webislam

Miercoles 8 Abril 2020 | Al-Arbia 14 Shaban 1441
2307 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15801

El velo y los símbolos religiosos en lo público, cosas distintas

Se tiende a interpretar el velo o hiyab desde una única visión: como elemento de imposición y represión de la mujer musulmana.

23/04/2010 - Autor: Amin Azmani - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Alumnas vistiendo el hiyab. (Foto de EP).
Alumnas vistiendo el hiyab. (Foto de EP).

Procuro, en todos los foros a los que asisto en calidad de ponente para hablar de diversidad cultural, diferenciar los modelos de integración francés y británico del modelo español que distan en algo fundamental: el respeto a la diversidad cultural y a las creencias religiosas de cada uno y el pleno ejercicio del diálogo como herramienta para resolver problemas o conflictos “culturales o religiosos”.

Esto es lo que ha hecho que en España la convivencia entre diferentes comunidades culturales, personas de diferentes orígenes y credos sea pacífica, enriquecedora y tienda hacia un modelo de sociedad intercultural, alejado del asimilacionismo y el mero multiculturalismo franco-británico que pocos resultados ha cosechado y que tanta conflictividad a generado en el seno de sus sociedades. Y este es un logro de nuestro país que todos y todas tenemos que poner en valor.

En estos días, las portadas, editoriales y reportajes hablan del velo. En ocasiones, y repito, en ocasiones en nuestro país se producen situaciones tensas entorno a la permisibilidad o no de que las mujeres jóvenes asistan a los centros educativos con el velo o hiyab. Y a la hora de opinar sobre este hecho, se tiende a interpretar el velo o hiyab desde una única visión: como elemento de imposición y represión de la mujer musulmana. Y esto es querer ver sólo el lado de una manzana, cuando todos sabemos que existen otras visiones e interpretaciones.

A la hora de configurar una opinión es interesante conocer que el velo es visto o utilizado por la mujer desde cuatro perspectivas distintas: el hiyab como elemento de visibilidad de la identidad cultural de la mujer que lo viste; un distintivo religioso personal e individual de la mujer musulmana; un elemento reivindicativo de la identidad (cultural y/o religiosa) de la mujer musulmana europea; y por último, una vestimenta como imposición o discriminación de la mujer. Las tres primeras deben ser vistas y tratadas desde el respeto y la tolerancia que caracteriza a nuestra sociedad, éstos, principios sobre los que se sustenta el modelo de sociedad intercultural hacia el que avanza nuestro país. La última, una visión condenable, reprochable y que debe ser combatida con los instrumentos de los que nos dota nuestro Estado de Derecho: educación, formación, justicia e igualdad.

Dicho esto, en el caso de la joven estudiante Najwa, de 16 años, española y musulmana, mi opinión personal es que el Consejo Escolar del Colegio Público Camilo José Cela debería de haber hecho prevalecer la libertad religiosa recogida en nuestro ordenamiento jurídico, la promoción de la convivencia y la flexibilidad “cultural” por encima de su disciplina escolar referida a la vestimenta de los alumnos.

Estoy convencido de que la prohibición adoptada por el Consejo Escolar ha generado más tensión e indisciplina entre su alumnado que el prohibir la decisión personal de ir vestido de una forma “diferente” a la de la mayoría de los alumnos.

Digo esto, porque soy de la opinión de que con prohibiciones y represiones se obtienen menos logros que con educación, formación y diálogo. No me cabe la menor duda que una política excesivamente restrictiva y rigurosa propiciaría la utilización del velo como bandera “reivindicativa” de los sectores fundamentalistas y extremistas religiosos.

Desde mi modesta opinión, invitaría a la dirección del C.P. Camilo José Cela ha que haga de su centro educativo, además de un centro para la impartición de educación formal, un espacio para el encuentro y conocimiento mutuo de alumnos de diferentes orígenes, en definitiva un espacio para la educación intercultural que seguramente contribuirá a mejorar la formación de su alumnado en principios constitucionales como la igualdad, el respeto a la diversidad e incluso promoverá que sus jóvenes estudiantes puedan vestir, opinar o creer con respeto y lejos de imposiciones y represiones que es, al fin y al cabo, en lo que todos estamos de acuerdo: en que nadie vista un velo como elemento de imposición o represión.

También es importante evitar confundir o mezclar el debate de los símbolos religiosos en los espacios públicos con los elementos religiosos que cada persona porta a título personal e individual. Aquí creo que debemos ser bastante tajantes: ningún espacio público, sustentado con fondos provenientes de las arcas públicas, a las que contribuimos todos y todas independientemente de nuestras creencias, debe contener en sus instalaciones ningún símbolo religioso. Soy español musulmán y los símbolos de mi religión deben estar donde se practica mi religión: o en mi casa o en la mezquita y no donde estudio, trabajo o me trato una enfermedad. Lo mismo, con cualquier otra confesión. O hacemos esto como progreso hacia la Laicidad del Estado o damos cumplimento al carácter aconfesional de nuestro Estado. Y esto último es, por ejemplo, que en un aula se coloque junto al crucifijo católico la media luna musulmana, la estrella judía de David, el símbolo hinduista de Om y así, una docena más de símbolos religiosos. Es decir, una exageración. En este ámbito, creo que es necesario que se abra el debate sobre la Ley Libertad Religiosa en el seno de las Cortes y se invite a la participación de todos los sectores implicados para regular la garantía del ejercicio de la libertad religiosa y la supresión de cualquier símbolo religioso en los espacios públicos.

En cuanto al debate político y partidista, al Gobierno de España y al PSOE reconocerle la valentía que le ha caracterizado en estos 6 años de Gobierno socialista a la hora de defender los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos/as y animarle a que siga estando del lado de la libertad religiosa y lejos de los extremismos que alienta la derecha. También que haga extensible esa valentía a la aprobación de una Ley de Libertad Religiosa. Es necesaria. Y al PP: que no pretenda dar clases magistrales de coherencia cuando en las últimas Elecciones Generales proponía un denigrante Contrato de Integración y la posible supresión del velo en las aulas. Por cierto, en relación al “liberalismo” con el que se identifican algunos dirigentes del PP, que alguien me explique qué tiene de liberal entrometerse en una decisión personal como es el hecho de decidir cómo se viste uno o una o si el llevar velo es señal de creencia en un Dios o de identidad cultural.

Amin Azmani es Diputado del PSOE en la Asamblea de Melilla, Sº de Participación Social, Diversidad e Interculturalidad de Juventudes Socialistas de España y Secretario General de Juventudes Socialistas de Melilla.
 
Anuncios
Relacionados

El PP quiere tapar su Gürtel creando polémica en torno al velo

Artículos - 24/04/2010

Ni imponer ni prohibir el hiyab

Artículos - 24/04/2010

El velo musulmán, la escuela y más

Artículos - 24/04/2010



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38685-el_velo_y_los_simbolos_religiosos_en_lo_publico_cosas_distintas.html