sociedad y «hemos actuado porque si no el Señor nos pedirá cuentas en el día del Juicio Final y seremos castigados».

La gran desviación de lo islámicamente correcto causada por los diez años que la misión internacional está a punto de cumplir en el suelo afgano afectaría sobre todo al comportamiento de las mujeres. A partir de ahora los religiosos prohíben que «trabajen en organizaciones (ONG) extranjeras, acepten becas para estudiar fuera o viajen a la Meca si no es en todo momento con su mahram» (acompañante masculino que puede ser el marido, padre o hermano).

El anciano Kebabiani no tiene dudas, pero antes de entrar en detalles asegura que «esto no significa que las mujeres no puedan trabajar, como ocurría en la época talibán. Somos moderados y lo que pretendemos es sólo recordar lo que dice el Corán. De esta forma ellas no se convertirán en una tentación que pueda provocar agresiones posteriores».

Informaciones preocupantes

Las informaciones que recibe el clérigo sobre el comportamiento de las jóvenes afganas en las oficinas de organismos internacionales «son preocupantes. Nuestras mujeres tratan de imitar a las occidentales y se maquillan, visten ropa ajustada que marca sus pechos y caderas. Hay que ser rigurosos en el uso del hiyab y cuando se siente que se puede turbar a un hombre está permitido incluso taparse del todo para evitar la tentación». Esto no ocurriría, según los religiosos, si cada chica acudiera a trabajar acompañada por un mahram que le protegiera.
Lo mismo ocurre con las becas de estudios, «unos viajes en los que incluso se ven obligadas a compartir pisos con hombres desconocidos», y la peregrinación a la Meca, en la que «una mujer sola es objeto de muchos comentarios y para evitar las malas lenguas lo mejor es que sólo puedan ir acompañadas».

No muy lejos de la Mezquita Azul desde la que salió la fatua y donde Kebabiani imparte sus enseñanzas cada día, activistas de los derechos de la mujer celebran una reunión en la sede de la comisión independiente de derechos humanos. En el ambiente se percibe la mezcla entre la indignación «por el intento de seguir poniendo barreras a nuestras libertades», señala desde el anonimato una veterana del movimiento, y el miedo. Temen dar sus nombres porque «en este país los que mandan son los religiosos», pero critican la fatua «por machista. Es un problema de educación. Si un hombre en vez de ir a trabajar va a mirar a sus compañeras es su problema, no el nuestro. Aceptamos el hiyab, hay que respetarlo, pero de eso a tener que ir acompañadas». De momento, los grupos de derechos humanos han optado por no ofrecer una respuesta oficial y evitar protestas para «no dar publicidad, ni argumentos a los religiosos».

Mirar al presente

«Me acaban de conceder una beca para estudiar Ciencias Políticas en India. Si es difícil lograr una plaza, imagínate si tenemos que pedir dos para que nos acompañe un guardaespaldas», comenta la joven abogada Bahar Joya, que en unos meses empezará su aventura en Bangalore ajena a la prohibición de la fatua. «Deben mirar al presente y buscar un equilibro entre el Libro Sagrado y el siglo XXI. Espero que el Parlamento no haga de estas medidas leyes de obligado cumplimiento», señala el profesor de la Universidad de Herat Rafic Shahir.
Los religiosos han hablado y, como ocurrió hace un año con la ley del matrimonio chií, apodada como ley talibán, el fantasma de la vuelta al espíritu de los tiempos de la legislación fundamentalista planea en las mentes del pequeño grupo de profesionales que en las ciudades afganas luchan por mejorar la situación de la mujer.
 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38970-afganas_a_salvo_de_extranjeros.html